La Noria » Archivo » El caso Ikea: el fin y los medios

El caso Ikea: el fin y los medios

Carlos Mármol | 7 de julio de 2011 a las 6:05

El alcalde desvela que se ha reunido hasta seis veces con la multinacional sueca para negociar su recalificación urbanística y relativiza el papel de la Junta de Andalucía en el proceso. Su ‘solución’ colisiona con la legislación.

Seis reuniones de trabajo para desbloquear la recalificación urbanística a la carta que la multinacional Ikea (y los propietarios de los terrenos del sector San Nicolás Oeste) venían reclamando desde hace meses al Ayuntamiento ha celebrado hasta ahora el actual gobierno local. Lo desveló ayer en el Foro Joly el propio alcalde, Juan Ignacio Zoido, que defendió la viabilidad de esta operación urbanística a pesar de la existencia de dos informes técnicos que consideran que el proyecto planteado por Ikea no casa con las directrices del Plan General de Ordenación Urbana.

Zoido no entró demasiado en detalles.Reiteró que su intención de alterar el máximo documento urbanístico de la ciudad es firme y, según dijo, está dispuesto a sacarla adelante con su mayoría absoluta, sin llegar (en principio) a consenso alguno con el resto de grupos políticos municipales. Los encuentros, de los que el regidor no dio más datos, se han celebrado en solitario por el PP. Zoido, que prometió que en estas cuestiones habrá “luz y taquígrafos”, no explicó, sin embargo, si los organizó como candidato (antes del 22-M), como ganador de las elecciones (hasta el 11 de junio) o en los 26 días que lleva de regidor. Sólo quiso lanzar un mensaje: los inversores son bienvenidos; no así los “especuladores”.

La pregunta que habría que hacerse es si Ikea, con su proyecto de un segundo centro comercial en Sevilla, lo que quiere es invertir o especular. Evidentemente son dos cosas distintas, pero, en determinadas circunstancias, ambos términos suelen confundirse. A tenor de la posición de partida de la multinacional sueca (y de los propietarios de los terrenos, que ahora son una inmobiliaria y un grupo de dueños particulares con participaciones minoritarias) parece más bien lo segundo que lo primero. ¿Por qué? Porque su argumento básico es que deben obtener hasta 41.409 metros cuadrados más de edificabilidad lucrativa de lo que permite el Plan General y, además, según explican los informes técnicos, sin asumir las correspondientes cesiones urbanísticas, sin un estudio de tráfico y exclusivamente por una cuestión económica: quieren hacer viable la operación inmobiliaria que les permitirá abrir la tienda de Ikea a coste cero. Sin invertir.

El anterior gobierno municipal (PSOE e IU), al que Zoido acusó en su día de poner en peligro esta inversión, negoció con los promotores de la operación durante meses una salida al conflicto. Fue imposible encontrar un punto de encuentro: Ikea y los propietarios de San Nicolás exigían que su oferta se aceptara de forma global. En caso contrario, desestirían de su ejecución. Urbanismo llegó incluso a iniciar una modificación puntual del PGOU –reducida– para poder encajar el centro comercial en estos suelos, calificados para uso empresarial. La idea era incrementar el porcentaje máximo de presencia comercial hasta un 49%.

La Gerencia acometió la tramitación pero la respuesta de Ikea fue una alegación reclamando 41.409 metros cuadrados más de espacios lucrativos y luz verde a su proyecto de crear en esta parte de Sevilla el mayor Parque de Mediana de Andalucía. Su fórmula es simple: Ikea actúa como la locomotora necesaria para revalorizar los suelos en los que se abre una de sus tiendas. La cuestión no es el centro de venta de muebles –que cabe en la zona ya prevista por el PGOU–, sino obtener la edificabilidad global necesaria para que, revendiéndola a terceros, a otros operadores comerciales, lograr que el coste de apertura de la tienda sea cero y la matriz inmobiliaria de Ikea –diferente a la distribuidora de muebles– logre beneficios. El negocio es doble: para Ikea, que actúa como un operador privado de suelo;y para los propietarios de estos suelos, que ven como su valor se multiplica sólo por la decisión municipal de alterar el PGOU.

El alcalde dijo ayer que espera que se alcance una solución razonable entre ambas partes. No explicó cómo. El concejal de Economía, Gregorio Serrano, al ser cuestionado ayer por las negociaciones se limitó a decir que la ciudad no puede desperdiciar una inversión de 200 millones de euros por “tecnicismos” y recordó que este proyecto requiere la construcción de un tramo de la SE-35 que no podrá hacerse porque el dinero se ha desviado para pagar los sobrecoste del carril bici y el Parasol. El tramo que necesita Ikea de la SE-35 ya está diseñado. Cuesta 25 millones de euros y va desde la avenida Emilio Lemos a la A4. Todavía no ha pasado el informe sectorial (vinculante) de la Dirección General de Carreteras del Estado. Aviación Civil, en cambio, emitió en su día un dictamen contrario al proyecto por afectar a la huella de ruido del aeropuerto de SanPablo.

Tanto las palabras de Zoido como las declaraciones de su concejal dejan sin aclarar cuál va a ser la salida del atolladero jurídico que implica cambiar el PGOU sólo para este proyecto. Porque el problema no son los “tecnicismos”, como los denomina Serrano, sino el cumplimiento de la normativa urbanística. Zoido ha prometido cambiar la legislación si hace falta. La cuestión es si realmente puede hacerlo, con independencia de sus 20 ediles.

