La mar de Historias » histórico

Archivos para el tag ‘histórico’

El CALYPSO

Juan Carlos Cilveti Puche | 1 de septiembre de 2020 a las 10:09

Hoy les contaré la historia de un buque de crucero de otra época. Y aunque su larga vida de mar se extendió a algo más de la primera década del siglo XXI, la biografía de este barco constituye la prototípica carrera de muchos buques del pasado donde el concepto de los viajes turísticos por mar eran algo muy diferente a lo que hoy se hace.

En mayo de 1995, el Calypso llegaba por primera vez a Málaga. Realizando un viaje por el Mediterráneo, este buque que se estrenaba en aguas malacitanas bajo la contraseña de la compañía alemana Transocean Tours, amarró en el muelle 3-A3, un atraque propio de un ferry y por aquellos años era de uso habitual para los buques de crucero.

Casi al completo de pasaje, su capacidad máxima era de 740 personas, aquella escala malagueña de 16 horas se saldó con diferentes excursiones a pie por la ciudad y muchos recorridos en coches de caballo.

Pero dejando por un instante su trayectoria malacitana, les diré que este buque fue construido en 1967 como un ferry en los astilleros Italcantieri. Bautizado con el nombre Canguro Verde, su primera ruta con pasajeros, vehículos y carga rodada la ejecutó entre los puertos de Génova, Barcelona, Cagliari y Porto Torres; una línea que con algunas variaciones mantuvo hasta 1981. Tras cambiar varias veces de armador y llevar diferentes nombres, entre 1992 y 1994 fue transformado en un buque de crucero, navegando muy pocos meses como Regent Jewel para ser rebautizado en 1994 como Calypso. Manteniendo este nombre algo más de una década, este barco de 135 metros, ocho cubiertas para el pasaje y que se publicitaba por llevar un sistema completo de aire acondicionado, entre 1995 y 1998 completo seis visitas a Málaga.  Realizando siempre escalas superiores a 15 horas, los atraques del Calypso, como los de otros muchos buques que por aquellos años visitaban el puerto malagueño, participaban de la peculiaridad de congregar a muchos taxis y coches de caballo; una forma muy habitual de realizar excursiones nada parecidas a las que hoy se ejecutan.

Tras ser renombrado en 2007 como The Calyso, este veterano terminaba su vida desguazado en las playas indias de Alang en abril de 2013 rebautizado para su muerte como Caly.

Calypso 28-IX-97CALYPSO en una de sus escalas malagueña atracado en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 1 de septiembre de 2020.

El barco hospital chino

Juan Carlos Cilveti Puche | 24 de marzo de 2020 a las 11:05

Sin olvidar la situación que estamos viviendo, hoy les contaré, muy relacionada con ella, la historia de un muy significativo barco que llegó a aguas malagueñas en 2017. Realizando un prolongado viaje de cooperación sanitaria por diferentes países de África y Asia, el buque hospital de la marina de guerra china He Ping Fang Zhou elegía el puerto malacitano para cumplimentar una escala de descanso. Procedente de la lejana Sri Lanka, este barco apodado como el Arca de la Paz, atracaba en el pantalán de levante en la mañana del domingo 10 de septiembre. Recibido por un grupo de miembros de la comunidad china en Málaga (de aquel colorido y musical recibimiento ya les hablé), el buque que aprovechó su estancia para, además de aprovisionarse y repostar, realizar una serie de actividades de ocio para sus 381 tripulantes, dos días después dejaba las aguas malagueñas para proseguir su campaña sanitaria.

Aquella escala que se convirtió en un hecho histórico, nunca hasta la fecha había visitado el puerto malagueño un barco del Ejército Popular de Liberación de China, me sirve para darles algunos datos sobre este buque hospital. Estando ubicada su base en Zhoushan, un importante puerto de la provincia de Zhegiang a orillas del mar Oriental de China, el Arca de la Paz fue construido en el año 2008 en los astilleros Guanghou International. Con 178 metros de eslora, 24 de manga y un desplazamiento de 14.300 toneladas, el He Ping Fang Zhou en sus ocho cubiertas útiles dispone de una superficie de 4.000 metros cuadrados destinada a los trabajos sanitarios. Dividido este hospital flotante en cinco áreas: Transferencia de enfermos, valoración y actuación médica, área ambulatoria, hospital y espacio de evacuación con un helicóptero, este buque dispone de un equipamiento de alta tecnología que le permite afrontar cualquier tipo de actuación sanitaria; algo que curiosamente contrasta con el uso a su bordo de técnicas de la medicina china tradicional.

