La mar de Historias » Archivo » Sin apodo

Sin apodo

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de julio de 2021 a las 13:55

Afortunada o desafortunadamente, según se mire, la tradición portuaria de poner apodos está desapareciendo. Y si bien esta acción de añadir un sobrenombre ha sido una constante en los muelles, en la actualidad, los motes aludiendo a circunstancias personales están en desuso; una pérdida que empobrece el más que singular lenguaje portuario.

Y aunque los apodos normalmente acompañan a una persona, también hay objetos que son bautizados con sobrenombres; una curiosidad que en Málaga ha permitido que algunos barcos, por diferentes circunstancias, sean conocidos popularmente con denominaciones muy diferentes a sus nombres reales. Con el añadido de que este conocimiento ha salido fuera de los muelles, la historia malacitana está llena de ejemplos; unos motes entre los que podríamos recordar el que llevó en trasatlántico Caronia rebautizado aquí como “El barco del agua” o el muy descriptivo “Reloj del Estrecho”, el apodo con el que fue conocido el ferry Ibn Batouta que navegaba a Tánger.

Mencionados estos, y aunque en más de una ocasión he tratado el tema, hoy retomo el asunto para intentar responder la pregunta de un veterano trabajador portuario que hace unos días me interpelaba sobre cual era el mote del Bahama Mama; el ferry de Baleària que la pasada semana llegó a aguas malacitanas trayendo a su bordo a 11 tripulantes COVID positivo. Sin tener conocimiento de que tenga ningún apodo, una rápida revisión de su historial malagueño sí que podría hacerle merecedor de algún sobrenombre.

Incorporado a la ruta de Melilla en abril de 2018, este ferry de construcción española, en mayo y junio de 2020 participó en dos de los viajes de repatriados que ejecutó Baleária para traer a ciudadanos europeos desde Marruecos debido a la pandemia.  Tras aquel hecho, en noviembre de ese mismo año, el Bahama Mama, maniobrando para atracar sufrió un leve accidente; un golpe contra el cantil del muelle 3-A3 que se reparó en menos de una semana.

Dos hechos dignos de ser destacados; unas historias que junto con la sorprendente llegada con 11 tripulantes COVID positivo serían más que suficientes para apodarlo si la tradición portuaria malagueña de poner motes no estuviera desapareciendo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABAHAMA MAMA atracando en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de julio de 2021.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber