La mar de Historias » Capitán Armador

Archivos para el tag ‘Capitán Armador’

Tres mil pesetas

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de septiembre de 2014 a las 8:22

Aunque en la actualidad las cosas han cambiado mucho, aún existe la idea de que cualquier recinto portuario del mundo es un territorio peligroso.

Y si bien esto constituye uno de los tópicos que aún se mantienen sobre la actividad portuaria, convendrán conmigo, que el tránsito de personas y la carga y descarga de mercancías, facilitan la existencia de un determinado tipo de delincuencia propia de los muelles.

Teniendo al contrabando como la principal actividad fuera de la ley, los robos y por extensión los timos, constituirían lo más habitual de la criminalidad en cualquier puerto del planeta.

Particularizando en Málaga, el relato de los actos delictivos ocurridos dentro del puerto requeriría un extenso y muy detallado estudio; una curiosa investigación que sacaría a la luz una interminable lista de todo tipo de ilegalidades.

Y aunque en más de una ocasión ya les he narrado algunas de estas aventuras, hoy les hablaré de un timo que sufrió un capitán portugués en enero de 1905.

Gestionando su propio barco, Antonio de Sousa, llegaba al puerto con un cargamento de madera. Tras quedar descargado, el armador capitán recibía de un consignatario las 3.000 pesetas que un industrial malagueño había pagado por aquella mercancía.

Al día siguiente de la transacción, y mientras Sousa esperaba un flete, una persona haciéndose pasar por agente de la autoridad, explicó al capitán luso que aquel dinero recibido debía permanecer en depósito hasta que la carga hubiera salido del puerto.  El incauto marino, convencido de tal hecho, entregó al falso agente las 3.000 pesetas.

Tras descubrirse el timo, el señor Sousa sin su dinero, dejaba Málaga con destino a Lisboa con un cargamento de higos secos.

Puerto 1900Puerto de Málaga a principios del siglo XX.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 2 de septiembre de 2014.

44 días de fondeo

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de mayo de 2011 a las 9:12

En más de una ocasión, al ver a uno o varios barcos parados en la bahía, se habrán preguntado qué es lo hacen esos buques ahí. Básicamente, esos barcos fondeados, lo único que hacen es esperar; ya sea para entrar en puerto o para recibir órdenes y dirigirse a un nuevo lugar de destino.

Y aunque la bahía de Málaga es un muy buen fondeadero, lo habitual es que un barco a la espera, no pase demasiado tiempo parado aguardando trabajo; aunque siempre, hay algunas excepciones.

El 8 de septiembre de 1923, llegaba a la bahía malagueña el buque de bandera holandesa Ursula. Procedente de Lisboa, este pequeño vapor, fondeaba a la espera de poder atracar en Málaga, lugar donde debía embarcar un cargamento de toneles con destino a Marsella.

Después de que su capitán y armador (la figura del capitán propietario era por aquellos años muy frecuente de ver en estos pequeños mercantes), desembarcara y ultimara los detalles de la carga, el buque quedaba a la espera de recibir la orden para entrar en puerto. Tras una primera semana de fondeo, al Ursula llegaban noticias de que su cargamento se retrasaría unos días; un hecho que dejaba al buque ante la disyuntiva de buscar un nuevo trabajo o seguir esperando. Después de apostar por la espera, el barco cumplía una segunda semana de fondeo, y tras tener que aprovisionarse, la espera se prolongaba durante siete días más. Cumplidas ya las tres semanas, un temporal de levante obligaba al Ursula a levantar el fondeo; circunstancia que mantuvo al buque tres días alejado de la costa. Ya con la mar en calma, el barco volvió a la bahía, y después de unos días más de espera, finalmente, tras 44 jornadas de fondeo, el 21 de octubre el Ursula entraba en Málaga.

Buques fondeados en la bahía de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (24 de Mayo de 2011).