Un barco hospital que muy probablemente haya estado y esté implicado en actuaciones sanitarias frente a la pandemia producida por el coronavirus y que durante tres días en septiembre 2017 visitó las aguas del puerto malagueño.

He Ping Fang Zhou entrada 10-IX-1793

HE PING FANG ZHOU atracado en Málaga en 2017.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 24 de marzo de 2020.

Nunca vino a Málaga

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de noviembre de 2019 a las 11:07

El martes 4 de enero de 2011, como viene siendo costumbre en mi primera columna del año, les hablé del buque que en mi modesta opinión más había destacado en el  transcurso de 2010. En aquella ocasión, el barco al que  me referí fue el Monte Anaga, un  buque tanque que el 4 de octubre de aquel año realizaba la primera operación de repostaje barco a barco en la historia del puerto malagueño.

Después de cumplimentar entre los meses de octubre y noviembre de ese año cuatro operativas de suministro de combustible;  curiosamente las efectuó sobre un mismo barco, en concreto el buque de crucero Grand Voyager, el Monte Anaga , que desde entonces no había regresado a Málaga, vuelve esta semana para participar en un  importante simulacro marítimo.

Con el recuerdo de este barco de construcción española que ya forma parte de la historia reciente del puerto malacitano, hoy les narraré la biografía de otro buque que, luciendo este mismo nombre,  nunca visitó las aguas malagueñas y ahora les cuento.

Construido en los astilleros bilbaínos Euskalduna por encargo de la naviera Aznar, el Monte Anaga fue botado en octubre de 1957. Con 123 metros de eslora, 18 de manga y 6.813 toneladas de registro bruto, este barco, además de carga podía albergar a un total de 163 pasajeros repartidos en camarotes de primera y de clase turista. Luciendo en su vistosa chimenea amarilla una A mayúscula en  rojo, el Monte Anaga navegó cubriendo una ruta semanal entre Canarias y el Reino Unido; una línea que transportaba frutas y hortalizas y que compaginó además con  algunos viajes a diferentes puertos sudamericanos.

Completados un buen número de años bajo la contraseña de esta compañía española, en 1973 el barco  fue vendido al gobierno de Méjico que, tras rebautizado como  Primero de Junio lo usó como buque escuela de la marina mercante hasta su desguace en 1980.

Sin haber visitado nunca las aguas malagueñas, cosa que hicieron con bastante frecuencia otros muchos de los barcos de la naviera Aznar, el hecho de que el actual Monte Anaga, sí haya estado por aquí y lo hiciera una forma tan significativa, me ha servido hoy para esbozarles la biografía de un interesante mercante de otra época.

Monte AnagaMONTE ANAGA, el barco que nunca vino a Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de noviembre de 2019.

Un atraque histórico

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de julio de 2019 a las 13:42

Hoy les contaré una historia crucerística de record; toda una aventura que, con su parte positiva y negativa,  nunca se había dado en las aguas del puerto malagueño. El pasado jueves, minutos después de las 13:00 quedaba atracado en el muelle norte de la estación marítima de levante el buque de crucero Arcadia.  Realizando un viaje de 19 noches con inicio y final Southampton, este barco que navega bajo la contraseña de la compañía  P&O Cruises llegaba con 2.012 pasajeros.   Pero con independencia de esta circunstancia, la habitual de los buques de turistas que hacen escala en Málaga, el Arcadia atracaba con una avería; un problema mecánico que afectaba al sello que recubre a su hélice de babor. Avisadas todas las autoridades marítimo portuarias, la agencia consignataria Cabeza Marítima gestionaba esta reparación; un arreglo subacuático que requería un equipo de 20 submarinistas además del posicionamiento un pequeño barco de apoyo.

Pero sin entrar en detalles sobre esta reparación y dejando a un lado el hecho de la reducción del número de escalas que tenía previstas este buque en su itinerario de 19 noches, esa sería la parte negativa de esta aventura, me gustaría, mirando en positivo, ver lo que de significativo ha tenido la larga estancia en el puerto de este buque de crucero.

Cumplimentados hasta la fecha un total de 21 atraques en Málaga desde que el Arcadia entrara en servicio en marzo de 2005, este buque de 289 metros de eslora que puede embarcar a un total de 2.388 pasajeros, participa de la peculiaridad de haber sido el único barco de turistas que ha amarrado la terminal de contenedores malagueña; un hecho que ocurría el tres de mayo de 2009 con motivo del desembarco de un pasajero enfermo.

