La mar de Historias » Archivo » Mala suerte

Mala suerte

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de mayo de 2011 a las 9:13

Los que crean en la mala suerte, sin duda alguna, verán un importante influjo de esta en lo que hoy les contaré.

El martes 29 de marzo, llegaba al puerto de Málaga el remolcador de bandera española Sertosa Dieciocho. Este viejo mercenario de la mar construido en el año 1977, al igual que otros buques similares, navega de puerto en puerto movilizando cualquier cosa susceptible de ser remolcada.

Contratado para llevarse con destino a Cartagena al pesquero ruso  Tralmeyster Mogutov, el Sertosa Dieciocho, atracaba a primeras horas de la mañana en el muelle número cuatro; y al instante, comenzaba con las tareas de preparación del remolque.  Ya con todo listo, unos problemas de última hora no contemplados por el armador del pesquero, cancelaban la salida, y el remolcador dejaba Málaga de vacío.

Diez días más tarde, en concreto el 8 de abril, el Sertosa Dieciocho regresaba al puerto malagueño. Aun con el pesquero ruso atracado en el muelle de Heredia, el remolcador entraba en Málaga para cumplir una nueva misión. Con el propósito de llevarse al Santisima Trinidad a Alicante, el buque de bandera española quedaba atracado en el muelle número dos.

Después de estar todo preparado y tras un primer intento fallido de salida, finalmente, el Sertosa Dieciocho maniobraba con el artefacto flotante, aunque la historia de este remolque terminaba metros antes de salir de la bocana malagueña.

Tras este segundo chasco (permítanme la expresión), el veterano remolcador, nuevamente, y otra vez sin el remolque por el cual había sido contratado, dejaba Málaga constituyendo un hecho verdaderamente singular.

Una muy curiosa historia cargada de  infinidad de detalles que muchos podrían achacar a la mala suerte.

SERTOSA DIECIOCHO atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (3 de Mayo de 2011).


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber