Archivos para el tag ‘velero’

Una visita fugaz

Juan Carlos Cilveti Puche | 27 de agosto de 2013 a las 12:16

Hace algo más de dos semanas, en concreto el domingo 11 de agosto, el bergantín de dos mástiles La Grace, atracaba a última hora de la tarde en el muelle número uno.

Adscrito a una asociación cívica de nacionalidad checa que lleva el mismo nombre del barco, este velero de 23 metros de eslora, desde 2010, realiza viajes educacionales y turísticos fundamentalmente por el Mediterráneo.

Construido a finales de 2008 en un astillero egipcio especializado en la fabricación artesanal de buques de madera, esta réplica de un bergantín del siglo XVII, luce igual nombre que el barco que capitaneó el marino checo Augustin Herman; un afamado aventurero que además de trabajar para la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, fue un renombrado bucanero por las aguas del Caribe.

Navegando bajo pabellón checo, y enarbolando en lo más alto de su palo mayor una bandera pirata, La Grace, adquirió fama internacional en la madrugada del 25 al 26 de octubre de 2012, cuando en la playa de El Cable, frente al puerto marbellí de La Bajandilla, el velero quedaba  encallado.  Tras ser reflotado dos semanas después de su accidente, el bergantín fue llevado al puerto de Sotogrande, donde se iniciaba una reconstrucción que finalizaba a principios del presente mes cuando el barco era oficialmente entregado en Gibraltar a su armador.

Realizando muy probablemente unas pruebas de mar, La Grace, sin previo aviso, entraba por la bocana del puerto malagueño y atracaba en el muelle número uno en la tarde noche del domingo 11 de agosto. Después de ser informado por la policía portuaria de la tarifa que debía cumplimentar por el amarre, el bergantín, que no llevaba izada su bandera pirata, dejaba las aguas malacitanas.

IMG_3292LA GRACE atracando en Málaga el domingo 11 de agosto.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (27 de agosto de 2013).

Churretes

Juan Carlos Cilveti Puche | 30 de abril de 2013 a las 9:09

Una de las cosas más habituales de ver cuando un buque de crucero está atracado, es como uno o varios marineros realizan labores de limpieza sobre el casco del barco. Ya sea a pie de muelle o sobre unas muy curiosas barquichuelas de las que ya les hablé hace tiempo, los trabajos por mantener inmaculados los cascos de estos buques constituyen una tarea permanente que se repite en la gran mayoría de los puertos de escala.

Hace unos días, procedente de Cádiz y con destino a Almería, atracaba en el muelle número dos el buque de crucero Wind Star. Este velero moderno de cuatro mástiles, un viejo conocido en las aguas malagueñas (su primera escala en Málaga se remonta a junio de 1989), llegaba dentro de un itinerario crucerístico de ocho días con salida en Lisboa y final en Barcelona.

Y aunque esta escala malacitana no destacó por nada en especial, lo que si llamó mucho la atención, fue la extrema suciedad que el Wind Star mostraba en su casco. La mayoría de los ojos de buey y portalones a lo largo de toda su eslora, se mostraban manchados con churretes de óxido, una circunstancia nada usual en este tipo de barcos.

Teniendo en cuenta que este buque está considerado y publicitado como un exclusivo yate donde la vida a bordo en nada se parece a la que se puede experimentar en un barco de turistas al uso, resulta verdaderamente paradójico ver esta suciedad. Una mugre, aunque sea exterior, totalmente incompatible con los dos mil dólares largos que por persona costaba este crucero de ocho días.

Pero lo más curioso de esta historia, radica en que el casco del Wind Star no se limpió en su escala malagueña, y el exclusivo velero continuó su viaje manchado con sus muchos churretes de óxido.

Churretes de óxido en el casco del WIND STAR.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (29 de abril de 2013).

El WIND SURF

Juan Carlos Cilveti Puche | 17 de julio de 2012 a las 8:55

AL igual que en su momento los buques MSC Orchestra y Costa Mágica pasaron a la historia portuaria malagueña por haber sido los primeros en amarrar en los muelles turísticos Sur y Norte respectivamente, el velero de cinco mástiles Wind Surf, también quedará reflejado en los anales del puerto por reinaugurar la actividad crucerística del muelle número dos.

Con una estrecha relación con Málaga, este novedoso velero construido en 1989 y bautizado originalmente como La Fayette, un año más tarde, iniciaba su vida activa de mar con el nombre Club Med 1. Abanderado en Francia y publicitando la exclusividad de sus tecnológicas velas controladas por ordenador, el Club Med 1 llegaba por primera vez al puerto malagueño el 28 de abril de 1997. Tras aquel primer atraque en el pantalán de Levante donde pernoctó, ese mismo año, el barco repetía dos veces más, regresando al año siguiente bautizado ya como Wind Surf bajo la contraseña de la compañía WindStar Cruises.

