Archivos para el tag ‘Maersk Line’

El regreso de ELEONORA

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de septiembre de 2019 a las 13:06

Hace varias semanas, en concreto el 13 de agosto, el puerto malacitano recibió a un viejo conocido. Me refiero al buque portacontenedores Eleonora Maersk que, procedente de la localidad francesa de Le Havre y con destino a la terminal omaní de Salalah, quedaba atracado en el muelle número nueve.

Integrado en la amplia flota de la compañía danesa Maersk Line, el Eleonora forma parte de una familia de ocho gemelos que en su día navegaron con la consideración de ser los portacontenedores más grandes del mundo. Denominados como buques de la Clase E, por llevar todos ellos un nombre iniciado con esta letra, nuestro protagonista de hoy fue el tercero de la serie; unas construcciones que se llevaron a cabo en los astilleros daneses Odense Steel Shipyard entre los años 2006 y 2008.

Con 397 metros de eslora, 56 de manga y 15,9 de calado máximo, este barco que puede transportar 12.508 TEUS, llegaba por primera a Málaga vez el jueves 30 de julio de 2009, 27 días después de que su hermano Edith Maersk, el penúltimo de la serie, estrenara las escalas malacitanas de esta saga de gigantes.

Procedente del puerto belga de Brujas y con destino al africano de Tánger, tras aquel primer atraque en  el que coincidió con el buque de crucero Balmoral, los portacontenedores Rita Sibum y Casablanca Express, el buque de carga rodada Isla de los Volcanes, el Ferry Juan J. Sister y el catamarán de alta velocidad Milenium Dos, el Eleonora Maersk repetiría una visita en 2010 y dos en 2011.

Completadas aquellas  cuatro escalas, y con el añadido de que todos sus gemelos pasaron por Málaga entre julio de 2009 y noviembre de 2010, ahora, ocho años más tarde, este barco de 170.794 toneladas de registro bruto ha regresado al puerto malagueño en su quinto atraque.

Y aunque en la actualidad hay un buen número de buques portacontenedores que superan los muy altos números de los gemelos de la Clase E, a Málaga llegó en junio de 2016 el MSC London con una mayor eslora y un registro bruto superior, lo que sí está claro es que el Eleonora Maersk, que hace unas semanas volvió al puerto, fue en su momento el  buque más grande, o para ser más exactos, el segundo más  grande que  hasta aquella fecha había amarrado en las aguas malagueñas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAELEONORA MAERSK atracado en Málaga en su última escala de agosto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 3 de septiembre de 2019.

Unos barcos diferentes

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de marzo de 2012 a las 8:56

AUNQUE ya estamos acostumbrados a ver grandes buques portacontenedores atracados en el puerto de Málaga, todavía resulta impresionante la llegada de uno de estos superbarcos a la terminal del muelle número nueve. Sin tratarse de los portacontenedores más grandes del mundo, en apenas dos semanas, dos buques gemelos han pasado por las aguas malagueñas luciendo una muy especial imagen.

Procedente de Valencia, la pasada semana atracaba en la terminal de contenedores el Maersk Edison, y varios días más tarde, también llegado de la capital del Turia, el Maersk Edinburgh amarraba para realizar su correspondiente operativa de carga y descarga. Construidos ambos en los astilleros surcoreanos Hyundai Heavy Industries entre los años 2010 y 2011, estos buques conforman una serie de trece gemelos llamados inicialmente clase Pearl, aunque en la actualidad, debido a que gran parte de la serie navegan bajo la contraseña de Maersk Line, atienden a la denominación de buques de la clase Edinburgh. Con 366 metros de eslora, 48 de manga y un calado que supera los 14 metros, estos dos gigantes de algo más de 141.000 toneladas de registro bruto, pueden transportar un total de 13.092 TEUS, una cifra que los convierte en uno de los buques más capaces dentro de la flota internacional de portancontenedores.

Pero con independencia de estos astronómicos números, quizás, lo que convierte a estos barcos en especiales, es su muy particular diseño. Con su superestructura en el centro de la eslora (en la mitad del barco), la chimenea va situada a popa, una peculiaridad no demasiado habitual en este tipo de buques que los convierte en diferentes frente a los grandes superportacontenedores de su especie.

MAERSK EDINBURGH atracado en la terminal de contenedores.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (27 de Marzo de 2012).

Contenedores…sí

Juan Carlos Cilveti Puche | 14 de junio de 2011 a las 8:48

Sin entrar en consideraciones al respecto de si la gestión ha sido o no la correcta, y dejando a un lado determinadas actitudes de euforia e incluso altanería que la terminal de contenedores tenía cuando todo iba bien, lo que sí está claro, y esta es la triste realidad, es que la marcha de Maersk Line constituye una verdadera catástrofe para el puerto de Málaga.

Con el tráfico de graneles sumido en un profundísimo coma del que será muy complicado salir; y  ahora, sin contenedores, el puerto malagueño se queda sólo con el exitoso movimiento de buques de crucero, amén de algún que otro goteo vario y las líneas regulares de pasaje y carga que enlazan  Málaga con Ceuta y Melilla.

Y aunque los que trabajan y conocen el sector marítimo-portuario lo saben (y lo saben muy bien), hoy, desde esta columna, me permito recordar; especialmente a todos aquellos que de una u otra forma han criticado, desde el más absoluto desconocimiento, que las grúas de contenedores afeaban el Skyline malagueño o que los polvos de los graneles ensuciaban sus ventanas y balcones, que Málaga, es lo que es gracias al puerto.

Parcelar en exclusividad el negocio marítimo malagueño a los buques de crucero, sería, sin lugar a dudas, un  grandísimo error.  Y aunque esto lo saben muy bien los gestores del puerto, y el hecho de que ahora sólo nos queden los turistas, únicamente atiende a que los graneles no levantan cabeza y los contenedores se han marchado, Málaga, cuanto antes, debe recuperar y consolidar alguno de estos dos tráficos, si no lo dos.

Teniendo esto en cuenta; y teniendo en cuenta también que el movimiento de contenedores constituye la base fundamental del transporte moderno de mercancías por mar, Málaga, si quiere mantenerse medianamente a flote y subsistir como puerto, tiene la imperiosa necesidad que volver a traer containeros.

Dejándonos de tonterías y hablando de forma clara, lo que deja dinero, dar de comer a muchas familias y genera negocio, son los barcos que cargan y descargan; y si además, hay buques de crucero (tenemos ya el mercado hecho y unas instalaciones inmejorables), mucho mejor.

Con la esperanza de ver muy pronto el muelle número nueve otra vez repleto de buques portacontenedores, y la bahía malagueña con barcos a la espera de operar bajo esas cinco grandes grúas que tanto afean el panorama pero que significan trabajo, permítanme que desde esta columna diga: contenedores sí; y cuantos más, mejor.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (14 de Junio de 2011).