Archivos para el tag ‘carga rodada’

El barco de 2012

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de enero de 2013 a las 11:59

Cumpliendo con lo que ya es una tradición en mi primera columna del año, hoy le expondré, el que ha sido en mi opinión, el buque más significativo en Málaga en el recién finalizado 2012.

Y aunque la nómina de barcos que han pasado por el puerto en los últimos 12 meses daría juego para destacar a más de uno; aquí se podrían mencionar al Adventure of the Seas, al carguero multipropósito Bernd  o al moderno remolcador Vehinticinco, el buque del la compañía Marítima Peregar Festivo, es, sin duda alguna, el más representativo de 2012.

Después de mantener muchos años en activo a los roros Volcan de Tinache e Isla de los Volcanes en la línea regular de carga rodada que enlaza Málaga con los puertos de Ceuta y Melilla, esta naviera malagueña, vendía escalonadamente sus dos viejos buques para comprar el Festivo.

Tras llegar procedente de Estocolmo y permanecer varios días fondeado en la bahía, el  10 de abril del pasado año, finalmente el buque atracaba en el muelle 3 A3. Después de una meticulosa inspección por parte de Capitanía Marítima y tras su cambiar bandera y su puerto de registro, el Festivo iniciaba sus trabajos en línea regular el sábado 12 de mayo.

Construido en 1979 en los astilleros suecos Karlskronavarvet, este buque 136 metros de eslora, 16 de manga y 6.413 toneladas de registro bruto, en sus dos cubiertas tiene la posibilidad de transportar 72 remolques de dimensiones  estándar. Una capacidad que supera los 1.100 metros lineales, y que lo convierte en el mayor buque que hasta la fecha ha navegado bajo la  contraseña de Marítima Peregar.

Y aun siendo un barco con muchos años de mar, el hecho de sustituir a dos buques históricos y seguir cubriendo una importante línea regular de carga, convierten por méritos propios al Festivo en el barco más significativo en Málaga en  2012.

FESTIVO en una de sus primeras entradas en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (8 de Enero de 2013).

Carga general

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de noviembre de 2010 a las 9:20

Si tuvieran entre sus manos un viejo parte de carga, o una de aquellas tan peculiares notas de atraques que, hace unas cuantas décadas,  aparecían a diario en los periódicos malagueños, repararían al instante en que la expresión “carga general”, aparecía con mucha frecuencia. Esta frase, que hoy día  ha sido sustituida, al menos en nuestro puerto, por la de “mercancía genérica”,  hace referencia a un hecho que es parte de la historia de la navegación.

Cuando el transporte de mercancías por mar no estaba tan especializado como lo está hoy, gran parte de la totalidad de los barcos mercantes de carga, navegaban de puerto en puerto con sus bodegas repletas de mercancías de todo tipo.

A bordo de estos barcos, denominados de carga general, se podían transportar a la vez cajas, sacos, barriles o cualquier otra cosa susceptible de ser embarcada; algo que constituía un  verdadero ejercicio de pericia para los oficiales de estos buques, los cuales, además de tener que estibar lo máximo posible, debían de tener en cuenta lo que había que cargar o descargar en los diferentes puertos en los que atracaban.

Con todo esto, les diré que Málaga, hasta no hace demasiados años, era un puerto de mucha carga general; una carga muy variada que se podía ver apilada en cualquiera de los muelles de nuestro puerto.

Pero con la llegada de la carga rodada y fundamentalmente, con la aparición de los contenedores, la carga general entendida como la que trae un barco que transporta diferentes  tipos de mercancías, ha desaparecido casi por completo.

Hoy día, encontrar un barco que llegue a Málaga con la etiqueta “transporta mercancía genérica” (carga general), es algo, cuando menos, digno de ser reseñado.

carga general blog Carga general en uno de nuestros muelles a principios del siglo XX.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (9 de Noviembre de 2010).

