Archivos para el tag ‘buque’

El barco de 2014

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de enero de 2015 a las 10:11

Continuando con una tradición que ya se remonta a una década, hoy les contaré el que en mi opinión ha sido el buque más destacado en las aguas del puerto de Málaga en 2014.

En un año donde las clamorosas escalas de los buques turísticos Oasis of the Seas y Disney Magic han compartido protagonismo con los atraques de grandes portacontenedores accidentados, un barco apresado con droga, un buque tanque que provocaba un vertido, amén de muchas reparaciones, la estancia durante 17 días de una draga de bandera chipriota, ha constituido la operativa más curiosa y significativa vivida en las aguas malacitanas en el recién finalizado año.

Procedente de Génova, el 21 de octubre atracaba en el muelle número cuatro el buque Waterway, una draga de succión que llegaba para instalar a su bordo un sistema antipiratería. Construido en Holanda en 2001, este barco de 5.395 toneladas de registro bruto, 98 metros de eslora y 23 de manga, perteneciente a la compañía holandesa Royal Boskalis Westminster, elegía el puerto de Málaga para blindarse antes de navegar con destino a Nigeria.

Tras instalarse rejas, reforzarse los todos cierres y colocarse unos portillos anti disparos, tres kilómetros de alambre de cuchillas (las famosas concertinas), dispuestos a lo largo de su eslora, completaban el dispositivo anti abordaje.

Y aunque 2014 también podría recordarse por la estancia del incendiado Repubblica Di Roma, que llegó para una gran reparación y varios meses después se marchó prácticamente como vino, la operativa nunca vista de acondicionar un buque contra posibles ataques de piratas, confiere al Waterway el galardón del más significativo barco que ha pasado por Málaga en el año que acaba de finalizar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADraga WATERWAY atracada en el muelle cuatro.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de enero de 2015.

Mala suerte

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de mayo de 2011 a las 9:13

Los que crean en la mala suerte, sin duda alguna, verán un importante influjo de esta en lo que hoy les contaré.

El martes 29 de marzo, llegaba al puerto de Málaga el remolcador de bandera española Sertosa Dieciocho. Este viejo mercenario de la mar construido en el año 1977, al igual que otros buques similares, navega de puerto en puerto movilizando cualquier cosa susceptible de ser remolcada.

Contratado para llevarse con destino a Cartagena al pesquero ruso  Tralmeyster Mogutov, el Sertosa Dieciocho, atracaba a primeras horas de la mañana en el muelle número cuatro; y al instante, comenzaba con las tareas de preparación del remolque.  Ya con todo listo, unos problemas de última hora no contemplados por el armador del pesquero, cancelaban la salida, y el remolcador dejaba Málaga de vacío.

Diez días más tarde, en concreto el 8 de abril, el Sertosa Dieciocho regresaba al puerto malagueño. Aun con el pesquero ruso atracado en el muelle de Heredia, el remolcador entraba en Málaga para cumplir una nueva misión. Con el propósito de llevarse al Santisima Trinidad a Alicante, el buque de bandera española quedaba atracado en el muelle número dos.

Después de estar todo preparado y tras un primer intento fallido de salida, finalmente, el Sertosa Dieciocho maniobraba con el artefacto flotante, aunque la historia de este remolque terminaba metros antes de salir de la bocana malagueña.

Tras este segundo chasco (permítanme la expresión), el veterano remolcador, nuevamente, y otra vez sin el remolque por el cual había sido contratado, dejaba Málaga constituyendo un hecho verdaderamente singular.

Una muy curiosa historia cargada de  infinidad de detalles que muchos podrían achacar a la mala suerte.

SERTOSA DIECIOCHO atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (3 de Mayo de 2011).

Un nuevo barco español

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de mayo de 2011 a las 13:00

Siempre resulta muy gratificante hablar de nuevos  buques mercantes de bandera española.

Un buen amigo y fiel seguidor del blog, me manda un par de fotos del buque cementero de nueva construcción CRISTINA MASAVEU.

En concreto, las fotos corresponden a su primera operativa de carga de cemento en el puerto de Gijón; una carga que iniciada el viernes 29 de abril y que finalizaba al día siguiente.

Una vez realizada la carga, el buque salía con destino a Villagarcía en su primer viaje comercial.

CRISTINA MASAVEU cargando en Gijón. Fotos Manuel M. © 29-IV-2011.

Les dejo la ficha del buque:

CRISTINA MASAVEU

Cementero (Cement Carrier).

