La mar de Historias » Archivo » El cojo

El cojo

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de julio de 2021 a las 9:40

Recién finalizado el confinamiento, un asiduo lector de esta columna me preguntó si conocía la historia de “el cojo”; un portuario que trabajó en los muelles malacitanos en los primeros años del siglo XX.

Revisando mi archivo, y sin encontrar ningún dato sobe él, la fecha de un accidente me puso sobre la pista; un indicio que finalmente me llevó a desentrañar algunas reseñas sobre la vida de este trabajador del puerto.

Nacido en alguna localidad de La Coruña en 1878, nuestro protagonista de hoy fue bautizado con el nombre de Braulio. Apellidado Peña, con sólo las primeras letras comenzó a trabajar en la pesca, una labor que le llevó a probar fortuna navegando de marinero en un buque de carga.

Enrolado en uno de los muchos barcos que hacían rutas de cabotaje por la costa española, Braulio conoció Málaga con 19 años; una experiencia que, a tenor de su decisión, debió de cautivarle.  Con toda su ropa en un macuto y con las pocas perras que había obtenido por desembarque, este gallego comenzó a patearse los muelles para encontrar un trabajo.

Alojado en la pensión más barata y acuciado por su economía, finalmente, Braulio fue contratado como ayudante de barquero. Mantenido este trabajo durante dos años, la muerte de su contratador le posibilitó que se hiciera cargo de la barca; un hecho que le permitió, ya oficialmente como patrón con papeles, desempeñar las labores de la carga y descarga de los barcos que, fondeados en las dársenas, llegaban a las aguas malacitanas.

Asentado en esta labor, el domingo 6 de abril de 1902, la vida le asestó un duro golpe a Braulio. Durante la carga del buque Orleanais (este barco de la Société Générale de Transports Maritimes a Vapeur realizaba escalas fijas en Málaga en una línea regular entre Marsella y Buenos Aires), una reyerta entre barqueros lesionó gravemente a nuestro protagonista. Dañada su rodilla derecha, Braulio perdió movilidad y se ganó el apodo de “el cojo”.

Manteniendo su trabajo a pesar de su merma física, Braulio, poco tiempo después de su accidente vendió su barca y compró una más pequeña. Abandonada la carga y descarga de barcos “el cojo” comenzó a ganarse la vida ofreciendo paseos por las aguas del puerto.

1529753_10201961058761591_1143814831_oPuerto de Málaga en los tiempos de EL COJO.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 20 de julio de 2021.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber