La mar de Historias » Muelle Nº 4

Archivos para el tag ‘Muelle Nº 4’

Sal robada

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de septiembre de 2015 a las 8:53

En la segunda mitad de la década de 1960, el puerto de Málaga recibió una significativa cantidad de cargamentos de sal. Procedente la gran mayoría de los embarques de las salinas de la localidad murciana de San Pedro del Pinatar, la carga que llegó ensacada y también en toneles, tenía como destino diferentes  lugares de Andalucía.
Descargada la sal en el muelle número cuatro, los tinglados ubicados en este lugar, fueron los encargados de almacenar la mercancía a la espera de su transporte por carretera.
Cumplimentadas con éxito las primeras operativas, en junio de 1961, tras haberse recibido un  total de once descargas, una serie de barriles con sal no pudieron seguir su destino. Rotos y con unas considerables pérdidas, 25 toneles tuvieron que ser descartados; una circunstancia que en un principio no llamó demasiado la atención.
Manteniéndose los habituales descartes propios de la estiba (siempre se dañaban en la descarga y almacenamiento algunos sacos o barriles), en el viaje número quince las cuentas empezaron a no salir. Al día siguiente de haberse depositado en el tinglado los 300 toneles y 200 sacos que habían llegado, faltaban en el almacén 20 sacos; una significativo número que disparó las alertas.
Alertada la policía y estando bajo sospecha todos los trabajadores portuarios que habían participado en aquella operativa, una  investigación concluyó que el que había robado la carga era uno de los camioneros implicado en el transporte. Tras haber estado negociando con los descartes de los 25 toneles dañados (aquella sal fue vendida en pequeñas cantidades), los sacos desaparecidos habían sido vendidos y retirados horas después de su desembarque mientras aún estaban a pie de muelle.

9Vista del puerto en la década de 1960.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 29 de septiembre de 2015.

El barco de 2014

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de enero de 2015 a las 10:11

Continuando con una tradición que ya se remonta a una década, hoy les contaré el que en mi opinión ha sido el buque más destacado en las aguas del puerto de Málaga en 2014.

En un año donde las clamorosas escalas de los buques turísticos Oasis of the Seas y Disney Magic han compartido protagonismo con los atraques de grandes portacontenedores accidentados, un barco apresado con droga, un buque tanque que provocaba un vertido, amén de muchas reparaciones, la estancia durante 17 días de una draga de bandera chipriota, ha constituido la operativa más curiosa y significativa vivida en las aguas malacitanas en el recién finalizado año.

Procedente de Génova, el 21 de octubre atracaba en el muelle número cuatro el buque Waterway, una draga de succión que llegaba para instalar a su bordo un sistema antipiratería. Construido en Holanda en 2001, este barco de 5.395 toneladas de registro bruto, 98 metros de eslora y 23 de manga, perteneciente a la compañía holandesa Royal Boskalis Westminster, elegía el puerto de Málaga para blindarse antes de navegar con destino a Nigeria.

Tras instalarse rejas, reforzarse los todos cierres y colocarse unos portillos anti disparos, tres kilómetros de alambre de cuchillas (las famosas concertinas), dispuestos a lo largo de su eslora, completaban el dispositivo anti abordaje.

Y aunque 2014 también podría recordarse por la estancia del incendiado Repubblica Di Roma, que llegó para una gran reparación y varios meses después se marchó prácticamente como vino, la operativa nunca vista de acondicionar un buque contra posibles ataques de piratas, confiere al Waterway el galardón del más significativo barco que ha pasado por Málaga en el año que acaba de finalizar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADraga WATERWAY atracada en el muelle cuatro.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de enero de 2015.

Emergencias fisiológicas

Juan Carlos Cilveti Puche | 29 de marzo de 2011 a las 8:18

Cuando los vi por primera vez, me llamaron poderosamente la atención; y ahora, cada vez que paso junto a ellos, vuelvo a pensar que en los muchos años que llevo pateándome los muelles del puerto de Málaga, nunca me había encontrado con algo así.

Me refiero a los dos sanitarios (WC) móviles que situados en el muelle número cuatro, justo en la popa del pesquero ruso Tralmeyster Mogutov, se han habilitado para  el uso de  los muchos trabajadores que hay a bordo de este buque.

Pero independientemente de la paradójica circunstancia de que un barco necesite de unos servicios situados en tierra (esto me hace pensar que todos los retretes que hay a bordo no funcionan), lo más llamativo de este curioso hecho, lo constituye la ubicación tan visible de estos sanitarios móviles.

Y aunque estas cabinas estén situadas en el muelle número cuatro (uno de nuestros muelles sucios), y el barco que las está usando tenga el aspecto de un buque fantasma; tal vez, se debería haber cuidado algo más la colocación de estos dos retretes. Unos elementos que muy bien, y no hubieran desentonado demasiado, podrían haberse situado a bordo de este barco.

En definitiva, una simple curiosidad sin demasiada importancia, que me lleva a preguntarme si estos sanitarios, una vez que dejen de ser empleados por los tripulantes y trabajadores del destartalado pesquero ruso, serán reubicados en alguna otra instalación portuaria. Y digo esto, porque en nuestro magnifico y recién inaugurado Palmeral de la Sorpresas no hay servicios; y tal vez estos sanitarios móviles, de una forma provisional, claro está, podrían subsanar muy bien  las emergencias fisiológicas de los muchos malagueños que ya disfrutan de este espléndido recinto.

retretes móviles blog

Sanitarios (WC) móviles en la popa del pesquero ruso.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (29 de Marzo de 2011).

Teléfono y fax

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de julio de 2010 a las 20:44

El pasado sábado, llegaba a Málaga uno de esos barcos a los que muy bien se le podía poner el calificativo de raros.

