La mar de Historias » dique

Archivos para el tag ‘dique’

45 metros más

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de octubre de 2011 a las 8:40

El dique flotante de Mario López dejará el puerto de Málaga para ser ampliado.

Durante un mes, la dársena de Heredia se verá algo extraña. El dique flotante Andalucía que ocupa desde hace algo más de 20 años el muelle número cinco, dejará temporalmente las aguas del puerto malagueño para viajar remolcado a San Roque donde su eslora se verá aumentada en 45 metros.

Este proyecto, madurado por la empresa Mario López S.A. durante algo más de un año, finalmente se hará realidad, y el próximo lunes,  el remolcador Sertosa Dieciocho se llevará al dique para ser reformado.

Además de este alargamiento, que se realizará con una serie de estructuras modulares que ampliarán su longitud hasta 146 metros, el dique malagueño sufrirá una importante renovación en las estructuras de acero de sus fondos. Todas estas obras, se efectuarán en las  instalaciones que los astilleros del grupo Mario López Cernaval tienen en la localidad sanroqueña de Campamento.

Con la previsión de que el dique esté nuevamente operativo en Málaga en la segunda quincena del mes de noviembre, el alargamiento de esta estructura flotante potenciará considerablemente el sector de las reparaciones navales en el puerto de Málaga; una mejora que permitirá albergar en el interior del dique Andalucía barcos de hasta 150 metros de eslora.

Tanque químico SICHEM CASTLE. Último buque reparado en el dique (septiembre de 2011) antes de su reforma.

Fotos curiosas: EL TIMBRE RUSO.

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de mayo de 2010 a las 21:18

El 22 de Septiembre del pasado 2009, llegaba a Málaga procedente del puerto holandés de Vlissingen, el buque de bandera rusa dedicado a los cruceros expedición Akademik Shokalskiy.

El motivo de su llegada, era realizar una larga invernada y marchar con el buen tiempo para posicionarse en lugares más fríos e iniciar su campaña de viajes por mares helados.

Akademik Shokalskiy 22-IX-09 blog1

Akademik Shokalskiy entrando en Málaga en Septiembre de 2009.

Como suele ocurrir en estos casos, la invernada supone una paralización casi absoluta de la vida del barco; una relentización de actividades que pasa por la reducción de la tripulación y por, permítanme la expresión, no hacer nada, o hacer lo mínimo a la espera de que llegue el momento de prepararse para salir.

 Tras anunciar inicialmente su marcha para Abril, el Akademik, ha ido demorando su salida; una circunstancia curiosa, que hasta hace pocos días se contradecía con lo que anunciaba la página web de la compañía norteamericana que está al cargo de este, y otros buques similares dedicados a los cruceros expedición.

 En la jornada de ayer (18 de Mayo), el Akademik dejaba el muelle número 2 y entraba en dique flotante. Una señal inequívoca de que el buque tiene previsto iniciar su actividad crucerística en breve.

Akademik Shokalskiy dique 19-V-10 blog

Akademik en dique.

Con todo esto, y si recalcamos que un barco parado en invernada suele tener un cierto grado de abandono, comprenderán muy bien lo que ahora les contaré.

 Debido a que el Akademik ha estado muchos meses parado y con una mínima tripulación,  determinados aspectos que no ocurrirían en un barco activo, se han podido apreciar en este buque matriculado en Vladivostok.

De entre otras muchas curiosidades que día a día se han podido ver; quizás, la más llamativa sea la del extraño timbre que la tripulación del barco puso a pie de muelle.

Al estar el barco inactivo, su escala no estaba del todo apeada, y por ese motivo, la tripulación colocó un timbre para llamar, bajar la escala y poder acceder a bordo.

 Seguramente contagiados por la desidia de la invernada, la marinería del Akademik no se complicó mucho la vida haciendo algo medianamente aparente; y el timbre para avisar se resolvió con un par de tablas, un pulsador, unos metros de cable y un amarre nada ortodoxo.

Timbre Akademik 15-V-10 Blog2

Timbre del Akademik .

 

Teniendo en cuenta que un marinero medianamente hábil, y con ganas, podría hacer maravillas con varias tablas y unos metros de cuerda, el timbre del Akademik, reconocerán conmigo que es una verdadera chapuza. Una cutrez que dice muy poco de los que durante estos meses han estado a bordo de este bonito buque dedicado a los cruceros expedición.