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2011.

ASTILLERO: Factorías Juliana SAU. Gijón. España.

Ast. de Santander S.A. España.

BANDERA: España.

PUERTO DE REGISTRO: Las Palmas de Gran Canaria.

Nº DE CASCO: 371.  Nº  IMO: 9443762.

ARMADOR: Tudela Veguin. (España).

GRUPO: Alvargonzalez S.A. (España).

OPERADOR y  SHIPMANAGER: Alvargonzalez S.A. (España).

REGISTRO BRUTO: 8.273 TRB.

ESLORA: 133,569 m.

MANGA: 20,500 m.

CALADO: 7,200 m.

MÁQUINA:

2 oil engines reduction geared to screw shafts driving 2 CP propellers at 750 rpm.

Total Power: Mcr 5,400kW (7,342hp).

Service Speed: 14.50kts.

INDICATIVO DE LLAMADA: ECKA.

¡Costa a la vista!

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de abril de 2011 a las 9:17

La Nao Victoria llega a Málaga para presentar el proyecto Costa a la vista; una campaña de sensibilización ambiental que recorrerá gran parte del litoral de Andalucía.

Aunque la Nao Victoria llegaba al puerto de Málaga el pasado lunes, ayer, representantes de diversas instituciones locales y autonómicas, daban a conocer este proyecto. Se trata de una campaña que bajo la denominación Costa a la Vista pretende divulgar diferentes aspectos relacionados con la biodiversidad y el medio ambiente de las costas andaluzas.

Con el atractivo añadido de ser un proyecto itinerante a bordo de la  Nao Victoria (réplica del buque que circunnavegó la tierra entre los años 1519 y 1522), esta campaña multidisciplinar pretende ofrecer una amplia y documentada visión  ecológica del presente y futuro del litoral andaluz. Con una serie de conferencias y una exposición a bordo, donde se muestras aspectos relacionados con las características de nuestras costas, el ecosistema, los hábitats, las amenazas y oportunidades para una gestión sostenible, amén de reseñar la buena práctica que sobre la conservación de los espacios litorales se está llevando a cabo de diferentes países de Europa, esta campaña  que recorrerá  279 millas náuticas entre los meses de marzo y abril, tocará los puertos de Cádiz, Málaga, Motril, Carboneras y Benalmádena.

Nao Victoria blog

La NAO VICTORIA atracada ayer en el puerto de Málaga.

Con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, Consejería de Medio Ambiente, así como de diversas universidades y centros de investigación,  la Fundación Nao Victoria vuelve a traer a Málaga ofreciendo un interesante proyecto divulgativo la réplica del primer barco que completó una vuelta al mundo.

La Nao Victoria que permanecerá atracada en el  muelle número dos de nuestro puerto hasta el próximo día 3, podrá ser visitada en horarios de mañana y tarde durante todo el fin de semana.

Artículo publicado en el diario Málaga Hoy (1 de Abril de 2011).

 

Independientemente de la noticia en sí (cualquier proyecto que pretenda estudiar y preservar la mar es muy de agradecer), me gustaría hacer un comentario puramente náutico; no sé si será hilar demasiado fino…

La Nao Victoria embarca un total de 24 tripulantes; de ellos, siete son marinos profesionales y el resto voluntarios universitarios.

En el siglo XVI; en  la época de este buque, era muy frecuente que en estas naves se embarcaran gentes sin mucha o ninguna relación con la mar. Aunque las famosas levas masivas (especialmente en buques de guerra) se realizaron, en nuestro país, bastantes años después; en estos buques, sí que había embarques de gentes que por diversas circunstancias (seguramente para salir de una situación de miseria en tierra) decidían hacerse a la mar.

Salvando todas las distancias, me parece curioso (esto ya lo pensé cuando me visité por primera vez la Victoria, hace de esto algunos años), que a bordo de este barco vaya un considerable número de voluntarios.

No sé si la Fundación Nao Victoria, que por lo que he podido ver cuida mucho los detalles, pensó en esto a la hora de dotar a sus barcos con tripulantes voluntarios.

Sea como sea, el tema me parece un curioso e interesante guiño a la historia.

El pesquero ruso

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de febrero de 2011 a las 14:08

Este pasado sábado (12 de febrero), atracaba en Málaga un barco muy especial; un buque que participa de dos peculiares características que lo convierten en una verdadera novedad en las aguas del puerto malagueño.

Remolcado desde Huelva, nos llegaba el arrastrero factoría de bandera rusa Tralmeyster Mogutov; un buque construido entre los años 1990 y 1991 en los astilleros ucranianos de GP Chernomorskiy Sudostroitelnyy Zavod, y que durante unos meses navegó luciendo el escudo de la hoz y el martillo.

Y aunque el hecho de ver hoy día un barco en el que todavía se puede apreciar el símbolo la de desaparecida Unión Soviética, es, sin duda alguna, una curiosidad digna de ser mencionada; lo que verdaderamente constituye algo novedoso, es que el  Tralmeyster Mogutov con sus 4.407 toneladas de registro bruto y sus 104,5 metros de eslora, es el mayor buque de pesca que, hasta la fecha, ha atracado en Málaga.

Pero con independencia de esta singularidad, quizás, lo que más llame la atención (para esto sólo hay que echarle un rápido vistazo al barco), sea su altísimo grado de abandono. Una circunstancia que otorga a este pesquero ruso matriculado en Murmansk el dudoso honor de ser el buque que, con mayor deterioro, ha visitado las aguas de nuestro puerto.

Con esta fantasmagórica imagen; la propia de una chatarra flotante lista para ser desguazada, el Tralmeyster Mogutov nos visita para una larga estancia. Al parecer, este espectro de buque, durante unos cuantos meses, realizará en Málaga una serie de reparaciones.

Con la expectativa de saber qué se le hará al barco, cuánto durarán las reparaciones; y sobre todo, cuál será el resultado final, la historia malagueña de este pesquero ruso ya ha comenzado.

pesquero ruso blog

Fantasmagórica imagen del pesquero ruso atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (15 de Febrero de 2011).

POR MOTIVOS PERSONALES NO PUDE SUBIR EL PASADO MARTES  15 ESTA COLUMNA. HOY, CON UNA SEMANA DE RETRASO AQUÍ ESTÁ.

Arribar

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de febrero de 2011 a las 13:57

Teniendo en cuenta que todos, en mayor o menor medida, maltratamos considerablemente nuestro idioma; al hablar, y sobre todo al escribir de temas marítimos, el mal uso de nuestro rico vocabulario se hace extremadamente patente.

Así pues, y con independencia de que las normas lo permitan, quizás, el sentido común de los que escriben sobre barcos, tal vez debería estar más presto y agudizado a la hora de emplear ciertos términos; los cuales, aunque correctos, no terminan de encajar en la gran mayoría de las noticias marítimas que leemos casi a diario.

Y aunque podría ponerles muchos ejemplos (denominar nave a un buque portacontenedores o llamar embarcación a un super hotel flotante no queda nada bien), hoy, no me resisto a comentarles el pésimo uso que habitualmente se da a un término marítimo muy concreto.

Según la Real Academia Española, el verbo arribar, en su primera acepción significa “llegar a un puerto”; aunque en realidad, para cualquier marino, los términos arribar o arribada tienen una significación muy diferente. La acción de arribar, ‘la arribada’, implica entrar en puerto de forma forzosa; una búsqueda de refugio por mal tiempo o avería, generalmente.

Una vez hecha esta aclaración, les contaré un curioso suceso ocurrido en nuestro puerto en diciembre de 2009. Debido a un fuerte temporal que azotó las costas andaluzas en la última semana de aquel año, cuatro buques de crucero nos llegaban de arribada. El 23 de diciembre, los buques Island Escape y Queen Victoria buscaban refugio en Málaga; mientras que al día siguiente, también de arribada llegaba el Aurora. Dos días más tarde, el MSC Fantasía se cobijaba del mal tiempo en las resguardadas aguas de nuestro puerto.

Island Escape-Aurora-Queen Victoria 24-XII-094 blog

Tres de los cuatro buques de crucero que entraron de arribada en Málaga en Diciembre de 2009.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (22 de Febrero de 2011).

El alma del puerto se jubila

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de febrero de 2011 a las 23:31

Enrique Bianchi, uno de los prácticos de Málaga, se retira tras una vida dedicada a la mar en la que ha garantizado la seguridad de miles de maniobras en el recinto portuario.

J. C. Cilveti · J. Gómez / Málaga

En una mañana lluviosa y desapacible, con el Mediterráneo extrañamente enfurecido y la aún más insólita estampa de un portacontenedores encallado en las playas de Almayate, no hace falta salir del cálido refugio de la oficina para sentir la terrible y a la vez atractiva dureza de la mar. Sinónimo de aventuras y peligros, imán de escritores, cubre las tres cuartas partes de la superficie del planeta. De todos sus oceános puede contar historias Enrique Bianchi. Y da gusto escucharlas.