Desde entonces, este buque de crucero con velas (así se definía a este barco en una revista especializada del sector crucerístico a finales de los noventa), se convertía en un habitual de las aguas malagueñas. A punto de completar 40 escalas y tras haber pasado por todos los muelles que, en las últimas décadas, han sido usados para los buques de turistas (muelles uno y dos, pantalán de Levante, muelle de Levante y atraques Norte y Sur), este velero, participa de una curiosa peculiaridad al respecto de sus estancias en el puerto de Málaga.

Tras haber conocido todos los muelles turísticos malagueños, hace unos días, al reinaugurar el muelle número dos, el Wind Surf regresaba al lugar en el que había quedado atracado en su primera visita a Málaga.

WIND SURF atracado en la reinauguración del muelle dos.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (17 de Julio de 2012).

Una tasa especial

Juan Carlos Cilveti Puche | 13 de marzo de 2012 a las 8:29

Los asiduos a esta columna, tal vez recuerden la historia de “El Pestoso”; aquel buque que a mediados del siglo XIX descargaba pieles en Málaga procedentes de diferentes puertos del norte de África. En 1887, un periódico malagueño reseñaba la llegada de un barco cargado con varios fardos de cabello humano. Se trataba del Oriol Segundo, un incalificable buque de vela matriculado en Barcelona que, procedente de Tánger, atracaba con este singular cargamento.

Capitaneado por su armador que había decidido hacer las Américas al sur del Mediterráneo, este velero de un mástil  se posicionaba en Málaga para realizar desde aquí sus navegaciones de cabotaje con cualquier tipo de carga.  Tras algo más un año de trabajo, nuevamente, la prensa reseñaba los fardos que el Oriol Segundo traía junto a otras mercancías, y las autoridades marítimas tomaban cartas en el asunto.

José Duarte, que así es como se llamaba el capitán armador del velero, había acordado con un comerciante tangerino la compra de cabello humano, el cual, tras ser descargado en Málaga, debía ser embarcado sin ningún tipo de intermediario (sin agente que consignara la carga) en determinados mercantes  con destino al puerto de Marsella.

Tras ser aclarada la procedencia de aquellos cargamentos,  las autoridades marítimas malagueñas, además de obligar al buque a que tuviera  un representante en tierra,  gravó con una tasa especial aquella mercancía, y el Oriol Segundo que siguió trabajando desde Málaga, nunca más, supuestamente, desembarcó  fardos de cabello humano en el puerto.

En 1894, el Oriol Segundo volvía a aparecer en la prensa malagueña; aunque en esta ocasión, la reseña hacía referencia a su desguace en las playas de Huelin.

El puerto de Málaga en la época del ORIOL SEGUNDO.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (13 de Marzo de 2012).

El POGORIA

Juan Carlos Cilveti Puche | 11 de octubre de 2011 a las 7:52

Con independencia de algunos buques de vela (podríamos recordar al Amorina o incluso al Peace),  que  durante más o menos tiempo han tenido en Málaga su base, sin duda alguna, el velero que más ha frecuentado el puerto malagueño en la últimas décadas, ha sido el bergantín goleta de bandera polaca Pogoria.

Construido en el año 1980 en los astilleros Lenin de Gdansk, este airoso buque de tres mástiles, 48 metros de eslora y 295 toneladas de registro bruto,  comenzaba su carrera de la mano un muy interesante proyecto fundando en Polonia en 1971; una experiencia muy habitual en algunos países del norte de Europa, en los cuales, la educación de los jóvenes se complementa con diferentes periodos de vida en la mar.

Perteneciente a la Sail Training Association Poland, una delegación integrada en una  organización británica de carácter marítimo educacional, el Pogoria, además de realizar sus viajes con estudiantes, participa por todo el mundo en las más importantes regatas de grandes veleros, así como en viajes de placer donde todos sus pasajeros  se convierten en tripulantes ocasionales del barco.

Pero retomando la historia malagueña de este buque, quizás, su más recordada estancia, fue la que en julio de 2002, con motivo de la celebración de la regata Cutty Sark, mantuvo a este velero atracado durante varios días en el muelle número uno. Realizando de forma habitual varias visitas al año, es muy frecuente que en sus escalas en el puerto de Málaga, el Pogoria embarque a pasajeros, un hecho que permite ver cómo los tripulantes del barco, antes de salir a la mar, instruyen a los pasajeros, convertidos en marineros ocasionales, sobre las más básicas actividades que se realizan a bordo.

