La mar de Historias

Anclas y cadenas

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de julio de 2014 a las 8:49

Hace un tiempo, les contaba como en el año 2002, el buque de crucero Odysseus atracaba en los muelles tributarios de la dársena de Guadiaro usando el ancla. Este tipo de maniobra, antes de que los buques tuvieran hélices laterales, modernos timones y los remolcadores portuarios fueran imprescindibles, constituía el día a día en las aguas de cualquier puerto del mundo.

Cuando los barcos dejaron de fondear en las dársenas, abandonaron los atraques de punta y comenzaron a posicionar toda su eslora en  los muelles, el uso del ancla para estas maniobras se convirtió en algo imprescindible.

Colocados frente al muelle en el que debían atracar, los barcos, a una determinada distancia, fondeaban unas de sus anclas y, sobre esta, girando muy lentamente y con la ayuda de estachas tiradas a tierra, se acercaban al muelle para quedar amarrados.  Con la cadena sin tensión acostada sobre el fondo a  varias decenas de metros del buques, a la hora del desatraque, mientras se aflojaban los cabos de tierra, el ancla servía para separar al barco del muelle.

Y aunque estas maniobras estaban muy controladas por los prácticos, que sabían casi  al milímetro dónde estaban situados todos los fondeos, en algunas ocasiones, las cadenas posadas sobre los fondos portuarios se trababan, y los desatraques se convertían en un verdadero problema cuando un barco al intentar recoger su ancla tiraba o se enganchaba de otra cadena.

En el puerto de Málaga, durante los últimos años del siglo XIX y las primeras décadas del XX, existieron unas lanchas especiales que se dedicaban, entre otras cosas, a tirar de las cadenas que se quedaban enganchadas. Un muy curioso y complejo trabajo del que les hablaré en otra ocasión.

Cadenas dique 4-XI-112Cadenas de un buque sobre en muelle de Heredia,

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 15 de julio de 2014.

Rentabilidad

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de julio de 2014 a las 18:21

Los que realizan las estadísticas que reflejan lo que gastan los turistas de los buques de crucero en Málaga, tal vez, deberían ampliar estos estudios a otros grupos de población íntimamente relacionados con el mundo marítimo. Y aunque las tripulaciones de estos barcos muy bien podrían ser el referente fundamental para cuantificar estos ingresos, los marinos de otros buques atracados en las aguas malacitanas, también deberían ser tenidos en cuenta a la hora de valorar los dineros que se gastan en la ciudad.

Pero dejando a un lado a los tripulantes de los mercantes que durante las  jornadas que permanecen en puerto salen a gastar un dinero no contabilizado en ninguna estadística, existe un muy significativo grupo de gentes de la mar que, al llegar a cualquier puerto del mundo, invaden las calles para emplear sus horas de ocio consumiendo. Me refiero, a los marinos de guerra en sus escalas de descanso.

Y para que esto no les parezca algo baladí, una mínima aproximación con cifras concretas, tal vez sirva para ratificar y tener en cuenta lo que estas poblaciones eventuales, no turísticas, dejan en las arcas de muchas y muy variadas empresas malagueñas.

Según estadísticas, un pasajero de un buque de crucero gastaría entre 30 y 60 euros en una escala de menos de ocho horas. Teniendo en cuenta que las estancias de descanso de los buques de guerra suelen tener una media de tres días de duración, ¿Cuánto dinero gastaría un marino que se ha pasado varias semanas en la mar en estos días? En comparación, dejando a un lado que las visitas de los buques de turistas son muchas y la de los barcos de guerra pocas, la rentabilidad de estos ingresos merecerían algo más de atención, ¿no les parece?

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuques de guerra atracados en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 8 de julio de 2014.

Carabelas malagueñas

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de julio de 2014 a las 13:48

La presencia de la carabela Boa Esperanza en las aguas del puerto de Málaga, me sirve de escusa para hablarles de este tipo de barcos; unos barcos que, con algunas modificaciones estructurales, navegaron por las costas malagueñas durante varios siglos. De diseño portugués y español, las carabelas, parece que podrían tener su origen en  las bagalas, unas ligeras embarcaciones árabes de dos mástiles aparejadas con velas trapezoidales.

Con no más de 30 metros de eslora y entre 100 y 400 toneladas de desplazamiento, las carabelas, durante los siglos XV y XVI constituyeron una parte muy considerable del conjunto de barcos que navegaron por las costas de la península ibérica. Dedicadas al tráfico de cabotaje y a labores pesqueras, estas embarcaciones, sufrieron una significativa remodelación cuando su aparejo, en el caso de los barcos de tres mástiles, fue modificado con velas cuadras; una  muy sustancial circunstancia que abrió la puerta a la denominada era de los  grandes descubrimientos.

