La mar de Historias » cruiseferry

Archivos para el tag ‘cruiseferry’

El último y el primero

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de julio de 2015 a las 8:39

Lo que hoy les contaré constituye una muy significativa coincidencia; un hecho que ya forma parte de la historia marítima malacitana y que durante algunos años nos permitió ver a una serie de barcos que habitualmente no operan en Málaga.

Aprovechando unas fechas muy concretas, la naviera italiana Grimaldi Lines, realizó entre 1995 y 2002 una serie de itinerarios crucerísticos con escala en aguas malagueñas. Usando algunos los roro pax que por entonces componían su muy amplia flota (grandes ferries con mucha capacidad de pasaje y carga rodada), los buques de esta compañía se estrenaron en Málaga con la llegada el 2 de enero de 1995 del Majestic, una atraque que se continuó con las respectivas visitas en años sucesivos del Fantastic, Splendid, Excelsior, Excellet y La Superba.

Pero con independencia de este hecho, y con el recuerdo de aquellos barcos que tanto llamaron la atención amarrados en el muelle de Cánovas (nunca se habían visto en Málaga ferries tan grandes), lo más destacado de aquellas escalas aconteció en los meses de diciembre de 2000 y enero de 2001. Realizando un crucero por aguas mediterráneas y atlánticas, el sábado 30 de diciembre de 2000, a una jornada de que finalizara el siglo XX, el Excelsior atracaba en el muelle 3-A1 en su primera visita malagueña. Cuatro días más tarde, estrenando la lista de buques turísticos del siglo XXI, el Excellent, que también tocaba por primera vez el puerto malacitano, cumplimentaba una prolongada escala de doce horas amarrado igualmente en el 3-A1.

Dos atraques verdaderamente significativos (el último del siglo XX y el primero del XXI), efectuados por dos ferries gemelos reconvertidos momentáneamente en buques de crucero.

escanear0001Ferry EXCELSIOR en su escala en Málaga del 30 de diciembre de 2000.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 28 de julio de 2015.

¿Balcones?

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de abril de 2015 a las 13:02

En abril de 2005, escalaba por primera vez en Málaga el buque crucero Island Escape. Bajo la contraseña de la compañía Island Cruises, una subsidiaria de la por entonces llamada Royal Caribbean Cruise Lines, este barco, atracaba en el muelle número dos procedente de Alicante para seguir viaje con destino a Cádiz.

Construido entre 1981 y 1982 en los astilleros franceses Dubigeon-Normandie S.A. por encargo de la Scandinavian World Cruises, filial turística de la naviera danesa DFDS, este buque iniciaba su carrera de mar bautizado como Scandinavia, siendo considerado por entonces como el cruiseferry más grande del mundo.

Tras navegar entre los años 1985 y 1990 con el nombre Stardancer para tres compañías diferentes, a principios de 1991, Royal Caribbean, que meses antes había comprado el barco, lo transformaba en unos astilleros californianos rebautizándolo como Viking Serenade. Reestructurado completamente su habilitación (en estas obras desaparecieron su garaje y sus dos enormes portalones de popa), el Viking Serenade comenzó una serie de exitosos itinerarios crucerístricos publicitando el encanto de su anterior vida como transbordador.

Transferido en 2002 a Island Cruises con el nombre Island Escape, el barco regresaba a Málaga en junio de 2006, y lo hacía con una muy curiosa modificación.

Atendiendo a la moda de que todos los buques turísticos deben ofertar a sus pasajeros camarotes con balcón, en el antiguo ferry, se habían instalado unos extraños cajones que añadían un mínimo espacio exterior a 20 cabinas situadas en la cubierta superior del barco a popa. Unos frágiles miradores nada parecidos a los muchos y muy diferentes balcones que ofrecen los modernos buques de crucero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABalcones del buque de crucero ISLAND ESCAPE.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 14 de abril de 2015.