Archivos para el tag ‘Cutty Sark’

El ZENOBE GRAMME

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de julio de 2019 a las 8:56

En julio de 2002, en concreto entre los días 11 y 16, el puerto de Málaga fue el escenario del final de una de las etapas de la regata Cutty Sark.  Esta ya desaparecida carrera de barcos de vela, en aquella fecha, eligió las aguas malacitanas para la conclusión de una navegación  entre Alicante y Málaga; un tramo de regata que congregó a 19 veleros antes de seguir una ruta que los llevaría a La Coruña.

Con el recuerdo de aquellos días y con la añoranza de unas intensas  jornadas que convirtieron al puerto malacitano en el epicentro mundial de la navegación (algo que hasta la fecha no se ha vuelto a repetir), hoy les hablaré de uno de los buques de vela que participó en este evento y que hace unos días regresó a Málaga.

Llevando el nombre del investigador belga que construyó la primera dinamo que permitió el uso industrial de una máquina de corriente continua, el Zenobe Gramme es un buque de dos mástiles aparejado con velas bermudas.  Construido entre los años 1960 y 1961 en los astilleros Boelwerft  situados río Escalda, este velero de 136 toneladas de registro bruto, 28 metros de manga y una superficie vélica de 700 metros cuadrados, comenzó su vida de mar convertido en un buque de investigación oceanográfica.  Realizando estudios sobre los fondos marinos, en 1968, auspiciado por la Universidad de Lieja, el Zenobe Gramme visitaba por primera vez Málaga dentro una campaña por el Mediterráneo. Reconvertido en 1970 en un barco escuela para estudiantes de la marina de guerra belga, este velero, ya con la numeral A958, centró su carrera en la instrucción militar y en la participación de eventos marítimos internacionales. Ganador de la Cutty Sark en 1976 donde además su dotación obtuvo una mención especial por realizar un rescate, el Zenobe Gramme repetía en  aguas malacitanas en julio de 2002 participando en esta misma regata.

Y aunque su llegada de hace unos días  nada tiene que ver con la conmemoración de aquel atraque, este velero tripulado por siete marinos con capacidad para 10 estudiantes, ha regresado 18 años después de aquel evento. Una escala que recuerda aquellas jornadas en las que el puerto de Málaga fue  el objetivo internacional de la navegación a vela.

IMG_20190707_120419Velero ZENOBE GRAMME atracado este fin de semana en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de julio de 2019.

El POGORIA

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de octubre de 2011 a las 7:52

Con independencia de algunos buques de vela (podríamos recordar al Amorina o incluso al Peace),  que  durante más o menos tiempo han tenido en Málaga su base, sin duda alguna, el velero que más ha frecuentado el puerto malagueño en la últimas décadas, ha sido el bergantín goleta de bandera polaca Pogoria.

Construido en el año 1980 en los astilleros Lenin de Gdansk, este airoso buque de tres mástiles, 48 metros de eslora y 295 toneladas de registro bruto,  comenzaba su carrera de la mano un muy interesante proyecto fundando en Polonia en 1971; una experiencia muy habitual en algunos países del norte de Europa, en los cuales, la educación de los jóvenes se complementa con diferentes periodos de vida en la mar.

Perteneciente a la Sail Training Association Poland, una delegación integrada en una  organización británica de carácter marítimo educacional, el Pogoria, además de realizar sus viajes con estudiantes, participa por todo el mundo en las más importantes regatas de grandes veleros, así como en viajes de placer donde todos sus pasajeros  se convierten en tripulantes ocasionales del barco.

Pero retomando la historia malagueña de este buque, quizás, su más recordada estancia, fue la que en julio de 2002, con motivo de la celebración de la regata Cutty Sark, mantuvo a este velero atracado durante varios días en el muelle número uno. Realizando de forma habitual varias visitas al año, es muy frecuente que en sus escalas en el puerto de Málaga, el Pogoria embarque a pasajeros, un hecho que permite ver cómo los tripulantes del barco, antes de salir a la mar, instruyen a los pasajeros, convertidos en marineros ocasionales, sobre las más básicas actividades que se realizan a bordo.

POGORIA saliendo del puerto de Málaga

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Octubre de 2011).