Archivos para el tag ‘crucero’

Denominaciones navales

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de agosto de 2014 a las 8:40

Existen algunas fotos, tomadas allá por la década de los años setenta, en las que se pueden ver atracados en el puerto malacitano a los denominados “Cinco Latinos”. Estos buques, integrantes de la 21ª escuadrilla de destructores de la Armada Española (una cesión de la marina de guerra Norteamericana), formaron parte de lo que se ha venido en llamar el gran desarrollo naval español de la segunda mitad del siglo XX.

Al hilo de esta circunstancia, lo hoy me gustaría contarles es lo mucho que han cambiado en los últimos años los barcos de guerra. Y aunque ahora todo está basado en la tecnología; una tecnología que  incluso, en la mayoría de los casos  modifica las construcciones de los buques, quizás, lo más llamativo, sin entrar en demasiadas profundidades, es cómo han variado las denominaciones de estos barcos.

Hasta no hace demasiadas décadas, los acorazados constituían la cúspide del poder naval de cualquier nación. Tras estos buques, en los que destacaba su gran blindaje y  potencia de fuego, se situaban los cruceros y destructores; unos barcos  con una gran versatilidad a la hora de combatir en la mar.

En la actualidad, ya sin acorazados operativos, y teniendo a las fragatas como  principales activos navales de superficie (aquí habría que dejar a un lado a los buques portaaeronaves), aun existen países que mantienen en sus respectivas flotas a cruceros y destructores.

Hace unos días, escalaba en las aguas malacitanas el buque de la marina de guerra italiana Luigi Durand de la Penne D 560, un claro ejemplo de un destructor del siglo XXI que, salvo por su denominación, no se parece en nada a ninguno de los componentes de la famosa escuadrilla apodada como los  “Cinco Latinos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADestructor italiano LUIGI DURAND DE LA PENNE atracado en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de agosto de 2014.

Un barco de otra época

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de agosto de 2012 a las 12:15

El 21 de abril de 1982, los astilleros polacos Warski, Szczecin entregaban a la compañía soviética Baltic Shipping Company el buque Konstantin Simonov. Integrado en una serie de siete ferries denominados clase Dmitriy Shostakovich, este buque iniciaba su vida de mar operando en una línea regular entre los puertos de Leningrado, Riga y Helsinki.

Realizando ocasionalmente recorridos crucerísticos, el Konstantin Simonov visitaba Málaga una vez en 1985 y dos en 1987 en unos viajes especiales para turistas bajo el pabellón de la hoz y el martillo.

Tras la desaparición de la URSS y la quiebra de la compañía estatal que lo gestionaba, el buque quedaba parado en Kiel, siendo vendido en 1996 para trabajar como ferry en Australia. Después de cuatro años con el nombre Francesca, en 2000, el barco otra vez cambiaba de propietario. Rebautizado como The Iris y tras sufrir una importante reforma, el viejo buque soviético comenzaba a navegar en exclusividad como barco para turistas realizando diferentes recorridos crucerísticos por el Mediterráneo.

Aún en buenas condiciones, en 2009 la naviera finlandesa Kristina Cruises compraba el barco. Renombrado como Kristina Katarina  y convertido en el buque insignia de esta compañía en sustitución del Kristina Regina (un viejo conocido en el puerto malagueño), este barco, comenzaba en 2010 sus itinerarios turísticos por Europa Occidental y el Mediterráneo dedicado en exclusividad al mercado crucerístico finlandés.

Tras realizar su primera visita a Málaga el 14 de mayo de 2011, el Kristina Katarina, hace unos días completaba su tercera escala malagueña; una estancia que nuevamente permitió ver a un barco que muy bien podríamos calificar como de otra época.

KRISTINA KATARINA atracado en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (21 de Agosto de 2012).

Un evento muy ‘soso’

Juan Carlos Cilveti Puche | 13 de diciembre de 2011 a las 11:03

Hace unos días, a bordo del buque de crucero MSC Fantasia, se convocaba a la prensa malagueña para presentar un interesante evento gastronómico. En concreto, la historia se centraba en un galardonado chef español que, durante las doce jornadas que duraba este viaje, debía  impartir a los pasajeros del barco unas clases magistrales, así como una serie de espectáculos mostrando innovadoras técnicas y secretos de culinarios. Con esta idea que MSC bautizaba como crucero enogastronómico, el buque llegaba al puerto de Málaga y toda la prensa convocada embarcaba para asistir al acto. Tras una primera descoordinación a la hora de subir a bordo, ya en uno de los salones del barco y con cierto retraso, se iniciaba el evento.  Con la primera sorpresa de encontrar al renombrado cocinero internacional vestido de calle, el acto, presentado por el director general de esta compañía en España, se resumía en una rueda de prensa y una rápida visita al buque.

Teniendo en cuenta que todos los eventos y recepciones que la compañía MSC Cruceros realiza en sus barcos, son  siempre unos eventos muy bien organizados, la presentación enogastronómica que hace unos días  se realizaba en el puerto de Málaga, se quedaba coja.

Al tratarse de tema muy visual, quizás, lo más acertado hubiera sido, además de  ver al chef vestido como tal, haber podido presenciar una mínima demostración que hubiera ilustrado a la perfección  el proyecto crucerístico gastronómico que MSC publicitaba y que volverá a repetir en  otros cuatro viajes temáticos como este.

Un evento  muy “soso”  en el que algunas cosas fallaron,  y que desmerece mucho del habitual buen hacer de esta naviera italiana tan presente en el puerto de Málaga.

MSC FANTASIA.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (13 de Diciembre de 2011).

El Venizelos

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de noviembre de 2011 a las 10:06

Los asiduos a esta columna, seguramente recordarán cuando les hablé de las escalas malagueñas de algunos de los superferries de la compañía italiana Grimaldi Lines. Aquellos barcos que entre 1995 y  2002 realizaron visitas puntuales como buques de crucero, han sido los ferries más grandes que, hasta la fecha, han entrado en el puerto de Málaga.

Y aunque aquellos seis buques con sus grandilocuentes nombres: Majestic, Fantastic, Splendid, Excelsior, Excellent y La Superba, siguen conservando el record de ser los  ferries  de mayores dimensiones llegados ocasionalmente a Málaga como buques de crucero, éstos, no fueron los primeros en visitar en el puerto malagueño en similares circunstancias.

Procedente de Túnez y con destino a Cádiz, el 30 de octubre de 1994, atracaba en el muelle 3 A1 el buque de bandera griega El Venizelos. Realizando un viaje turístico con 956 pasajeros, este ferry  que habitualmente cubría líneas regulares en aguas helenas bajo la contraseña de la compañía Anek Lines, hacía su primera escala en Málaga como buque de crucero.

Años más tarde, en concreto el  11 de noviembre de 2006, El Venizelos regresaba al puerto de Málaga en otro viaje de placer. Procedente como en su anterior visita de La Goulette (el puerto de la ciudad de Túnez), este buque pernoctaba amarrado en el pantalán de Levante, saliendo al día siguiente con destino a Palma de Mallorca.

Y aunque antes, muchos otros ferries ya habían estado en Málaga realizando itinerarios crucerísticos,  El Venizelos con sus  175, 4 metros de eslora, 28,5 de manga y 38.261 toneladas de registro bruto, sin ser el superferry reconvertido ocasionalmente en buque de crucero más grande llegado a Málaga, sí fue el primero.

EL VENIZELOS

atracado en el pantalán de Levante en su última visita a Málaga.

Pasajeros en tierra

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de septiembre de 2011 a las 16:18

Las 200 personas que debían embarcar en el GEMINI no lo hicieron finalmente por problemas económicos de la naviera.

Procedente de Lisboa, a las 14 horas de ayer, llegaba al puerto malagueño el buque de crucero Gemini. Sin estar incluida esta escala en las previsiones iniciales que el puerto dispone a principios de año, el buque, hace algo menos de un mes, anunciaba su llegada a Málaga para iniciar desde las instalaciones de la terminal de cruceros un viaje de siete días por el mar Mediterráneo.

GEMINI atracado ayer (domingo 25 de septiembre) en el muelle sur de

la estación marítimade Levante del puerto malagueño.

