Archivos para el tag ‘Somalia’

Secuestrado en Somalia

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de marzo de 2019 a las 10:04

Hoy les contaré una historia de piratas; toda una aventura que tiene como protagonista a un barco que en la actualidad  se encuentra en aguas malacitanas.  Pero antes de comenzar, me gustaría  recordarles qué  significa, en términos marítimos, la denominación  Supply; una referencia que  en nuestra lengua explicaría lo que es un  remolcador multipropósito de altura, un barco con muy diferentes posibilidades capaz de realizar, entre otros múltiples trabajos, remolques, salvamentos o tareas de apoyo a plataformas.

Aclarada la terminología, les diré  que la biografía de nuestro protagonista de hoy se iniciaba en los astilleros holandeses Tille Scheepsbouw en 1981, momento en el que este supply  comenzaba a trabajar bautizado como Smit Lloyd 72. Adquirido en 2009 por la compañía italiana Micoperi Marine Contractors, este remolcador de altura,  renombrado como Buccaneer, en ese mismo año sufría un  muy grave incidente. Navegando por el Golfo de Adén, un grupo de piratas somalíes secuestraba el barco en la jornada 11 de abril. Retenidos los 16 tripulantes que iban a bordo: 10 italianos, 5 rumanos y un croata, el buque era llevado a las costas del norte de Somalia para desde allí iniciar las negociaciones sobre su rescate. Tras cuatro meses de conversaciones,  finalmente,  en agosto de 2009  el gobierno italiano conseguía liberar al Buccaneer y a su tripulación; una acción en la que oficialmente no se realizó ningún desembolso económico.

Superado aquel hecho, este supply siguió trabajando, y a finales del año pasado, con una avería en su sistema de propulsión, el Buccaneer llegaba a Málaga. Procedente de Algeciras, este barco de 1.671 toneladas de registro bruto y 73 metros de eslora con matrícula de Rávena quedaba atracado en el muelle cuatro en la mañana del 11 de diciembre. Tras ocho  días de espera el buque entraba en dique y, sin haberse completado su reparación, el 3 de enero el  Buccaneer volvía a amarrar en el muelle de Heredia.

A la espera de que se remate el arreglo, una circunstancia que requerirá una nueva varada, el Buccaneer, el supply que durante cuatro meses estuvo secuestrado por piratas somalíes permanece en aguas malacitanas. Toda una historia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERABUCCANEER atracado en el muelle cuatro a la espera de finalizar su reparación.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 12 de marzo de 2019.

Concertinas

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de febrero de 2014 a las 12:40

Cuando los piratas de las costas de Somalia empezaron a atacar barcos, los gobiernos de las naciones cuyos buques habían sido asaltados, comenzaron a plantear diversos métodos para repeler ataques y evitar posibles secuestros.  Con independencia del apoyo de unidades navales y, en determinados casos, el uso de personal armado a bordo, muchos buques instalaron diferentes dispositivos de defensa pasiva. Unos sistemas que sin ser letales a priori, imposibilitan o dificultan en gran medida los abordajes a grandes buques desde pequeñas embarcaciones.

De entre todos estos elementos de disuasión, uno de los que, aun pareciendo muy complejo de instalar a bordo de un barco, se ha usado mucho, es el alambre de espino. Electrificado en algunos casos o simplemente tendido sobre la borda, el perímetro de un buque rodeado por púas o pequeñas cuchillas se ha convertido en un eficaz sistema de defenderse ante posibles abordajes.

Usado por diferentes tipos de barcos, curiosamente, uno de los primeros que mostró al mundo este sistema, fue el buque de crucero Discovery, coprotagonista junto a su gemelo el Pacific Princess de la afamada serie televisiva Vacaciones en el Mar.

Y aunque Málaga está muy lejos de las conflictivas aguas somalíes, algunos buques atracados en los muelles malacitanos sí que han navegado por aquellas latitudes; un hecho que ha permitido ver algunas defensas pasivas anti piratería. En diciembre de 2013, el portacontenedores de bandera panameña Irenes Logos amarraba en la terminal del muelle nueve, y a popa, en su costado de estribor, mostraba varios grandes rollos de alambre de espino; en concreto las famosas concertinas tan tristemente de moda en los últimos meses en nuestro país.

OLYMPUS DIGITAL CAMERARollos de alambre de espino a bordo del portacontenedores IRENES LOGOS.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de febrero de 2014).

La sonrisa de la fragata

Juan Carlos Cilveti Puche | 10 de febrero de 2010 a las 20:10

Los que no están demasiado acostumbrados a mirar con detenimiento un barco, se pierden en la mayoría de los casos, pequeños y curiosos detalles que en ocasiones, incluso, podrían causar una cierta hilaridad.

Hoy les comentaré una curiosidad, o mejor dicho, un detalle que resulta gracioso de observar.

En la jornada de ayer (9 de febrero), llegaba a Málaga la fragata alemana Bremen.  Tras haber pasado siete meses operando en las costas de Somalia; ya saben, en la operación Atalanta, el buque germano, de camino a casa, realiza una escala de descanso en Málaga para “desfogar” a sus tripulantes. Así, estos llegarán algo más tranquilos a sus hogares después de unos meses muy duros de lucha contra los piratas.

Tras observar y fotografiar al buque por activa y por pasiva, encontré una imagen muy curiosa; una imagen que me gustaría compartir con ustedes. Compartiré la foto y lo que se me vino a la cabeza al ver esta imagen.

Empleando la rica terminología marítima, seguro que muchos de ustedes no me comprenderán. Así pues, tras describir la imagen según los cánones (siempre hay gente que le gusta leer esta terminología), la re-describiré empleando un lenguaje que seguro entenderán sin problemas.

Mirando al buque de costado, a la altura de la proa, el escobén, al estar el ancla a la pendura, muestra una imagen que podría representar una sonrisa.

Me explico. Mirando la proa, que es la parte delantera del barco, se puede apreciar una especie de agujero o hendidura por el que sale la cadena del ancla. Al no estar el ancla ajustada a este agujero, el caso del barco parece que está sonriendo.

Proa sonriente de la fragata Bremen

Una sonrisa (y aquí viene lo que se me vino a la cabeza), que podría significar la alegría que demuestra la fragata por el regreso a su puerto base; es decir, a su casa.

Además del detalle de la sonrisa de la fragata,   aquí les dejo una foto completa del buque.

Fragata alemana BREMEN F-207