Archivos para el tag ‘marina de guerra’

Bautismo indonesio

Juan Carlos Cilveti Puche | 7 de abril de 2015 a las 11:42

En los últimos años, el puerto malacitano ha visto pasar por sus aguas a un considerable número de buques de la Fuerza Naval de Indonesia. Cargados para nosotros de un especial exotismo, algunos de estos barcos de guerra han atracado en los muelles malagueños dentro de sus primeras singladuras; un hecho que añade una importancia especial a la totalidad de estas visitas.
Hace unos días, procedente de los astilleros franceses Ocea ubicados en localidad de Les Sables d-Olonne, amarraba en el muelle 3 A-1 el buque multifuncional Kri Rigel 933. Realizando sus primeras jornadas de navegación oficial, este tecnológico barco de 60 metros de eslora, que puede ser usado como una patrullera o como un buque oceanográfico, apostaba por el puerto de Málaga como la primera escala de un largo viaje que lo llevará a una base militar en Yakarta.
Tras quedar impecablemente engalanado y empavesado para conmemorar su visita malagueña, un día después de su atraque, a bordo del Rigel se vivió una especial ceremonia propia de la marina de guerra de este país del Sudeste Asiático.
Con la presencia de personal civil y miembros del Cuerpo Consular Indonesio, varios marinos que habían sido ascendidos de rango, cumplimentaron con la tradición de ser bautizados por sus compañeros en las aguas en las que habían estrenado sus galones.
Vestidos con sus respectivos uniformes de faena, los protagonistas del acto fueron arrojados a las aguas del puerto desde la cubierta superior del Rigel, mientras el resto de los 40 miembros de la dotación del buque aplaudían, tomaba fotografías y vitoreaba el chapuzón.
Un muy curioso ceremonial de unos marinos que viven y trabajan a muchos miles de millas del puerto malagueño.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMarinos indonesios tras su bautismo en las aguas del puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 7 de abril de 2015.

Malagueña salerosa

Juan Carlos Cilveti Puche | 3 de julio de 2012 a las 19:22

La marina española, tanto la mercante como la de guerra, han tenido desde siempre una muy curiosa tradición musical que, hoy día, salvo en muy contadas ocasiones, se ha perdido.

Cuando un buque de bandera nacional llegaba a un puerto extranjero, como norma general y mientras se realizaba la maniobra de atraque (igualmente ocurría cuando el barco desatracaba), sonaba por megafonía algún tipo de alegre canción que indicaba que el buque que estaba maniobrando era de nacionalidad española.

Esta tradición que el tiempo fue relajando y que salvo determinados barcos con pasaje y buques de guerra siguieron escenificando, fue algo muy habitual, por ejemplo, en navieras tales como La Compañía Trasatlántica Española y Pinillos; las cuales,  durante  varias décadas (a finales del siglo XIX y principios del XX) mantuvieron viva con un variado repertorio de pasodobles  que sonaban en las escalas que sus barcos realizaban por todo el mundo.

Cuando las líneas regulares trasatlánticas patrias dejaron de existir, la tradición musical desapareció y sólo la Armada continuó haciendo sonar música en los atraques y desatraques.

Y aunque los habituales sones que nuestros barcos de guerra usan para mantener viva esta tradición son marchas militares, hace unos días, el puerto de Málaga pudo vivir una experiencia musical fuera de lo común.

Mientras el patrullero Tagomago P-22  realizaba su maniobra de atraque para establecer aquí, de forma permanente, su base de operaciones, por la megafonía del buque sonaba la conocida canción “Malagueña salerosa”. Sin duda alguna, un muy bonito detalle por parte del comandante del buque que quiso agasajar de una forma musical a la que desde ahora será su nueva casa.

TAGOMAGO P-22 atracando.

Les dejo un vídeo con la canción.

http://www.youtube.com/watch?v=kjw-I_pizp0

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (3 de Julio de 2012).

Los gemelos franceses

Juan Carlos Cilveti Puche | 21 de junio de 2011 a las 8:40

Si están medianamente al tanto del tráfico de barcos que llegan al puerto de Málaga, sabrán que de vez en cuando, aparecen por aquí algunos buques de guerra. Ya sea de forma individual o en agrupaciones, estas unidades, en la mayoría de las ocasiones atracan en el puerto malagueño en lo que podríamos denominar escalas de descanso.

El pasado 10 de junio, y después de haber anunciado su visita con un mes de antelación, entraban en  Málaga cinco buques pertenecientes a la marina de guerra francesa.

Tras cumplir la habitual parafernalia propia de este tipo de barcos (deben entrar y atracar en un determinado orden), en menos de una hora, los buques quedaban amarrados en el muelle número dos.

Y aunque el que lleguen a  puerto varios barcos de guerra no es nada excepcional, es este caso, la singularidad de estos buques sí  que constituyó un hecho relevante. Pertenecientes todos a una misma clase; y por consiguiente, gemelos, los cinco barcos de guerra franceses, todos ellos con nombres de felino, además, visitaban Málaga por primera vez.

Leopard, Tigre, Jaguar, Panthere y Lion, que así es como se llamaban estos  pequeños barcos de guerra (43 metros de eslora, 8,3 de manga y un desplazamiento de 470 toneladas a plena carga), pertenecen a un grupo de ocho unidades gemelas destinadas a servir de buques escuela para oficiales y suboficiales  de la marina gala, amén de trabajar, fundamentalmente en aguas atlánticas, como barcos de vigilancia marítima controlando especialmente la polución marina.

Una  breve escala de descanso de sólo tres días que permitió ver  atracados en el puerto de Málaga  a cinco buques de guerra gemelos; algo  verdaderamente excepcional  no demasiado frecuente de ver.

Los cinco gemelos atracados en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (21 de Junio de 2011).