La mar de Historias » casco

Archivos para el tag ‘casco’

Azul turquesa

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de septiembre de 2020 a las 12:50

Probablemente, uno de los más famosos barcos de la historia sea el segundo Caronia; un mítico trasatlántico precursor de los actuales buques de crucero. Pero con independencia de sus características y curiosidades, sin duda alguna, este barco que visitó Málaga entre 1950 y 1967 fue conocido internacionalmente por la vistosa pintura de su casco; una obra no repetida hasta la fecha que mostraba sobre él cuatro diferente tonos verde manzana, un hecho que otorgó el sobrenombre de La Diosa Verde: The Green Goddess.

Y aunque ya en otras ocasiones les he comentado aspectos sobre las decoraciones de los cascos de los barcos, sólo habría que recordar el tornasolado azul violáceo que en mayo de 2001 mostró en aguas malagueñas bulkcarrier de la compañía Polish Steamship Irma, hoy, retomando el asunto, les reseñaré la visita de un barco que hace unos días llamó poderosamente la atención.

Procedente del puerto italiano de La Spezia y con destino a Rotterdam, el buque de carga general Marietje Deborath amarraba en el muelle seis para, a cargo de la casa Servimad Global, cargar 6.500 toneladas de dolomita.

Construido en 2011 los astilleros holandeses Stroobos por encargo de la compañía Royal Wagenborg, este barco de 126 metros de eslora y 5.418 toneladas de registro bruto, junto con sus otros dos gemelos, participa de la curiosa singularidad cromática de su casco que, con la posibilidad de poder surcar mares helados, muestra un nada habitual color azul turquesa.

Disponiendo además de una iluminación exterior azul eléctrico, otra singularidad que llama poderosamente la atención, el Marietje Deborath que presenta una estilizada chimenea, en su proa posee un mirador acristalado; una verdadera rareza muy difícil de ver.

Y si bien todos estos detalles, al que habría que añadir que el mástil de su bandera está posicionado tras la chimenea y no fijado a popa como en la gran mayoría de los barcos, lo verdaderamente destacable de este mercante es el inusual color de su casco. Una tonalidad que llamó la atención de los estibadores que se ocuparon de su carga y la de los prácticos que, a su bordo, realizaron las maniobras de entrada y salida de este barco pintado de azul turquesa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMARIETJE DEBORAH.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 22 de septiembre de 2020.

A medio pintar

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de mayo de 2018 a las 8:15

En los algo más de 21 años que llevo en los muelles malagueños, jamás había visto una cosa como la que hoy les contaré. Pero antes de narrarles esta historia, les pongo en antecedentes. Cuando un buque atraca en puerto, sea cual sea el tipo de barco, es bastante frecuente que la marinería realice labores de pintura sobre el casco. Con rodillos y largas pértigas desde tierra o con extraños esquifes desde la mar, estos trabajos de mantenimiento pretenden ocultar desconchones o manchas de óxido, unas acciones que son más habituales de ver en los buques de crucero.

Partiendo de este hecho, lo que no es nada frecuente es que un barco pinte todo su casco en una breve escala; una circunstancia que se pudo ver en aguas malagueñas hace apenas unos días.

A primeras horas de la mañana del 20 de abril,  a punto de finalizar una ruta crucerística, atracaba en el muelle de levante el buque Black Watch. Procedente del puerto italiano de Livorno, este barco integrado en la flota de la compañía Fred Olsen Cruise Lines, llegaba con la particularidad de traer pintado su casco con dos colores diferentes. En su banda de estribor, este veterano buque que en la década de 1970 fue uno de los más lujosos del mundo, lucía un flamante color azul, mientras que a babor, mostraba la tonalidad gris carbón con la que en 2016 se habían pintado todos los buques turísticos de esta naviera.

Mientras los pasajeros desembarcaban para realizaban diferentes actividades turísticas, la marinería del Black Watch comenzó a tapar el color gris del casco para sustituirlo por el que llevaba en su otra banda. A pié, con varias grúas y con una pequeña plataforma flotante, la tripulación del barco iniciaba unos trabajos contra reloj, ya que el costado de babor el Black Watch debía estar repintado antes de su horario de salida.

Finalmente, minutos antes de las seis de la tarde, momento en el que este veterano barco dejó las aguas malagueñas con destino a Southampton, el costado izquierdo del Black Watch estaba pintado, y buque dejaba el puerto mostrando el nuevo color azul de su casco.

IMG_4653Marineros del BLACK WATCH repintando el casco del barco.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 1 de mayo de 2018.

Sin sus colores

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de octubre de 2013 a las 8:39

El actual negocio de los buques de crucero, cada vez, es más incompatible con las más rancias tradiciones de muchas de las navieras que durante décadas han efectuado viajes por mar. Teniendo en cuenta que muchos de los pequeños detalles que antes se cuidaban hasta extremos insospechables, hoy día, en aras de mantener el negocio a toda costa se descuidan, no resulta nada extraño que compañías sin demasiados años de experiencia, pasen por alto eso de la tradición.