Procedente del puerto argelino de Ghazaouet, a media tarde, quedaba atracado en el muelle número cuatro la draga de bandera bahameña PAT M.

Pat M blog1

Con el fin de realizar una serie de labores de mantenimiento, este buque, según previsiones iniciales, permanecerá en aguas malagueñas al menos dos semanas.

Pero independientemente de esto, y de la  muy extraña imagen de este barco que algunos podrían  no considerar como tal, lo curioso (por lo menos a mi me lo parece) es el anuncio que se muestra tanto en su proa como en su popa.

Pat M blog2

Proa.

A proa, justo en el frontal del barco, bajo el puente, se puede leer el nombre de la empresa propietaria de la draga, y bajo ella, y ahí está lo curioso, aparece el teléfono de contacto de esta; un detalle que va a más, si miramos a popa, en la parte trasera de la pala que allí lleva situada la draga, donde además de mostrarse el  número de teléfono, se puede leer también un fax de contacto.

Pat M blog3

Popa.

Pat M blog4

Detalle de la popa. Números de teléfono y fax.

Y aunque eso de que aparezca de forma muy visible en el casco de barco el nombre de la empresa es algo muy habitual; hay navieras que incluso bajo su nombre muestran la dirección de su página web, lo que ya no lo es tanto, es que se pueda ver, de una forma tan visible, un número de teléfono o de fax.

Para los amantes de datos, aquí está la ficha de la draga.

PAT M.

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2001

ASTILLERO: Scheepswerf “De Donge” B.V. Raamsdonksveer, Holanda.

 BANDERA: Bahamas.

ARMADOR: Humber Work Boats. Humber Work Boats Ltd (Reino Unido).

REGISTRO BRUTO: 606 TRB.

ESLORA: 44  m.

MANGA: 14 m.

CALADO: 3,500  m.

El enfado alemán

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de mayo de 2010 a las 7:12

Retomando lo que les contaba la pasada semana, hoy les hablaré de lo que ocurrió con el buque de crucero Deutschland tras su escala malagueña de octubre de 2006.

Después de pasar más de 24 horas atracado en el muelle número cuatro, y vivir sus pasajeros la desagradable historia de aquella empapada y maloliente alfombra roja, el buque alemán iniciaba desde aquí un nuevo itinerario crucerístico.

El día 12 de noviembre de ese mismo año, el Deutschland regresaba a Málaga. Sorprendentemente, el barco volvía a quedar atracado en el muelle número cuatro ante las quejas de la oficialidad; la cual, se cuestionaba porqué razón volvían a amarrar su buque en un muelle no turístico. Tras aquella larga escala de algo más de 17 horas, los alemanes dejaban Málaga con los ánimos muy alterados.

Al año siguiente, el Deutschland; que desde 1998 solía hacer, al menos, un par de visitas anuales a Málaga (una en Primavera y otra en Otoño), sólo escalo en nuestro puerto en una ocasión. En años posteriores, la programación de la compañía propietaria del buque cambió, y el puerto de Málaga quedó apartado de las habituales visitas turísticas de este buque.

Tras varios años de ausencia, el pasado martes 6 de abril, el Deutschland regresaba a Málaga. Si no hay cambios de última hora, a principios de octubre, completando sus dos tradicionales escalas anuales, nuestro protagonista de hoy volverá a estar presente en el puerto malagueño.

Y sin ser (al menos eso creo), la principal causa del alejamiento temporal de esta naviera en Málaga; sin duda alguna, aquellos dos atraques en el muelle número cuatro tuvieron su influencia. Una influencia y un enfado (el enfado alemán), que afortunadamente ya es historia.

Deutschland 6-IV-10 blog

Deutschland atracado en Málaga en Abril de este año.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Mayo de 2010)

La alfombra roja

Juan Carlos Cilveti Puche | 4 de mayo de 2010 a las 7:14

Lo que hoy les contaré, constituye una de esas rarezas portuarias que ocurren de vez en cuando; rarezas, que si van acompañadas de casualidad, como en este caso, suelen traer algún tipo de consecuencias, normalmente negativas.

El tres de octubre de 2006, procedente de Lisboa, llegaba a Málaga el buque de crucero Deutschland. Perteneciente a la compañía Peter Deilmann, el Deutschland, buque insignia de esta naviera dedicada en exclusividad al mercado alemán, escalaba en el puerto malagueño para desembarcar a todos sus pasajeros y embarcar a nuevos turistas.

De una forma inesperada, este buque que tenía que hacer noche en Málaga, fue atracado en el muelle número cuatro; un muelle dedicado a la carga y descarga, y que solo en rarísimas ocasiones ha albergado a barcos turísticos.

Tras la sorpresa inicial por parte de la oficialidad de buque, horas después de su llegada, los pasajeros del Deutschland iniciaban el desembarque. Con el suelo del muelle mojado (la noche anterior había estado lloviendo), y aun con restos de lo que allí se había descargado días antes (si no recuerdo mal era harina), la salida del barco por parte de los turistas que finalizaban su crucero, se convirtió en una tarea complicada y peligrosa.

Ante tal situación, el consignatario del buque instaló urgentemente una especie de gran alfombra roja; la cual, pronto se empapó de agua y empezó a desprender un no demasiado agradable olor.

Finalizado el desembarque y tras el posterior embarque, al día siguiente, después de una excursión que obligó al pasaje a cruzar nuevamente la resbaladiza y maloliente alfombra roja, el Deutschland dejaba el puerto de Málaga. Sobre lo que ocurrió después, les hablaré la próxima semana.

Deutschland 5-X-06 blog

      Deutschland atracado en el muelle número cuatro.

 

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (4 de Mayo de 2010)