Archivos para el tag ‘Marqués de Guadiaro’

¿Barcos o yates?

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de diciembre de 2013 a las 9:35

El 30 de octubre de 2001, la dársena de Guadiaro vivió  un día grande. Repartidos entre los muelles uno, dos y 3-A2, cuatros buques de crucero y un velero dedicado a expediciones turísticas, escalaban en Málaga entre las siete de la mañana y las ocho de la tarde.

El afamado Seabourn Sun (uno de los más lujosos barcos turísticos de aquellos años), junto al Arkona, dedicado en exclusividad al mercado crucerístico alemán, amarraban en el muelle dos. Frente a ellos, en el muelle uno,  se situaban el buque de la compañía MSC Rhapsody y el velero Alexander von Humboldt. Cerrando el quinteto, en el habitual atraque del Melillero se posicionaba el Flamenco luciendo los colores de Festival Cruceros.

Aquel día, varios miles de turistas recorrieron la ciudad, y los muelles que conforman la dársena del Marqués de Guadiaro, demostraron lo que de atractivo tiene atracar en el centro de Málaga.

Aquella histórica jornada, constituyó la última vez en la que las aguas tributarias de los muelles uno, dos y tres, experimentaron una ocupación casi al completo de barcos turísticos. Una circunstancia que, con la puesta en marcha de las instalaciones crucerísticas de Levante, ha reducido mucho la entrada de este tipo de buques en esta dársena.

Y aunque los usos de esta gran lámina de agua en la actualidad, a pesar de determinadas limitaciones, dan juego para el atraque de  muchos y muy variados tipos de buques, la idea de convertir esta dársena en un gran puerto deportivo parece que podría ser una opción de futuro.

Una complicada situación de la que habría que hablar mucho, y que cambiaría el uso comercial de estas aguas por la presencia en ellas de un puñado de yates amarrados en pantalanes flotantes.

Seabourn Sun Arkona y Rhapsody 30-X-2001Buques turísticos atracados en la dársena de Guadiaro en octubre de 2001.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (10 de diciembre de 2013).

Vallas

Juan Carlos Cilveti Puche | 15 de octubre de 2013 a las 9:52

Si me permiten la expresión, hablar de vallas en el puerto de Málaga, sería lo mismo que mentar la soga en la casa del ahorcado. Y aunque las polémicas de no hace demasiados años  por no poder pasear por los muelles junto a los barcos, o  por qué la totalidad del recinto portuario (un espacio aduanero), debía estar acotado por una verja ya no suscitan tanto revuelo, lo que sí está claro, es que la colocación y la no eliminación de estos elementos, constituye una significativa página en la historia moderna del puerto malacitano.

Con 2,5 metros de altura y situadas a 20 metros desde los cantiles de los muelles, las vallas que protegen la actividad de los buques atracados, existen en Málaga desde 1 de julio de 2004, fecha en la que una normativa internacional obligaba  a tener instalados estos elementos en todos los puertos del mundo.

El 17 de mayo de 2004, procedente de Almería y con destino a Cádiz, amarraba en el muelle número dos el buque de crucero Albatros. Retomando el nombre de un viejo conocido en Málaga que ese mismo año  había sido desguazado, el nuevo Albatros efectuaba  su primera escala en aguas malacitanas. Al completo de pasajeros alemanes, los turistas de este barco, pudieron apreciar como el perímetro del buque estaba rodeado de vallas; unas vallas provisionales que dibujaban lo que en muy poco tiempo debía ser la zona de seguridad del muelle del Marqués de Guadiaro.

Varios meses más tarde, en concreto el 22 de noviembre de aquel 2004, el Albatros regresaba a Málaga, y se encontraba con un muelle dos circundado por unas vallas, ya no provisionales, que cumplimentaban  una normativa internacional que otros muchos puertos, nacionales o no, aún no habían ejecutado.

AlbatrosALBATROS en su primera escala en 2004 rodeado de vallas provisionales.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (15 de octubre de 2013).