Particularizando en Málaga, el prototipo de la carabela al uso (un barco de  dos mástiles aparejado con velas latinas), debió conformar casi la totalidad de los buques que entre los siglos XIV, XV y XVI se movieron por las aguas de la costa malacitana.

Con unas muy claras influencias estructurales basadas en diferentes embarcaciones musulmanas, las carabelas malagueñas, además ejecutar diferentes navegaciones comerciales, fundamentalmente, debieron realizar trabajos pesqueros. Acondicionadas para este tipo de faenas y con  el añadido de su fácil maniobra, estas embarcaciones, construidas en su mayoría en astilleros situados en las playas, surcaron las aguas de Málaga durante varios siglos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACarabela BOA ESPERANZA atracada en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 1 de julio de 2014.

Parado en Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de junio de 2014 a las 9:15

Convertido el puerto malacitano en un punto de atraque de primera elección para los grandes yates que navegan por el Mediterráneo, la estancia de estos barcos de recreo, en algunas ocasiones, genera singulares circunstancias dignas de ser destacadas.

Pero antes de contarles lo que desde hace algo más de un mes le está ocurriendo a unos de estos superyates amarrado en Málaga, les hablaré de un curioso hecho del que participan muchos de estos barcos.  A excepción de los yates institucionales, la gran mayoría de los grandes buques de recreo privados, durante unos meses al año pueden ser alquilados.

Gestionados estos alquileres por empresas fundamentalmente norteamericanas, muchos de los yates propiedad de afamados hombres de negocios o celebridades, están a disposición de todo aquel que disponga de las, permítanme la expresión, indecentes cantidades de dinero en las que está valorado pasar unos días a bordo de estos barcos de lujo.

Después de efectuar una escala en enero, el 17 de mayo, atracaba en el muelle número dos el Tatoosh, el yate del cofundador de Microsoft Paul G. Allen.  Construido en Alemania en el año 2000 por encargo del magnate de los teléfonos móviles Craig MacCaw, en 2001 el barco pasaba a manos de Allen, que lo compraba por 100 millones de dólares. Tras varios años de uso personal y exclusivos alquileres, en 2011 se ponía a la venta. A la espera de encontrar un nuevo armador que pague por el Tatoosh 160 millones de dólares,  o que alguien se interese por  rentar este superyate de 92 metros de eslora y 27 tripulantes, el buque navega por diversos puertos del mundo, circunstancia por la que desde hace algo más de un mes, el Tatoosh permanece parado en Málaga.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASuperyate TATOOSH amarrado en el muelle 2 un día después de su llegada.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de junio de 2014.

Los libros de vapores

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de junio de 2014 a las 7:59

La gestión portuaria, desde siempre, ha generado montañas de papeles. Y aunque la informática ha aliviado bastante la ingente cantidad de documentos que mueve un barco atracado en puerto, aun, los escritos relativos a casi todo lo que ocurre a bordo, inundan las mesas de los que tienen que despachar un buque.

Dejando para otra ocasión las voluminosas carpetas de documentos con las que trabajan los consignatarios, hoy les hablaré de unos registros históricos. Manteniendo su tradicional nombre; una denominación que nos retrotrae al pasado, los libros de vapores se han mantenido hasta no hace demasiados años.

Estos libros, encargados ex profeso a diferentes imprentas, reflejaban en forma de interminables tablas todo lo concerniente a la llegada y estancia de un buque en puerto. Con diversos formatos, según las necesidades, los libros de vapores formaban parte del día a día en los despachos de  las autoridades portuarias, agencias de consignación y comandancias de marina.

En Málaga (aún hoy día en la oficina de prácticos se usa), los libros de vapores que se empleaban en la autoridad portuaria recibían el nombre de sábanas; una simpática denominación que aludía a lo grande de las hojas donde todo quedaba registrado. Con un formato algo  menor, los consignatarios también reflejaban sus movimientos de buques en estos libros; unos libros que desgraciadamente, en la mayoría de los casos, ya no existen.

Y aunque los libros de vapores dejaron de utilizarse aproximadamente a finales de la década de 1970, un empleado de Trasmediterránea en Málaga, aferrado a una costumbre de toda la vida, mantuvo el libro de vapores de esta compañía al día hasta que se jubiló hace un par de años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHoja de uno de los libros de vapores de Trasmediterránea del año 1987.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 17 de junio de 2014).

El Barco Blanco

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de junio de 2014 a las 9:09

El pasado martes, la Comandancia Naval de Málaga presentaba en el cine Albéniz el documental El Barco Blanco. Esta cinta de 69 minutos, refleja cómo  transcurre la vida a bordo de este buque escuela en uno de sus cruceros de instrucción.

Teniendo como escusa esta película, hoy les contaré la muy estrecha relación que existe entre Málaga  y este airoso bergantín goleta de cuatro mástiles. Construido en los astilleros gaditanos Echevarrieta y Larrinaga entre los años 1925 y 1927, el buque, que inicialmente estaba pensado que se llamara Minerva, se botaba  como Juan Sebastián de Elcano el 5 de marzo de 1927. Finalizado su armamento, entre abril y  julio de 1928, el barco realizaba una serie de navegaciones; unas largas pruebas de mar donde se valoraron las condiciones de este buque de 113,1 metros de eslora. El 20 de abril de aquel año, el Juan Sebastián de Elcano con el rey Alfonso XIII a bordo, llegaba a aguas malacitanas, convirtiéndose Málaga en el primer puerto que tocaba este recién estrenado barco. Muchos años más tarde, y después de haber cumplimentado un buen número de visitas, el 27 de octubre de 2003, el buque nuevamente llegaba con pasajeros regios. El rey Juan Carlos I y la reina Sofía, desembarcaban del bergantín goleta en el muelle número dos para inaugurar el museo Picasso.

Ante este importante historial, y sin olvidar que el mascarón de proa con el que navega en la actualidad el barco fue restaurado hace unos años por unas manos malagueñas, resulta extraño y triste (permítanme que emplee esta palabra), que la ciudad de Málaga no tenga de una forma oficial una mucha más estrecha relación con el Juan Sebastián de Elcano,  o si lo prefieren, con El Barco Blanco.

Juan Sebastián de Elcano en MálagaEl JUAN SEBASTIAN DE ELCANO en una de sus visitas a Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 10 de junio de 2014).

Ropa tendida

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de junio de 2014 a las 8:25

Lo que hoy les contaré, constituye una rareza bastante difícil de ver. Una muy estricta vigilancia y, en determinados casos, algún tipo de sanción, impiden que cosas como estas ocurran a bordo de cualquier buque de crucero que navega por cualquier ruta marítima del mundo.

El lunes 26 de noviembre de 2012, compartiendo estancia con el barco turístico Albatros, escalaba en aguas malacitanas el buque Costa Deliziosa. Cumplimentado la que era su séptima visita de aquel año, y amarrado en el muelle Norte de la estación marítima de Levante, el barco de Costa Cruceros llegaba de Funchal, teniendo como siguiente puerto de destino la localidad italiana de Civitavecchia.

Casi finalizada su escala, apenas faltaban un par de horas para que el barco soltara amarras (el Cosa Deliziosa había atracado a las 7:00 y debía continuar viaje a las 13:00), el consignatario del buque informaba al departamento de seguridad de a bordo de una circunstancia nada habitual. En uno de los balcones de los camarotes, se podía apreciar un cordelito del que colgaban diversas prendas de vestir. Tendidas con sus respectivas pinzas, la ropa estaba situada en una de las cabinas de la cubierta número seis, la denominada cubierta Ortensia. Este camarote, correspondía según la clasificación de habitabilidad que cada naviera otorga a sus  barcos, a una cabina con vistas al mar y terraza.

De lo que ocurrió a bordo del Costa Deliziosa poco puedo decirles, aunque siguiendo la lógica de estos casos, los pasajeros que viajaban en esta cabina de entre 23 y 25 metros cuadrados incluyendo la terraza, con toda seguridad, se llevaron un buen rapapolvo por emplear el balcón de su  exclusivo camarote como un tendedero doméstico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARopa tendida en uno de los balcones del COSTA DELIZIOSA en su escala de 2012.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de junio de 2014).

Adiós al rápido de Melilla

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de mayo de 2014 a las 9:23

Si no se produce un cambio de última hora, que parece que no, este año, la línea rápida que unía los puertos de Málaga y Melilla desaparecerá. Motivos puramente económicos (los gastos del barco no son rentables en función de la ocupación de éste), darán al traste con una ruta que comenzó a funcionar el año 2002.

Y sin entrar en mayores disquisiciones sobre lo triste de esta circunstancia, hoy les contaré cual ha sido la historia malacitana de los buques de alta velocidad. Cubriendo la línea entre Málaga y  Ceuta, una ruta que históricamente nunca ha funcionado,  en 1999, la compañía Buquebus realizaba una intentona con los buques Catalonia L y Patricia Olivia. Una efímera aventura que fracasó en algo menos de dos años.

Fruto sin duda de algún tipo de maniobra política, en marzo de 2000, el monocasco de bandera italiana Pegasus Two llegaba a aguas malacitanas con la pretensión de realizar navegaciones rápidas con destino al puerto de Rusadir. Tras una larga estancia en Málaga y después de efectuar varios viajes sin pasaje, nunca más se supo del barco, y la línea no se inauguró.

En junio de 2002, de la mano de la compañía Trasmediterránea, el fast ferry Alcantara iniciaba las rutas rápidas que, de forma regular durante los meses de verano y con refuerzos puntuales en determinadas fechas del año, han complementado a las navegaciones diarias del Melillero.

