Archivos para el tag ‘camarotes’

Ropa tendida

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de junio de 2014 a las 8:25

Lo que hoy les contaré, constituye una rareza bastante difícil de ver. Una muy estricta vigilancia y, en determinados casos, algún tipo de sanción, impiden que cosas como estas ocurran a bordo de cualquier buque de crucero que navega por cualquier ruta marítima del mundo.

El lunes 26 de noviembre de 2012, compartiendo estancia con el barco turístico Albatros, escalaba en aguas malacitanas el buque Costa Deliziosa. Cumplimentado la que era su séptima visita de aquel año, y amarrado en el muelle Norte de la estación marítima de Levante, el barco de Costa Cruceros llegaba de Funchal, teniendo como siguiente puerto de destino la localidad italiana de Civitavecchia.

Casi finalizada su escala, apenas faltaban un par de horas para que el barco soltara amarras (el Cosa Deliziosa había atracado a las 7:00 y debía continuar viaje a las 13:00), el consignatario del buque informaba al departamento de seguridad de a bordo de una circunstancia nada habitual. En uno de los balcones de los camarotes, se podía apreciar un cordelito del que colgaban diversas prendas de vestir. Tendidas con sus respectivas pinzas, la ropa estaba situada en una de las cabinas de la cubierta número seis, la denominada cubierta Ortensia. Este camarote, correspondía según la clasificación de habitabilidad que cada naviera otorga a sus  barcos, a una cabina con vistas al mar y terraza.

De lo que ocurrió a bordo del Costa Deliziosa poco puedo decirles, aunque siguiendo la lógica de estos casos, los pasajeros que viajaban en esta cabina de entre 23 y 25 metros cuadrados incluyendo la terraza, con toda seguridad, se llevaron un buen rapapolvo por emplear el balcón de su  exclusivo camarote como un tendedero doméstico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARopa tendida en uno de los balcones del COSTA DELIZIOSA en su escala de 2012.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de junio de 2014).

Clases o acomodaciones

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de octubre de 2012 a las 19:00

Cuando las líneas regulares trasatlánticas desaparecieron y los barcos que realizaban estas travesías se reconvirtieron en buques de crucero, las clases a bordo, supuestamente, dejaron de existir. Esta idea de estandarizar los viajes por mar y que todos los pasajeros embarcados fueran iguales, desde el primer buque para turistas que empezó a navegar como tal, fue una verdadera falacia. Y aunque la mayoría de las actividades y servicios de estos barcos son  de uso comunitario, las diversas categorías a la hora de la acomodación, constituyen una clara separación por clases.

Este hecho, que simple y llanamente significa poder viajar en un camarote más o menos grande o con vistas al exterior, desde siempre, ha sido una sutil diferenciación de clases en todos los buques de crucero.

En la actualidad, esta circunstancia constituye uno de los mayores reclamos de las compañías dedicadas al turismo por mar; un hecho que se aprecia nada más ver alguno de los  atractivos catálogos de los barcos de estas navieras.

Pero como si esta  gran variedad de camarotes con infinidad de denominaciones no fuera suficiente, algunas compañías, dando una nueva vuelta de tuerca al tema de la acomodación, desde hace algunos años, ofertan exclusivas áreas para los pasajeros que compran sus más selectas cabinas.

Compañías tales como MSC Cruceros o  Celebrity Cruises, ambas, viejas conocedoras del puerto de Málaga, disponen de camarotes especiales con  instalaciones privadas adyacentes. Una  singular circunstancia que directamente nos llevaría a  recordar las  diferentes clases, o si lo prefieren, acomodaciones, que existieron a bordo de los barcos que, hace décadas, trasportaron pasajeros por todo el mundo.

Suite-camarote de un buque de crucero.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (23 de Octubre de 2012).

¿Excesivamente excesivo?

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de noviembre de 2010 a las 20:26

Hace unos días, leía un curioso artículo de  un periodista que se dedica a escribir de viajes y, especialmente, sobre buques de crucero.

Anne Campbell, que así es como se llama esta señora, mostraba lo que se podría considerar como el  “top cinco” de los camarotes más lujosos que se pueden encontrar en la actualidad en la flota cruceristica internacional.

Y aunque esto de las clasificaciones tiene su truco (algún día les contaré la historia del “finlandés”), lo que la Sra. Campbell escribe, sí que se aproxima mucho a lo que podrían ser los cinco camarotes más lujosos a flote.

Este es el top cinco.

1º SEA CLOUD, Suite del Armador.

El SEA CLOUD es un buque de vela construido en 1931. El camarote del Armador tiene mármol de Carrara, accesorios de oro en el baño, maderas nobles, muebles de época, etc. Un crucero de una semana para dos personas ocupando este camarote (suite) ronda los 10.000 Dólares. La suite tiene 441 metros cuadrados.

Sea Cloud blog

Sea Cloud Owner Suite blog

2º QUEEN MARY 2, Suite Balmoral.

Además de la decoración, la suite incluye un mayordomo personal; amén de una serie de servicios sólo accesibles a los pasajeros que ocupan suites similares: masaje, spa, restaurante, compras, etc. La suite tiene 209 metros cuadrados y el coste de un viaje de siete días para dos personas, sale por 44.927 Dólares.

QM2 blog

QM-2 Balmoral blog

3º OCEANIA MARINA, Suite del Armador:

Este barco aun no está navegando (está en su última fase de armamento). Esta suite de 185 metros cuadrados lleva una decoración exclusiva con telas de Ralph Lauren, el balcón privado del que dispone, según parece, es uno de los de más grandes que se pueden encontrar a bordo de un buque de crucero. Los que puedan permitirse pagar (precio para dos personas en un viaje de 12 días) los 32.000 Dólares que vale, pueden además, disfrutar de cocina exclusiva elaborada por cocineros de renombre internacional.

Oceania Marina blog

Oceania Marinas blog

4º CRYSTAL SERENITY, Penthouse with Veranda:

Esta suite dispone de 125 metros cuadrados. Su uso incluye también mayordomo, amén de disponer de un amplio balcón-mirador, baño con jacuzzi, zona de entretenimiento privado, etc. Un viaje para dos personas en un itinerario de 12 días sale por 68.800 Dólares.

Crystal Serenity blog

Crystal Serenity Penthouse Veranda blog

5º SILVERSEA CRUISES, Suite Silver.

Esta suite, es más o menos genérica en la mayoría de los buques de Silversea Cruises. 65 metros cuadrados, dormitorio, comedor, vestidor y salón. Balcón. Mármol en el baño y todo tipo de facilidades añadidas. Un crucero de diez días en el SILVER WIND para dos personas ronda los 23.000 Dólares.

Silver Wind blog

Silver Suite blog

Leyendo esto y viendo las imágenes, ¿No les parece todo excesivamente excesivo?

A mí, para tratarse de un barco y de unas simples vacaciones sí.