Pero dejando a un lado aquel rápido atraque que ya lo hace destacar en la historia marítima de Málaga, la larga estancia de estos días lo significa aún más frente una circunstancia que no se había visto en aguas malacitanas. Nunca hasta la fecha, un buque de crucero en tránsito y con pasajeros a bordo había estado tres noches en puerto. Toda una aventura causada por una avería que convierte la visita del Arcadia, que por cierto se marcho en la medianoche del domingo, en una escala crucerística de récord.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuque de crucero ARCADIA en su histórica escala en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 2 de julio de 2019.

Atraque histórico

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de agosto de 2018 a las 10:05

La semana pasada, les conté cómo el yacht-cruise Harmony G., cancelaba en plena Feria una de sus salidas turísticas desde aguas malagueñas. Hoy, vuelvo a hablarles de este barco para referirles un hecho histórico; una curiosa circunstancia por la que este pequeño yate de crucero pasará a la historia marítima del puerto malacitano.

Pero antes de entrar en materia, les hablaré del muelle norte de la estación marítima de levante, el último atraque construido en el puerto dedicado específicamente al tráfico cruceristico.  Denominado también como muelle de levante atraque norte y abreviado su nombre con las siglas ML-AN, esta línea de amarre está adscrita a la terminal crucerística A, la más grande que existe en  las aguas malacitanas y la que hasta la fecha ha albergado a la mayor parte de los más significativos barco turísticos que han escalado en Málaga.

Tras estrenarse el 10 de octubre de 2009 con el atraque del buque Costa Magica, estos 204 metros se han convertido en una de las principales referencias del puerto de Málaga; un espacio que ha visto infinidad de embarques y desembarques, una bautizo y cómo no, a los sucesivos tres buques de crucero más grandes que, hasta la fecha, operan en el  mercado crucerístico internacional.

Y aunque las curiosidades relacionadas con este muelle son muchas, les diré que entre las más destacadas podría estar la estancia que en él realizó, en julio de 2014, el  barco recreo privado Azteca; un megayate 72 metros  que se convirtió en el primer buque no turístico que se amarraba en el ML-AN.  Tras aquella estancia, otro hecho destacado lo protagonizaron los gemelos SeaDream I y SeaDream II, dos  exclusivos buques de crucero de 105 metros que el 1 de mayo de 2015 atracaban juntos en este muelle.

Dicho esto, y volviendo al Harmony G., les comentaré que pasado 23 de agosto, este pequeño barco de 54 metros de eslora quedaba amarrado en el muelle norte. Tras pasar allí la noche y salir al día siguiente, este tan especial buque de crucero se ha convertido en el barco de pasaje más pequeño que hasta la fecha ha pasado por el ML-AN; toda una proeza que ya lo ha hecho entrar en la historia del puerto de Málaga.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHARMONY G en su atraque histórico en el muelle de levante norte.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 28 de agosto de 2018.

Dos viajes redondos

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de diciembre de 2017 a las 10:08

Habitualmente, las últimas semanas de diciembre no destacan demasiado en lo que al tráfico portuario se refiere. Reducido considerablemente el número de  atraques, los buques que navegan en línea regular son los que, de una forma ininterrumpida, cumplen con sus viajes sin tener en cuenta las fechas en las que nos encontramos.

Al respecto de estos barcos, hoy les contaré un hecho histórico protagonizado el ferry Fortuny, el  melillero titular que desde abril de 2015 cubre a diario la ruta del mar de Alborán. Construido por encargo de Trasmediterránea en los astilleros gaditanos del Grupo Izar entre  1999 y 2001, este superferrie de 26.916 toneladas de registro bruto y 172 metros de eslora que puede embarcar a un total de 1.200 pasajeros disponiendo además de 1.500 metros lineales de garaje para vehículos y carga rodada, protagonizó el pasado día 21 de diciembre dos viajes redondos a Melilla en un mismo día; una circunstancia que nunca se había dado en los cien años de historia de esta ruta.