Perteneciente a la compañía Happy Cruises, englobada bajo la marca Quail Travel Group (un grupo empresarial español creado en 2008 y compuesto por una naviera y un touroperador), el Gemini, al igual que los dos otros buques que componen la flota de esta compañía, trabaja en exclusividad para el mercado español, ofreciendo viajes por mar de bajo coste donde todo va incluido.

Con serios problemas económicos -fuentes consultadas por Málaga Hoy ponen de manifiesto que Happy Cruises está preparando la venta de su flota-, el pasado día 23, diversos medios especializados en el mundo crucerístico hacían sonar las alarmas de que la naviera había quebrado; y ese mismo día, las páginas web de Happy Cruises y Quail Travel Group desaparecían.

Pese la incertidumbre por el futuro de esta compañía, ayer, desde el puerto de Málaga, debía haberse iniciado un crucero por el Mediterráneo Occidental (Málaga, día de navegación, Barcelona, Villefranche, Livorno, Ajaccio, Barcelona), que quedaba anulado. Aunque la gran mayoría de los casi  200 pasajeros que debían embarcar en Málaga ya habían sido informados por sus respectivas agencias de viajes, algunos turistas se personaban en las instalaciones de la terminal Sur tras llevarse la desagradable sorpresa y para pedir explicaciones a pie de muelle.

Desembarque de las maletas de los pasajeros llegados a Málaga a bordo del GEMINI.

Tras realizar la operativa de desembarque de los 600 cruceristas que rendían su viaje en Málaga, y sin la posibilidad de que ningún miembro de la tripulación pudiera ir a tierra como es habitual mientras se realizan estos trabajos, el buque que llegaba a Málaga consignado por Cabeza Marítima, una vez desembarcado todo el pasaje, a las 16: 15 horas soltaba amarras y salía con rumbo a Barcelona.

Abanderado en Bahamas y construido en el año 1992, el Gemini, al igual que los otros dos buques que componen la flota de Happy Cruises, afronta un futuro incierto, que podría pasar por quedar parado indefinidamente en algún puerto español.

Artículo publicado en el Diario Málaga Hoy (26 de septiembre de 2011).

Como el tema es interesante para comentar, les dejo el artículo, y si quieren, hablámos sobre del asunto.

Les dejo igualmente algunos de los anuncios que sobre este viaje cancelado se pueden encontrar en la red; anuncios publicados por agencias de viajes, ya que las páginas de Happy Cruises y Quail Travel  Gruop están desaparecidas.



Un crucero de selectos turistas castellanos

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de abril de 2011 a las 8:43

El 17 de abril de 1930, Jueves Santo, quedaba atracado el INFANTE DON JAIME que coincidió en el puerto con el REINA VICTORIA donde llegaron los primeros legionarios para desfilar en la Semana Santa.

Lo que hoy les contaré, además de ser una peculiar historia marítima,  enlaza a la perfección con mi muy personal teoría de que la Semana Santa malagueña; ni en el pasado ni en la actualidad, se ha promocionado con vistas al mercado de turistas que llegan a Málaga por mar.

A primeras horas de la mañana del jueves 17 de abril de 1930, quedaba atracado en el muelle de Guadiaro (el número dos), el buque de la compañía Trasmediterránea Infante Don Jaime.

Realizando un viaje turístico, este moderno buque de 3.946 toneladas de registro bruto y 101 metros de eslora, que había sido botado en los astilleros italianos Cantieri Navale Triestino de Monfalcone en junio de 1929, y entregado a la compañía Trasmediterránea en agosto de ese mismo año, llegaba por primera vez al puerto de Málaga.

Procedente de Alicante y con 195 turistas de nacionalidad española a  bordo (curiosamente el cronista de la época calificaba a estos como “un ramillete de distinguidas personalidades de los más ilustres apellidos castellanos”), el Infante Don Jaime, era recibido como  por entonces era costumbre recibir a los buques que con turistas visitaban por primera vez al puerto malagueño.

