La mar de Historias » Acorazado

Archivos para el tag ‘Acorazado’

Denominaciones navales

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de agosto de 2014 a las 8:40

Existen algunas fotos, tomadas allá por la década de los años setenta, en las que se pueden ver atracados en el puerto malacitano a los denominados “Cinco Latinos”. Estos buques, integrantes de la 21ª escuadrilla de destructores de la Armada Española (una cesión de la marina de guerra Norteamericana), formaron parte de lo que se ha venido en llamar el gran desarrollo naval español de la segunda mitad del siglo XX.

Al hilo de esta circunstancia, lo hoy me gustaría contarles es lo mucho que han cambiado en los últimos años los barcos de guerra. Y aunque ahora todo está basado en la tecnología; una tecnología que  incluso, en la mayoría de los casos  modifica las construcciones de los buques, quizás, lo más llamativo, sin entrar en demasiadas profundidades, es cómo han variado las denominaciones de estos barcos.

Hasta no hace demasiadas décadas, los acorazados constituían la cúspide del poder naval de cualquier nación. Tras estos buques, en los que destacaba su gran blindaje y  potencia de fuego, se situaban los cruceros y destructores; unos barcos  con una gran versatilidad a la hora de combatir en la mar.

En la actualidad, ya sin acorazados operativos, y teniendo a las fragatas como  principales activos navales de superficie (aquí habría que dejar a un lado a los buques portaaeronaves), aun existen países que mantienen en sus respectivas flotas a cruceros y destructores.

Hace unos días, escalaba en las aguas malacitanas el buque de la marina de guerra italiana Luigi Durand de la Penne D 560, un claro ejemplo de un destructor del siglo XXI que, salvo por su denominación, no se parece en nada a ninguno de los componentes de la famosa escuadrilla apodada como los  “Cinco Latinos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADestructor italiano LUIGI DURAND DE LA PENNE atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de agosto de 2014.

Un motín de varios minutos

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de noviembre de 2013 a las 19:00

Algo menos de 8 millones y medio de pesetas, costó en 1863 la construcción en un astillero francés de la fragata acorazada Numancia. Convertida desde su botadura en uno de los más significativos buques de la Armada Española, este barco, que inicialmente navegó a vela y vapor, además de protagonizar los más importantes hechos navales de la última mitad del siglo XIX, vivió a su bordo un curioso y dramático suceso relacionado con Málaga.

Con el mérito de ser el primer barco de guerra en la historia moderna de la navegación  que efectuó una circunnavegación,  y  tras haber tomado parte en diferentes acciones con mayor o menor éxito, 33 años después de su entrega, el Numancia, que  iba forrado con planchas de hierro que oscilaban entre los 2 y los 13 centímetros de grosor, en 1896 se reconvertía en un acorazado guardacostas. 

Ya sin demasiado valor como buque de guerra, en 1910, el barco se posicionaba en Tánger como estación flotante; y allí, se producía un curioso motín que apenas duró unos minutos.

El 2 de agosto de 1911, encabezados por un fogonero, un reducido grupo de marineros intentaron sublevarse con la pretensión de navegar a Málaga para  bombardearla si la ciudad no se proclamara republicana. Tras ser reducidos por varios oficiales, un consejo de guerra sumarísimo ordenó el fusilamiento a bordo del buque del cabecilla de la revuelta,  y el encarcelamiento de por vida de seis de sus seguidores.

Aquel extraño suceso, significó el final del acorazado guardacostas Numancia que, en  1912 era dado de baja y vendido para desguace en 1916. Un desguace en Bilbao que nunca se ejecutó, ya el buque se hundía aquel mismo año en las costas de Portugal antes de llegar a su último destino.

Numancia1Acorazado guardacostas NUMANCIA en la época en que sufrió el motín.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (19 de noviembre de 2013).

El novio de Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de febrero de 2012 a las 8:57

RESULTA curioso que uno de los más famosos buques en la historia de la Armada española llevara como apodo El novio de Málaga. Les hablo del acorazado Jaime I, un buque al que se le achaca una muy mala suerte, y al que durante algo menos de un año, al principio de la Guerra Civil, le unió una muy estrecha relación con Málaga.

Perteneciente a una serie de tres buques denominados Clase España (España, Alfonso XIII y Jaime I), este acorazado, último en ser construido en los astilleros ferrolanos de la Sociedad Española de Construcción Naval, entraba en servicio en 1921.

Tras sufrir en 1922 una colisión con un mercante en aguas turcas, el Jaime I participaba en el desembarco de Alhucemas y, años después, en concreto en 1934, bombardeaba diversas localidades costeras en lo que se denominó la Revolución de Asturias.

Al iniciarse la Guerra Civil, el buque, que se encontraba en Santander recibió la orden de navegar al Mediterráneo. En el camino, su tripulación se rebeló y el acorazado se mantuvo fiel al Gobierno de la República. Tras bombardear Tánger, La Línea, Ceuta y Melilla, este barco usó Málaga como base de operaciones para mantener el bloqueo naval en el Estrecho. En constante movimiento, pero siempre regresando a Málaga para aprovisionarse, el 13 de agosto de 1936 el Jaime I recibió en aguas malagueñas el impacto de una bomba aérea.

Después de una rápida incursión por el Cantábrico, El novio de Málaga regresaba al Mediterráneo, y en abril de 1937, bombardeaba la ciudad a la que durante tantos meses había estado ligada. En mayo de ese mismo año, tres bombas lo alcanzaron en Almería, y el 17 de junio, una explosión en Cartagena terminó con la vida activa de El novio de Málaga.

Acorazado JAIME I

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (14 de Febrero de 2012).

MOTIN ROJO

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de mayo de 2011 a las 20:18

En la larga lista de libros que tengo para comprar y leer que traten  sobre temas marítimos (directa o indirectamente), está el que hoy les traigo.

Y aunque para serles sincero, este libro no estaba entre los prioritarios, debido a los últimos acontecimientos sociales que están ocurriendo, he pensado ponerlo en primero de la lista y comenzar a leerlo en unos días (en mi librería de cabecera no estaba y me lo traerán en breve).

La obra en concreto se titula MOTIN ROJO: La verdadera historia del acorazado Potemkin.

Escrita por Neal Bascomb, un autor que se estrenaba con esta obra en lo que podríamos denominar como narrativa histórica, el libro cuenta las vicisitudes de los amotinados del famoso acorazado Potemkin.

Así pues, y a la espera de poder sumergirme en las cerca de 500 páginas que  tiene el  libro, tras haber leído varias críticas que me resultan interesantes, sólo puedo decirles que se lancen conmigo a la aventura del Potemkin.

MOTIN ROJO. La verdadera historia del acorazado Potemkin.

Autor: BASCOMB, NEAL.

Año: 2008.

Editorial: DEBATE.

ISBN: 978-84-8306-782-6

Y si además, para hacer boca, les apetece ponerse en situación, les recomiendo muy encarecidamente la película de Serguéi Eisenstein EL ACORAZADO POTEMKIN, un clásico que hay que ver.