Jubilado, “a la fuerza”, a los 67 años por un ictus traicionero sufrido mientras subía a un buque, este viejo lobo de mar ha sido en los últimos 20 años el alma del puerto de Málaga. Como práctico, un oficio tan necesario como desconocido, Bianchi ha asegurado la entrada de miles de buques en sus dársenas. Se conoce “metro a metro” los muelles malagueños, pero también muchos otros puertos. Lo hemos citado para una entrevista sobre su apasionante vida, pero es un tontería interrumpirlo. Nos regala un monólogo sobre viajes, peligros y la historia reciente del puerto. Cuando termina, la boca nos sabe a sal.

Bianchi tuvo, sin embargo, una infancia dulce. Hijo de un director general de la compañía Salsa, se crió en el ingenio azucarero de Nuestra señora del Carmen, en Torre del Mar. Puede que esas dos referencias naúticas le inspiraran, porque no había antecedentes de marinos en su familia. “Pero yo quería ver el mundo y sentía que era mi vocación, así que muy joven me apunté en la Escuela Naval de Cádiz”. Con 17 años ya era oficial en prácticas, y durante los siguiente treinta años trabajó para una de las principales navieras españolas, tanto en los puentes de sus buques como en un despacho en Madrid. También, durante un año que recuerda con mucho cariño, en los muelles de Nueva York, donde supervisaba la descarga de fruta. Allí conoció de primera mano el poder de la mafia, tanto la italiana como la portorriqueña, y las tensiones raciales que había entonces en una sociedad, la norteamericana, que no obstante admira mucho. Vivir y pasear por la Gran Manzana “era el sueño de cualquier joven”, relata.

 Cubrió la ruta frutera del Caribe -describe emocionado la belleza de la isla cubana de Pinos-, pero también llevó leche en polvo, como capitán, a diferentes países árabes y africanos. Todavía recuerda cómo tuvo que soltar amarras a la carrera para zarpar de un puerto libanés mientras a su alrededor caían las bombas israelíes, o las diferencias con la sociedad musulmana, ahora en plena revolución democrática. Conoció a varias mujeres españolas que, casadas con árabes que habían estudiado en nuestro país, chocaron de frente con un machismo brutal. “Se arrepentían al darse cuenta de su grave error, pero fue demasiado tarde para casi todas”. Pero a una compatriota, que convenció a su marido sirio para regresar con sus hijas pese a la oposición de la familia, la sacó a escondidas en su nave.

Capt Enrique Bianchi blog

Enrique Bianchi, con su uniforme de capitán, posa a bordo de una de las lanchas de los prácticos del puerto de Málaga.

Si se le pregunta ingenuamente por las situaciones en las que ha pasado más miedo en la mar, su respuesta, con una sonrisa, es de manual militar: “Los marinos no tenemos miedo de la mar”. Después cuenta que hubo dos incendios que vivió “con preocupación”. En el más grave, la bodega de su buque, en el que era un joven primer oficial, se incendió de madrugada mientras navegaban por el Canal de la Mancha. Todo lo que pudo salir mal fue peor. Al capitán le dio un ataque al corazón por el estrés y él tuvo que hacerse cargo del barco. Llevaban una carga de productos químicos tóxicos, y en la cubierta tractores. “Temí por mi vida cuando empezaron a explotar, por el calor, las ruedas gigantes de los tractores. La goma golpeaba por todas partes con furia y era muy peligrosa”. Finalmente los rescató un remolcador alemán, y el naufragio fue noticia en los periódicos británicos y franceses, por el riesgo de que el vertido tóxico llegara a sus costas. La solución fue tajante, antiecológica y secreta. “Llegó una fragata francesa y hundió el barco de un cañonazo”, revela de un asunto que se tapó a la opinión pública para evitar un escándalo.

