La mar de Historias » decoración

Archivos para el tag ‘decoración’

¿Vale todo? La capilla del puerto de Málaga decorada para Halloween

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de noviembre de 2021 a las 9:37

Siendo respetuoso con todas las creencias, como debe ser, y respetando todas las libertades, y cuando me refiero a libertad me valen cualquiera de las 12 acepciones que reseña la Real Academia Española, hoy les relataré una imagen que hace muy pocos días se ha visto en el puerto de Málaga. Atendiendo a una acción publicitara, el centro comercial situado en el muelle de Ricardo Gross, permítanme que no lo publicite mencionando su nombre, decidía engalanar la capilla del puerto para festejar Halloween. Realizada la decoración en dos fases, una el día 29 y otra en la mañana del domingo 31 de octubre, la fachada de este histórico edificio quedaba rematada mostrando todos los iconos que identifican a esta fiesta que, según diferentes fuentes, celebra la noche de los muertos, las brujas o la víspera de los difuntos o todos los santos.

Y aunque sería absurdo por mi parte contar la historia de este monumento detallada en infinidad de documentos firmados por los más relevantes sabios de la historia malagueña, a modo de curiosidad, les diré que cuando apareció por primera vez impresa la palabra Halloween en un poema escrito por el poeta escocés Robert Burns en 1785, la capilla del puerto de Málaga ya llevaba 53 años de vida.

Ante esta anecdótica circunstancia y, teniendo muy presente que este monumento, el segundo en antigüedad dentro del recinto portuario malacitano no tiene ningún encaje dentro del centro comercial situado en el muelle de Ricardo Gross, quizás, lo más adecuado sería dejarlo como está, pudriéndose poco a poco por dentro sin el más mínimo interés institucional para que los millones de turistas que pasan frente a él se hagan todo tipo de fotos.

Y si bien el hecho de engalanar esta capilla portuaria la noche de difuntos podría calificarse de muy diferentes formas, tras mucho pensarlo, me quedo con la definición de esperpento que Valle-Inclán escribió en el capítulo duodécimo de su obra teatral Luces de Bohemia.

¿Vale todo a la hora de decidir actuaciones sobre un monumento histórico? Quizás, la respuesta a esta simple o muy compleja pregunta la tengan los que idearon y autorizaron la decoración de la capilla portuaria malagueña para festejar Halloween.

P102035331-X-2021 (6)31-X-2021 (15)P1020291P1020296P1020299

Capilla del puerto de Málaga decorada para Halloween 29 y 31 de octubre de 2021.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 2 de noviembre de 2021.

Decoraciones portuarias

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de agosto de 2019 a las 9:10

En noviembre de 2012, en un artículo que escribí en la página Marítimas de este diario, describía siete elementos decorativos que por aquellas fechas ornaban el recinto portuario malacitano. Tras  aquel escrito y después haber publicado en dos ocasiones, en concreto en 2010 y 2011, sendas referencias a una histórica fuente: la de doña Juana MacCulloch, viuda de don Juan Clemens Ramírez (un importante comerciante exportador de vino y frutos secos), donaba a la comunidad portuaria malagueña en el año 1903, esta pieza, olvidada desde 2007 en un almacén portuario, recuperaba su esplendor en 2013 en los jardines situados junto al Instituto de Estudios Portuarios. Ya con estos ocho elementos decorativos, el año pasado, tres de esculturas  de Elena Laverón que, para conmemorar el bicentenario de la Farola, conformaron la exposición “Caminantes en el Puerto”, eran cedidas por su autora para adornar tres espacios del recinto portuario malagueño.

Reseñada esta lista de objetos, y creo que no me he dejado ninguno,  la llegada del nuevo presidente de la Autoridad Portuaria ha traído algunos nuevos elementos ornamentales; unas piezas que, en una ubicación muy precisa y como complemento al gran mástil y a la gran bandera que se colocaron en el mes de julio, completan la decoración de la rotonda ubicada frente al Plaza de la Marina.  En concreto, cuatro anclas que señalan los puntos cardinales reposan sobre sendos bloques de piedra; unos sillares que formaron parte del desaparecido dique de poniente y ahora rematan este conjunto situado frente al edificio de la Autoridad Portuaria.

Ante esta circunstancia, y quizás a falta de una pequeña placa que diera algunos datos sobre las  anclas y las piedras que las sustentan, la idea de inundar los espacios públicos del puerto con objetos históricos se me antoja como muy atractiva; un hecho que permitiría sacar a la luz olvidadas piezas portuarias. Una interesante iniciativa que quizás debería comenzar con la restauración de la Doncella del Puerto que, conocida también como la Sirenita, muestra desde hace décadas, desde que dejó su ubicación  interior en la antigua estación marítima del muelle número tres, una maltrecha y mutilada imagen.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARotonda frente al edificio de la Autoridad Portuaria con los nuevos anclas.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 20 de agosto de 2019.

Decoraciones navideñas

Juan Carlos Cilveti Puche | 16 de diciembre de 2014 a las 12:20

Con independencia de la complejidad que supone la construcción de un buque de crucero, la decoración posterior de todos sus espacios, necesita de un muy complicado ejercicio nada fácil de ejecutar. Rellenar de muy diferentes contenidos y estilos los miles de metros cuadrados en cualquier barco turístico, requiere de un meticuloso estudio donde está pensado hasta el más mínimo detalle.

Teniendo esto en cuenta, cuando llegan las fiestas navideñas, a bordo de este tipo de barcos la muy pensada y estructurada decoración se reinventa, y en cada uno de los infinitos rincones de estos buques, florecen de un día para otro los adornos propios de la Navidad.

A primeras horas del lunes tres de enero del año 2000, atracaba en el muelle número dos procedente de Gibraltar el buque de bandera bahameña Maxim Gorkiy. Luciendo los colores de su antigua patria rusa y manteniendo determinados guiños de su pasado soviético, este histórico barco llegaba gestionado por una empresa de viajes alemana que en 1988 lo había alquilado por veinte años.

Después de haber conseguido los permisos, pude visitarlo, disfrutando de un amplio recorrido acompañado de una de las relaciones públicas del barco. Tras conocer los espacios comunes, algunos camarotes y su puente de mando, la placa del astillero (el barco se construyó en Hamburgo entre 1968 y 1969) constituía la culminación de aquella visita. De camino para la ver la placa, pasamos por una gran estancia ocupada por varios cientos de cajas de cartón. Mientras cruzábamos aquel espacio, la relaciones públicas me contó que en aquellas cajas se estaban guardando los cerca de 2.000 arbolitos de navidad que habían formado parte de la decoración navideña del barco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMAXI GORKIY dejando el puerto de Málaga en una de sus escalas.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 16 de diciembre de 2014.