La mar de Historias » Balearia

Archivos para el tag ‘Balearia’

Ferris y repatriados

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de junio de 2020 a las 11:41

Cuando pasen algunos años y la pandemia provocada por el coronavirus solo sea un mal recuerdo, aparecerán de una forma documentada las muchas historias que se vivieron durante estos meses. En lo que hace referencia al puerto de Málaga, además de las narraciones de los tráficos y de las dificultades económicas, tendrán un especial protagonismo los viajes de repatriados que llegaron procedentes de Tánger.

Y si bien el puerto de Málaga no es la primera vez que recibe personas repatriadas; habría que remontarse a los muchos buques que trajeron a militares cuando se perdieron las colonias de Cuba y Filipinas, las llegadas de estas últimas semanas, repletas de historias personales de gentes atrapadas en un país extraño durante una alerta sanitaria, constituyen uno de los más significativos acontecimientos vividos por el puerto malacitano en lo que llevamos de siglo XXI.

Frente a estas circunstancias y manteniendo en la intimidad las muchas experiencias vitales de los repatriados, quizás sería bueno dar protagonismo a los barcos que han realizado estos viajes; unos buques muy diferentes a los que se vieron en similares circunstancias hace ahora 122 años.

Otorgadas estas navegaciones a las compañías Balerària y Trasmediterránea, tres han sido los barcos que hasta el momento han realizado estos viajes; unas rutas que Baleària, la cual ha llevado la mayor parte de peso de estas operaciones, ha gestionado con los ferris Martín i Soler y Bahama Mama, mientras que Trasmediterránea ha cubierto con el catamarán rápido Ciudad de Ceuta.

Y aunque podría contarles muchas cosas de estos barcos, les diré que dos de ellos participan de una coincidencia; un hecho que, relacionado con el puerto malagueño, significa aún más su participación en estos viajes especiales.

Atendiendo a la cronología de las llegadas, la primera la realizó el ferry Martín i Soler de Baleària que se estrenaba en aguas malacitanas. En una similar circunstancia, el catamarán rápido de Trasmediterránea Ciudad de Ceuta, que con anterioridad ya había visitado este puerto como Milenium Dos, también realizaba su primer atraque.

Dos primeras visitas en unos viajes que ya forman parte de la historia del puerto malagueño.

Martín i Soler repatriados Tánger 21-V-20 (11)MARTÍN i SOLER.

Ciudad de Ceuta 1ª VEZ repatriados móvil 10-VI-20 (2)CIUDAD DE CEUTA.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 16 de junio de 2020.

De récord

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de mayo de 2020 a las 11:39

El lunes 7 de noviembre de 2016, el puerto de Málaga vivió una jornada histórica. En aquel día, tres de los cinco buques de crucero que hicieron escala en aguas malagueñas pertenecían a una misma compañía; una naviera, Holland America Line, muy asidua al puerto malacitano.

Realizando tres viajes trasatlánticos, y esta es otra significativa coincidencia, los buques Prinsendam, Oooesterdam y Eurodam compartieron unas horas juntos; una circunstancia de récord que aún no se ha superado.

Y aunque existen algunos antecedentes cercanos relacionados con Trasmediterránea, que sí ha congregado en varias ocasiones a tres de sus barcos, la circunstancia de que todos ellos estuvieran en activo nunca se ha dado.

Frente a este hecho, hace unos días, el puerto tuvo la suerte de ver nuevamente juntos a tres barcos de una misma naviera; tres ferries de la flota de Baleària que coincidieron juntos durante unas horas.

Después de haber realizado un viaje desde Tánger para traer a repatriados que, debido a la crisis del coronavirus se había quedado en el reino marroquí, el buque Martín i Soler llegaba trayendo a su bordo a personas de diversas nacionalidades. Cumplimentada la operativa de desembarque en el atraque donde siempre opera Baleària, este buque de 165 metros construido en Vigo 2009, tras quedar libre de pasajeros y vehículos pasaba al muelle de levante a la espera de órdenes.

Al día siguiente, cubriendo su habitual ruta melillense, entraba a aguas malagueñas el ferry Dénia Ciutat Creativa. Amarrado en el muelle número cuatro, un lugar nada usual para este tipo de barcos, una hora después de su llegada, el Dénia recibía a otro de sus hermanos de naviera, el Bahama Mama que, procedente de Tánger con españoles a bordo culminaba otro viaje de repatriados atracando en el muelle 3-A3.

Con el añadido de que la visita del Martín i Soler era la primera que este buque realizaba al puerto, la jornada del pasado viernes 22 de mayo constituyó todo un acontecimiento; un día con tres barcos de una misma naviera que, en unas circunstancias muy diferentes a las que vivieron de los buques de crucero de Holland America Line o la de los ferries de Trasmediterránea ya es historia del puerto malagueño.

Bahama Mama repatriados 22-V-20 (10)BAHAMA MAMA entrando en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de mayo de 2020.

El NAPOLES

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de septiembre de 2019 a las 13:53

Siendo generosos con las palabras y sin intención de ofender, hasta la fecha, la historia malagueña de Baleària muy bien podría calificarse de peculiar. Tras posicionarse en el puerto malacitano en diciembre de 2016, ocho buques diferentes han cubierto la ruta del mar de Alborán; todo un record en la línea melillense que se me antoja difícil batir. Con el muy buen recuerdo del ferry Nissos Chios con el que se estreno esta compañía, el accidente del día uno de mayo de 2017 del catamarán Pinar del Rio que colisionó contra la escollera situada junto al pantalán de levante, abrió una etapa de vicisitudes que, volviendo a ser generosos con las palabras, ha acompañado a esta naviera en su periplo malagueño.

Y si bien hasta el momento los reveses han sido muchos: la avería del ferry Duba Bridge en su primer viaje a Melilla, la corta duración de la línea regular que se estableció con Tánger o el vertido de gasoil que el buque Sicilia dejó en las aguas portuarias malacitanas, hoy les contaré una muy alentadora circunstancia que llegaba hace tan solo unos días de la mano de esta compañía. En concreto, el pasado lunes dos de septiembre, sustituyendo al ya mencionado Sicilia, Baleària movilizaba para la ruta melillense al ferry Napoles; un barco que dispone de un sistema de propulsión dual con fuel o gas natural licuado.

Construido en los astilleros italianos Visentini en 2002 y tras navegar bajo el nombre Partenope, en 2015, este ferry de 186 metros pasaba a manos de Baleària que lo rebautizaba como Napoles. Navegando con pasaje y carga rodada en diferentes rutas, entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 este ferry sustituía en los astilleros gibraltareños Gibdock sus dos motores convencionales por unos duales; un trabajo que con un coste de 12 millones de euros convertía a este barco en un buque a gas. Y si bien la denominación genérica de un buque a gas quizás no sea la más correcta (el Napoles luce en sus costados las palabras Eco LNG Ship), lo que sí está claro es que este ferry es el primero de estas características que opera en línea regular desde Málaga; una significativa circunstancia que ojalá cambie la hasta ahora peculiar historia malagueña de Baleària.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAECO LNG SHIP Napoles de Baleària en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 10 de septiembre de 2019.

El misterio del DUBA

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de febrero de 2019 a las 10:11

Hace algún tiempo, un portuario me hablaba de unas extrañas voces que, según a él le habían contado, se escuchaban en el interior del desaparecido silo malagueño. También, otro trabajador de los muelles me narraba la historia de un saca mantecas que durante algunos años operó desde el muelle pesquero. Estas dos referencias, poco  o nada verificables, me sirven como introducción para hablarles de misterios; unas circunstancias nada documentadas en la prolija historia portuaria malacitana.

Y si bien lo que hoy les contaré poco tiene de misterioso, quizás, las vicisitudes que acompañan a estos hechos, muy bien podrían encajar bajo la denominación de misterio; toda una aventura marítima vivida con pocos meses de diferencia en las aguas del puerto malagueño.

Pero dejando  a un lado estas disquisiciones, les diré que el protagonista de esta historia es el buque Duba Bridge, un barco de 1976 que Baleària fletaba a un armador egipcio para cubrir la línea entre Málaga y Melilla.  Constituida  en junio de 2018 la compañía Marítima Alborán, una sociedad compartida ente Marítima Peregar y Baleària, este buque chipriota, llegaba a aguas malagueñas el día  14 de junio. Maniobrando con un remolcador y mostrando sus 42 años de vida, el Duba, tras varios cambios de atraque y  después de realizar a su bordo una recepción con autoridades, en la jornada del lunes 18 salía a las 22:45. Con la previsión de llegar a Melilla a las 06:00 del día siguiente y con diferentes directivos de la nueva compañía estrenando este viaje inaugural, el buque sufría una avería en su máquina y atracaba en la ciudad autónoma con 6 horas de retraso.