Y aunque hace muchas décadas hubo dos ferries que realizaban conjuntamente estas navegaciones (uno salía de Málaga y otro de Melilla y ambos se cruzaban en el camino), y  dejando a un lado a los buques de alta velocidad que en los refuerzos veraniegos de 2002 y 2003 efectuaban varios viajes diarios, jamás hasta la fecha un ferry al uso había cumplimentado una navegación doble como la que les estoy narrando.  Tras llegar de Melilla el pasado día 21 a las 06:00, el Fortuny salía dos horas más tarde para regresar a aguas malacitanas a las 22:30 y partir nuevamente a las 00:30 del día 22. Todo un acontecimiento histórico ocurrido en diciembre que además se volverá a repetir en esta semana.

Fortuny 16-II-171FORTUNY que realizó la pasada semana cuatro viajes a Melilla en un día.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de diciembre de 2017.

Verde y blanca

Juan Carlos Cilveti Puche | 31 de octubre de 2017 a las 9:27

La estancia en el puerto este pasado fin de semana del buque de la Armada española Juan Carlos I, ha dejado unas muy interesantes imágenes que miles de malagueños han podido captar con sus cámaras fotográficas.

Y aunque los detalles son muchos, hoy les contaré uno que me llamó poderosamente la atención y que aún no he podido resolver.

En la mañana del sábado 28 de octubre, el Juan Carlos I amaneció engalanado para afrontar a su bordo una jura de bandera; un acto histórico que nunca se había visto en las aguas del puerto. En su banda de estribor, este buque de apoyo estratégico mostraba la guirnalda de banderas con la que los barcos de guerra se adornan en los días de fiesta. Usando las flámulas del código internacional de señales marítimas además de algunas otras, los 231 metros del más significativo buque de la Armada mostraron una curiosa ortodoxia decorativa que, sin ser norma en las marinas de guerra de muchas naciones, se emplea de forma habitual.

Agrupadas por colores, las banderas que combinan el blanco y el rojo se reunían a proa. En el centro del barco, destacaban las azules y blancas, mientras que a popa, se colgaban el resto de enseñas con otras tonalidades.

Teniendo en cuenta que el código internacional de señales marítimas sólo usa los colores amarillo, azul, blanco, negro y rojo, en la línea de banderas que flameaban a popa, además de otras que no se correspondían con este, me llamó poderosamente la atención un gallardete de color verde y blanco que destacaba en la cuidada homogeneidad cromática de este adorno aéreo.

Una curiosa bandera triangular que no he podido descifrar y que estará en muchas de las fotos que los malagueños le han hecho a este buque.

Juan Carlos I L-61 28-X-176JUAN CARLOS I engalanado con la guirnalda de banderas.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 31 de octubre de 2017.

Histórico al desguace

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de septiembre de 2017 a las 8:54

Hace unos días, recibía la noticia de que uno de los barcos más vinculados a la historia marítima de Málaga de los últimos años, había sido vendido para el desguace. Les hablo del Volcan de Tinache, un buque de carga rodada que durante 14 años, luciendo la contraseña de Marítima Peregar, navegó en línea regular enlazando las aguas malacitanas con los puertos de Ceuta y Melilla.

Construido en los astilleros vigueses Enrique Lorenzo y Cía. entre los años 1981 y 1982,  el Volcan de Tinache, tras operar en el archipiélago canario con los colores de la naviera Armas, llegaba a Málaga en octubre de 1997. Compaginado sus navegaciones a las ciudades autónomas con el Isla de los Volcanes, el otro buque que en aquellos años lucía la contraseña de Marítima Peregar, el Volcan, como popularmente se le conocía, escribió su biografía malagueña con infinidad de anécdotas; unas historias en las que habría que reseñar los rescates de pateras que realizó.

Finalizada su intensa vida malagueña, en abril de 2011 el barco era vendido a una naviera maltesa que lo rebautizaba como Enrica M.,  cambiando su matrícula de Las Palmas de Gran Canaria por la de Panamá. Formalizados todos los trámites, el lunes 18 de abril a las 19:20 horas, este barco, con su nuevo nombre y registro dejaba Málaga con destino al puerto italiano de  Pozzallo.

Conservando la bandera panameña  y después de navegar como Carolyn y Atesbey, el recordado Volcan de Tinache, que en los últimos seis años ha sufrido infinidad de detenciones por reiteradas deficiencias técnicas debidas al escaso mantenimiento que sus armadores le han dado desde que dejó Málaga, espera ahora el momento para ser desguazado en las playas turcas de Aliaga.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVOLCAN DE TINACHE en su habitual atraque durante 14 años.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de septiembre de 2017.