Infante Don Jaime blog

INFANTE DON JAIME

Mientras se realizaban las pertinentes formalidades tras finalizar la maniobra atraque, el señor don José Pérez Asensio, delegado de la compañía Trasmediterránea en Málaga, subía al barco para saludar al capitán. Una vez concluido el trámite, y después de ultimar algunos detalles de la recepción que horas más tarde se realizaría a bordo,  se iniciaba la carga de diversos suministros. Entre otras cosas, las plumas del Infante Don Jaime  embarcaban un variado cargamento de fruta fresca.

A las once de la mañana, coordinado por diversos empleados de la oficina malagueña de la Trasmediterránea, comenzaban a desembarcar los pasajeros; los cuales, repartidos en dos grupos: unos a pie y otros en coches de caballo, iniciaban un recorrido turístico. Tras conocer los lugares más típicos de la ciudad, los pasajeros del Infante Don Jaime, invitados por la delegación en Málaga de la compañía propietaria del barco, disfrutaban de un refrigerio en un “elegante salón de comidas del centro de la ciudad”.

Finalizado el almuerzo, la gran mayoría de los turistas castellanos asistían a los oficios religiosos; y ya de camino al puerto, realizaban las tradicionales estaciones de penitencia del Jueves Santo en diferentes iglesias malagueñas.  

A las cinco y media de la tarde, y mientras los pasajeros del  Infante Don Jaime  esperaban el embarque de diversas autoridades para celebrar una recepción a bordo, llegaba al puerto de Málaga el buque, también de la compañía Trasmediterránea, Reina Victoria; el cual, procedente de Ceuta, traía a las primeras tropas legionarias que desfilarían en la Semana Santa malagueña.

Con “bollería, pastas, sándwiches, café, chocolate y vino de Málaga” (así reza la crónica de la época), se agasajó  a las autoridades que asistieron a la merienda que conmemoraba la primera escala en Málaga del buque Infante Don Jaime.

Pasadas las ocho de la tarde, el  barco seguía su viaje turístico con destino a Sevilla; y curiosamente, el Infante Don Jaime nunca más regresaría al puerto de Málaga.

Una singular historia de la que se podría sacar una más que curiosa paradoja. Tras una muy completa jornada de Jueves Santo en Málaga, aquellos 195 selectos turistas castellanos, no pudieron disfrutar de ningún desfile procesional; algo que, salvando las distancias del tiempo y las circunstancias, enlaza a la perfección con lo que ocurre en la actualidad, cuando alguno de los buques de crucero que escalan en el puerto malagueño durante estos días ignoran la Semana Santa.

 “LA MAR DE HISTORIAS” publicado en la página Marítimas (19 de Abril de 2011).

 

El ATLANTIC STAR de Pullmantur se queda “tirado” en Arrecife de Lanzarote.

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de septiembre de 2010 a las 19:57

¿Mala suerte o imprevisión? Pues realmente no lo sé, pero lo que sí está claro es que los hados de la mar le han vuelto la espalda a Pullmantur.

Tras el incidente que paró al PACIFIC DREAM en mitad de su temporada crucerística, ahora, su sustituto, el ATLANTIC STAR, falla y deja tirados a los cerca de 1.500 pasajeros que llevaba a bordo.

Varias agencias de prensa relatan los siguientes hechos:

Con persistentes problemas e infinidad de protestas por parte del pasaje, al parecer el buque desde su salida de Málaga el pasado cinco de Septiembre presentaba anomalías referidas a electricidad, falta de agua en los sanitarios, mal funcionamiento del aire acondicionado o incluso, según declaraciones de algunos pasajeros, goteras; hoy (8 de Septiembre), el ATLANTIC STAR, después de haber estado parado en alta mar al menos 25 minutos mientras navegaba de Agadir a Lanzarote (según siguen declarando los pasajeros), desembarcaba a todo el pasaje en el puerto de Arrecife de Lanzarote, desde donde todos los afectados están siendo trasladados a Málaga o Lisboa (ciudades donde finalizaba el crucero cancelado).

Ante esto, y aplicando un término médico, muy bien se podría decir que el ATLANTIC STAR ha sufrido un fallo multifuncional; algo factible pero que no debería haber ocurrido.

Una verdadera pena para los pasajeros que iban a bordo, y para los que estaban a la espera de embarcar para realizar sus próximos cruceros.