POGORIA saliendo del puerto de Málaga

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (11 de Octubre de 2011).

El barco de los tiñosos

Juan Carlos Cilveti Puche | 12 de julio de 2011 a las 13:00

A raíz de una sorprendente noticia aparecida hace unos días en un gran número de diarios locales y nacionales (se detectaba un brote de tiña en un colegio madrileño),  hoy les contaré un hecho que, con el paso de los años, se ha convertido en una de esas muchas historias, mitad realidad mitad ficción, que inundan el mundillo portuario malagueño.

A principios del siglo XX, el puerto de Málaga, además de contar con un muy abundante tráfico comercial, contaba también, con una muy importante flota autóctona de pequeñas embarcaciones dedicadas fundamentalmente a la pesca y al transporte de mercancías. Uno de estos barcos era el Josefa, un modesto y heterodoxo velero construido en la playa que realizaba portes menores entre el puerto y diversas localidades de la costa malagueña.

Debido a las nulas condiciones higiénicas que debían existir a bordo de esta embarcación, toda su tripulación (el Josefa iba tripulado por un padre, sus dos hijos y tres marineros más), sufría reiteradas lesiones de tiña; una patología que potenciada por el calor y  la humedad del clima malagueño,  seguramente estaría cronificada y complementada con alguna que otra enfermedad dermatológica más.

Apodado como el barco de los tiñosos, y dedicado a transportar las mercancías que otras muchas embarcaciones similares no querían cargar, el Josefa, al parecer, trabajó durante varias décadas en el puerto de Málaga; y sólo cesó su actividad, cuando un temporal lo dejó varado en una playa del litoral malagueño.

Ya con el Josefa desaparecido y desguazado en la misma playa donde sufrió el accidente, uno de sus tripulantes, que heredaba el apodo de el tiñoso, se hizo muy famoso como barquero en el puerto de Málaga.

Embarcación similar al Josefa.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (12 de Julio de 2011).

Fotos curiosas: bajo la niebla

Juan Carlos Cilveti Puche | 22 de junio de 2011 a las 19:35

El pasado día 16, escalaba en el puerto de Málaga el  buque de crucero SEA CLOUD.

El día estaba muy brumoso, y tuve la oportunidad de fotografiar al que se considera como el velero más lujoso del mundo bajo esta niebla.

SEA CLOUD en Málaga bajo la niebla.

Del SEA CLOUD se podrían decir muchas cosas; pero quizás, la más curiosa, es que originariamente este buque se construía como yate privado en el año 1931.

SEA CLOUD atracado en Málaga en 2005.

Les recomiendo la web del barco donde podrán encontrar su muy azarosa y larga historia.

SEA CLOUD

AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 1931.

ASTILLERO: Fried. Krupp Germaniawerft AG. Kiel, Alemania.

BANDERA: Malta.

PUERTO DE REGISTRO: La Valeta.

Nº DE CASCO: 519.  Nº IMO: 8843446.

ARMADOR: Hansa Cloud Sailing Ltd. Malta.

GRUPO: Hansa Treuhand. Alemania.

SHIPMANAGER: Hansa Shipping GmbH & Co KG. Alemania.

OPERADOR: Hansa Shipping GmbH & Co KG. Alemania.

REGISTRO BRUTO: 2.532 TRB.

ESLORA: 109,720 m.

MANGA: 15,239 m.

CALADO: 4,880 m.

TRIPULACIÓN: 60.

ACOMODACIÓN:

PASAJEROS (Capacidad máxima): 64.

CAMAROTES: 32.

APAREJO:

Bricbarca de cuatro mástiles.

Número total de velas 30-36.

Superficie vélica: 3.000 m2.

MÁQUINA:

Aux engine 4 oil engines single reduction reverse geared to screw shafts driving 2 FP propellers at 153 rpm.

Total Power: Mcr 3,676kW (4,996hp).

HISTORIAL (RENOMBRES): HUSSAR (1931), SEA CLOUD (1935), ANGELITA (1952), PATRIA (1961), ANTARNA (1964), SEA CLOUD (1979), SEA CLOUD OF GRAND CAYMAN (1980), SEA CLOUD (1987).

HISTORIAL (BANDERAS): USA (1931), República Dominicana (1961), USA (1964), Panamá (1980), Islas Caimán (1984), Malta (1988).

INDICATIVO DE LLAMADA: 9HOM2.

Esquema de velas del SEA CLOUD. Web SEA CLOUD©