Archivos para el tag ‘réplica’

El velero del Zar

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de octubre de 2015 a las 8:16

Compartiendo estancia con los veleros La Grace y Pogoria, este fin de semana atracó en aguas malacitanas la fragata de bandera rusa Shtandart. Construido entre los años 1994 y 2000 en los astilleros de la ciudad de Olonets, este barco, es una fiel réplica del buque insignia de la flota del zar Pedro I el Grande; un velero que navegó fundamentalmente por el mar Báltico entre los años 1703 y 1719.

Sin planos de construcción, y con la idea de aprovechar algunos retos originales que se encontraban en tierra de 1727, fecha en la que el velero fue desmantelado, en 1994, un grupo de entusiastas del mundo de la mar planificó su construcción tal y como, tras su desguace, había ordenado Catalina I, la sucesora del zar Pedro.

Sin poder aprovechar ninguno de los restos que quedaban, la réplica de la fragata, fabricada en su totalidad con maderas de roble y pino, se hacía a la mar en junio de 2000 bajo el control de la marina de guerra rusa y la gestión de un grupo de empresas privadas constituidas en una asociación.

Con 128 toneladas de registro bruto y 34,5 metros de eslora, la Shtandart, que en sus tres mástiles monta un total de 14 velas con 620 metros cuadrados de superficie, navega por el mundo participando en los más importantes eventos marítimos. Manteniendo una tripulación fija de 6 personas más 19 alumnos que embarcan y desembarcan en sus diversas travesías (este buque sigue la tradición de otros barcos que navegan con jóvenes para su instrucción náutica), la fragata del zar Pedro I el Grande está considerada como una verdadera joya de la navegación; un velero repleto de detalles de otra época que ha pasado por el puerto de Málaga, todo hay que decirlo, sin pena ni gloria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFragata rusa SHTANDART atracada en el muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 6 de octubre de 2015.

San Pedro Metropolitano de Moscú

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de mayo de 2015 a las 17:13

Por motivos personales no pude subir al blog esta columna publicada el pasado 19 de mayo. Aquí está.

Encontrar referencias de barcos de bandera rusa que no tengan una cierta relevancia internacional, resulta un trabajo verdaderamente complicado; una circunstancia que se incrementa si el buque en cuestión es un velero.
En el año 2002, a orillas del lago Onega, en la ciudad de Petrozavodsk, se construía una réplica de los barcos que en el siglo XVII surcaban los mares de Rusia transportando todo tipo de mercancías. Fabricado con madera de Carelia (la propia de la región), este velero de tres mástiles y 17 metros de eslora, fue bautizado con el muy peculiar nombre de San Pedro Metropolitano de Moscú, una denominación que alude a un pequeño relicario situado a su bordo donde se depositaron algunos recuerdos de Fyodor Fyodorovich Ushakov, un afamado almirante ruso canonizado por la Iglesia Ortodoxa que, amén de haber sido el santo protector de los bombarderos estratégicos nucleares, desde 2005 es el patrón de la marina de guerra rusa.
Con todo este historial, este pequeño velero construido en base a unos restos arqueológicos, llegaba a la costa malacitana en julio de 2014. Patrocinado por un club náutico ruso, y tras haber navegado durante años realizando viajes culturales, el San Pedro Metropolitano de Moscú fondeaba durante cinco días frente a las playas de La Malagueta en una larga singladura que lo llevaba a un puerto francés para participar en una regata de barcos de época.
Si haber tenido ninguna referencia más sobre este buque después de pasar por Málaga, hace unos días, me llegaba la noticia de su naufragio en Grecia en noviembre de 2014. Una información muy retrasada y que ratifica lo complicado que es encontrar datos sobre determinados barcos que navegan bajo la bandera de Rusia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASAN PEDRO METROPOLITANO DE MOSCU fondeado frente a Málaga en 2014.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de mayo de 2015.mode

La Nao Victoria

Juan Carlos Cilveti Puche | 8 de diciembre de 2010 a las 19:52

Ayer, procedente de Cádiz, llegaba a Málaga dentro de un viaje promocional “La empresa de la primera vuelta al mundo”, la Nao Victoria.

Siempre impresionante de ver en nuestros días, este barco, réplica del que circunnavegó por primera vez nuestro planeta (Expedición de Magallanes 1519-1522), me lleva a pensar, cómo un barco de estas dimensiones (25,90 metros de eslora, 6,60 de manga y un calado de 2,90 metros), pudo realizar aquella proeza.

Con infinidad de limitaciones; la primera su forma de navegar (siempre con vientos de popa), ver hoy día esta fiel réplica de lo que fue uno de los barcos de aquella expedición, cuando menos me hace pensar.

Nao Victoria 7-XII-10 (2)

NAO VICTORIA entrando ayer (7 de Diciembre) en Málaga.

Desde la primera vez que visité este barco, y ya lo he hecho en varias ocasiones, siempre (sin duda influido por la profesión), se me ha venido a la cabeza el tema de  las condiciones higiénico- sanitarias de los marinos que se embarcaban a la aventura en uno de estos buques.

Con unas condiciones de vida infrahumanas, salir vivo de uno de estos viajes, en uno de estos barcos, era, sin duda alguna, toda una suerte.

Y aunque podría contarles algunas cosas al respecto; para no caer en el morbo fácil, prefiero recomendarles un libro.

Con el título LA MEDICINA NAVAL ESPAÑOLA EN LA ÉPOCA DE LOS DESCUBRIMIENTOS, este libro narra cómo era la vida a bordo de un barco entre los siglos XV y XVI. Cómo se vivía, la higiene, la salud, las enfermedades, las curas, los médicos; en definitiva, una magnífica obra que nos da luz al respecto de las condiciones de salud y enfermedad en los barcos que por entonces navegaban, especialmente, con rumbo al nuevo mundo.

Publicado por Labor, el autor de esta obra es doctor Fernando López-Ríos Fernández.

Pero independientemente de que les pudiera interesar esta recomendación, si tienen oportunidad, no dejen de visitar la Nao Victoria. Merece la pena retrotraerse, aunque sea sólo por unos minutos, a lo que vivieron aquellos aguerridos marinos del siglo VXI.

Después de Málaga, el barco visitará Almería y Sevilla.

Nao Victoria 7-XII-10

NAO VICTORIA atracada en el muelle Nº2 del puerto malagueño.