La mar de Historias » Reparación

Archivos para el tag ‘Reparación’

El más largo

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de abril de 2021 a las 10:47

Hoy les narraré un récord portuario; uno de esos múltiples detalles ocurridos en los muelles malagueños que en la mayoría de las ocasiones suelen pasar desapercibidos. Pero antes de entrar en materia, les contaré algunas cosas sobre una muy significativa naviera; una compañía de origen holandés que con cierta frecuencia trae a algunos de sus barcos al puerto de Málaga. Fundada en 1898 en la ciudad portuaria de Delfzijl, la denominada Royal Wagenborg, tras iniciar su vida realizando rutas de cabotaje, pronto comenzó a crecer ampliando sus primigenias zonas de navegación. Convertida en la actualidad en una de las más importantes navieras del norte de Europa, Wagenborg, que moviliza 30 millones de toneladas al año, dispone de una amplia flota que supera las 180 unidades; unos barcos que, dedicados fundamentalmente a la carga seca y las cargas especiales, destacan por lucir unos cascos de color gris decorados por una vistosa franja roja.

Dicho esto, les contaré que no hace demasiadas semanas, un barco de esta naviera llegó a Málaga con una avería. Amarrado en el muelle norte de la estación marítima de levante,  el Manisa Emy, un buque de 108 metros de eslora, permaneció en este atraque crucerístico hasta que, una vez reparado, siguió viaje con destino a Sagunto.

Varios días después de la marcha de este barco, los astilleros de Mario López recibían al Volgaborg para cumplimentar una reparación en seco.  Luciendo los colores de Wagenborg, este buque construido en 2013 en Holanda constituía todo un récord para el dique flotante Andalucía. Con 7.367 toneladas de registro bruto, 142,6 metros de eslora y 15,8 de manga, el Volgaborg se convertía en el barco más largo entrado hasta la fecha en el dique malagueño.  Mostrando una espectacular proa invertida, a este carguero habilitado para navegar por mares helados, durante tres jornadas se le realizaron unas reparaciones mecánicas además de la pintura de toda su obra viva.

Una muy rápida varada que se convirtió en todo un acontecimiento. Una corta estancia que reseña a este buque de Royal Wagenborg como el de mayor longitud entrado en el dique Andalucía. Un significativo récord portuario del que era obligatorio escribir.

Volgaborg 22-III-21 (18)VOLGABORG sobre el dique flotante malagueño.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de abril de 2021.

Secuestrado en Somalia

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de marzo de 2019 a las 10:04

Hoy les contaré una historia de piratas; toda una aventura que tiene como protagonista a un barco que en la actualidad  se encuentra en aguas malacitanas.  Pero antes de comenzar, me gustaría  recordarles qué  significa, en términos marítimos, la denominación  Supply; una referencia que  en nuestra lengua explicaría lo que es un  remolcador multipropósito de altura, un barco con muy diferentes posibilidades capaz de realizar, entre otros múltiples trabajos, remolques, salvamentos o tareas de apoyo a plataformas.

Aclarada la terminología, les diré  que la biografía de nuestro protagonista de hoy se iniciaba en los astilleros holandeses Tille Scheepsbouw en 1981, momento en el que este supply  comenzaba a trabajar bautizado como Smit Lloyd 72. Adquirido en 2009 por la compañía italiana Micoperi Marine Contractors, este remolcador de altura,  renombrado como Buccaneer, en ese mismo año sufría un  muy grave incidente. Navegando por el Golfo de Adén, un grupo de piratas somalíes secuestraba el barco en la jornada 11 de abril. Retenidos los 16 tripulantes que iban a bordo: 10 italianos, 5 rumanos y un croata, el buque era llevado a las costas del norte de Somalia para desde allí iniciar las negociaciones sobre su rescate. Tras cuatro meses de conversaciones,  finalmente,  en agosto de 2009  el gobierno italiano conseguía liberar al Buccaneer y a su tripulación; una acción en la que oficialmente no se realizó ningún desembolso económico.

Superado aquel hecho, este supply siguió trabajando, y a finales del año pasado, con una avería en su sistema de propulsión, el Buccaneer llegaba a Málaga. Procedente de Algeciras, este barco de 1.671 toneladas de registro bruto y 73 metros de eslora con matrícula de Rávena quedaba atracado en el muelle cuatro en la mañana del 11 de diciembre. Tras ocho  días de espera el buque entraba en dique y, sin haberse completado su reparación, el 3 de enero el  Buccaneer volvía a amarrar en el muelle de Heredia.

A la espera de que se remate el arreglo, una circunstancia que requerirá una nueva varada, el Buccaneer, el supply que durante cuatro meses estuvo secuestrado por piratas somalíes permanece en aguas malacitanas. Toda una historia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERABUCCANEER atracado en el muelle cuatro a la espera de finalizar su reparación.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de marzo de 2019.