Ante la duda de si este buque podrá reanudar los cruceros que tenía previstos con salidas desde Málaga y Lisboa, sólo me queda decir que el palo para Pullmantur es de los gordos.

Les dejo una foto del ATLANTIC STAR el día que llegaba a Málaga para sustituir al PACIFIC DREAM.

ATLANTIC STAR 28-VIII-10 Málaga

ATLANTIC STAR atracado en Málaga el 28 de Agosto de 2010.

 

La cancelación del PACIFIC DREAM

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de agosto de 2010 a las 21:15

Pasadas las nueve de la mañana de hoy (15 de agosto de 2010), procedente de Lisboa y habiéndose saltado su escala prevista en Gibraltar, atracaba en el muelle Norte de la Estación Marítima de Levante el buque de crucero PACIFIC DREAM. Como todos los domingos desde el pasado 4 de Julio, este barco llegaba al puerto malagueño para desembarcar a la totalidad de su pasaje, embarcar a nuevos turistas, e iniciar desde aquí un crucero de ocho días y siete noches denominado “Joyas del Atlántico” (Málaga, Casablanca, Agadir, Lanzarote, día de navegación, Lisboa, Gibraltar, Málaga).

Pero la jornada de hoy, no ha transcurrido con la habitual normalidad de la de las pasadas semanas. El PACIFIC DREAM, que según parece, sufría una avería en su máquina el pasado viernes 13, llegaba, desembarcaba al pasaje y  a la una de la tarde se marchaba con destino a Marsella para reparar; y así, el crucero que hoy, a las 16:00 horas debía comenzar desde el puerto de Málaga, quedaba anulado, y los pasajeros que ya estaban listos para embarcar en tierra.

Pacific Dream 15-VIII-10 avería blog

PACIFIC DREAM atracado hoy (15 de agosto de 2010) en el muelle Norte de la Estación Marítima de Levante.

Y aunque eventualidades como estas pueden ocurrir, y ocurren en todos los barcos (desde el más moderno y lujoso de los buques turísticos al más modesto de los barcos de carga), en el caso de un buque de crucero, una avería y una cancelación de este tipo provoca una verdadera catástrofe. Las planificaciones para posteriores viajes se alteran, y sobre todo, se alteran y mucho, los ánimos de los pasajeros que no han podido realizar su viaje.

Y ante situaciones como estas ¿qué es lo que habitualmente pasa?

Pues las opciones son muchas y muy variadas; en la industria crucerística todo está pensado y estudiado al milímetro.

Lo normal, como en este caso, es que la compañía propietaria del buque reembolse el dinero u ofrezca un nuevo viaje con el añadido de algún incentivo económico; algún dinerillo para el libre consumo de cualquier producto a bordo del barco. Además, por norma general, los gastos de alojamiento y transporte de los viajeros también suelen ser cubiertos, aunque en algunos casos, no en su totalidad.

Con todo esto, Pullmantur, en estos momentos, además de la preocupación por la avería de su barco, deberá afrontar las muchas protestas de los que se han quedado en tierra, amén de pensar qué hará para resolver los próximos viajes del PACIFIC DREAM; el cual, el próximo domingo 22 debería iniciar un nuevo itinerario crucerístico desde el puerto de Málaga.

Si para ese día la cosa no se soluciona, se volverá a repetir la historia, y los pasajeros que han pagado por su viaje protestarán, y  se volverá a generar una nueva complicación; una complicación que como la de hoy, saltará a los muchos foros  de usuarios de cruceros que existen en la red, y que son los verdaderos enemigos de la mayoría de las compañías dedicadas a los viajes turísticos por mar.

Una circunstancia, la cancelación de un viaje como este, que independientemente de todas estas historias,  además de afectar/fastidiar directamente a los pasajeros que se han quedado en tierra (trayectos de desplazamiento, hoteles, tiempo de vacaciones, o incluso la simple  ilusión por realizar el viaje), afecta  y mucho al nombre de una compañía dedicada a los cruceros.

Pacific Dream 1-VIII-10 blog

PACIFIC DREAM atracado en Málaga el pasado 1 de agosto.