Archivos para el tag ‘buque clásico’

Una temporada clásica

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de mayo de 2016 a las 8:13

Hace un par de semanas, la naviera Thomson Cruises se posicionaba en el puerto para cumplimentar una larga temporada que la mantendrá en aguas malacitanas hasta finales del mes de octubre. Con un total de 26 escalas, el Thomson Spirit realizará varios itinerarios crucerísticos de siete noches por el Atlántico y el Mediterráneo teniendo a Málaga como cabecera y final de trayecto.

Pero con independencia de esta significativa circunstancia que incrementará mucho las cifras de atraques en los meses veraniegos, lo que hoy quiero comentarles es la importancia que en este caso tiene el barco que realizará esta temporada malacitana.

Teniendo en cuenta que Thomson Cruises es una compañía dedicada en exclusividad al mercado crucerístico británico, la posibilidad de viajar en un buque clásico, favorece mucho las expectativas a la hora de cumplimentar con éxito 26 escalas; un hecho que dibuja a las claras las preferencias de los potenciales clientes de esta naviera.

Construido en 1983 en los astilleros franceses Chantiers de l’Atlantique, el Thomson Spirit, que con anterioridad llevó los nombres Nieuw Amsterdam y Patriot (curiosamente con ninguno de estos nombres había visitado Málaga), en nada se parece a los actuales hoteles flotantes. Manteniendo un razonable número de pasajeros (1.254 repartidos en 627 camarotes), los interiores y exteriores de este barco que fueron remozados en 2003, dibujan la atmósfera  propia de lo que hasta hace no demasiados años era un buque turístico. Una circunstancia muy apreciada por el mercado crucerístico británico que convierte al Thomson Spirit en uno de los más populares buques de la flota Thomson; algo que promete una más que exitosa campaña en Málaga.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATHOMSON SPIRIT que realizará 26 escalas en Málaga hasta octubre.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 17 de mayo de 2016.

El AMERIKANIS

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de junio de 2013 a las 13:09

El 18 de septiembre de 1996, atracaba en el muelle número dos el buque de crucero Amerikanis. Realizando una breve escala que apenas lo tuvo en Málaga 65 minutos, éste barco, viajaba con destino al puerto griego de Eleusis para quedar amarrado a la espera de ser vendido para el desguace. Construido en los astilleros Harland & Wolff de Belfast entre los años 1951 y  1952, y bautizado como Kenya Castle para la naviera británica Union-Caslte Line, este barco de 17.041 toneladas de registro bruto y capacidad para 526 pasajeros en clase única, inauguraba su carrera en la mar efectuando un crucero turístico de dos semanas que lo traía al puerto malagueño el 16 de marzo de 1952.

Después cubrir durante muchos años diversas rutas (con pasajeros y posibilidad carga) entre diferentes puertos del Reino Unido y África, en 1967, la naviera de origen griego Chandris compraba el barco. Tras sufrir una significativa reforma, y después de ser rebautizado como Amerikanis, el barco, que inicialmente pretendía establecer una línea regular de pasaje entre El Pireo y Nueva York, comenzaba a operar en exclusividad como buque turístico en el año 1970.

Combinando itinerarios en la Bahamas y Europa fundamentalmente, el Amerikanis visitaba por primera vez el puerto de Málaga en mayo de 1979, regresando nuevamente a aguas malacitanas, una vez en 1995 y tres en 1996.

Tras permanecer algo más de cuatro años parado en Grecia, el Amerikanis, en 2001 viajaba a la India para ser desguazado en las playas de Alang. Un verdadero clásico que sin haber frecuentado mucho las aguas malagueñas, sí estuvo presente en los dos más significativos hechos de sus 44 años de vida; su viaje inaugural y su último viaje comercial.

AMERIKANIS

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de junio de 2013).

El barco del Cisne

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de mayo de 2013 a las 9:00

Aunque la tendencia actual en la industria de los viajes turísticos por mar se centra fundamentalmente en los hoteles flotantes, afortunadamente, aun se mantienen activos muchos buques de crucero nada parecidos a los superbarcos que estamos acostumbrados a ver con miles de pasajeros y tripulantes a bordo.

Uno de estos buques, que muy bien podríamos denominar como clásicos, es el Minerva; un pequeño barco turístico al que le une una muy estrecha relación con el puerto de Málaga.

Construido a partir del casco de un buque de investigación que, la desaparición de la Unión Soviética dejó inacabado en un astillero Ucraniano, este barco, tras ser adquirido y reconvertido en un buque de crucero para la naviera Swan Hellenic, en junio de 1996 iniciaba su carrera con el nombre de Minerva.

Realizando uno de sus primeros viajes, en agosto de ese mismo año, el Minerva se estrenaba en Málaga. Con  12.449 toneladas de registro bruto, 133 metros de eslora y una capacidad  máxima para 350 pasajeros, este buque, completaba nueve escalas  malagueñas hasta mediados de 2003, año en el que era rebautizado como Saga Pearl.

Después de efectuar cuatro visitas bajo los colores de la compañía Saga  y cambiar su  nombre en varias ocasiones, en 2007, el buque volvía a navegar como Minerva, regresando a Málaga 2008.

Convertido en un habitual, y manteniendo varias escalas al año, en 2012, tras sufrir una millonaria reforma en la que se le añadieron balcones y se reestructuraron algunos de sus camarotes y lugares comunes, el Minerva volvía a los muelles malagueños.

Un verdadero clásico conocido internacionalmente por su elegante cisne blanco pintado en su chimenea que, desde que comenzó a navegar, ha sido un fiel visitante del puerto de Málaga.

MINERVA atracado en el muelle número dos del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (21 de mayo de 2013).

El Princess Danae

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de enero de 2012 a las 9:30

Aunque cada vez quedan menos, siempre es un placer ver un buque de crucero de líneas clásicas; algo nada parecido a los actuales hoteles flotantes que copan el mercado internacional de los viajes turísticos por mar.
Hace unos días, procedente de Motril, llegaba al puerto de Málaga el  Princess Danae, un superviviente de otra época  que con 57 años de vida, aún sigue operativo.
Construido en los afamados astilleros  ingleses Swan Hunter & Wigham Richardson, este buque iniciaba su carrera en 1955 bajo la contraseña de la compañía Port Line con el nombre Port Melbourne. Dedicado a cubrir una línea de pasaje y carga entre diferentes puertos del Reino Unido y  Australia, en su época, estuvo considerado como unos de los mercantes más rápidos del mundo. Tras una fallida intentona de ser reconvertido en ferry para transportar coches  bajo el nombre de Therisos Express,  en 1972 se iniciaba como buque de turistas rebautizado como Danae. Navegando bajo diversas contraseñas (entre 1979 y 1992 lució los colores de Costa), en  el año 1992 sufría un muy grave incendio del que sobrevivió milagrosamente. Después de una significativa reforma, y tras operar durante dos años con el nombre de Baltica, en 1996, Classic International Cruises, una naviera dedicada a trabajar con buques clásicos, se hacía cargo de él y lo rebautizaba Princess Danae.
Desde aquel mismo día, este veterano navega por todo el mundo efectuando cruceros monográficos, además de realizar viajes para pasajeros que buscan embarcarse en  un buque de otra época.
Un superviviente que tras visitar por primera vez Málaga en 1978, repite año tras año mostrando una imagen muy diferente a la de los  actuales superhoteles flotantes.


PRINCESS DANAE entrando en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (17 de Enero de 2012).

Sin pena ni gloria

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de junio de 2010 a las 8:23

Hace tiempo, un lector me recriminaba que hubiera empleado la expresión sin pena ni gloria para referirme a la visita a Málaga de un buque dedicado a actividades teatrales. Hoy, con la esperanza de que nadie salga al paso de mis comentarios, volveré a usar esta frase para contarles la estancia malagueña de un barco muy diferente.

El pasado 21 de mayo, atracaba en el muelle de Levante el buque escuela norteamericano Empire State. Gestionado por el New York State University Maritime College (Universidad de Nueva York), este buque, propiedad de una institución subsidiaria del Gobierno de los Estados Unidos, llegaba a Málaga para realizar una corta escala de descanso, enmarcada dentro de uno de los habituales viajes de instrucción que esta universidad realiza para futuros marinos.

Con una apasionante historia que se iniciaba en 1961; este barco, tras algo menos de treinta años navegando como buque de carga para diversas navieras, y después de haber lucido dos nombres diferentes (originariamente se llamó Oregon y posteriormente Mormactide), en 1989 se convertía en buque escuela de la marina mercante.

Mostrando una estampa que recuerda a los buques de las clases Victory y Liberty; aquellos mercantes que durante la segunda guerra mundial comunicaron los Estados Unidos con Europa, el Empire State  rendía su segunda visita al puerto de Málaga.

Manteniendo unas muy estrictas medidas de seguridad; excesivas para tratarse de un buque supuestamente civil, la escala malagueña de tres días de este precioso buque, pasó totalmente desapercibida. Otro barco que añadir a la afortunadamente escasa lista de buques más o menos significativos que han pasado por nuestro puerto sin pena ni gloria.

Empire State blog

Estampa clásica del Empire State atracado en el muelle de Levante.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (15 de Junio de 2010)