Velas en el puerto

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de enero de 2017 a las 9:35

Cuando los barcos navegaban a vela, el mantenimiento en perfecto estado del denominado trapo era una de las más importantes actividades a bordo. Con una serie de marineros adiestrados al mando del llamado maestro de velas o velero, las reparaciones, que en la mayoría de los casos se hacían en la mar, siempre eran rematadas en puerto; una circunstancia que generaba una abundante mano de obra procedente de tierra. Así pues, la existencia de velerías o  talleres de fabricación y reparaciones de velas formaban parte de los más habituales negocios en cualquier puerto del mundo. En Málaga, además de haber varios de estos locales en las inmediaciones del recinto portuario, existían algunos tinglados a pie de muelle dedicados a estos menesteres; unos lugares en los que, fundamentalmente, se mejoraban los arreglos que la marinería ya había hecho mientras el barco estaba navegando.

Cuando la vela dio paso al vapor, las velerías dejaron de existir, y hoy día, salvo en contados lugares, los talleres que se mantienen activos se dedican fundamentalmente al mundo de la vela deportiva y de recreo.

En algunas ocasiones, los veleros que aún navegan por el mundo muestran parte de su trapo cuando están atracados en puerto; una tarea que casi siempre atiende a la necesidad de que el velamen se mantenga seco. Pero con independencia de esta circunstancia, algunas veces hay que afrontar reparaciones; un hecho que se pudo apreciar hace unos meses en el puerto malacitano cuando varios marineros del moderno velero turístico de cinco mástiles Wind Surf estuvieron trabajando durante varias horas sobre una de las cinco grandes velas de este buque mientras permanecía atracado  en el muelle número dos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAReparación de una de las velas del WIND SURF en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 17 de enero de 2017.

El retaso soviético

Juan Carlos Cilveti Puche | 20 de octubre de 2015 a las 7:46

El lunes 14 de agosto de 1978, procedente de Lisboa, atracaba en el muelle número cuatro el barco de bandera soviética Vladimir Favorskiy. Mostrando en su chimenea blanca la hoz y el martillo sobre una franja de color rojo, este buque de carga general llegaba a aguas malacitanas para efectuar una reparación de tres días.

Construido en los astilleros finlandeses Uusikaupunki entre los años 1972 y 1973, este barco de 3.184 toneladas de registro bruto y 79,2 metros de eslora, desde su entrega, navegaba bajo la gestión de una de las múltiples empresas que, por aquellos años, operaban adscritas al partido comunista de la URSS.

Pero con independencia de esta significativa circunstancia, lo más destacado de este mercante era su complejo sistema de carga y descarga; una evolución de los mecanismos que los constructores navales de Estados Unidos emplearon en los buques de las clases Liberty y Victory durante la segunda guerra mundial.

Sobre dos mástiles paralelos a popa y uno a proa, el Vladimir Favorskiy disponía de tres grandes puntales o brazos de grúa gestionados por un complejo entramado de cables y poleas que posibilitaban la carga y descarga en sus tres bodegas.

Con la intención de reponer algunos de estos cables, un grupo de operarios llegados ex profeso desde la Unión Soviética comenzaron a trabajar a bordo en la mañana del 15 de agosto. Tras aplazarse un día la salida, que inicialmente estaba prevista para el viernes 18, los trabajos se fueron retrasando hasta el día 27, jornada en la que el buque soviético salió a la bahía a esperar órdenes.

Una curiosa reparación la que trajo al mercante Vladimir Favorskiy a Málaga para tres días, y que finalmente, se prolongó mucho más de lo previsto.

583062Mercante soviético Vladimir Favorskiy con su aparatoso aparejo de cables.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 20 de octubre de 2015.

La barcaza antillana

Juan Carlos Cilveti Puche | 28 de mayo de 2013 a las 9:03

El 27 de diciembre de 2012, procedente de la localidad mauritana de Nouadhidou, llegaba al puerto de Málaga el remolcador Felis. Con apenas 277 toneladas de registro bruto y 31 metros de eslora, este buque abanderado en San Vicente y las Granadinas construido en 1972, traía a remolque a la barcaza Ans, una plataforma flotante multipropósito de 677 toneladas que venía a reparar.

Tras quedar amarrados ambos en el muelle número seis, varios días después de su llegada, el remolcador  ponía rumbo a la ciudad portuaria holandesa de Ijmuiden, quedando la barcaza a la espera de entrar el en dique flotante de Mario López.

Matriculada en Basseterre, capital de la exótica isla antillana de San Cristóbal y Nieves, la barcaza Ans, propiedad de una empresa de origen holandés dedicada a suministrar embarcaciones para diversos trabajos marinos, llegaba a aguas malacitanas para realizar una serie de reparaciones en seco y a flote.

Tras permanecer varias semanas amarrada en el muelle seis, el 14 de enero, la barcaza, con la ayuda de los dos remolcadores malagueños de la Clase H,  finalmente entraba en el dique flotante. Cumplimentados todos sus trabajos en seco, el 11 de febrero, la plataforma regresaba al muelle seis donde se culminaba su reparación a flote.

Una vez lista y con la intención de navegar remolcada hasta Italia, la barcaza Ans, desde mediados de marzo permanece a la espera de dejar las aguas malagueñas; una circunstancia que se está retrasando y que ya ha motivado, en varias ocasiones, el tener que moverla para facilitar así el tráfico comercial de buques en el muelle seis.

Una historia aun sin final que podría mantener a esta plataforma de matrícula antillana muchos meses en el puerto de Málaga.

Barcaza ANS atracada en el muelle seis tras su reparación.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (28 de mayo de 2013).