La mar de Historias » Bergantín

Archivos para el tag ‘Bergantín’

Los plumeros

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de noviembre de 2021 a las 10:33

Aprovechando la pregunta de un asiduo lector de esta columna, hoy les reseñaré algunas curiosidades de un velero que, desde hace ya algunos años, se ha convertido en un habitual en las aguas malacitanas. Luciendo el nombre de un célebre compositor polaco que vivió en el siglo XIX, el Fryderyk Chopin es un bergantín de dos mástiles construido entre los años 1990 y 1992 en los astilleros Dora en la localidad polaca de Gdansk. Dedicado a realizar viajes con estudiantes, este buque de 55 metros que monta 21 velas, además de ejecutar rutas educacionales, ha participado en un significativo número de regatas internacionales de grandes veleros clásicos. Protagonista de un grave accidente en el Atlántico que lo dejó sin mástiles y a la deriva en octubre de 2010, tras ser reconstruido, nuestro protagonista de hoy siguió navegando frecuentando con bastante asiduidad del puerto malagueño.

Con la particularidad de haber sido el primer velero que atracó en Málaga tras los meses más duros de la pandemia, la estampa de este bergantín destaca por una curiosidad que ahora les explicaré; un detalle que me servirá para intentar responder a la pregunta que me han hecho.

A simple vista, entre los muchos cabos y cables que componen la jarcia de este buque, se pueden apreciar unas estructuras de color azul que insertadas en algunos de estos recuerdan la imagen de unos plumeros domésticos.  Fabricados con restos de cabos deshilachados, estos plumeros están trenzados sobre determinadas zonas de la jarcia firme, es decir, sobre cabos y cables que sin movimiento sirven para fijar los mástiles entre sí o para afianzarlos a la cubierta. Ubicados en estos lugares, los plumeros evitan que las velas desplegadas puedan dañarse e incluso romperse al rozarse con la jarcia firme; una protección muy simple y a la vez muy efectiva.

Denominados en inglés como baggywrinkles, estas estructuras que en algunas publicaciones en español son reseñadas como defensas de aparejo tipo plumero, son unos elementos fundamentales en los grandes veleros clásicos. Unos vistosos plumeros que, como los azules del Fryderyk Chopin siempre llaman poderosamente la atención cada vez que se ven en el puerto de Málaga.

21-XI-21 (8)Los plumeros del FRYDERYK CHOPIN atracado en Málaga.

21-XI-21 (22)FRYDERYK CHOPIN en el muelle número dos del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 23 de noviembre de 2021.

Fotos con historia

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de junio de 2015 a las 12:44

Hace unos días, el Ateneo de Málaga inauguraba una muy recomendable exposición denominada: Fotografía: Arte y Ciencia. Combinando parte del inmenso arsenal de cámaras del coleccionista Vicente Arroyo Ruiz con una selección de las fotografías de Vicente Tolosa Elourdi, esta muestra, que permanecerá abierta hasta el 30 de junio, nos sumerge en una época donde las instantáneas tenían mucho de arte, magia y alquimia.
Pero centrándonos en el mundo marítimo, me gustaría hablarles de algunas de las fotos de Vicente Tolosa, que entre otras muchas escenas malagueñas, retrató como pocos el puerto y los barcos entre los años 1900 y 1918. Y si bien hay muchas imágenes relacionadas con la pesca, quizás, a los ojos de un apasionado por el mundo de la mar, las fotografías de los buques constituyen una verdadera joya que pone en valor lo que fue el puerto malacitano a principios del siglo XX.
Tomando como ejemplo una de ellas, que curiosamente sirve como cartel anunciador de la exposición, este fotógrafo retrató una de las estancias del bergantín de bandera italiana Palinuro; un buque de dos mástiles, inicialmente aparejado como goleta, que en sus múltiples viajes por el Mediterráneo visitó con frecuencia las aguas malagueñas.
Construido en los astilleros napolitanos de Castellammare di Stabia entre los años 1886 y 1889, este velero artillado y con casco de acero, tras luchar contra la piratería y el comercio de esclavos en el Mar Rojo, se convirtió en un buque escuela, navegando con alumnos civiles y militares hasta 1920.
Una apasionante historia; la de un barco que en 1903, en una de sus escalas malacitanas, fue fotografiado con todo lujo de detalles fondeado en las aguas del puerto.

Goletta_Palinuro2Imagen del buque escuela italiano PALINURO.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de junio de 2015.

El OJO DEL VIENTO

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de abril de 2014 a las 8:03

Cuando un velero llega a puerto, normalmente, a pie de muelle su tripulación coloca algún tipo de cartel con información sobre la biografía y las características técnicas del buque.

Hace unos días, el bergantín de bandera británica Eye of the Wind regresaba a aguas malacitanas tras haber cumplimentado su primera visita en septiembre del pasado año.

Integrado en el reducido grupo internacional de veleros centenarios aun en activo,  este buque, aparejado como una goleta, iniciaba su carrera en Alemania en 1911 con el nombre Friedrich. Trabajando en el Báltico y en el Mar del Norte como carguero y pesquero, primero a vela y posteriormente a motor, y tras lucir los nombres Sam y Merry, en otoño de 1955  el barco encallaba en la costa Oeste de Suecia. Rescatado y ya sólo operando como pesquero, el velero que en la década de los sesenta navegó con los nombres Rose Marie y Merry, sufría un importante incendio en enero de 1970. Salvado del desguace por un armador británico y  reconvertido en bergantín, en el año 1978, bautizado como Eye of the Wind, el barco cumplimentaba su primera vuelta al mundo.

Tras efectuar infinidad de viajes y participar de la filmación de varias películas, en 2009, la filial de una multinacional alemana se hacía cargo del velero para gestionarlo como buque turístico.

Pero volviendo a su estancia en aguas malagueñas, el Eye of the Wind, que curiosamente no muestra a pie de muelle ningún cartel con información, ofrece en un expositor junto a su escala uno pequeños catálogos. En estos  cuidados trípticos, además de diversas reseñas sobre el barco, aparece un cupón para participar en un sorteo online y conseguir un viaje a bordo de este centenario buque de vela.

Eye of the Wind 16-IX-137El EYE OF THE WIND en su primera escala en Málaga en septiembre de 2013

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 22 de abril de 2014).

Una visita fugaz

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de agosto de 2013 a las 12:16

Hace algo más de dos semanas, en concreto el domingo 11 de agosto, el bergantín de dos mástiles La Grace, atracaba a última hora de la tarde en el muelle número uno.

Adscrito a una asociación cívica de nacionalidad checa que lleva el mismo nombre del barco, este velero de 23 metros de eslora, desde 2010, realiza viajes educacionales y turísticos fundamentalmente por el Mediterráneo.

Construido a finales de 2008 en un astillero egipcio especializado en la fabricación artesanal de buques de madera, esta réplica de un bergantín del siglo XVII, luce igual nombre que el barco que capitaneó el marino checo Augustin Herman; un afamado aventurero que además de trabajar para la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, fue un renombrado bucanero por las aguas del Caribe.

Navegando bajo pabellón checo, y enarbolando en lo más alto de su palo mayor una bandera pirata, La Grace, adquirió fama internacional en la madrugada del 25 al 26 de octubre de 2012, cuando en la playa de El Cable, frente al puerto marbellí de La Bajandilla, el velero quedaba  encallado.  Tras ser reflotado dos semanas después de su accidente, el bergantín fue llevado al puerto de Sotogrande, donde se iniciaba una reconstrucción que finalizaba a principios del presente mes cuando el barco era oficialmente entregado en Gibraltar a su armador.

Realizando muy probablemente unas pruebas de mar, La Grace, sin previo aviso, entraba por la bocana del puerto malagueño y atracaba en el muelle número uno en la tarde noche del domingo 11 de agosto. Después de ser informado por la policía portuaria de la tarifa que debía cumplimentar por el amarre, el bergantín, que no llevaba izada su bandera pirata, dejaba las aguas malacitanas.

IMG_3292LA GRACE atracando en Málaga el domingo 11 de agosto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (27 de agosto de 2013).

Desarbolado en Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de enero de 2010 a las 8:08

Astrid 18-I-10blog2

 

Probablemente esta sea una de las más, si no, la más curiosa imagen marítima que se ha podido ver en el puerto de Málaga en lo que llevamos de 2010.

El bergantín de bandera holandesa Astrid, desarbolado parcialmente realizando tareas de reparación en uno de sus dos mástiles.

Llegado a Málaga el pasado 12 de enero, el velero quedaba atracado en el muelle 3-A3. Dos días después, pasaba a la ochava (transversal entre los muelles 1 y 2) donde se encuentra en la actualidad.

Para los más puristas, o para los que les gusta la compleja terminología de los barcos de vela, les diré que el Astrid está reparando su palo de proa o trinquete. En concreto, tiene desmontado el mastelero y el mastelerillo; palos que junto con el macho, componen la totalidad del trinquete. Además, todas las vergas de este palo y parte de la jarcia, están también retiradas.

 

Astrid 18-I-1012blog3

 

Biografía del Astrid

Construido en 1.918 en Scheveningen, Holanda. Hasta mediados de la década de los años setenta navegó como buque de carga por el Báltico.

Después de sufrir un importante incendio del que sólo se salvó su casco, en 1.984, dos ex-oficiales de la marina británica lo reconstruían convirtiéndolo en buque escuela.

En 1.998, el Astrid se restauraba manteniendo su original fisonomía y comenzaba a navegar como buque turístico.

Características técnicas:

Bergantín de dos mástiles y 16 velas.

170 toneladas de registro bruto.

Eslora: 42 metros.

Manga: 6,70 metros.

Calado: 2,65 metros.

12 camarotes que pueden albergar un máximo de 24 pasajeros (no tripulantes).

Normalmente, el Astrid realiza pequeños viajes por aguas del Norte de Europa.