Archivos para el tag ‘Mar de Alborán’

El NAPOLES

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de septiembre de 2019 a las 13:53

Siendo generosos con las palabras y sin intención de ofender, hasta la fecha, la historia malagueña de Baleària muy bien podría calificarse de peculiar. Tras posicionarse en el puerto malacitano en diciembre de 2016, ocho buques diferentes han cubierto la ruta del mar de Alborán; todo un record en la línea melillense que se me antoja difícil batir. Con el muy buen recuerdo del ferry Nissos Chios con el que se estreno esta compañía, el accidente del día uno de mayo de 2017 del catamarán Pinar del Rio que colisionó contra la escollera situada junto al pantalán de levante, abrió una etapa de vicisitudes que, volviendo a ser generosos con las palabras, ha acompañado a esta naviera en su periplo malagueño.

Y si bien hasta el momento los reveses han sido muchos: la avería del ferry Duba Bridge en su primer viaje a Melilla, la corta duración de la línea regular que se estableció con Tánger o el vertido de gasoil que el buque Sicilia dejó en las aguas portuarias malacitanas, hoy les contaré una muy alentadora circunstancia que llegaba hace tan solo unos días de la mano de esta compañía. En concreto, el pasado lunes dos de septiembre, sustituyendo al ya mencionado Sicilia, Baleària movilizaba para la ruta melillense al ferry Napoles; un barco que dispone de un sistema de propulsión dual con fuel o gas natural licuado.

Construido en los astilleros italianos Visentini en 2002 y tras navegar bajo el nombre Partenope, en 2015, este ferry de 186 metros pasaba a manos de Baleària que lo rebautizaba como Napoles. Navegando con pasaje y carga rodada en diferentes rutas, entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 este ferry sustituía en los astilleros gibraltareños Gibdock sus dos motores convencionales por unos duales; un trabajo que con un coste de 12 millones de euros convertía a este barco en un buque a gas. Y si bien la denominación genérica de un buque a gas quizás no sea la más correcta (el Napoles luce en sus costados las palabras Eco LNG Ship), lo que sí está claro es que este ferry es el primero de estas características que opera en línea regular desde Málaga; una significativa circunstancia que ojalá cambie la hasta ahora peculiar historia malagueña de Baleària.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAECO LNG SHIP Napoles de Baleària en el puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 10 de septiembre de 2019.

En novedoso ‘rápido’ de 2016

Juan Carlos Cilveti Puche | 5 de julio de 2016 a las 17:38

El pasado viernes, Trasmediterránea comenzó en el puerto su temporada de alta velocidad; una campaña veraniega  que se inicia repleta de novedades. Ofreciendo hasta el 31 de agosto una llegada y una salida a la semana, y manteniendo unos precios muy similares a los de 2015, el gran cambio de este año en la línea rápida del mar de Alborán lo constituye el buque que cubrirá la navegación; un fast  ferry que nunca había estado en aguas malagueñas pero que recuerda con su nombre a uno de los pioneros de esta ruta iniciada en 2002.

Con la particularidad de tratarse de un monocasco, el Almudaina Dos, con 100,3 metros de eslora, 4.662 toneladas de registro bruto y unas capacidades que le permiten embarcar a 714 pasajeros en dos clases y 140 vehículos,  fue construido en los astilleros italianos Fincantieri en 1996. Bautizado como SuperSeaCat One, este buque, después de navegar para cuatro navieras diferentes manteniendo su nombre original, en 2006 pasaba a manos de Trasmediterránea que lo rebautizaba como Almudaina Dos  en recuerdo del segundo fast ferry con el que esta compañía se iniciaba en la alta velocidad.

Tras haber cubierto durante todos estos años diferentes rutas, ahora, el Almudaina Dos, rompiendo la supremacía que durante cerca de una década han tenido los catamaranes rápidos en la línea veraniega del mar de Alborán, afronta su primera temporada compartiendo viajes hacia Melilla desde los puertos de Málaga y Almería.

Pero además de todo esto, otras de las novedades que presenta este ferry es que está matriculado en Chipre; una circunstancia a la que habría que añadir que gran parte de su tripulación, en concreto dos tercios de ella, está compuesta por marinos no españoles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuque rápido ALMUDAINA DOS en su primer atraque en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 5 de julio de 2016.

