Sólo cinco velas

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de mayo de 2015 a las 8:37

Hace unos días, procedente de Tánger y con destino a Valencia, atracaba en el muelle número dos el velero de bandera francesa Le Ponant. Construido entre los años 1990 y 1991 en los astilleros galos Francaise De Construction Navals, este buque fue uno de los primeros barcos de vela modernos fabricados para ser destinados al mercado crucerístico internacional. Con 32 camarotes que le permiten embarcar a un máximo de 64 pasajeros, Le Ponant, que dispone en sus cuatro cubiertas de todas las comodidades propias de los grandes barcos turísticos, realiza exclusivos itinerarios por todo el mundo; un hecho que en abril de 2008 lo significó internacionalmente cuando en el golfo de Adén, navegando sin pasajeros, un grupo de piratas somalíes lo mantuvo secuestrado durante ocho días.

Pero dejando a un lado este incidente que siempre será una constante en la biografía de Le Ponant, lo que realmente llama la atención de este barco es su muy singular sistema de propulsión vélica. Manteniendo la filosofía de los modernos veleros turísticos en las que los complicados aparejos del pasado han sido sustituidos por automatizados mecanismos eléctricos controlados por ordenador, Le Ponant, ha dando una vuelta de tuerca a estos sistemas simplificado al máximo todo su aparejo.

Sobre sus tres mástiles, Le Ponant monta tan sólo cinco velas de cuchillo que le proporcionan un total de 1.500 metros cuadrados de superficie para navegar a una velocidad máxima de 10 nudos. Una simplicidad verdaderamente significativa que confiere a este barco de 88 metros de eslora y 1.189 toneladas de registro bruto un especial atractivo que lo hace muy diferente a los modernos buques de vela dedicados al mercado crucerístico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALE PONANT atracado hace unos días en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 5 de mayo de 2015.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber