Christian Radich

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de noviembre de 2015 a las 7:58

Participando de la muy especial circunstancia de ser un barco civil usado temporalmente como un buque escuela militar, el Christian Radich, cumplimentó la pasada semana su habitual visita anual al puerto malacitano.

Construido en 1937 en los astilleros noruegos de Sandefjord, este velero aparejado como una fragata de tres mástiles, comenzó su vida de mar como un barco destinado a la enseñanza de marinos mercantes. Tras cumplimentar su primer viaje trasatlántico en 1939 para visitar la Exposición Universal de Nueva York, el barco siguió navegando hasta 1940, momento en el que las tropas alemanas lo requisaron para ser usado como cuartel general de las tripulaciones de submarinos. Después de ser bombardeado en 1945 y quedar semi hundido en el puerto de Flensburg, el Christian Radich, dos años más tarde fue reflotado para ser restaurado en Noruega.

Manteniendo su aspecto original, esta fragata de casco de acero, 62 metros de eslora y 27 velas que le proporcionan una superficie de empuje de 1.360 metros cuadrados, retomaba su actividad como escuela para marinos civiles; un hecho que la hizo internacionalmente famosa cuando a su bordo se rodó el documental Windjammer, una película filmada en un extraño formato panorámico denominado Cinemiracle.

Reconvertido en 1999 en un buque para estudiantes, y fletado temporalmente por la marina de guerra noruega para la preparación de sus guardiamarinas, el Christian Radich, desde 2007 ha visitado casi ininterrumpidamente una vez al año las aguas del puerto malagueño. Una escala de descanso, siempre otoñal, que nos permite admirar el majestuoso y elegante mascarón de proa (un retrato de la hija del constructor del buque) de un barco de otra época.

2015-11-20 11.02.11CHRISTIAN RADICH atracado en su última visita al puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de noviembre de 2015.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber