A medio pintar

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de mayo de 2018 a las 8:15

En los algo más de 21 años que llevo en los muelles malagueños, jamás había visto una cosa como la que hoy les contaré. Pero antes de narrarles esta historia, les pongo en antecedentes. Cuando un buque atraca en puerto, sea cual sea el tipo de barco, es bastante frecuente que la marinería realice labores de pintura sobre el casco. Con rodillos y largas pértigas desde tierra o con extraños esquifes desde la mar, estos trabajos de mantenimiento pretenden ocultar desconchones o manchas de óxido, unas acciones que son más habituales de ver en los buques de crucero.

Partiendo de este hecho, lo que no es nada frecuente es que un barco pinte todo su casco en una breve escala; una circunstancia que se pudo ver en aguas malagueñas hace apenas unos días.

A primeras horas de la mañana del 20 de abril,  a punto de finalizar una ruta crucerística, atracaba en el muelle de levante el buque Black Watch. Procedente del puerto italiano de Livorno, este barco integrado en la flota de la compañía Fred Olsen Cruise Lines, llegaba con la particularidad de traer pintado su casco con dos colores diferentes. En su banda de estribor, este veterano buque que en la década de 1970 fue uno de los más lujosos del mundo, lucía un flamante color azul, mientras que a babor, mostraba la tonalidad gris carbón con la que en 2016 se habían pintado todos los buques turísticos de esta naviera.

Mientras los pasajeros desembarcaban para realizaban diferentes actividades turísticas, la marinería del Black Watch comenzó a tapar el color gris del casco para sustituirlo por el que llevaba en su otra banda. A pié, con varias grúas y con una pequeña plataforma flotante, la tripulación del barco iniciaba unos trabajos contra reloj, ya que el costado de babor el Black Watch debía estar repintado antes de su horario de salida.

Finalmente, minutos antes de las seis de la tarde, momento en el que este veterano barco dejó las aguas malagueñas con destino a Southampton, el costado izquierdo del Black Watch estaba pintado, y buque dejaba el puerto mostrando el nuevo color azul de su casco.

IMG_4653Marineros del BLACK WATCH repintando el casco del barco.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 1 de mayo de 2018.

Libros

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de abril de 2018 a las 10:27

Una jornada después de celebrar el Día Internacional de Libro, les hablarle de publicaciones relacionadas con el puerto de Málaga. Con una justa biblioteca en la que la historia, salvo la que hace referencia a los barcos que durante siglos han pasados por los muelles malagueños, centra el grueso del total de las obras editadas hasta la fecha, hoy les comentaré los tres últimos ejemplares que, sobre el tema, han salido a la luz.

Aprovechando la celebración el año pasado del bicentenario de La Farola, la Autoridad Portuaria quiso conmemorar el evento con una  propuesta de tres volúmenes muy diferentes; unos libros que acapararon el cumpleaños de una de las principales señas de identidad arquitectónicas de la capital malagueña.

Con el patrocinio de Puertos del Estado, Francisco Cabrera Pablos nos regalaba el libro: Joaquín María Pery y Guzmán y aquella Málaga que fue (1800/1835), un excepcional volumen  que narra la biografía y obras de este marino ingeniero autor de La Farola.

Bajo el título Monumenta Cartographica Malacitana, Portus y Civitas, Manuel Olmedo Checa y Francisco Cabrera Pablos presentaban una irrepetible publicación donde se recopilan planos, dibujos y mapas que muestran la evolución del puerto y la ciudad.  Tras estos dos libros, el ilustrador Juan de Aragón afrontaba la revisión de un comic que sobre la historia del puerto se había editado en 1998; una obra que salía a la luz en octubre del pasado año bajo el título: Puerto y Ciudad. Bicentenario de la Farola.

Tres volúmenes que, con independencia de su gran calidad, pasarán a la historia por ser los que sirvieron para conmemorar los 200 años de La Farola. Una celebración centrada en los libros; todo un acierto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALibros editados con motivo del bicentenario de La Farola.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de abril de 2018.

Un mismo nombre

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de abril de 2018 a las 8:51

AUNQUE en alguna otra ocasión ya he tratado el tema, hoy retomaré el asunto para hablarles de barcos que han llevado el mismo nombre. Centrándonos en el ámbito crucerístico y dejando para otra ocasión a los mercantes, comenzaré por mencionar a Holland America Line, una de las navieras de referencia en la industria de los viajes por mar. Convirtiendo este hecho en una tradición, esta centenaria compañía desde su creación hace décadas ha perpetuado los nombre de su barcos, unas denominaciones que se han ido repitiendo y que nos permitirían estudiar a la perfección la evolución de cómo han sido los buques de crucero desde 1895, fecha en la que esta naviera realizó su primera ruta comercial con turistas, hasta nuestro días.

Pero con independencia de esta circunstancia y sin olvidar a otras muchas compañías que, en menor medida han seguido la misma tradición de Holland America Line, hoy les hablaré de dos pequeños buques de navieras muy diferentes que han visitado el puerto malagueño luciendo un mismo nombre.

Corría el mes de marzo de 2003 cuando, cubriendo un largo itinerario por el Mediterráneo, el Corinthian amarraba por primera vez en la capital malagueña. Luciendo la contraseña de la naviera SunBay Cruises, este buque de 88 metros de eslora y una capacidad de hasta 48 pasajeros que ya había visitado los muelles malacitanos con otros nombres, repetía escala ese mismo mes antes de quedar convertido algunos años más tarde en un yate privado.

Una década después, en concreto en enero de 2013, un nuevo Corinthian convertido en un buque para realizar expediciones llegaba al puerto. Desde aquel atraque y con el añadido de haber cambiado de armador en una de sus escalas en aguas malacitanas y ser uno de los barcos turísticos que más veces a pernoctado en aguas de la capital, este buque de 88 metros de eslora y capacidad para albergar un máximo de 98 pasajeros nos ha visitado hasta la fecha en 14 ocasiones. Dos barcos muy similares que han pasado por Málaga luciendo un mismo nombre, añadiendo la coincidencia de llevar sus respectivos cascos pintados de azul. Una singular curiosidad poco frecuente de ver en los puertos en los que habitualmente atracan este tipo de buques.

Dos Corinthian

Los dos CORINTHIAN llegados al puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 17 de abril de 2018.

Viajes de estudios

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de abril de 2018 a las 9:02

En el verano de 1933, la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Madrid organizó un crucero universitario por el Mediterráneo. A bordo del buque de Trasmediterránea Ciudad de Cadiz, 188 profesores y estudiantes realizaron una ruta de 45 días; un viaje cultural que, con salida en Barcelona y llegada en Valencia visitó: Túnez, Egipto, Palestina, Turquía, Grecia,  Italia, Malta, Creta, Rodas y Palma de Mallorca.  Aquella navegación apoyada por intelectuales de la talla de Gregorio Marañón o José Ortega y Gasset, sin duda alguna constituyó un hecho histórico; toda una aventura cultural que quedó reflejada en exposiciones, libros y un documental.

Y si bien aquella expedición no pasó por Málaga, su recuerdo me sirve de excusa para hablarles de los viajes de estudios que a bordo de buques de crucero se están realizando desde aguas malacitanas.  Y aunque existen referencias históricas puntuales de viajes marítimos con estudiantes, desde hace algunos años, un nicho de negocio muy bien gestionado entre agencias de viajes y navieras, está potenciando estas rutas; unas navegaciones que parecen haberse fijado en el puerto malagueño.

Teniendo a Pullmantur como una de las pioneras en este tipo expediciones, otras navieras, aprovechando temporadas de baja ocupación, han puesto a algunos de sus barcos al servicio de estos viajes; unas rutas que ya han traído este año a Málaga a buques de las  compañías: Grandi Navi Veloci o Celestyal Cruises.

Y aunque aquel histórico viaje de 1933 nada tiene que ver con los que se están realizando en la actualidad, lo interesante es que puerto se convierta en un centro de embarque y desembarque de estudiantes; un opción que traerá más barcos a Málaga.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACELESTYAL OLYMPIA que salió la pasada semana de Málaga con un viaje de estudios.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 10 de abril de 2018.

Un ferry del norte

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de abril de 2018 a las 9:45

El pasado 19 de marzo llegó al puerto un ferry de Trasmediterránea que nunca había venido a Málaga. Procedente de Palma de Mallorca, el Almariya, una de las últimas adquisiciones de esta naviera centenaria, atracaba para descargar en el muelle número nueve una serie de coches de alquiler antes de reincorporarse a su ruta habitual ente Almería y Nador.

Y aunque será difícil ver a este buque otra vez por aguas malagueñas, su interesante trayectoria me sirve para contarles cómo este ferry pasó de las frías rutas del norte de Europa a las navegaciones por el Mediterráneo.

Construido entre 1980 y 1981 en los astilleros A.G. Weser en la localidad alemana de Bremerhaven, este buque iniciaba su vida de mar con el nombre Olau Hollandia para la naviera danesa Olau Line. Con 22.152 toneladas de registro bruto y 153 metros de eslora, este ferry se estrenaba en una ruta mixta (embarcando pasajeros y transportando vehículos y carga rodada) entre el Reino Unido y Holanda. Bajo las contraseñas de dos nuevos armadores que lo rebautizaron como Nord Gotlandia y Nordlandia, este barco cubrió entre los años 1989 y 2013 una  línea regular  que enlazaba los puertos de Helsinki y Tallín. Después de sufrir algunos accidentes y quedarse atrapado en dos ocasiones en las aguas heladas de Helsinki, en junio de 2013 el barco era comprado por la naviera Isabella Cruise que lo registraba en Belice con el nombre Isabella I. Fletado en 2013 y 2015 por Trasmediterránea, finalmente, esta compañía lo compraba en 2016. Después de sufrir algunas reformas en los astilleros de Gibraltar, este veterano ferry era matriculado en Chipre y renombrado como Almariya para navegar en la línea regular entre Almería y Nador.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFerry ALMARIYA saliendo del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de abril de 2018.

El nuevo ‘coloso’ de los mares

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de marzo de 2018 a las 9:03

A primeras horas de la mañana de hoy, el cuarto coloso crucerístico de los mares ha atracado en el puerto. Procedente de los astilleros galos STX France donde ha sido construido, el Symphony of the Seas, el nuevo megabuque de Royal Caribbean, llega a Málaga para realizar su presentación mundial; un acto que traerá a las instalaciones crucerísticas malacitanas a 1.800 invitados entre  periodistas de todo el mundo y ejecutivos de la naviera que, desde la capital de la Costa del Sol, viajarán hasta Barcelona para conocer cómo es la vida a bordo de esta ciudad flotante.

Perteneciente a la denominada Clase Oasis, el Symphony es el cuarto barco de esta serie; un cuarteto de gemelos que destaca por sus características técnicas y, sobre todo, por sus innovadoras instalaciones de ocio. Con cifras que superan a la gran mayoría de barcos que componen la flota crucerística internacional, la concepción de “buque total”, una expresión acuñada por un alto ejecutivo de Royal Caribbean cuando el Oasis of the Seas inició en 2009 su carrera de mar, se ha convertido en una realidad. Manteniendo unos muy elevados estándares comunes que pasan por 16 cubiertas para el pasaje, siete villas-vecindarios con todo tipo de actividades, un jardín con más de 12.000 plantas o las cerca de 7.000 obras de arte exclusivas que decoran sus infinitos espacios interiores, la llegada a Málaga del Symphony of the Seas trae algunas novedades al respecto de sus hermanos; una constante que se ha venido repitiendo cada vez que se ha construido un nuevo buque de esta clase. Disponiendo de algunos centímetros menos de eslora que su anterior gemelo (362,10 m. frente a los 362,12 m. del Harmony of the Seas), el Symphony es el barco de la serie con más registro bruto: 228.021 toneladas a las que hay que añadir su mayor número de camarotes: 2.774 en los que se pueden albergar un total de 6.700 pasajeros. Con renovaciones en  todo el ocio y  la restauración que se pueden encontrar a bordo (las mismas que disponen sus gemelos), una de las grandes novedades del Sympony la constituyen sus suites familiares; unos camarotes de dos niveles y 125 metros cuadrados donde las atracciones infantiles centran la decoración de estas cabinas.

Frente a todas estas novedades, la llegada de este coloso constituye un fuerte espaldarazo para la industria crucerística malacitana; un reconocimiento internacional que se verá reflejado en una serie de celebraciones organizadas por el Puerto, Turismo Costa del Sol y Ayuntamiento. Con diversos actos ciudadanos programados en la zona situada junto a las estaciones marítimas de Levante, la despedida del Sympnony of the Seas se cumplimentará a las 22:00 cuando este barco, en el inicio su presentación mundial, comience su viaje inaugural desde  aguas malagueñas agasajado por un castillo de fuegos artificiales.

Symphony of the Seas RCSYMPHONY OF THE SEAS.

Los cuatro gigantes en Málaga

Entre los acontecimientos más destacados en la larga e importante historia crucerística de Málaga, sin duda alguna, habría que destacar los atraques de los buques de la Clase Oasis.

Después de haber cumplimentado varias campañas caribeñas, el 11 de septiembre de 2014, el Oasis of The Seas, barco que da nombre a esta serie de ciudades flotantes, escalaba en  aguas malacitanas en un viaje de posicionamiento trasatlántico.  Ocho meses más tarde,  el 29 de abril de 2015, el Allure of the Seas atracaba en el puerto, convirtiendo a Málaga en la primera ciudad europea que tocaba este coloso de los mares. Realizando su viaje inaugural, el 3 de julio de 2016, el Harmony of the Seas visitaba las aguas malagueñas calificado como el buque de crucero más grande del mundo.  Ahora, realizando su presentación internacional, el  Symphony of the Seas, el cuarto gigante de Royal Caribbean está en Málaga; un muy significativo hecho que convertirá hoy al puerto malacitano en el epicentro de la industria crucerística del planeta.

Ante estas circunstancia y con el añadido de haber tenido ya a los cuatro colosos, sólo habría que pedir dos cosas: que las nuevas ciudades flotantes se sigan estrenando se en Málaga y que Royal Caribbean regrese al puerto con campañas de itinerarios redondos con embarques y desembarques completos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHARMONY OF THE SEAS, el tercer gemelo de la Clase Oasis. 

Primera visita a Málaga  en julio de 2016.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de marzo de 2018.

Al agua

Juan Carlos Cilveti Puche | 13 de marzo de 2018 a las 9:50

El viernes 2 de marzo de 2001, dos grúas del puerto se cayeron al agua. Este grave suceso que ya forma parte de la historia, hoy, muchos años después del incidente, aún sigue  generando algunas incógnitas.

Aquel día, una jornada ventosa con fuertes rachas de Poniente, las cuatro grúas que operaban en el muelle número siete se encontraban agrupadas en la confluencia de este atraque con el espigón pesquero Norte. A primeras horas de la tarde, las ráfagas de viento arreciaron, y las grúas comenzaron a moverse por sus raíles. Golpeándose las unas contra las otras, el efecto dominó desplazó a dos de ellas hasta el final del  muelle siete, lugar donde las grúas B1 y B2 cayeron al agua tras impactar contra el tope situado en el extremo de las vías.

Activadas todas las alertas, el lugar del accidente fue rápidamente acotado y balizado. Con uno de los brazos de las grúas sumergidas sobresaliendo sobre la superficie del agua, el muelle número siete se cerró al tráfico mientras diversos buzos comenzaron a inspeccionar la zona. Verificado el hecho de que el canal que da acceso a las dársenas interiores no estaba afectado por el hundimiento; una circunstancia que hubiera paralizado totalmente la navegación por el puerto, se iniciaron las labores para sacar las grúas. Ante la imposibilidad de que se pudieran elevar en su totalidad, la B1 y la B2 tuvieron que ser troceadas; unas labores que requirieron de  una serie de trabajos subacuáticos.

Izadas con la ayuda de dos potentes grúas móviles, la operativa se prolongó algo menos de dos semanas; tiempo tras el cual el muelle siete volvió a estar activo. Una historia portuaria que mantiene la incógnita de cómo la B1 y la B2 se fueron al agua.

Grúas caidas 6-III-2001 (2)Izado de parte de una de las grúas hundidas en marzo de 2001.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 13 de marzo de 2018.

El yate Polar

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de marzo de 2018 a las 9:57

El mal tiempo de los últimos días ha traído a aguas malagueñas a un buque especialmente construido para navegar en condiciones climatológicas extremas. Y aunque la gran mayoría de barco privados de recreo están diseñados para surcar mares cálidos, el Noorderzon, atracado desde la semana pasada en el muelle número uno, constituye el más claro ejemplo de los denominados yates de expedición; unos buques ideados para realizar largos viajes en aguas poco frecuentadas.

Concebido originalmente como un remolcador de altura que nunca navegó como tal, este barco originariamente fue bautizado en 1995 como Zeemeeuw. A medio construir, en el año 2010, un armador privado decidió comprarlo y reconvertirlo en un yate privado; una remodelación  que se efectuó en los astilleros holandeses Balk.  Renombrado como Lars en honor al cachorro de oso protagonista de unos dibujos animados creados en los Países Bajos,  en abril de 2012, sin perder su aspecto exterior de remolcador, este yate se estrenaba realizando un crucero de seis meses por el Ártico.

Con una habilitación de cuatro camarotes con posibilidad para albergar hasta a ocho personas, este barco de 36 metros de eslora y 264 toneladas de registro bruto que está tripulado por cinco marinos, en 2017 cambiaba de propietario y se rebautizaba como Noorderzon, nombre con el que hace unos días llegaba por primera vez a aguas malagueñas.

Sin estar incluido en ninguna de las listas internacionales de los más grandes o lujos, lo que sí está claro es que este yate constituye toda una rareza; un buque de recreo privado nada parecido a los que estamos acostumbrados a ver donde la ostentación y los lujos compiten con excentricidades impropias de un barco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAYate Polar NOORDERZON atracado en el muelle uno.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de marzo de 2018.

Vuelve el CASADO

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de febrero de 2018 a las 10:30

En la tarde del cinco de abril de 2012, pocas horas después de que desembarcaran las tropas legionarias que habían llegado a su bordo, visité atracado en el muelle número dos al buque Contramaestre Casado A-01. Y aunque con anterioridad ya había tenido posibilidades, una noticia que semanas antes había surgido sobre su retirada del servicio activo, me llevó a embarcarme para conocer en profundidad al barco que más veces ha traído a Málaga al Tercio para su desfile procesional.

Después de repetir en 2013 y seguir viniendo, el año pasado, el veterano Contramaestre cumplió dos décadas de llegadas, y otra vez saltó la posibilidad de que aquel fuera su último transporte legionario.

A menos de un mes para que se estrene la Semana de Pasión, el tradicional acto que congrega todos los Jueves Santos a miles de malagueños en los muelles, otra vez tendrá como protagonista al Contramaestre Casado; un barco  que iniciaba su relación con Málaga en 1991.

Apodado como el abuelo gris y calificado como el buque melillero en la Semana Santa de Málaga, dos alusiones, una más afortunada que otra, que se puede leer en la página web de la Armada, el transporte ligero Contramaestre Casado A-01 cumplimentará en 2018 su vigésimo primer desembarque; todo un record que ya forma parte de la historia cofrade y marítima de Málaga.

Y aunque el final ya está muy cerca, la edad no perdonan tras 67 años de vida de mar, este próximo Jueves Santo el Contramaestre volverá a estar puerto, y sobre su cubierta, los legionarios formados volverán a cantar mientras este veterano barco rodeado de pequeñas embarcaciones  y observado por miles de malagueños atraca en lo que muy bien podría ser su última escala en Málaga.

Desembarco legión 13-IV-201732CONTRAMAESTRE CASADO entrando en el puerto con la Legión en 2017.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de febrero de 2018.

ELISABETH MAERSK

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de febrero de 2018 a las 10:10

En diciembre de 2017, el Grupo Maersk publicaba en sus redes sociales la foto de uno de sus barcos en Málaga. En concreto, la instantánea mostraba en aguas malagueñas al carguero Elisabeth Maersk en junio de 1916.

Luciendo en sus costados los signos que lo identificaban como un barco neutral en tiempos de guerra, el  Elisabeth Maersk, con toda probabilidad, escalaría en Málaga cubriendo alguna ruta entre puertos de países no beligerantes entre el Mediterráneo y el Norte de Europa. Y aunque no ha referencias concretas de esta llegada,  al menos yo no he podido encontrarlas,  lo que sí puedo contarles es la biografía de este buque, uno de los primeros barcos que navegó luciendo en su chimenea la estrella blanca de siete puntas, el inconfundible logotipo de la centenaria naviera danesas Maersk  A.P. Moller.

Construido en 1890 los astilleros ingleses Laing James & Sons Ltd., este carguero de 1.806 toneladas de registro bruto y 80 metros de eslora iniciaba su vida bajo bandera inglesa con el nombre Aros. Tras navegar matriculado en Copenhague para tres compañías diferentes con tres nombres distintos (uno de ellos fue Elisabeth Maersk para A.P. Moller), en 1920, este vapor comenzó a trabajar con pabellón sueco; un registro que mantendría hasta 1934, momento en el que rebautizado como Begonia pasaría a operar con bandera de Estonia.

Formando parte de un convoy en ruta desde Rotterdam a Murmansk, este buque, atacado por la aviación alemana fue hundido el 25 de abril de 1940 en un fiordo noruego. Tras aquella acción en la que no hubo muertos, el Begonia, que pasó por Málaga con el nombre de Elisabeth Maersk reposa en las frías aguas escandinavas convertido en un santuario para buceadores.

DQRXdDLW0AAwI5k.jpg largeELISABETH MAERSK en Málaga en junio de 1916.  Maersk Group©

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 20 de febrero de 2018.

Puerto