La mar de Historias » rescate

Archivos para el tag ‘rescate’

El galgo

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de abril de 2021 a las 9:47

El día a día en los muelles malagueños, además de los asuntos estrictamente portuarios, genera una serie de situaciones que nada tienen que ver con el mundo de la mar y los barcos. Con esta realidad que dibujaría lo que muy bien podríamos denominar como “las otras historias portuarias”, hoy les narraré una curiosa; un hecho ocurrido hace apenas un par de semanas.

Y como la historia va de perros, permítanme que recuerde a mi buen amigo Jesús, un técnico del puerto de Málaga que, recuperado del virus y aún con secuelas, participa de la cualidad de ser un gran amante de los canes.

En la mañana del martes 13 de abril, un día no muy adecuado para los supersticiosos, un policía portuario descubría a un perro en unas circunstancias muy especiales. Atrapado en un reducido espacio entre dos vallas (entre ellas corre la gran puerta móvil que da acceso al muelle de levante), se encontraba un galgo de color canela. Con el añadido de que el espacio en el que se encontraba se veía reducido al accionar la apertura de la puerta, los intentos del policía portuario por atraer hacia él al tembloroso animal se hicieron infructuosos. Tras ofrecerle agua a la que no acudió, una llamada al centro de control del puerto activó el protocolo para su rescate. Transcurridos algo menos de 30 minutos desde el aviso, y ya con tres policías presentes, un furgón del servicio de recogida del Centro Zoosanitario municipal llegó al muelle de levante. Con la duda de cómo se había podido meter el galgo en aquel lugar, los laceros rescatadores: Juan y Manolo, tras verificar que el perro tenía chip, comenzaron a estudiar la forma de extraerlo. Sin posibilidades de que saliera por donde en teoría había entrado, su nerviosismo tampoco ayudaba nada, la única opción factible pasaba por ser izado; una maniobra que al instante comenzó a ejecutarse. Posicionado el furgón junto a la valla y con el perro laceado entre sus patas traseras y delanteras, uno de los operarios, subido al techo del vehículo lo levantó, y finalmente el asustado galgo quedó liberado.

Una historia, como otras muchas que a diario se viven el puerto de Málaga y que nada tienen que ver con barcos, mercancías o pasajeros.

1618310663867Galgo rescatado en la entrada del muelle de levante.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de abril de 2021.

‘Luna’ y sus cachorros

Juan Carlos Cilveti Puche | 26 de febrero de 2019 a las 10:47

Hoy no les hablaré de barcos, les contaré una historia cargada de humanidad ocurrida en el puerto hace tan sólo unos días. Pero antes de entrar en materia, les haré una breve referencia sobre la amplia fauna que de forma habitual e itinerante vive alrededor de los muelles. Aunque siempre se ha dicho que las ratas constituyen la población  portuaria más abundante, se sorprenderán al saber que compartiendo hábitat con estos redores, cohabitan una gran cantidad de animales; una muy marga lista de especies que por tierra mar y aire tienen como principal  zona de actuación el recinto portuario malacitano.

Pero dejando a un lado a las ratas y sin entrar en los animales que nadan o vuelan,  les diré que los gatos constituyen un muy alto porcentaje de la fauna que de forma habitual  vive en el puerto malagueño; un hecho  nada extraño teniendo en cuenta que Málaga es una ciudad de gatos callejeros.

Teniendo esto en cuenta y dejando para otra ocasión las aventuras de un trabajador portuario que a diario alimenta a estos felinos, la historia que hoy quiero contarles se centrará en perros; una especie que desconocía que viviera en los muelles malacitanos.

Controlada la población canina por la policía portuaria, hace unos días, uno de los agentes que patrulla los muelles y al que llamaremos Paco,  detectaba a una perra preñada; un animal  conocido en el puerto que, con entradas y salidas, se movía por los márgenes del río. Bautizada en la distancia como Luna, este animal, tras perderse durante un tiempo reaparecía cerca de la Federación de Vela en la zona de San Andrés. Atento a sus movimientos y viendo que la perra que ya había parido no se movía de las rocas que conforman la escollera de esta zona, Paco, junto a sus compañeros de guardia, avisaba a la Protectora de Animales. Personada una responsable de esta institución acompañada de Paco y una voluntaria, la primera medida pasó por atrapar a Luna; una acción que se realizó con una  jaula cebada con trozos de pollo.  Capturada la madre, cinco cachorros fueron sacados sanos y salvos de las rocas. Una aventura con final feliz que mantiene a Luna y a sus retoños portuarios en una casa de acogida a la espera de ser adoptados.

Luna y cachorros

IMG-20190219-WA0018

IMG-20190219-WA0015LUNA y sus cachorros portuarios.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 26 de febrero de 2019.

Rescates y salvamentos

Juan Carlos Cilveti Puche | 19 de junio de 2018 a las 10:00

El viernes 16 de febrero de este año, el buque de carga rodada Festivo realizaba un dramático salvamento en las aguas del mar de Alborán. Cubriendo el triángulo de navegación entre Málaga, Ceuta y Melilla, este buque de Marítima Peregar, desde hace años vive en primera persona el drama de las pateras; un hecho que le ha permitido rescatar de la muerte a muchas personas.

Navegando desde Melilla, a 17 millas al suroeste de la isla de Alborán, el segundo oficial del barco avistaba una lancha neumática de seis metros deshinchada donde iban embarcadas 36 personas. Tras dar aviso a las estaciones costeras de salvamento, el buque se acercó e inició las maniobras para el rescate. Lanzado un cabo desde el barco, el frágil esquife comenzó a hundirse, y el pánico se apoderó de los 27 hombres, 7 mujeres y dos niños que pedían auxilio desde la mar.  Manteniendo la calma, el capitán del Festivo, un marino acostumbrado a estas acciones y con las ideas muy claras, ordenó que se echara al agua uno de los botes del barco, una maniobra que salvó la vida de los náufragos.

Aquel rescate, del que existe un vídeo que muchos deberían ver, me sirve para hablarles la Salvamar Alnitak, la embarcación de Salvamento Marítimo posicionada en el puerto de Málaga. Con dos tripulaciones de cuatro marinos y una total disponibilidad que les obliga a vivir a menos de 20 minutos de su puesto de trabajo, esta lancha de 21 metros que alcanza una velocidad  máxima de 28 nudos (51.8 kilómetros por hora), realizó en 2017 un total de 116 salidas entre las que destacan 24 rescates de pateras en las que viajaban 1.212 personas.

Ante esto, y sin olvidar a los miembros de la Cruz Roja y a los policías que atienden a los migrantes que llegan a los puertos andaluces, no me gustaría terminar sin mencionar la televisada y politizada aventura del Aquaruis, el Dattilo y el Orione; un dramático rescate que quizás haya eclipsado otros muchos salvamentos que desgraciadamente ya forman parte de nuestro día a día. Por cierto, uno de los protagonistas de esta aventura, en concreto el buque la Guardia Costera italiana  Luigi Dattilo visitó en puerto de Málaga en  mayo de 2017.

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuque de la Guardia Costera italiana L. DATTILO en Málaga.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 19 de junio de 2018.

Triste estadística

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de diciembre de 2016 a las 18:08

Hoy les hablaré de una dramática estadística; unos datos nada parecidos a los que por estas fechas se pueden encontrar sobre las actividades que se realizan en puerto. Con la esperanza de que los números que les refiero sean los últimos de 2016, en el presente año, los muelles malacitanos han recibido 15 contingentes de migrantes rescatados en la mar; un total de 735 personas que a bordo de frágiles esquifes han salvado sus vidas de una larga y peligrosa navegación en la que muchos encuentran la muerte.

Teniendo paradójicamente a enero y diciembre como los  meses en los que los grupos llegados han sido más numerosos, las diferentes jornadas en las que se anunciaban los desembarcos de náufragos han constituido unos días tristes para el puerto; unas horas en la que la mayor parte de la actividad de los muelles quedaba paralizada por estos dramáticos atraques.

Y aunque estas entradas han sido las que más repercusión han tenido, las aguas malacitanas también han recibido en 2016 a otros  muchos inmigrantes que no han llegado rescatados de lanchas neumáticas o pateras. Con el espeluznante recuerdo de los cinco jóvenes que viajaron desde Melilla  sobre los propulsores un ferry de alta velocidad, la figura de los polizones embarcados en los buques que cubren la ruta del mar de Alboran se está convirtiendo en una alternativa cada vez más frecuente. Un hecho que se hizo patente hace unas semanas cuando una docena de ilegales salían en desbandada del garaje de uno de los barcos que enlaza el puerto con Ceuta y Melilla.

Una triste estadística (la peor de los últimos años) que seguirá en 2017, y que nada tiene que ver con las que en unos días empezarán a contabilizar barcos, cargas o turistas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARestos de una patera en el puerto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 27 de diciembre de 2016