Archivos para el tag ‘Fast ferry’

En novedoso ‘rápido’ de 2016

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de julio de 2016 a las 17:38

El pasado viernes, Trasmediterránea comenzó en el puerto su temporada de alta velocidad; una campaña veraniega  que se inicia repleta de novedades. Ofreciendo hasta el 31 de agosto una llegada y una salida a la semana, y manteniendo unos precios muy similares a los de 2015, el gran cambio de este año en la línea rápida del mar de Alborán lo constituye el buque que cubrirá la navegación; un fast  ferry que nunca había estado en aguas malagueñas pero que recuerda con su nombre a uno de los pioneros de esta ruta iniciada en 2002.

Con la particularidad de tratarse de un monocasco, el Almudaina Dos, con 100,3 metros de eslora, 4.662 toneladas de registro bruto y unas capacidades que le permiten embarcar a 714 pasajeros en dos clases y 140 vehículos,  fue construido en los astilleros italianos Fincantieri en 1996. Bautizado como SuperSeaCat One, este buque, después de navegar para cuatro navieras diferentes manteniendo su nombre original, en 2006 pasaba a manos de Trasmediterránea que lo rebautizaba como Almudaina Dos  en recuerdo del segundo fast ferry con el que esta compañía se iniciaba en la alta velocidad.

Tras haber cubierto durante todos estos años diferentes rutas, ahora, el Almudaina Dos, rompiendo la supremacía que durante cerca de una década han tenido los catamaranes rápidos en la línea veraniega del mar de Alborán, afronta su primera temporada compartiendo viajes hacia Melilla desde los puertos de Málaga y Almería.

Pero además de todo esto, otras de las novedades que presenta este ferry es que está matriculado en Chipre; una circunstancia a la que habría que añadir que gran parte de su tripulación, en concreto dos tercios de ella, está compuesta por marinos no españoles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuque rápido ALMUDAINA DOS en su primer atraque en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 5 de julio de 2016.

La ola del Melillero

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de julio de 2015 a las 8:43

Aunque nunca me ha gustado la playa, los recuerdos veraniegos de mi infancia están repletos de imágenes junto a la orilla del mar. Asiduo visitante durante algunos años de los Baños del Carmen, a la sempiterna amenaza del corte de digestión, mi madre siempre añadió la dramática escena de la resaca; un hecho que me justificaba aludiendo a la especial predisposición de las costas malacitanas para este tipo de fenómeno.

Con aquellos entrañables recuerdos, hoy les hablaré de un hecho que tras un año de ausencia ha regresado a las arenas del litoral Oeste de la ciudad.

La denominada ola del Melillero ha vuelto, y como siempre que lo hace, las protestas de los bañistas han empezado a proliferar. Y aunque la explicación de este fenómeno no deja de ser muy simple, la resolución del problema, sí que parece generar alguna que otra discrepancia.

Con la necesidad de frenar los casi 70 kilómetros por hora a los que navega, el catamarán rápido de Trasmediterránea, que además debe hacer un giro para entrar en el puerto, a cinco kilómetros de la costa según la legislación, comienza a reducir su velocidad para entra por la bocana a no más de tres nudos (5,5 Km/h), la marcha máxima obligatoria que cualquier barco debe llevar para moverse dentro del puerto.

Teniendo en cuenta que la maniobra se realiza según las normas, y que la ola del fast ferry no debería motivar la cancelación de la línea (de eso ya se están encargando determinadas malas gestiones políticas), las dos únicas soluciones para evitarla pasarían por comenzar a reducir la velocidad del barco mucho antes (esto implicaría alargar el viaje y consumir más combustible) y que en las playas existieran señalizaciones claras sobre este fenómeno.

Milenium Dos 21-VII-096Catamarán rápido en su aproximación al puerto malagueño.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 14 de julio de 2015.

El MILENIUM TRES

Juan Carlos Cilveti Puche | 18 de junio de 2013 a las 7:48

El 27 de noviembre de 2006, el puerto se vistió de gala. Con motivo de la presentación oficial del catamarán rápido de Acciona Trasmediterránea Milenium Tres, un variado número de autoridades (además de las malagueñas encabezadas por el alcalde, estaba el presidente la naviera y la que por entonces era ministra de Fomento), asistieron al acto.

Tras finalizar aquel evento que se volvió a repetir en el puerto de Melilla, dos días después, el Milenium Tres comenzaba a operar en la línea regular de alta velocidad que Acciona Trasmediterránea gestiona todos los veranos en Málaga desde 2002.

Heredero de los ferries Alcantara y Almudaina, los dos monocascos que iniciaron la ruta rápida en el Mar de Alborán, el Milenium Tres, llegaba al puerto malacitano recién salido de los astilleros australianos Incat.

Tras efectuar un viaje de posicionamiento de 12.000 millas y 20 días de duración en el que se realizaron cinco escalas para cargar combustible y víveres, el catamarán, tras pasar por Algeciras, llegaba al puerto malagueño en la mañana del 25 de noviembre de 2006.

Una vez terminadas todas las presentaciones, el Milenium Tres comenzó a navegar entre los puertos de Málaga y Melilla en la jornada del miércoles 29 de noviembre, cubriendo desde aquella fecha y hasta finales de aquel año la línea veraniega de alta velocidad.

Después de cumplimentar la campaña de 2007 e iniciar la de 2008, en julio de ese año, sus mejores capacidades técnicas (en especial su rampa autoportante de popa), lo llevaron a Algeciras. Tras cubrir durante unos años la ruta rápida del Estrecho, hace unos días, el Milenium Tres, de una forma provisional, regresaba a Málaga, el puerto que lo vio iniciar su vida de mar.

MILENIUM TRES atracando en Málaga en 2007.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (18 de junio de 2013).

