Archivos para el tag ‘barco clásico’

El OCEAN MAJESTY

Juan Carlos Cilveti Puche | 25 de septiembre de 2018 a las 9:55

Hoy les hablaré de un barco del que ya, en otras ocasiones, he escrito. El buque en cuestión es el Ocean Majesty, una rara avis dentro del  sofisticado universo crucerístico del siglo XXI. Y aunque no es más veterano de los que navega en la actualidad, su larga biografía y sus muchos cambios lo convierten en uno de los clásicos; un barco de otra época que se mantiene en activo ofertando sus singulares diferencias frente a los modernos buques de crucero.

Construido en los astilleros de la Unión Naval de Levante, el 27 de julio de 1966, este ferry bautizado con el nombre de Juan March,  fue entregado a la Compañía Trasmediterránea que a principios de agosto lo posicionaba en la línea regular entre Barcelona y Palma de Mallorca. Tras cubrir esta y otras rutas durante años y sufrir diferentes reformas y percances, en 1985 el barco fue vendido a una compañía chipriota. Manteniendo su actividad de transbordador y realizando esporádicos itinerarios crucerísticos, nuestro protagonista de hoy, tras una nueva venta, entre los años 1985 y 1989 navegó como Sol Christina y Kypros Star. Adquirido por el armador griego  Shipping & Commercial Corp., este buque, rebautizado como Ocean Majesty sufría una muy significativa transformación estructural  que en cinco años lo convirtió en un buque de crucero. Gestionado por la compañía Majestic International Cruises, este remozado barco entraba en el mercado de los fletes; un rentable negocio que lo llevó a operar con diversas compañías lo rebautizaron en dos ocasiones. Tras recuperar en 1995 el nombre Ocean Majesty y estrenarse en Málaga el 15 de septiembre de 1996, este veterano de 10. 417 toneladas de registro bruto, 135 metros de eslora y capacidad para 621 pasajeros en ocupación máxima, se centró en los alquileres de larga duración, navegando primero para un operador británico hasta que en 2013  la compañía  Hansa Touristik se hacía cargo de él.

Dedicado desde entonces al mercado alemán, el Ocean Majesty, un habitual en aguas malagueñas, vende su calidad de barco clásico; una muy rentable circunstancia que lo mantiene en activo ofertando las muchas diferencias que existen entre buque para turistas y un hotel flotante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOCEAN MAJESTY atracado en Málaga este fín de semana.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 21 de septiembre de 2018.

De otra época

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de septiembre de 2014 a las 9:01

Hace unos días, llegaba a Málaga uno de esos barcos que llaman poderosamente la atención. Procedente del puerto rumano de Midia, el buque de bandera indonesia Ocean Sparkle atracaba en el muelle número seis para cumplimentar una carga de cemento a granel con destino a Argelia. Sustituyendo al buque maltés Sirios Cement I que desde mayo de este año transportaba esta mercancía al puerto de Djen Djen, el Ocean Sparkle realizaba su primera visita a aguas malacitanas desde donde tiene previsto ejecutar una decena de viajes.

Pero con independencia de esta circunstancia, y teniendo en cuenta que el cementero llegaba a Málaga tras una larga reparación en dique donde además cambiaba de nombre y bandera (desde su construcción en 1969 en los astilleros japoneses Shin Kasado Dockyard este barco ha navegado con cuatro nombres diferentes), el Ocean Sparkle destaca por su muy especial diseño.

Mostrando una imagen no demasiado habitual en la actualidad, este veterano barco posee su puente de mando a la mediación de su eslora, mientras que la superestructura donde se encuentra la habilitación, es decir, los camarotes y zonas comunes para la tripulación, está a popa.

Este diseño de barco, sin ser el clásico en el que sólo existía una meseta central, fue muy común para determinado tipo de cargueros entre mediados de la década de los años 50 y finales de los 70; unas formas que fueron evolucionando hasta dar paso a las actuales estructuras en las que el puente y la habilitación están situados a popa.

Un cement carrier de 13.475 toneladas de registro bruto, 161 metros de eslora y 24 de manga que, aún en activo, muy bien podría considerarse y sobre todo calificarse como un barco de otra época.

Ocean Sparkle AGCementero OCEAN SPARKLE saliendo de Málaga. Foto A.G.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 23 de septiembre de 2014.

El ‘Barco de los martes’

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de agosto de 2011 a las 17:43

Louis Cruises mantiene una apuesta que se iniciaba en el año 2005 por lo que traerá semanalmente a Málaga durante toda esta temporada a su buque Orient Queen.

Aunque cada vez quedan menos, aun existen compañías que ofrecen viajes turísticos por mar muy diferentes a las estandarizadas rutas crucerísticas que las grandes navieras venden a bordo de sus hoteles flotantes.

Posicionada en Málaga desde 2005, Louis Cruises, es una de estas compañías que, con una muy cuidada flota de buques de segunda mano, pretende dar a sus pasajeros una alternativa real a  lo que hoy día constituyen los viajes turísticos por mar.

Tras desembarcar en el puerto malagueño, allá por junio del año 2005 con el Aquamarine,  y continuar con el Coral (de 2006 a 2009) y el Louis Majesty, ahora, cumpliendo con lo que ya es la tradición de sus escalas semanales de todos los martes, Louis afronta su temporada 2011  trayendo a Málaga al histórico Orient Queen.

Construido en 1968 en los astilleros alemanes AG Weser, Werk Seebeck de Bremerhaven, tras navegar como Starward (este fue su nombre original), en 1995, se rebautizaba como Bolero, iniciando con este nombre una muy estrecha relación con el puerto malagueño. Bajo tres contraseñas diferentes: Festival Cruceros, First Choice y Spanish Cruise Line, este buque frecuentó las aguas de Málaga entre los años 1996 y 2001, regresando nuevamente a las instalaciones del puerto el pasado 12 de abril como Orient Queen bajo los colores de Louis Cruises.

ORIENT QUEEN atracado en el muelle sur del puerto malagueño.

Realizando una atractiva ruta mediterránea (Génova, Marsella, Palma, Almería, Málaga, Tánger, Ibiza, Barcelona y Génova), este buque, escala todos los martes en el puerto, una circunstancia que se viene repitiendo en temporada alta (de abril-mayo hasta finales de año) desde el año 2005, fecha en la que esta compañía apostó por visitar regularmente el puerto malagueño.

Con 358 camarotes que permiten acomodar un total de 958 pasajeros, el Orient Queen, sin las estridencias y los grandes volúmenes de los modernos buques de crucero, ofrece, en un ambiente muy propicio para realizar viajes familiares, el encanto de los barcos turísticos de otra época. Con ocho cubiertas para el pasaje, y manteniendo todos los estándares crucerísticos adaptados a un pequeño buque de 15.781 toneladas de registro bruto y 160 metros de eslora, este barco, se convierte en una muy buena alternativa para los que busquen viajar en algo diferente a un hotel flotante.

Con muchos detalles propios de un barco clásico, sus dos chimeneas paralelas o sus cubiertas de botes serían un claro ejemplo de esto, quizás, lo más destacado de este buque, su centro neurálgico, lo constituya una estructura exterior que, ocupando dos niveles, ofrece un área protegida a modo de mirador  donde se encuentran el coqueto bar Venus acompañado de una piscina.

Mirador en la estructura cubierta con bar y piscina.

Un elegante barco al que le sientan muy bien sus muchos años, que escalará en Málaga, tan sólo con algunas ausencias semanales hasta noviembre, y que como sus anteriores hermanos de contraseña, ya es conocido  por estos lares como el barco de turistas de los martes.

 “LA MAR DE HISTORIAS” publicad0 en la página Marítimas (9 de Agosto de 2011).