 Bianchi trabajó durante años como responsable de personal de su empresa, en un despacho en Madrid. En 1990 logró una de las pocas plazas de práctico del puerto de Málaga. Volvía a su tierra en un puesto que le permitía estar cerca de su familia después de haberse perdido muchos momentos importantes por su trabajo en el mar. “No pude ir al funeral de mi padre, ni a la boda de mi hermano”, recuerda aunque a la vez subraya que se siente “muy satisfecho” de su carrera como marino, tanto al frente de buques como en el puerto. “Aunque se los compara, el práctico no es como un controlador aéreo. Es un capitán que llega a asesorar al capitán de cada barco para la entrada en los puertos. Confían mucho en nosotros”, explica. Su responsabilidad también es enorme. “Un portacontenedores -él atracó en 2009 el Edith Maersk, el primer gigante de la clase E que entró en el muelle 9, con 171.000 toneladas de registro bruto y casi 400 metros de eslora- puede destruir un muelle y causar un daño multimillonario, y en los cruceros hay varios miles de personas a bordo que están en las manos del capitán”, destaca. Tampoco es un oficio exento de riesgos y penalidades, con largas guardias nocturnas y accidentes. Subir por una precaria escala en mitad de la noche y con marejada no es fácil, y abundan los golpes y caídas. Él mismo cayó a la mar de noche cuando se le vino abajo la escala de un barco turco, y tuvo la suerte de no golpear la pequeña barca de los prácticos.

 En estas dos décadas, Bianchi se ha convertido en una institución, en el alma del puerto de Málaga. Es muy querido por los capitanes. A todos los agasaja, cuando hacen escala, con una botella de vino de Málaga. “No hay vino que les guste más a los extranjeros, alguna vez les obsequié con un buen Jerez porque no pude encontrar el nuestro y me lo reprocharon”. En la tempestad del plan especial del puerto, del que lleva oyendo y leyendo estos últimos 20 años, prefiere no meterse mucho. Reconoce que no le gustan las palmeras del muelle 2 -“en Abu Dhabi están bien, pero es un crimen no aprovechar el clima subtropical de Málaga para plantar otras especies”-, aunque cree que la ciudad está siendo injusta con el proyecto. “El puerto ha sido muy generoso al ceder este espacio, pero no tiene dinero para hacer proyectos que podrían haber realizado otras instituciones. Así es normal que se ceda a empresarios y comerciantes, y que estos quieran abrir tiendas y restaurantes”. En lo que no tiene ninguna duda es en la estrategia de los cruceros: “El puerto de Málaga es ahora la envidia de muchos puertos por todos los cruceristas que llegan, y eso es gracias al aliado que tenemos en Granada y en la Alhambra”.

 Con dos hijos y ya abuelo, “camino del desguace”, bromea, sigue saliendo en su yate cada vez que tiene oportunidad. Un retiro de ensueño para una vida dedicada a la mar.

Artículo publicado en el diario Málaga Hoy (20 de Febrero de 2011)

Teléfono y fax

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de julio de 2010 a las 20:44

El pasado sábado, llegaba a Málaga uno de esos barcos a los que muy bien se le podía poner el calificativo de raros.

Procedente del puerto argelino de Ghazaouet, a media tarde, quedaba atracado en el muelle número cuatro la draga de bandera bahameña PAT M.

Pat M blog1

Con el fin de realizar una serie de labores de mantenimiento, este buque, según previsiones iniciales, permanecerá en aguas malagueñas al menos dos semanas.

Pero independientemente de esto, y de la  muy extraña imagen de este barco que algunos podrían  no considerar como tal, lo curioso (por lo menos a mi me lo parece) es el anuncio que se muestra tanto en su proa como en su popa.

Pat M blog2

Proa.

A proa, justo en el frontal del barco, bajo el puente, se puede leer el nombre de la empresa propietaria de la draga, y bajo ella, y ahí está lo curioso, aparece el teléfono de contacto de esta; un detalle que va a más, si miramos a popa, en la parte trasera de la pala que allí lleva situada la draga, donde además de mostrarse el  número de teléfono, se puede leer también un fax de contacto.

Pat M blog3

Popa.

Pat M blog4

Detalle de la popa. Números de teléfono y fax.

Y aunque eso de que aparezca de forma muy visible en el casco de barco el nombre de la empresa es algo muy habitual; hay navieras que incluso bajo su nombre muestran la dirección de su página web, lo que ya no lo es tanto, es que se pueda ver, de una forma tan visible, un número de teléfono o de fax.

Para los amantes de datos, aquí está la ficha de la draga.

PAT M.

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2001

ASTILLERO: Scheepswerf “De Donge” B.V. Raamsdonksveer, Holanda.

 BANDERA: Bahamas.

ARMADOR: Humber Work Boats. Humber Work Boats Ltd (Reino Unido).

REGISTRO BRUTO: 606 TRB.

ESLORA: 44  m.

MANGA: 14 m.

CALADO: 3,500  m.