Curiosa estrategia

Juan Carlos Cilveti Puche | 13 de julio de 2010 a las 8:23

A estas alturas, sería un ejercicio demasiado frívolo vaticinar cuales serán los acontecimientos marítimos malagueños más destacados de 2010. Y aunque todo apunta a que a finales de este año hablaremos fundamentalmente (dejando a un lado las polémicas historias de infraestructuras) de los miles de pasajeros embarcados y desembarcados en los buques de crucero que nos visitan, del agonizante tráfico de graneles y del paupérrimo movimiento de contenedores, lo ocurrido esta pasada semana, sin duda alguna, debería tener un lugar destacado en el balance portuario de este año. 

El pasado martes seis de Julio de 2010 (recalco la fecha por lo que de significativa tiene), el roro Volcan de Tinche volvía a navegar. Tras permanecer muchos meses parado, y después varios infructuosos intentos de venta, finalmente, el Volcan, salía a la mar para hacerse cargo de la línea regular de carga rodada entre nuestro puerto y el de Melilla.

Pero con independencia de esto, lo que verdaderamente da relieve a esta vuelta a la mar, lo constituye el hecho de que Marítima Peregar, la propietaria de este barco, vuelve a operar con sus dos buques (Isla de los Volcanes y Volcan de Tinache) a la vez. Después de abandonar esta opción hace algunos años, y tras haber mantenido las comunicaciones con Ceuta y Melilla  sólo con uno de sus dos barcos, esta naviera mitad malagueña mitad melillense, vuelve a trabajar con el 100% de sus efectivos.

Una curiosa estrategia comercial que, si se consigue mantener, además de hacernos olvidar la tan prometida y finalmente no iniciada línea regular con Tánger, constituirá uno de los más significativos  acontecimientos marítimos portuarios malagueños del presente 2010.

Isla de los Volcanes y Volcan de Tinache blog

Isla de los Volcanes y Volcan de Tinache atracados en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (13 de Julio de 2010).

El fiasco italiano

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de marzo de 2010 a las 8:30

Si en el mudillo portuario tuvieran cabida palabras tales como desilusión o decepción (el sector portuario se mueve fundamentalmente por lo que es o no rentable), la mayor desilusión vivida en el puerto de Málaga en los últimos años, tendría el nombre de una compañía naviera italiana.

Después anunciarse y reanunciarse: ahora llego, ahora no, me retraso, llegaremos en breve; finalmente, Ustica Lines desembarcó en el puerto de Málaga el 23 de marzo de 2009 (justamente hoy, hace un año).

Con lo que de significativo tiene el hecho de estrenar una línea regular, Ustica iniciaba una ruta de carga rodada semanal con Italia. Una línea a cargo del buque Carlo Morace, que fundamentalmente transportaría aceite entre los puertos de Málaga y Livorno.

Tras un primer incidente ocurrido en su segunda llegada (esta historia me la reservo para otra ocasión), y dos percances más que causaron desperfectos en los muelles cuatro y siete, el buque italiano, tras cambiar en varias ocasiones su día de llegada, ampliaba su ruta al puerto de Civitavecchia.

Después realizar un total de 28 viajes redondos, y haber usado en estos a tres barcos diferentes (Carlo Morace en 25 escalas, Marco M en dos y una llegada del Claudia M), el 16 de octubre, el buque titular de la línea Carlo Morace realizaba su última parada en Málaga.

Aludiendo a causas un tanto extrañas (el paso del tiempo seguro que nos dará las claves verdaderas), “los italianos” dejaron de venir a Málaga, y esta prometedora línea regular se quedó en nada.

Con el recuerdo del fracaso de la línea marroquí de Reduan Ferry en 2007, la fallida intentona de Utica Lines pasará a la historia nuestro puerto como el  estrepitoso fiasco italiano de 2009.

Buque Carlo Morace, titular de la línea.

Buque Carlo Morace, titular de la línea.

 

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (23 de Marzo de 2010)