Cinco horas de niebla

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de julio de 2012 a las 8:46

SIN entrar en especificaciones técnicas al respecto de lo que es la bruma o la neblina (generalmente todos hablamos de niebla), en los puertos, a la hora de realizar algún tipo de maniobra, este fenómeno atmosférico constituye un verdadero problema.

En los primeros años de presencia de la Trasmediterránea en Málaga, la figura del melillero titular no existía y la línea del mar de Alborán estaba cubierta de una forma habitual por dos o tres barcos.

En mayo de 1927, los buques que navegaban entre Málaga y Melilla eran: el Vicente la Roda, el Vicente Puchol y el Reina Victoria. Éste último, que durante aquel mes sólo trabajó en línea dos semanas, vivió una curiosa experiencia en una de sus llegadas al puerto malagueño. El martes 10 de mayo, una persistente bruma cubría las inmediaciones del puerto. Tras algo más de una hora esperando en la bahía, el capitán del Reina Victoria, ya con el práctico a bordo, tomaba la decisión de entrar para no demorar más tiempo el atraque de su barco. Con una nula visibilidad (así reza una crónica de la época), el Reina Victoria, haciendo sonar sus señales de niebla, entraba muy lentamente por la bocana. Con la dificultad añadida de que había unos barcos fondeados en la dársena de Guadiaro, el vapor, inmerso en una densa bruma, no pudo maniobrar y, frente a su habitual muelle de atraque, el barco, tuvo que esperar tres horas para poder realizar su amarre. Cinco horas más tarde de su horario habitual y ya libre niebla, el Reina Victoria atracaba en el muelle de Cánovas y sus 97 pasajeros, finalmente podían desembarcar.

Una historia que se suma a las muchas ocurridas en el puerto malagueño cuando la bruma, la neblina, o si prefieren, la niebla aparece.

El REINA VICTORIA atracado en el muelle de Cánovas.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (10 de Julio de 2012).

1924

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de agosto de 2011 a las 9:19

Haciendo un guiño personal, hoy les contaré qué es lo que se cocía en el puerto de Málaga en el año 1924. Con una estructura, en lo que a los muelles se refiere, bastante diferente a la actual, y con la particularidad de que la forma de atraque de los barcos era otra (no demasiados buques se colocaban de costado al muelle, siendo lo habitual atracar de punta o fondear en las dársenas), la actividad marítima malagueña del año 24 fue muy intensa.

Sin haber cumplido aún los diez años de vida, la Compañía Trasmediterránea que por entonces no tenía instaurada la figura del Melillero titular, operó durante aquel año en la línea del Mar de Alborán con los buques: Barcelo, V. Puchol, A. Lazaro, Monte Toro y JJ Sister. Curiosamente, durante algunos meses de 1924, el Melillero realizó sus salidas desde Málaga a las ocho de la noche.

Siguiendo con las navieras que realizaban escalas fijas en el puerto malagueño dentro de sus recorridos en línea regular con pasaje y carga,  además de la Compañía Trasatlántica Española y Pinillos (ambas navegaban a Centro y Sudamérica), compañías italianas, francesas, holandesas y portuguesas traían sus buques a Málaga para cubrir itinerarios internacionales que llegaban incluso hasta Australia.

Pero con independencia de estos grandes tráficos, el puerto malagueño se nutría con un vastísimo movimiento de pequeños mercantes; un hecho que se mantuvo constante en toda la década de los años veinte, y que posicionó a Málaga como el segundo puerto comercial español de la época.

Un muy exitoso año 1924 que se completó con la visita de un buen número de buques con turistas (lo que hoy llamaríamos buques de crucero), aunque esa historia la dejaremos para otra ocasión.

JJ SISTER, uno de los Melilleros que operó en Málaga en 1924.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (2 de Agosto de 2011).

Aún a flote

Juan Carlos Cilveti Puche | 7 de junio de 2011 a las 8:51

Aunque todos los melilleros que han pasado por Málaga desde el año 1917 tienen su mucho de historia; algunos de ellos, permanecen mucho más presentes que otros en la memoria marítima malagueña.

Uno de estos casos, sin duda alguna sería el  del segundo Vicente Puchol; un barco que durante mucho tiempo cubrió la línea del mar de Alborán, y que en la actualidad, tras una historia repleta de nombres y banderas diferentes aún sigue a flote.

