La mar de Historias » Société Générale de Transports Maritimes à Vapeur

Archivos para el tag ‘Société Générale de Transports Maritimes à Vapeur’

El AQUITAINE

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de enero de 2021 a las 10:24

Hoy les contaré la historia del Aquitaine, un barco que frecuentó las aguas malacitanas en las dos últimas décadas del siglo XIX. Adscrito a la amplia flota de la compañía francesa Société Générale de Transports Maritimes a Vapeur (SGTM), este vapor fue construido entre 1880 y 1881 en los astilleros británicos Bartram & Son.  Con 3.252 toneladas de registro bruto y 92 metros de eslora, este buque que podía alcanzar los 14 nudos de velocidad, iniciaba su vida de mar cubriendo diferentes líneas regulares con pasaje y carga entre Marsella y diversos puertos del norte de África.

Asignado a la ruta sudamericana que la SGTM tenía establecida desde 1886, una singladura donde el puerto malagueño estaba incluido, en octubre de 1898 nuestro protagonista de hoy comenzó a ser anunciado en la prensa local. Calificado como un vapor trasatlántico de primer orden, el Aquitaine, consignado por la agencia Pedro Gómez Gómez desde su oficina de la calle Alcazabilla,  ofrecía billetes de primera, segunda, segunda especial y tercera clase para los puertos de Río de Janeiro, Santos, Montevideo y Buenos Aires. Con una periodicidad mensual y tras hacer algunos viajes extraordinarios fuera de línea:  en diciembre de 1898 embarcó a militares españoles repatriados desde Cuba y en julio de 1900 llevó tropas francesas a China, este vapor, luciendo su chimenea negra con una franja roja en su zona central,  en los primeros años del siglo XX continuó cubriendo la ruta sudamericana con escalas en Málaga.

Sustituido por otros vapores, la biografía Aquitaine, que en su etapa como barco de línea podía embarcar a un máximo de 1.040 pasajeros, quedó vinculada a diferentes asuntos militares durante la Primera Guerra Mundial.  Después de transportar tropas, convertirse en un hospital flotante en Marsella, ser depósito de municiones en Salónica y embarcar tras el conflicto a refugiados rusos con destino a Sudamérica, nuestro protagonista de hoy, en sus últimos años de vida activa retomó sus trabajos como barco de línea. Cumplimentadas algunas navegaciones en rutas africanas, el Aquitaine,  tras sufrir un incendio en 1924 fue desguazado tres años más tarde en la localidad francesa de La Seyne-sur-Mer.

Aquitaine postalAQUITAINE.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de enero de 2021.

Imprevistos

Juan Carlos Cilveti Puche | 2 de octubre de 2012 a las 12:28

HACE unos días, un buque de crucero adelantaba su llegada a Málaga tras cancelar una escala programada en otro puerto. Este tipo de circunstancia, ya sea referida a la cancelación o al adelanto del atraque, constituye un verdadero quebradero de cabeza para el personal portuario implicado en la atención de cualquier barco. Y aunque estos incidentes ocurren de una forma habitual, los medios técnicos existentes en la actualidad, en cierta medida, reducen considerablemente las complicaciones de estos imprevistos. Años atrás, sin las comunicaciones que hoy existen, las cancelaciones o adelantos de atraques constituían un verdadero problema en cualquier puerto del mundo.

Allá por finales del siglo XIX, la Société Générale de Transports Maritimes à Vapeur (SGTM) era la compañía que más buques en línea regular traía a Málaga en sus diferentes rutas con el nuevo mundo. Con una periodicidad quincenal o mensual, los vapores de esta naviera francesa embarcaban pasajeros y carga para diferentes puertos americanos apoyados en un curioso sistema publicitario que anunciaba, casi a diario, las entradas y salidas de estos barcos en los diferentes periódicos de la ciudad.

En unos anuncios tipo, donde sólo se cambiaba el nombre del buque y la fecha de llegada, los pasajeros que embarcaban en los vapores de la SGTM, debían estar muy atentos a la prensa local para verificar los datos que la agencia consignataria del barco les proporcionaba a la venta del pasaje. Habitualmente el consignatario solía ser el expendedor de los billetes. Cuando había retrasos, normalmente por mal tiempo o averías, la prensa reseñaba el imprevisto y el anuncio tipo se publicaba con la nueva fecha de la llegada del vapor.

Anuncio de la Société Générale de Transports Maritimes à Vapeur.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (2 de Octubre de 2012).