Los monocascos Alcantara y Almudaina primero, y después, los catamaranes Milenium, Milenium Dos, Milenium Tres y Alboran, han sido los buques que, durante todos estos años han cubierto la línea rápida con el vecino puerto melillense. Una ruta que ahora parece que dejará de existir, y que ojalá regrese en no demasiado tiempo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACatamarán rápido MILENIUM DOS en su última escala en Málaga este año.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de mayo de 2014).

El barco del oro

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de mayo de 2014 a las 10:09

Lo que hoy les contaré, forma parte de un significativo grupo de historias que, con el paso de los años, se han ido desvirtuando en base a una serie de ficciones, fruto sin duda del boca a boca de muchos y muy variados corrillos portuarios.

Al parecer, en los últimos años del siglo XIX, llegó a Málaga un barco cargado de oro. Procedente de diversos puertos africanos, este velero, descargó su preciada mercancía rodeado de personas armadas que debían escoltar la carga hasta Madrid.

Tras mucho indagar, la única referencia que existe sobre algo parecido a lo que les he contado, la encontraba en una breve nota de atraques datada en febrero del año 1897. Procedente de un puerto de lo que hoy conocemos como Ghana, navegando por la denominada Costa de Oro, el buque de propulsión mixta y bandera holandesa Fleur de Lis llegaba a aguas malacitanas. Entre otras muchas mercancías exóticas, el buque a vela y vapor traía cinco kilos de oro; una carga que iba destinada a una importante joyería madrileña.

Tras quedar fondeado en la dársena de Guadiaro, el capitán y armador del buque holandés, después de descargar todas sus mercancías, excepto el oro, seleccionó y contrató a varios estibadores malagueños para que, previo pago de una sustancial cantidad de dinero, viajaran a la capital acompañando a la preciada carga.

De si llegó o no el oro a Madrid nada se sabe, aunque siguiendo la lógica, si la mercancía se hubiera quedado en el camino, la referencia de la falta hubiera sido motivo de alguna nota en los diferentes periódicos malagueños de la época.

Una curiosa historia adornada y complementada por infinidad de charlas y comentarios realizados  durante más de un siglo a pie de muelle.

Puerto década 1890Puerto de Málaga en la última década del siglo XIX.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 20 de mayo de 2014).

‘El Paco’

Juan Carlos Cilveti Puche | 13 de mayo de 2014 a las 8:16

En la madrugada del martes 28 de agosto de 1956, dos guardamuelles encontraban un cadáver en una de las casetas de carga situadas en el muelle número cuatro. El cuerpo sin vida, recostado sobre la pared posterior de la edificación, era el de Francisco Palomo ‘El Paco’, un trabajador eventual muy conocido en el ambiente portuario malacitano. Tras efectuarse las instrucciones pertinentes, el parte de defunción, aludía a un colapso como la causa que había producido aquel deceso.

Apodado como ‘El Paco’, este malagueño de 35 años de edad, desde siempre había estado vinculado al puerto. Realizando todo tipo de trapicheos y trabajando de forma  temporal como estibador, Francisco Palomo, se hizo muy popular en la comunidad portuaria malacitana por sus aficiones al cante flamenco y al vino. Tras cumplimentar alguna carga o descarga, las juegas que capitaneaba ‘El Paco’, sin salir del puerto, congregaban a un buen número de trabajadores deseosos de escuchar algunas coplas regadas con alcohol procedente, en la mayoría de los casos, de algún barco amarrado en los muelles.

En la mañana del 27 de agosto de 1956, el buque de Costa Line Andrea C. atracaba en el muelle número tres. Navegando en línea regular entre Italia y América del Sur, el barco, efectuaba una escala en la que, además de desembarcar a dos pasajeros, cargaba unas mercancías con destino a Buenos Aires.

Finalizado el trabajo, Francisco, que había participado en la carga, empleando sus muy buenas artes, consiguió que la tripulación del buque le regalara varias botellas de licor, y una de las casetas de carga del muelle número cuatro, fue el lugar elegido para celebrar la juerga de vino y cante que le costó la vida a este malagueño.

Andrea C-07ANDREA C. el último barco en el que trabajó Francisco Palomo.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 13 de mayo de 2014).

Suciedad y coches de caballos

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de mayo de 2014 a las 12:19

Los paseos turísticos en coches de caballos, desde siempre han tenido una muy estrecha relación con la industria crucerística. Y aunque en la actualidad, las posibilidades de ocio que se les ofertan a los pasajeros que llega al puerto en barco son muchas y muy variadas, los recorridos por la ciudad a bordo de estos peculiares carruajes siguen teniendo su encanto.

Con la curiosa circunstancia de que no existe una parada oficial dentro del recinto portuario (esto sería harina de otro costal), la industria malacitana de los coches de caballos, aun siendo un negocio con mucho tirón para los turistas de barcos, deja mucho que desear.

Y aunque en el centro  existen varias paradas, la situada en el Paseo de los Curas, quizás sea el más claro ejemplo de la dejadez con la que se gestiona esta atracción turística. Dejando a un lado la muy escasa uniformidad de los cocheros o el desconocimiento más básico de los idiomas, la primera impresión que se tiene al ver este estacionamiento no resulta demasiado agradable.  Un permanente charco de agua junto a los coches y una sempiterna bolsa de basura para depositar los excrementos de los equinos (curiosamente esta bolsa siempre está junto a una gran papelera móvil), constituyen, amén del inevitable olor que acompaña los caballos, una de las primeras imágenes que tienen de Málaga los turistas de barco que salen del recinto portuario para descubrir los encantos de la Capital de la Costa del Sol.

Y si un cierto grado de cutrez, podría incluso hasta dar tipismo a estos lugares, la suciedad en la que se venden los paseos en coches de caballos por el centro de Málaga, nada favorecen a una ciudad visitada por miles de turistas de buques de crucero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAParada de coches de caballos en el Paseo de los Curas.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de mayo de 2014).

Don José María

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de abril de 2014 a las 9:18

El pasado Domingo de Resurrección, un cáncer de pulmón se llevaba la vida de José María Pérez Casero, y el puerto, lloraba la pérdida de uno de los más significativos empresarios relacionado con el mundo de la mar y los barcos de las últimas décadas.

Vinculado desde su nacimiento a  los negocios portuarios, en 1934, con algo menos de diez años  y aun entre juegos infantiles, José María vivió la creación en Málaga de la delegación de la agencia consignataria Condeminas; una importante empresa de origen barcelonés que regentaría su padre y que él gestionaría algunos años más tarde.

Aún siendo el hijo del jefe (permítanme la expresión), José María conoció muy bien cómo se trabajaba en los muelles; una experiencia que le sirvió de mucho cuando heredó las riendas de la agencia consignataria.

Rebautizado por la comunidad portuaria malacitana como don José María, este empresario que además de consignatario fue agente de aduanas, fletador y representante de la estiba, vivió probablemente los más significativos  y prósperos años en la historia moderna del puerto de Málaga. Con el bagaje de haber visto el triste final de los buques de cabotaje propiedad de la agencia Condeminas, gestionar el tráfico de emigrantes, operar con infinidad de buques de crucero, movilizar los primeros coches que salieron desde Málaga por mar, además de haber trabajado con todo tipo de barcos de carga,  en 1999, don José María se jubilaba.

Definido por sus allegados como un hombre extremadamente meticuloso para el trabajo (durante muchos años tras su jubilación no faltó a su cita diaria en su despacho de la Alameda), don José María Pérez Casero fallecía a los 87 años. Un nombre que ya forma parte de la historia del puerto.

facebook_-442674662

Don José María Pérez Casero.

Fachada Condeminas

Oficina de Condeminas donde trabajó don José María.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 29 de abril de 2014).

El OJO DEL VIENTO

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de abril de 2014 a las 8:03

Cuando un velero llega a puerto, normalmente, a pie de muelle su tripulación coloca algún tipo de cartel con información sobre la biografía y las características técnicas del buque.

Hace unos días, el bergantín de bandera británica Eye of the Wind regresaba a aguas malacitanas tras haber cumplimentado su primera visita en septiembre del pasado año.

Integrado en el reducido grupo internacional de veleros centenarios aun en activo,  este buque, aparejado como una goleta, iniciaba su carrera en Alemania en 1911 con el nombre Friedrich. Trabajando en el Báltico y en el Mar del Norte como carguero y pesquero, primero a vela y posteriormente a motor, y tras lucir los nombres Sam y Merry, en otoño de 1955  el barco encallaba en la costa Oeste de Suecia. Rescatado y ya sólo operando como pesquero, el velero que en la década de los sesenta navegó con los nombres Rose Marie y Merry, sufría un importante incendio en enero de 1970. Salvado del desguace por un armador británico y  reconvertido en bergantín, en el año 1978, bautizado como Eye of the Wind, el barco cumplimentaba su primera vuelta al mundo.

Tras efectuar infinidad de viajes y participar de la filmación de varias películas, en 2009, la filial de una multinacional alemana se hacía cargo del velero para gestionarlo como buque turístico.

Pero volviendo a su estancia en aguas malagueñas, el Eye of the Wind, que curiosamente no muestra a pie de muelle ningún cartel con información, ofrece en un expositor junto a su escala uno pequeños catálogos. En estos  cuidados trípticos, además de diversas reseñas sobre el barco, aparece un cupón para participar en un sorteo online y conseguir un viaje a bordo de este centenario buque de vela.

Eye of the Wind 16-IX-137El EYE OF THE WIND en su primera escala en Málaga en septiembre de 2013

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 22 de abril de 2014).

Una cofradía portuaria

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de abril de 2014 a las 9:23

El 1 de octubre de 1993 y el 20 de mayo de 2006, constituyen dos fechas muy significativas en la historia del puerto de Málaga. En ambas jornadas, los titulares de una misma cofradía de pasión, visitaban el recinto portuario para celebrar unos actos que muy bien podríamos denominar como  marítimo-religiosos.

En la tarde del viernes 1 de octubre de 1993, el Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, situado en un altar en el muelle número uno, presidió la llegada del buque de transporte de ataque Castilla L-21. Con la asistencia del Rey, amén de un buen número de autoridades civiles y militares, 650 legionarios integrantes de la Agrupación Táctica Canarias, regresaban a España tras finalizar una misión en Bosnia-Herzegovina.

Después de completarse el desembarco de las tropas, la explanada del muelle de Ricardo Gross, sirvió como escenario para, además de dar la bienvenida a los soldados, rendir homenaje a los diez militares que habían dejado sus vidas en las tierras de la antigua Yugoslavia. Pero con independencia de estas circunstancias, a las que habría que añadir la presencia regia, lo más destacado de aquella tarde de otoño se centró en el titular de la Congregación de Mena que por primera vez visitaba el puerto malagueño.

ae_L21

El buque de transporte de ataque CASTILLA L-21 que participó en la celebración de octubre de 1993 (Foto: Eugenio Castillo)

Tras aquel acto tan especial, muchos años más tarde, la cofradía que aglutina a marinos y legionarios, nuevamente regresó a las instalaciones del puerto. La celebración de los 250 años de vinculación entre esta hermandad y la Armada Española, propició una ceremonia única en la historia malacitana.

El 19 de mayo de 2006, la fragata Reina Sofia F-84 y el buque de asalto anfibio Galicia L-51 atracaban respectivamente en los muelles 1 y 2. Al día siguiente por la tarde, tras quedar reubicada la fragata en el muelle 3-A1, La Virgen de la Soledad de Mena estrenando trono procesional, entraba por las columnas del puerto. Luciendo la medalla de la ciudad que ese mismo día le había sido impuesta por el Alcalde, y portada por 270 hombres de trono que vestían túnicas de color negro diseñadas para la ocasión, la Virgen, situada en el muelle de Cánovas, recibía los honores de las dotaciones de los dos engalanados buques de guerra que la estaban esperando.  Culminado el acto con la entrega de un fajín que convertía a  Nuestra Señora de la Soledad en almirante honoraria de la Armada, el cortejo, tras algo menos de dos horas en el puerto, regresaba en procesión solemne a Santo Domingo recorriendo las principales calles del centro de la ciudad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATrono de la Virgen de la Soledad de Mena en el puerto en mayo de 2006.

Y aunque el puerto malagueño está acostumbrado desde hace muchos años a recibir a la Virgen del Carmen en su trono, la presencia de una hermandad de pasión, primero con su Cristo y luego con su Virgen en su trono procesional, constituyen todo un acontecimiento que ya forma parte de los anales de la historia del puerto y la ciudad.

Si la advocación carmelitana recibe el calificativo de marinera, los titulares de la Congregación de Mena, dejando a un lado lo que de peyorativo podría tener esta palabra, muy bien podrían ostentar la denominación de portuarios.

“LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (15 de abril de 2014).

 

Toboganes

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de abril de 2014 a las 13:04

Desde siempre, las piscinas han estado muy presentes en los buques de pasaje. Convertidas en exclusivos salones de lujo en los trasatlánticos del pasado o como lugar de divertimento en ferries y modernos buques de crucero, la posibilidad de darse un chapuzón a bordo de un barco  constituye una opción de ocio con varios siglos de antigüedad.

En la actualidad, en los modernos hoteles flotantes, las piscinas de toda la vida se han convertido en verdaderos parques acuáticos; otra circunstancia más por las que rivalizan las principales compañías del sector.

Y si hace algunos años, los tecnológicos techos rectráctiles en las cubiertas donde se situaban las piscinas y jacuzzies constituyeron una verdadera revolución, hoy día, los enormes toboganes conforman lo más novedoso en cuanto al ocio acuático-crucerístico se refiere.

Compitiendo en sofisticación y anulando a las chimeneas que, desde siempre, han sido la principal seña de identidad de cualquier barco, estos coloristas toboganes serpentean por  las cubiertas de los principales buques que componen la flota crucerística internacional.

Y como para casi todo dentro de la industria de los viajes turísticos por mar hay clasificaciones, les diré, que existe un ranking especial que engloba a los diez mejores parques acuáticos a flote, toboganes incluidos.

Repartido este singular  ‘top ten’ entre cinco navieras diferentes, en Málaga, donde ya se han podido ver los vistosos toboganes de buques de Carnival, Norwegian, MSC y Royal Caribbean, ya sólo queda observar cómo serán, permítanme la expresión, las chorraeras acuáticas del barco de la compañía Disney Cruise Line que visitará por primera vez las aguas malacitanas en el mes de mayo.

Carnival Sunshine 1ª VEZ 4-XI-135Tobogán de un buque de Carnival Cruise Lines atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (8 de abril de 2014).

Servicios combinados

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de abril de 2014 a las 8:53

Durante gran parte del siglo XIX y principios del XX, los servicios combinados constituyeron un reclamo fundamental para el transporte por mar. Esta circunstancia que hoy parece algo baladí, en aquellas décadas, significaba la total seguridad de que cualquier mercancía llegara sin ningún tipo de problema de origen a destino en el menor tiempo posible. Empleando medios marítimos y terrestres, la mayoría de estas empresas (muchas de ellas  implicadas en negocios navieros), ofrecían todo tipo de enlaces nacionales e internacionales para cualquier tipo de carga.

En Málaga, un centro comercial de primer orden por aquellos tiempos, las empresas de servicios combinados, solían trabajar con filiales o empresas asociadas; una circunstancia que les permitía una mayor cobertura a la hora de gestionar el movimiento de mercancías.

En la primera década del siglo XX, la firma malagueña Robles y Alterachs, se convirtió en una de las principales empresas dedicadas a este tipo de negocio. Mancomunada con la agencia consignataria barcelonesa Agustín Puig, este consorcio mitad andaluz mitad catalán, ofrecía sus servicios  marítimos respaldado por  la Compañía Anónima de Vapores Vinuesa de Sevilla; toda una garantía a la hora de efectuar navegaciones de cabotaje por el Mediterráneo.

Radicada en la calle San Agustín número once, Robles y Alterachs, además de otras rutas,  disponía de una línea regular semanal con salida los domingos de Barcelona y llegada a Málaga los miércoles. Un servicio que publicitó  durante muchos años en todos los periódicos malagueños de la época como: “Transportes combinados de domicilio a domicilio”, y que apostillaba diciendo: “Este servicio es el más puntual de todos”.

Vapor de la compañía Vinuesa en MálagaUno de los vapores de la Compañía Vinuesa en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (1 de abril de 2014).

El cine en el puerto

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de marzo de 2014 a las 7:42

Aprovechando la celebración de la decimoséptima edición del Festival de cine español de Málaga, hoy les contaré la historia de un rodaje efectuado en el puerto en el año 1951.

Procedente de Alicante, el domingo 17 de junio a las cinco de la tarde, atracaba en el muelle número dos el buque de la naviera Aznar Monte Albertia. A su bordo, un nutrido grupo de actores, técnicos y figurantes capitaneados por el director húngaro Ladslao Vajda rodaban la película ‘Ronda Española’.

Rememorando los viajes que los coros y danzas de la sección femenina realizaban a diferentes puertos sudamericanos para vender las excelencias de la España de postguerra, la película, narraba las peripecias que las 300 señoritas del grupo folclórico vivían a bordo del barco y en los diferentes lugares de escala.

Simulando que el muelle malacitano era uno de los muelles de un puerto de Perú, en algunas de las cubiertas exteriores del Monte Albertia totalmente engalanado, se rodaron diferentes escenas de señoritas ataviadas con diversos trajes regionales. Además, en los interiores del barco, también se realizaron algunas filmaciones.

Pero quizás, lo más curioso de esta historia, radica en el anuncio que los periódicos de la época publicaron pidiendo a malagueños que acudieran a la llegada y salida del barco. Tras repartir banderitas españolas y peruanas, los que asistieron al puerto participaron como extras en el grabación de lo que representaba un caluroso y multitudinario recibimiento y despedida del buque en tierras sudamericanas.

Una aventura que finalizaba a las 15:30 horas del martes 19 de junio cuando el Monte Albertia, siguiendo su ruta cinematográfica, dejaba las aguas del puerto con destino a Cádiz.

24-3-2014 12.3.2 3Uno de los carteles anunciadores de la película RONDA ESPAÑOLA.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (25 de marzo de 2014).

Graneles líquidos

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de marzo de 2014 a las 8:10

Habría que remontarse muchos años atrás para encontrar una jornada como la que se vivió  hace unos días en el puerto. En concreto, el pasado miércoles 12 de marzo, tres buques tanque coincidían atracados efectuando operaciones de carga y descarga de productos oleosos.

Amarrado en el muelle número siete, el Pazar, un habitual en Málaga en los últimos meses, cargaba aceite para al puerto italiano de Génova. También, teniendo su destino en el puerto transalpino de Monopoli, el buque panameño Vitis ejecutaba otra carga del mismo producto atracado en el muelle número seis.  Frente a estos dos, el barco de bandera española Petroport,  posicionado en el muelle de Heredia, descargaba sustancias oleosas de desecho para ser recicladas.

Y aunque el hecho de ver a tres buques tanques operando un mismo día con graneles líquidos no significa, a priori, nada (el pasado año las operaciones con este tipo de mercancías descendían un 27,2 %), la circunstancia de estas cargas y descargas me sirven para hacer un par de reflexiones al respecto de este tipo de operativas.

Teniendo en cuenta a los muchos detractores que critican el tráfico de sustancias oleosas de desecho en aguas malacitanas, y sin olvidar, la vergonzosa circunstancia de que el aceite patrio salga con destino a Italia para ser allí manufacturado y vendido como propio,  el hecho de que estas operativas se ejecuten desde el puerto Málaga significa movimiento. Unas operaciones que generan negocio aunque no estén demasiado bien vistas en determinados sectores. Un negocio que debería incrementarse hasta ver como una cosa habitual que en un mismo día tres buques tanques operen con graneles líquidos atracados en los muelles del puerto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAUno de los tres buques tanque que operó en el puerto el pasado 12 de marzo.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (18 de marzo de 2014).

El EXTAVIA

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de marzo de 2014 a las 9:13

1948 fue un año complicado en el puerto de Málaga. Aunque las secuelas de la Segunda Guerra Mundial ya se habían superado, el movimiento de mercancías por mar aun se resentía algo tras el conflicto internacional.

Con los buques A. Lazaro y V. Puchol trabajando como melilleros, el cabotaje nacional cubría casi la totalidad del negocio portuario malacitano; un tráfico que se completaba con algunos barcos que navegaban en rutas, no regulares, a diferentes países del Norte de Europa.

En la segunda mitad de aquel año, una serie de buques de bandera norteamericana comenzaron a atracar en Málaga, y la vía trasatlántica, empezó a traer más barcos en tránsito para cargar y descargar mercancías.

La principal protagonista de aquel hecho, fue la compañía neoyorkina American Export Lines, una naviera que habiendo estado presente en Málaga muchos años antes, regresaba con su extensa flota de cargueros.

Uno de los primeros buques que retomó estas escalas comerciales fue el Extavia, un barco de 6.353 toneladas de registro bruto que atracaba en el muelle número dos el 23 de septiembre para efectuar una rápida descarga de óxido de hierro.

Perteneciente a un grupo de buques denominados C2 (unos cargueros armados construidos ex profeso para operar durante la Segunda Guerra Mundial), el Extavia, que también lució el nombre Empire Oriole, tras navegar durante el conflicto bélico con las banderas del Reino Unido y los Estados Unidos, en 1946 retomaba su actividad comercial bajo la contraseña de la American Export Lines.

Uno de los mercantes pioneros del recuperado tráfico trasatlántico de post guerra que tras una breve descarga que apenas duró 24 horas dejaba el puerto malacitano con destino a Nueva York.

Extavia-01Buque de la American Export Lines EXTAVIA.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de marzo de 2014).

Folklore

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de marzo de 2014 a las 12:58

El 28 de abril de 2006, visitaba por primera vez Málaga el buque de crucero Thomson Destiny. Procedente de Valencia y con destino a Tánger, quince minutos antes de las nueve de la mañana, el barco atracaba en el pantalán de Levante mientras una panda de verdiales amenizaba con su música y bailes la llegada y el desembarco de los turistas.

Aquella experiencia, al igual que otras muchas en las que el folklore ha estado implicado a lo largo de la historia crucerística malacitana, me sirve como excusa para contarles, algunas de las causas por las que este tipo de expresiones artísticas nunca han sido un hecho de referencia capital en las escalas de los buques turísticos.

Partiendo de la base de que el folklore patrio (permítanme que generalizando hable de flamenco), atrae e interesa mucho al foráneo, y que durante muchas décadas los turistas de barcos llegados a Málaga han tenido flamenco entre sus posibilidades de ocio, hoy día, muy pocos buques de crucero ofertan este tipo de actividad.

Tal vez por la saturación o porque los espectáculos ofrecidos han sido siempre representaciones para turistas, el tirón folklórico ha dejado de interesar a los visitantes que por mar llegan al puerto malagueño.

Y aunque en 2009, representantes de la política, el comercio y la industria crucerística malacitana se reunían en una mesa redonda para tratar el tema, el asunto de los espectáculos flamencos, ya sea a bordo de los barcos o en determinadas salas, a fecha de hoy sigue haciendo aguas.

Un asunto en el que también tienen mucho que ver las agencias que organizan los paquetes de actividades para navieras; unas empresas a las que no parece interesar demasiado ofertar los  cantes y bailes de la tierra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPanda de verdiales junto al buque de crucero THOMSON DESTINY.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (4 de marzo de 2014).