Construido en los astilleros valencianos de la Unión Naval de Levante en 1968, este buque, del cual  se habían proyectado cuatro gemelos (Clase Cormorán) de los que finalmente sólo se hicieron dos, fue diseñado especialmente para trabajar en línea regular entre los puertos de Málaga y Melilla.

Después de algo más de diez años cubriendo este trayecto,  y tras haber dejado sus trabajos en línea en 1983, el 19 de julio de 1986, el Vicente Puchol visitaba por última vez Málaga. Tras quedar parado durante un tiempo, el buque era vendido a un armador griego, el cual, lo reconvertía en buque de crucero.

Con una muy irregular carrera  crucerística en la que ha navegado bajo seis nombres distintos: Arcadia (en dos ocasiones diferentes), Angelina Lauro, Caribic Star, Coco Explorer 2 y 7107 Islands Cruise; en la actualidad, este antiguo melillero, permanece parado en el muelle número seis del puerto de Manila.

Arrestado desde junio de 2009 por el impago de diversas tasas, y con  una peculiaridad prácticamente única en el mundo de los buques de crucero (el barco lleva pintado su costado de estribor de color blanco y el de babor en azul), el 7107 Islands Cruise  se mantiene a la espera de ver cual será su futuro. Un futuro que muy probablemente signifique el desguace.

VICENTE PUCHOL.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (7 de Junio de 2011).

Como complemento les dejo la ficha del buque y unas fotos del barco con sus diversos nombres.

7107 ISLANDS CRUISE

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 1968.

ASTILLERO: Unión Naval de Levante S.A. (UNL). Valencia, España.

BANDERA: Filipinas.

PUERTO DE REGISTRO: Manila.

Nº DE CASCO: 101.  Nº IMO: 6816970.

ARMADOR: 7107 Islands Cruise Corp. (Filipinas).

SHIPMANAGER y OPERADOR: 7107 Islands Cruise Corp. (Filipinas).

REGISTRO BRUTO: 5.113 TRB.

ESLORA: 106,910 m.

MANGA: 16,310 m.

CALADO: 4,974 m.

TRIPULACIÓN: 99.

ACOMODACIÓN:

PASAJEROS (Capacidad máxima): 342

CAMAROTES: 137

MÁQUINA:

2 oil engines driving 2 CP propellers.

Total Power: Mcr 4,590kW (6,240hp).

Service Speed: 17.50kts.

HISTORIAL (RENOMBRES): VICENTE PUCHOL (1968), ARCADIA (1987), ANGELINA LAURO (1990), ARCADIA (1991), CARIBIC STAR (2002), COCO EXPLORER 2 (2005), 7107 ISLANDS CRUISE (2009).

INDICATIVO DE LLAMADA: 4DEE2.

VICENTE PUCHOL

ARCADIA.

ANGELINA LAURO.

ARCADIA.

CARIBIC STAR.

COCO EXPLORER 2.

7107 ISLANDS CRUISE.

Cada vez que el mar de Alborán estalla, estalla la polémica

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de marzo de 2010 a las 18:59

Juan J. Sister capeando el temporal

Ferry Juan J. Sister capeando el temporal frente al puerto de Málaga

 

El pasado sábado, el ferry Juan J. Sister se vio obligado a pasar algo más de siete horas frente al puerto de Málaga capeando un importante temporal. Considerables olas y fuertes rachas de viento llevaron al Capitán del buque a tomar la decisión de no entrar en puerto.

Y como casi siempre; cada vez que el “Melillero” se retrasa por algún tipo de causa, estalla una especie de sensacionalismo marítimo que en mi opinión, está, en la mayoría de los casos,  fuera de lugar, amén de estar sesgado, o mejor dicho, influenciado por el más absoluto de los desconocimientos al respecto de lo que es un barco y lo que supone salir a la mar con la responsabilidad de llevar a muchas personas y  mucha carga a bordo.

Sin entrar en detalles, me resisto y me molesta que en estas películas siempre tenga que haber BUENOS y MALOS.

El término medio y la mesura, si se habla de la Trasme y los pasajeros que vienen y van a Melilla, nunca ha existido; y me temo que nunca existirá.

Demonizar e informar de una forma  excesivamente sensacionalista me parece una muy mala política; tan mala como lo es, politizar (en el más estricto sentido de la palabra) algo que no debería pasar por la vara de los que mandan.

El Capitán del “Sister” decidió no entrar; y ante esta decisión (acertada o desacertada) lo demás está de sobra.