Y aunque hay muchos ejemplos al respecto de lo que les hablo, les contaré un detalle muy significativo referido a la imagen exterior de un buque en concreto. Un barco con 21 años de vida que hasta la fecha ha pasado por las manos de dos compañías dedicadas al turismo por mar.

Construido entre 1991 y 1992 en los astilleros alemanes  Meyer Werft, el Zenith comenzaba su carrera por el Caribe y las Bermudas para la naviera Celebrity Cruises. Transferido en 2007 a Pullmantur, el barco cambiaba de imagen. Con su casco en blanco y su chimenea en rojo con una letra ñ como logotipo, el Zenith visitaba Málaga por primera vez en septiembre de 2009.

Tras efectuar varias escalas, en 2012 Pullmantur cambiaba su imagen corporativa, y los barcos de esta compañía dedicada al mercado crucerístico español, se pintaban de color azul luciendo un nuevo logotipo.

En este trámite, el Zenith llegaba a Málaga el 18 de marzo del presente año sin ningún tipo de señal que lo identificara como uno de los buques de esta naviera. Con un inmaculado casco blanco y una aséptica chimenea azul, el barco del Pullmantur navegaba sin sus colores. Un singular detalle que otras compañías más arraigadas a su historia y tradiciones tal vez nunca hubieran permitido.

Zenith 18-III-13 sin logos6El ZENITH atracado en Málaga sin los colores de su armador.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (8 de octubre de 2013).

El repintador de barcos

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de septiembre de 2012 a las 9:56

LA historia de José Luque tal vez sea una de las más singulares que hasta la fecha he conocido de un portuario malagueño. Nacido a principios de los años veinte en el seno una familia humilde, José, de la mano de su hermano mayor, muy pronto comenzó a trabajar en los muelles. Carente de escolarización y de juegos infantiles, nuestro protagonista se iniciaba en la vida portuaria a bordo de un pequeño bote: el único patrimonio de la familia Luque. Realizando pequeños portes entre los buques fondeados en las dársenas y los muelles, José y su hermano trabajaban sin horarios y sin días de descanso.

Con apenas diez años, una reyerta acababa con la vida del hermano de José y éste, sin ninguna otra familia, se quedaba solo. Convertido en un niño portuario, José siguió patroneando su pequeño bote a remos hasta que un barco le cambió la vida. El lunes 19 de marzo del año 1934, procedente de Barcelona y en ruta hacia Nueva York, atracaba en el muelle de Cánovas el buque de la Compañía Trasatlántica Española Magallanes.

Ante la necesidad de tapar algunos desconchones en el casco de este trasatlántico, el consignatario del buque ofreció la faena a varios barqueros portuarios, siendo José uno de los seleccionados. Tras aquel trabajo, la barca del joven malagueño se convirtió en una habitual de estas labores y durante muchos años, sólo o acompañado de los marineros de los barcos en cuestión, José repintó las manchas de los cascos de infinidad de buques atracados en el puerto de Málaga.

Cuando los barcos dejaron de emplear a trabajadores externos para realizar estas labores, José Luque dejó de trabajar y con él se perdió una muy curiosa y antigua profesión portuaria.

Tareas de pintura en el caso de un buque de crucero en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (18 de Septiembre de 2012).

Barcos amarillos

Juan Carlos Cilveti Puche | 23 de noviembre de 2010 a las 9:54

Dentro del amplio catálogo de “cosas” susceptibles de generar algún tipo de superstición, el color amarillo, ocupa un lugar destacado. Teniendo esto en cuenta; y teniendo en cuenta también, que dentro del ámbito marítimo las supersticiones son algo muy habitual, a bordo de un barco, este color,  no suele despertar, por norma general, demasiadas pasiones.

Con todo esto, y por encima de estas extrañas creencias (creencias que aun siendo muy personales se han ido generalizando e incluso internacionalizando), existen algunas compañías navieras que llevan los cascos de sus barcos pintados de amarillo.

De entre todas estas compañías que podíamos calificar como no supersticiosas; quizás, las dos que más destaquen sean Biglift, dedicada a las cargas especiales, y Stolt Tankers, la cual, transporta cualquier tipo de líquido susceptible de poder ser llevado a bordo de un buque tanque.

Y aunque como les he dicho, existen otras muchas navieras con barcos pintados de color amarillo, las dos que les he mencionado, amén de ser unas compañías muy reconocidas internacionalmente, de vez en cuando, se dejan ver por el puerto de Málaga.

Pero aun con la imagen fresca del Happy Ranger, uno de los buques amarillos de BigLift llevándose hace algo más de una semana una de nuestras grandes grúas móviles; sin duda alguna, el recuerdo más impactante de un barco pintado de amarillo en Málaga, tiene nombre propio. El buque tanque Stolt Capability, maniobrando de entrada para amarrar en el muelle de Levante, el miércoles 13 de febrero de 2008, colisionaba levemente contra el atraque Sur de la Estación Marítima de Cruceros. Un incidente que muchos supersticiosos achacarían al color amarillo de este barco.

Stolt Capability blog

STOLT CAPABILITY días antes de su accidente en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (23 de Noviembre de 2010).