Regreso a Guadiaro

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de octubre de 2012 a las 13:27

El 15 de mayo de 2007, atracaban respectivamente en los muelles 3A-2 y 1 los buques de crucero Coral y Dalmacija. Tras aquel día y salvo en contadas ocasiones (siempre con escalas de un solo buque), los muelles tributarios de la dársena del Marqués de Guadiaro nunca más recibieron conjuntamente la visita de dos barcos de turistas.

Tras las interminables obras que durante años han tenido inutilizados a los muelles 1 y 2, ahora, con la recién inaugurada estación marítima del Palmeral de las Sorpresas (ha sido un feo detalle no haber bautizado a esta estación con el nombre del muelle en el que está situada), la dársena de Guadiaro ha vuelto a tener en sus aguas a buques de crucero.

Cumplimentadas de una forma exitosa las primeras escalas de este tipo de barcos, el pasado fin de semana, la estación marítima del muelle 2 afrontaba el reto de acoger en sus instalaciones a dos barcos turísticos a la vez. Un hecho verdaderamente complicado debido a las limitaciones físicas con la que se ha diseñado y construido esta estación marítima.

Compartiendo la pasarela para el pasaje instalada en esta terminal turística (esta pasarela dispone de dos brazos que pueden usarse por separado), los buques Kristina Katarina y SeaDream I atracados respectivamente en los muelles 2 y 3A-1, pudieron movilizar sin problemas a la totalidad de sus pasajeros por las dependencias de esta pequeña estación marítima.

Un verdadero éxito que abre la posibilidad de ver de una forma asidua a dos buques atracados en las aguas de la dársena de Marqués Guadiaro. Una realidad que recuerda a otra época en la que los muelles más cercanos al centro de la ciudad eran los más importantes y transitados del puerto de Málaga.

SEADREAM I y KRISTINA KATARINA atracados en los muelles 3A1 y 2 del puerto de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (30 de Octubre de 2012).

Muelles sin nombres

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de octubre de 2010 a las 8:40

Esta pasada semana, en la inauguración de mi nuevo blog  dedicado a temas marítimo malagueños, retomaba un asunto que, hace ya mucho tiempo,  les expuse en esta misma  columna. Recordando los nombres propios que tienen algunos de nuestros muelles, me volvía a preguntar por qué los atraques de nueva construcción aun no han sido bautizados con ilustres apellidos.

Teniendo en cuenta, por otra parte, la muy razonable posición que la Autoridad Portuaria  tiene al respecto (no dar a un muelle un nombre propio que pudiera tener alguna implicación política), sin tener que pensar mucho, a bote pronto, se me ocurren unos cuantos apellidos de notables malagueños “limpios” de este tipo de connotaciones.

Pero como esto de las ocurrencias o las implicaciones, sin duda alguna, son valoraciones demasiado personales, dando una nueva vuelta de tuerca al tema, tal vez, la solución de los posibles nuevos nombres de los muelles, podría pasar por que estos no aludiera a personas físicas; algo que en gran medida, paliaría cualquier tipo de connotación  que oliera  a política.

Si el muelle número dos, bautizado en su día como  Marqués de Guadiaro, se conoce hoy como el muelle del palmeral de las sorpresas, ¿por qué no se podrían poner nombres a los atraques que aun no lo tienen?

Atendiendo al tema crucerístico, ¿sería tan descabellado bautizar a uno de los nuevos muelles con el nombre de la compañía  con más historia  y que más barcos de turistas ha traído a nuestro puerto?

Lo mismo que algunos destacados malagueños se han preocupado, e incluso, se han agrupado para protestar por determinados asuntos portuarios, ¿no merecería la pena hacerlo para bautizar a nuestros nuevos muelles? Yo creo que sí.

Muelle del Marqués de Guadiaro blog

Muelle del Marqués de Guadiaro.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (26 de Octubre de 2010).