Maniobra accidentada

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de diciembre de 2011 a las 13:35

Aprovechando que el fast ferry Alcantara se encuentra reparando a flote antes de ser vendido, hoy les contaré una historia que su gemelo, el Almudaina, vivió en el puerto de Málaga hace algunos años.

En la primera semana de mayo de 2005, antes de que comenzara la temporada veraniega de viajes rápidos que la Trasmediterránea había instaurado en 2002  en el Mar de Alborán, el titular de esta ruta, llegaba a Málaga para realizar una serie de reparaciones en seco. Después de pasar unos días en el dique flotante, el Almudaina, ya puesto a punto, estaba listo para iniciar su trabajo.

El 13 de mayo, día en el que el ferry rápido debía salir del dique, amanecía nublado y ventoso. Con el  práctico a bordo y el remolcador Fuengirola situado a proa con un cabo de remolque, el dique comenzaba a hundirse y se iniciaba la maniobra.

Ya a flote y  muy lentamente, el Almudaina empezaba a moverse, mientras, el remolcador vigilaba que el buque saliera del dique sin tocar sus paredes. Varias rachas de viento que el Fuengirola no pudo controlar con su tiro, llevaron al fast  ferry a apoyar su banda de babor contra uno de los laterales del dique.  Ya con media eslora fuera, el Almudaina salió rozando su casco mientras el remolcador tiraba intentando minimizar los daños.

Finalizada la accidentada maniobra, el ferry quedaba atracado en el muelle 3 A3, y allí, se pudieron ver los desperfectos que el buque había sufrido. El roce con la pared del dique, además de haber hecho desaparecer la pintura a popa, había dañado una de las planchas del casco.

El Almudaina fue reparado a flote, y tras dos salidas para hacer pruebas de mar, finalmente iniciaba su trabajo en  la línea rápida entre Málaga y Melilla.

ALMUDAINA en el momento del accidente.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (20 de Diciembre de 2011).

Publicidad exterior

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de diciembre de 2011 a las 9:52

Algún día, los inmaculados cascos de los buques de crucero, comenzarán a lucir de una forma más o menos elegante anuncios publicitarios. Lo que hasta ahora estaba reservado para el nombre y el logotipo de la naviera, y en algunos casos, también para una dirección web, se convertirá en no demasiado tiempo, en un territorio virgen para anunciar cualquier producto que de forma directa o indirecta tenga relación con el barco.

Y aunque esto que les digo podría parecer un planteamiento disparatado, sólo habría que echar un vistazo a algunos ferries donde la publicidad exterior, ya es una realidad. Con el ejemplo por antonomasia de la compañía italiana Moby Lines, la cual, decora sus enormes ferries con los personajes de dibujos animados de la Warner Bros, aquí en Málaga, durante unas cuantas semanas, se podrá ver otro ejemplo de publicidad exterior aplicada a un ferry de bandera española.

Procedente de Cartagena, y tras haber pasado todo el verano navegando entre Valencia e Ibiza, la pasada semana llegaba al puerto malagueños fast ferry Alcantara. Este buque,  construido entre los años 1994 y 1995, fue el pionero en la línea de alta velocidad   que Trasmediterránea iniciaba en 2002 en el mar de Alborán.

Pero lo verdaderamente interesante de este buque, amén de su significación histórica para el puerto de  Málaga, lo constituye el enorme anuncio publicitario que viste toda su fisonomía.  Cubierto por plástico adhesivo, el Alcantara anuncia a lo largo de sus 95 metros de eslora  la marca de una conocida cerveza. Una curiosidad que no debe gustar nada a los puristas del mundo marítimo, y que constituye, sin duda alguna, el principio de la publicidad exterior a bordo de los barcos.

ALACANTARA luciendo su publicidad.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (6 de Diciembre de 2011).

Adiós EID TRAVEL

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de febrero de 2011 a las 10:22

Aunque la historia portuaria malagueña está repleta de operaciones de todo tipo; quizás, la realizada este pasado fin de semana (tal vez por tratarse de la primera vez que se hace),  constituya una de las más significativas de los últimos años.

Tras permanecer parado en Málaga desde el 14 de mayo de 2008, el catamarán rápido Eid Travel, nos dejaba finalmente este pasado sábado; pero lo hacía de una forma muy particular. En vez de marcharse navegando, este pequeño ferry que nos llegaba con nacionalidad egipcia y que aquí se abanderaba con los colores de Malta, salía del puerto malagueño a bordo de un buque de carga general.

Después se pasar una muy particular odisea (esta historia ya se las conté), el propietario de este buque, tras varios intentos fallidos de venta, decidía volver a posicionar a su barco en aguas egipcia.  Con esta firme decisión, y ante la dificultar de que un ferry de estas características cruzara navegando todo el Mediterráneo, la opción de ser transportado a bordo de otro buque se convirtió en la alternativa ideal.

Así pues, y ya con todo preparado, el pasado viernes 28 llegaba a Málaga el Da Qiang; un buque panameño que, al día siguiente, tras cargar a su bordo al Eid Travel debía transportarlo al puerto egipcio de Damietta.

Después de una muy lenta y minuciosa maniobra (se emplearon tres horas para izarlo y siete para que quedara perfectamente estibado sobre la cubierta del buque panameño), el Eid Travel nos dejaba en la noche del  pasado sábado.

Una importante operación, nunca vista hasta la fecha en Málaga, y que constituye el final de la larga estancia malagueña del Eid Travel; un modesto ferry que ya forma parte de la historia de nuestro puerto.

Eid Travel izado blog

Maniobra de izado del ferry Eid Travel a bordo del Da Qiang.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (1 de Febrero de 2011).

Si desean ampliar la información sobre el tema pueden visitar:

Málaga Máritima.