Archivos para el tag ‘muelle de Heredia’

El rescatador averiado

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de octubre de 2018 a las 10:15

En la última semana de abril de 2017, las malas condiciones climatológicas, trajeron al puerto de Málaga al buque de bandera holandesa Seefuchs. Con una biografía que se remonta a 1958, este barco de 26 metros de eslora que durante décadas trabajó como pesquero para posteriormente navegar como buque de investigación y barco  turístico, llegaba fugazmente a aguas malacitanas tras haber sido comprado por la organización humanitaria Sea-Eye; una entidad sin ánimo de lucro que, en algo menos de un mes tras su adquisición, lo posicionaba  en las aguas del Mediterráneo. Manteniendo un aspecto avejentado por sus muchos años de mar y mostrando el color rojo en su casco,  el Seefuchs rescata desde entonces a náufragos de pateras en las costas de Libia.

Hace apenas unas semanas, en concreto a principios de octubre, el puerto recibía la petición de atraque del buque Sea-Eye que, en calidad de embarcación turística, reclamaba un amarre en una de las zonas destinadas a este tipo de barcos. Sin posibilidad para atender esta propuesta y con la alternativa de quedar ubicado en el muelle de Heredia, el Sea-Eye entraba en aguas malacitanas mostrando su muy peculiar imagen y su matrícula de Ámsterdam. Pintado de verde y luciendo en sus costados la palabra rescate; un término que aparece escrito en inglés y árabe además del logotipo de la organización que lleva su mismo nombre,  este antiguo pesquero de 133 toneladas de registro bruto gemelo de Seefuchs e integrado en la flota de esta entidad desde 2016, llegaba al puerto malagueño con una avería en su máquina.

Con la previsión de realizar una reparación rápida, cuatro días después de su entrada, este rescatador que en los últimos meses ha trabajado en diversas localizaciones del Mediterráneo, dejaba el puerto para regresar horas después sin haber podido solventar su problema mecánico.

Desde entonces, el Sea-Eye permanece amarrado en el muelle cuatro a la espera de solucionar de una forma definitiva su avería; un arreglo complicado que lo mantiene apartado de sus misiones de salvamento y que desde Málaga, según las previsiones de la organización propietaria de este veterano barco lo llevará a algún puerto de Alemania.

Sea-Eye 14-X-181Buque de rescate SEA-EYE averiado en el muelle de Heredia.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 30 de octubre de 2018.

Ahogados

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de noviembre de 2016 a las 9:38

Hace unos días, me preguntaban por un ahogamiento ocurrido en las aguas del puerto en el año 1941. Sin haber encontrado aún datos sobre aquel luctuoso suceso, aprovecho la ocasión para contarles algunas cosas sobre los múltiples fallecimientos acaecidos en las dársenas malacitanas.

Teniendo como diagnóstico final la muerte por ahogamiento, los motivos de estos accidentes fatales, durante muchos años, casi siempre terminaban certificados como  “de causa desconocida”; una circunstancia que simplificaba y unificaba a todos estos fallecimientos portuarios.

Y si bien existen muchas referencias de accidentes fortuitos y suicidios, quizás, la nómina más numerosa de cadáveres encontrados en las aguas portuarias sea la que reseña actos acompañados de violencia; una lista de fallecimientos que durante muchas décadas fue muy seguida por la gran mayoría de diarios malagueños.

Y aunque en otras ocasiones ya les he contado algunos de estos sucesos, hoy les referiré la historia de José Soriano, un trabajador portuario muerto en la dársena de Heredia en agosto de 1922.

Mientras se encontraba recogiendo restos de grano en el muelle de Heredia, José, que realizaba esta faena junto a otros buscavidas portuarios, se vio inmerso en una reyerta con unos de sus compañeros de trabajo. En la pelea, tras recibir tres puñaladas, nuestro protagonista fue arrojado al agua por su contrincante que, a la carrera, huyó del puerto.

Socorrido por dos compañeros y por un marinero del Melillero que se encontraba cerca, el desafortunado trabajador fue rescatado varios minutos después de su caída; un tiempo más que suficiente para que José Soriano, apuñalado de muerte, falleciera ahogado en las aguas del puerto.

IMG_5199Muelle y dársena de Heredia donde falleció ahogado José Soriano.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 29 de noviembre de 2016.

Carne en conserva

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de mayo de 2015 a las 17:01

En los últimos meses de 1922, muchos malagueños comieron carne salada en conserva similar a las de las raciones de campaña usadas por los soldados norteamericanos durante la Primera Guerra Mundial. Procedente de Boston, en mayo de ese mismo año, el buque de bandera inglesa Lancastrian Prince llegaba al puerto malagueño cargado con 30.000 latas de Corned Beef, o lo que es lo mismo, carne de ternera tratada y envasada lista para ser consumida.

Navegando en línea regular entre puertos norteamericanos y del Reino Unido, el Lancastrian Prince, con algún tipo de avería, variaba su ruta para intentar solucionar su problema en aguas malacitanas. Construido entre los años 1920 y 1921 en los astilleros ingleses Furness Shipbuilding Company, este mercante de 3.478 toneladas de registro bruto y 110 metros de eslora, estaba integrado en la flota de compañía Prince Line Ltd., una naviera con sede en Liverpool dedicada a los tráficos de mercancías con inicio y final en las islas británicas.

Sin posibilidades de ser reparado definitivamente en Málaga, el Lancastrian Prince tuvo que descargar las 1.200 cajas de latas de conserva que venían a su bordo para que otro buque viniera a por ellas. Posicionadas en el muelle de Heredia, el sustituto que debería haber recogido la carga se fue retrasando, hasta que en septiembre de 1922, una nota procedente del Reino Unido ordenó a una agencia consignataria la venta de la totalidad de la mercancía.

Diversos comerciantes malacitanos se hicieron con las 30.000 latas del Corned Beef manufacturado en Chicago por la empresa Libby McNeill & Libby, y muchos malagueños compraron las inconfundibles latas trapezoidales que necesitan una llavecita para ser abiertas.

LANCASTRIANPRINCE1921HA

El LANCASTRIAN PRINCE trajo a Málaga 30.000 latas de conserva de carne.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de mayo de 2015.

Mandioca

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de diciembre de 2014 a las 8:44

Hoy les contaré una historia de lluvia, uno de los principales enemigos de las cargas y descargas de graneles. Corría noviembre de 1963 y el puerto malagueño recibía el tercer envío de mandioca procedente de Brasil. Contratados seis transportes por una empresa alimentaria de Granada, la mandioca, llegaba para ser transformada en harina, un producto altamente energético muy usado en aquellos años.

En la mañana del viernes 15 de noviembre, amarraba en el muelle número cuatro el mercante de bandera inglesa Baltic Sun. Procedente del puerto brasileño de Recife, este buque frigorífico de 118 metros de eslora integrado en la flota de la compañía United Baltic Corporation, traía a su bordo 400 cajas de raíces de mandioca. Finalizada la maniobra de atraque y gestionados los trámites aduaneros, a primeras horas de la tarde, bajo una leve llovizna, se iniciaba la descarga.

Al día siguiente, los estibadores malagueños finalizaban el trabajo, quedando posicionadas las cajas en el muelle de Heredia. Cubierto el voluminoso cargamento por una serie de lonas (la mercancía no se metió en los tinglados que existían en ese mulle), la mandioca en cajas recibió un intenso aguacero durante todo el domingo 17 de noviembre; una lluvia que se mantuvo hasta bien entrado el día siguiente.

Retrasada la carga de los camiones que debían transportar la mandioca a la harinera granadina, el martes 19, los trabajadores de los muelles comenzaron a percibir un extraño olor procedente de aquella mercancía. Debido a la lluvia y probablemente al mal embalaje y conservación durante su transporte, la mandioca comenzó a fermentar, y parte aquel tercer cargamento brasileño se perdió amontonado en el puerto malagueño.

Baltic Sun  (2)Buque BALTIC SUN que trajo a Málaga mandioca en noviembre de 1963.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 2 de diciembre de 2014.

Golpes

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de abril de 2011 a las 8:51

Si hubiera que hacer una clasificación de los muelles malagueños más golpeados por barcos durante maniobras de atraque o desatraque, sin duda alguna, el primero que encabezaría esta lista sería el muelle de Heredia; o si lo prefieren, el número cuatro.

Y aunque la historia de los impactos sobre este muelle podría remontarse al  mismo día en  que se inauguraba (por otra parte es lógico al tratarse de una de las línea de atraque que más tráfico soporta), hoy les contaré uno de los más significativos incidentes ocurridos  en este muelle en los últimos años.

A punto de ser sustituido en la titularidad de su línea, el ferry Ciudad de Sevilla, sufría una importante avería de máquina en septiembre de 2006. Tras llegar renqueante a nuestro puerto el sábado día dos (este sería el último viaje que realizaría en la ruta Málaga-Melilla), este veterano buque, pasaba de su habitual muelle de atraque al número seis. Después de efectuar varios cambios de muelle en días sucesivos, finalmente, el  Ciudad de Sevilla quedaba amarrado en el muelle de Heredia.

Una vez reparada la avería, el 16 de septiembre, el aun Melillero titular, salía  para hacer  pruebas de mar. Cuatro días más tarde, nuevamente repetía las pruebas; aunque en esta ocasión, regresaba auxiliado por el remolcador Diheciseis. En aquella maniobra, el Ciudad de Sevilla golpeaba  levemente contra el cantil del muelle de Heredia, y tres norayes se veían dañados por el impacto.

El 23 de septiembre de 2006, tras ser relevado oficialmente en la  titularidad de la línea Málaga-Melilla, el Ciudad de Sevilla dejaba nuestro puerto para siempre; y en el muelle número cuatro,  se reparaban los desperfectos producidos por  aquel incidente.

Ciudad de Sevilla blog

CIUDAD DE SEVILLA saliendo de Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (12 de Abril de 2011).