Tras aquel incidente y después de su reparación, el Duba Bridge era reposicionado en una ruta entre Denia e Ibiza; una línea que dejaba hace unas semanas para regresar a Málaga y volver a navegar en el mar de Alborán.  Llegado el pasado cinco de febrero, en esa misma jornada, el buque iniciaba sus navegaciones melillenses y tres  días después, nuevamente averiado, dejaba esta ruta.

Y aunque las causas de estas cancelaciones tienen una clara explicación, reconocerán conmigo  que algo de misterioso sí que tienen las aventuras de este buque en las aguas malagueñas.

Duba Bridge 14-VI-1815DUBA BRIDGE en su primera llegada a Málaga en junio de 2018.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de febrero de 2019.

La incógnita del año

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de enero de 2018 a las 9:59

A falta de que la Autoridad Portuaria presente pormenorizadamente los datos oficiales de todos tráficos que se han movilizado en 2017 (sólo se han expuesto las cifras referidas a los buques de cruceros y turistas), el nuevo año se presenta lleno de incógnitas. Y aunque las previsiones apuntan a que todo marchará como en los últimos 365 días, la caprichosa y cambiante lógica portuaria no asegura que 2018 finalice con las buenas cifras con la que se marchó el pasado año.

Con unas expectativas crucerísticas al alza en las que el principal desafío pasa por superar las 300 escalas, algo que sólo ha ocurrido en tres ocasiones en la historia portuaria malagueña, los graneles, especialmente los agroalimentarios, apuntan a unos incrementos que mantendrán una intensa actividad en los muelles. Frente a estos dos mascarones de proa que aglutinan los mejores resultados de 2017 y sin olvidar las reparaciones, los tráficos de graneles minerales, las descargas de coches o el repostaje de barcos,  la gran incógnita para estos próximos 365 días tiene un nombre propio. Y aunque el movimiento de contenedores, desde hace unos  años en la cuerda floja, podría ser muy bien el poseedor este nombre, el protagonista de esta interrogante es Baleària, la compañía que en diciembre de 2016 llegó para cubrir una nueva la línea regular con Melilla.

Cargada de muy buenas intenciones y sin haber hecho mella a Trasmediterránea que cerraba 2017 con unas cifras al alza, Baleària, tras un año repleto de contratiempos se reincorporaba este pasado domingo a la ruta melillense después de haber permanecido inactiva durante 27  días. Un significativo ejemplo que posiciona a esta compañía como la gran incógnita de 2018.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFerry de Baleària atracado en Málaga  este domingo  tras 27 días sin servicio.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de enero de 2018.

Casualidades

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de octubre de 2017 a las 8:58

El viernes 29 de septiembre, Baleària posicionaba en Málaga al ferry de bandera chipriota Dénia Ciutat Creativa. Tras estrenarse en la ruta del mar de Alborán con un buque de alta velocidad y cambiarlo por dos catamaranes rápidos, esta naviera, que aún no ha cumplido un año en la línea con Melilla, finalmente apostaba por un ferry tradicional para sus navegaciones a la ciudad autónoma.

Pero con independencia de esta circunstancia,  hoy les contaré  una curiosa casualidad que hace referencia a este barco. Construido en Holanda en 1992, este buque iniciaba su vida de mar con el nombre Via Ligure para la naviera transalpina Viamar di Navigazione que lo usó para transportar coches y carga rodada por aguas italianas. Reformado para llevar pasajeros en 1994 y rebautizado como Ionian Star con la contraseña de la naviera griega  Strinzis Lines, en el año 1999 el barco era comprado por la Compagnie Méridionale de Navigation que tras renombrarlo como Scandola lo empleó para cubrir una ruta entre Marsella y Córcega. Publicitado como un cruise-ferry y después de un breve alquiler con los colores de la compañía holandesa ASA Lines, en 2013 Trasmediterránea lo fletaba para navegar en competencia directa con Baleària entre Valencia e Ibiza.

Finalizado aquel flete, en 2016 Baleària compraba el barco por 15 millones de euros para, rebautizado como Dénia Ciutat Creativa, posicionarlo en la ruta Barcelona Ciudadela; una línea que dejaba hace algo más de un mes para venir a Málaga.

Un curioso buque de 150 metros de eslora y capacidad para 399 pasajeros que ahora tendrá que enfrentarse en el mar de Alborán a la centenaria Trasmediterránea, la naviera para la cual navegó no hace demasiado tiempo.

Denia Ciutat Creativa 29-IX-1715DÉNIA CIUTAT CREATIVA en su primera entrada a Málaga en septiembre.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de octubre de 2017.

El primer temporal

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de febrero de 2017 a las 9:57

Desde que existe una conexión marítima con Melilla, las cancelaciones puntuales o los viajes en condiciones de navegabilidad casi imposibles, han sido una constante en esta ruta. Teniendo en cuenta las muy especiales condiciones meteorológicas del mar de Alborán, la historia náutica de Málaga y  Melilla está repleta de temporales y barcos  que se enfrentaron   en épicas batallas contra el viento y las olas.

El lunes 19 de diciembre de 2016, la naviera de origen valenciano-balear Baleària se posicionaba en el puerto malacitano para cubrir una línea con Melilla. En libre competencia con Trasmediterránea, que este año cumplirá los cien años en la ruta del mar de Alborán, Baleária comenzaba sus viajes con un ferry rápido; una singular circunstancia que se suma al histórico hecho de que dos compañías operen en esta línea.

Y como al final, más tarde o temprano tenía que llegar, hace unos días, Baleària se enfrentaba a su primer temporal. Con la imposibilidad de salir a la mar, el barco de esta naviera, al igual que el de la competencia, anulaba su entrada malagueña en la tarde del 20 de febrero. Tras esta decisión, y  aún con el mar de Alborán muy enfadado, al día siguiente,  mientras Trasmediterránea cancelaba, el ferry rápido de Baleària decidía salir, y el habitual viaje de cinco horas se convertía en una  larga odisea de ocho.

Y aunque esto que les he contado no es nada extraño, lo más curioso de esta historia es que una compañía decidiera navegar con mal tiempo y  la otra no; una circunstancia que evidencia una clara competencia y en la que los pasajeros de Baleària que vivieron esta experiencia, fueron testigos de cómo esta naviera se estrenaba en un temporal en la ruta de Alborán.

Nissos Chios BaleariaFerry rápido de Baleària que sufrió su primer temporal el 21 de febrero.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 28 de febrero de 2017.

Batalla en Alborán

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de diciembre de 2016 a las 9:32

Esta pasada semana, saltó la noticia de que Balearia se posicionará en Málaga para cubrir una línea regular con Melilla. Y aunque la manera de informar a los medios sólo se limitó a una simple nota de prensa (probablemente en unos días se realice una presentación con más parafernalia), lo que sí está claro, es que la llegada de esta naviera generará una verdadera guerra comercial para captar al  pasaje que quieran navegar en la ruta del mar de Alborán.

Y aunque la competición con la centenaria Trasmediterránea parece que será complicada, lo que sí está claro, es que los nuevos aires de la naviera balear favorecerán que muchos prueben el viaje; una navegación que se publicita en cinco horas de duración y en las que las actividades a bordo recuerdan a las que se pueden vivir en los buques de crucero.

Ante esta perspectiva, y teniendo en cuenta que el día a día nos mostrará la realidad del tiempo efectivo de la singladura y de lo que se pueda hacer o no a bordo, las dos verdaderas piedras de toque con las que Balearia tendrá que lidiar para llevarse parte del pastel de la línea serán los precios de los billetes y sobre todo la carga que pueda movilizar.

Con una política de tarifas muy centrada, como no podía ser de otra manera, en los residentes de la ciudad autónoma y unos horarios nada parecidos a los que en la actualidad gestiona Trasmediterránea, el tema de la carga, del que por el momento no se ha hablado nada, seguramente sea el que incline la balanza y nos diga en no demasiado tiempo si esta nueva línea es o no rentable.

Una apasionante aventura que dará mucho que hablar en los próximos meses y que muy bien podría ser calificada como la batalla del mar de Alborán.

Trasmediterranea BaleariaFerries de Balearia y Trasmediterránea que navegarán en la línea con Melilla.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de diciembre de 2016.