Archivos para el tag ‘canasta de baloncesto’

Fotos curiosas: El deporte más jugado a bordo

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de mayo de 2012 a las 13:21

Ya en alguna ocasión les he hablado de este tema, y hoy, vuelvo sobre él por lo curioso del asunto.

A poco que se fije uno, es muy frecuente ver cómo los buques portacontenedores llevan, aprovechando alguno de los pocos espacios libres de que disponen, una canasta de baloncesto.

Hace unos días, llegaba al puerto malagueño el buque de bandera inglesa CMA CGM CENDRILLON, y a bordo de este portacontenedores de 334 metros de eslora y  90.931 toneladas de registro bruto, se podía ver otra canasta de baloncesto.

CMA CGM CENDRILLON maniobrando para entrar en Málaga.

Aprovechando un espacio en la cubierta principal a popa, este barco matriculado en Londres dispone de una canasta y un espacio algo más amplio de lo habitual para practicar este deporte.

Canasta y campo de baloncesto delCMA CGM CENDRILLON.

Hace muchos años, se decía que a bordo de los barcos mercantes, lo único que se hacía en el tiempo libre, era dormir y jugar a las cartas (o a otros juegos de mesa). Hoy día, además de disponer de diversas opciones de ocio, los tripulantes de estos barcos pueden practicar algún deporte, y por lo que parece, el basket es el más habitual.

Les dejo dos ejemplos más de canastas a bordo.

MOL SASSANDRA.

SANTA GIANNINA. En este caso el tablero lleva el mismo logo que la chimenea, el escudo del armador

¿Cuántos balones se habrán caído al agua?

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de agosto de 2010 a las 9:59

Si se fijan en la siguiente foto, podrán apreciar que tras la chimenea de este buque de crucero, se puede ver un nada estético recinto vallado (más bien habría que decir mallado o enredado).

MSC Armonia blog

Este espacio, no es otra cosa que un campo polideportivo; básicamente un área de deportes donde se podría jugar al tenis, baloncesto o algún que otro deporte más.

Este tipo de recinto, más o menos enmascarado o tan visible como el del MSC ARMONIA  (a mi se me ocurre llamarlo corralillo), es algo muy frecuente en los grandes buques de crucero. Además de otras muchas actividades, la cuestión deportiva es básica en cualquier hotel flotante que se precie.

Con esta premisa (ya no entro en que si el que realiza un crucero necesita o no echar unas cuantas canastas), el que se encuentren este tipo de campos polideportivos en un barco para turistas, es, hoy día, además de lógico, necesario.

Pero, ¿qué les parecería si les dijera que hace unos días encontré una canasta de baloncesto en un barco de carga? Sí, para más señas en un Bulk-Carrier.

Como ya son muchos años viendo barcos de todo tipo, permítanme la pedantería, el ojo, además de ver lo que normalmente se ve, va buscando cosas que normalmente se salen de lo habitual.

Global Hermes blog1

GLOBAL HERMES.

El pasado día seis del presente, a primera hora de la tarde, atracaba en el muelle número cuatro del puerto de Málaga el Bulk-Carrier GLOBAL HERMES. Sin nada especialmente destacable, salvo que este buque originariamente se llamó SIDER SEA (los Sider durante un tiempo fueron unos habituales en el puerto malagueño), lo que mereció la pena y el sol de justicia de las cinco de la tarde, fue la “canasta oficial de baloncesto” de este buque.

Justo al final del castillo de proa, en el pasillo que, de banda a banda, queda entre este y el inicio de las bodegas, se podía ver a la perfección la canasta.

Global Hermes blog2

 

Y si ya de por sí, ésta llamaba la atención, lo hacía mucho más al llevar en el tablero (en el recuadro en el que dicen que hay que tirar la pelota para hacer canasta), las iniciales del operador del barco: Global Hanseatic Shipping; de ahí que anteriormente hubiera dicho eso de “canasta oficial”.

Global Hermes blog3

Desde luego que habrá muchos otros barcos de carga que lleven canastas de baloncesto u otros pequeños recintos para hacer deporte (los mini gimnasios son ya algo casi obligatorio en cualquier barco); aunque una canasta con el logo de la empresa, deberán de reconocer conmigo que es algo cuando menos sorprendente.

Al ver la canasta y su ubicación, lo primero que pensé fue: ¿Cuántos balones se habrán caído al agua?