La mar de Historias » yate real

Archivos para el tag ‘yate real’

Una intriga real

Juan Carlos Cilveti Puche | 9 de marzo de 2021 a las 9:54

Hace unos días, el puerto malacitano recibió al Prince Abdulaziz, el yate real de Arabia Saudí. Rodeado de los misterios que envuelven a este tipo de barcos, un detalle de él me llamó poderosamente la atención; una circunstancia me suscitó una pregunta a la cual no le encuentro respuesta. Pero antes de entrar en materia, les recordaré dos aspectos ya tratados en esta columna y que añadirán un mucho de misterio a lo que hoy les cuento.

En la marina mercante, desde hace muchas décadas, las banderas de conveniencia son algo muy habitual. La posibilidad de que un barco navegue bajo un determinado pabellón distinto al del país de su propietario, posibilita una serie de beneficios económicos; unas circunstancias que repercuten en las tripulaciones que, en base al país de la bandera, trabajan y cobran sus salarios.

Dicho esto, ahora les comentaré qué es lo que significa el término barco de estado. Atendiendo a una simple pero muy clara definición, los barcos de estado son aquellos que son propiedad de un país y que, explotados por este, lo representan realizando servicios oficiales no comerciales.

Ya con estos dos conceptos, y retomando a la escala de hace unos días del Prince Abdulaziz, les diré que este yate regio llegó a aguas malacitanas luciendo la bandera de las Islas Marshall; una circunstancia verdaderamente llamativa.

Ante este hecho, habría que preguntarse ¿cómo es posible que este yate real no navegue bajo el pabellón de su país?, y como la cuestión se queda corta, también creo acertado cuestionar ¿es el Prince Abdulaziz un barco de estado?  Con estas incógnitas y con las imágenes malagueñas de los yates regios de Catar u Omán que mostraban las banderas de sus países, les diré que, para crear algo más de confusión, el Prince Abdulaziz, en su escala malacitana de 2017 sí que mostraba la bandera de Arabia Saudí.

Una curiosa intriga que se podría acentuar si les digo que la matrícula de Jaluit, el puerto de Islas Marshall donde está registrado este yate, se podía ver pintada en letras doradas sobre una tablilla en la popa del Prince Abdulaziz; un postizo que ocultaba el nombre Jeddah, el puerto de Arabia Saudí con el que un día navegó este yate real.

Prince Abdulaziz 4-III-21 (19)PRINCE ABDULAZIZ mostrando su bandera de Islas Marshall.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas 9 de marzo de 2021.

Un pasado principesco

Juan Carlos Cilveti Puche | 6 de septiembre de 2011 a las 8:28

Cuando hablamos de grandes yates, casi siempre nos viene a la mente la imagen de alguno de esos modernos barcos que, en la mayoría de las ocasiones, van acompañados del nombre y apellidos de un personaje de relevancia internacional.

El miércoles 16 de mayo de 1956, llegaba al puerto de Málaga el yate Deo Juvante II. A su bordo, venían los recién casados príncipes de Mónaco Grace Kelly y Rainiero, realizando una parte de lo que constituyó su viaje de luna de miel.

Y aunque sobre esta historia se podrían contar muchas curiosidades, quizás, una de las más destacadas es la que hace referencia al yate; un barco que en la actualidad sigue operativo manteniendo el recuerdo de aquel principesco viaje de recién casados.

Construido en el Reino Unido en 1928 por encargo de un aristócrata británico, este barco de recreo comenzaba su vida de mar bautizado como  Monica. Durante la Segunda Guerra Mundial, la marina de guerra inglesa, tras armarlo y renombrarlo como HMS Noir,  lo usó  como buque de patrulla antisubmarina, realizando varias exitosas acciones bélicas contra  sumergibles alemanes en las costas de las islas británicas.

Tras ser devuelto en 1947 a su original propietario, el yate, convenientemente restaurado, pasó a manos de Aristóteles Onassis, el cual, entregaba a los Príncipes de Mónaco el barco como regalo de bodas. Después de pasar varios años como yate real con el nombre Deo Juvante II, este buque  iniciaba una errática carrera con diferentes propietarios y nombres. En el año 2006, una empresa dedicada a los cruceros por las islas Galápagos se hacía cargo del barco. Desde entonces y bajo el nombre de Grace, este yate ofrece exclusivos cruceros publicitando su pasado principesco.

El GRACE en una imagen reciente.

Columna “LA MAR DE HISTORIAS” publicada en la página Marítimas (6 de Septiembre de 2011).