En teoría, el alcalde tiene dos opciones: o incrementar la edificabilidad comercial contemplada por el PGOU en estos suelos –asignarle 41.000 metros cuadrados más a sus propietarios– o ampliar el tope previsto en las ordenanzas del Plan en todos los suelos de uso productivo. Este límite está ahora fijado en un 49%. La primera opción es completamente ilegal. Varios juristas consultados señalan que si el PP optase por esta vía –un incremento de edificabilidad ad hoc– entraría en el supuesto jurídico de una “reserva de dispensación”, algo expresamente prohibido por la ley del suelo.

¿Qué es una reserva de dispensación? Explicado en términos llanos: una recalificación a la carta con un único beneficiario. Ikea. Dicha decisión perjudicaría a todos los demás propietarios de suelo de Sevilla, que tienen idéntico derecho a recibir este regalo. La sucesión de impugnaciones en los tribunales estaría cantada. Los motivos son evidentes: una administración no puede tomar decisiones urbanísticas en beneficio de un único propietario, sino con carácter general. Para todos.

La segunda opción –un cambio en el tope máximo de edificabilidad comercial– solventaría este problema. Pero implica meterse en otro jardín:si el PP opta por alterar la normativa del PGOUestaría haciendo un cambio “estructural” del Plan General. Una modificación de tal magnitud que, además de afectar a la seguridad jurídica integral del máximo documento urbanístico de Sevilla, implica que la última palabra no será de Zoido, sino de la Junta. El gobierno local sólo puede aprobar la recalificación dos veces en los foros municipales. La aprobación definitiva –que es la jurídicamente relevante– es autonómica. Si implicase un cambio del modelo urbano, no será aprobada. A Zoido sólo le quedaría acusar a la Junta de paralizar el proyecto. La confrontación. Pero, a efectos prácticos, no arreglaría las cosas. La razón: que un buen fin no justifica determinados medios. Una lección que ya nos enseñaron los clásicos.

  • antonio heredia

    Enhorabuena por el artículo que es clarificador y certero. Ikea quiere hacer negocio, lo cual es lícito, pero quiere ganar ellos solos. Por hacer una tienda y vender muebles y como promotor inmobiliario, obteniendo sólo ventajas, todas, y a coste cero. O se entra en su “juego” de promotor y operador, o no hay proyecto. Y este es el proyecto comercial que necesita hoy Sevilla cuando hay otro proyecto ya recalificado en Dos Hermanas ” Megapark ” adecuado para ellos después de 10 años de trámite y criando malvas. Sevilla necesita tejido productivo real, y no otro parque comercial.

  • Enrique Gomez

    Que mal huele esto……. como apesta. Con la escusa de crear empleo, ¿vamos a ver recalificaciones irregulares? ¿comisiones raras? ¿nos acordaremos de Gürtel?. ¿Vamos a hacer caso a Javier Arenas cuando decía que su ejemplo a seguir eran Camps y la Comunidad Valenciana?.
    Espero y confio en que los medios de comunicación investiguen a fondo todo lo hay detras de esto y nos vayan informando.

  • Lito

    Porque no dice el Sr. Zoido que nos prometio a los vecinos de Alcosa que el Parque del Tamarguillo no se tocaría y no han pasado 26 dias y ya lo quiere cruzar con la Se-35 por medio. Es muy bonito pasearse por lo Barrios y prometer, prometer y prometer, pero al final siempre aflora la verdad. Intente construir la Se-35 Sr. Zoido que estará bien informada la UE de lo que se ha hecho con su dinero en un parque confinanciado.

  • jbs

    No es nada nuevo: IKEA 1)favorecerá el empleo basura y mandará a la desocupación a los centenares de trabajadores en pequeñas tiendas y talleres 2) condicionará una fuerte inversión pública para favorecer la accesibilidad a su tienda, 3) complicará la movilidad. Pruebas? Revisas el proceso del que existe en Castilleja. El Ayuntamiento todavía está endeudado y la Junta tuvo que hacer grandes inversiones para facilitar la accesibilidad …

  • lol

    que le regalen a un empresario sevillano esos 150.000 m2 de suelo y veras como tambien crea puestos de trabajo y hace 1 centro comercial, asi cualquiera, pero claro como aqui no somos suecos (por cierto 4.000 empleados no tiene IKEA ni en todas sus tiendas de España juntas y ademas es empleo superprecario, vaya poca vergüenza…). Defendamos al comercio sevillano

  • lol

    BASTA YA DE QUE JUEGEN CON LOS SEVILLANOS ¿POR QUE NO AYUDAN A LAS EMPRESAS QUE SON DE AQUI EN VEZ DE A LOS QUE SE HACEN LOS SUECOS Y CON EL TERRENO QUE LES REGALAN ESPECULAN Y SE ENRIQUECEN EN OTRO PAIS? ¿DONDE PAGAN SUS IMPUESTOS?

  • perico

    En vez de regalar el suelo a las multinacionales extranjeras, contruya usted naves industriales y cedala por algunos años a personas emprendedoras, asi es como se crean puestos de trabajo. ¿ A cuantas personas va a mandar usted al paro SR Zoido? Pienselo

  • AMFV

    Gracias por aclarar tanto la operación de Ikea en Sevilla.

    Yo puntaría otro argumento, ¿si dentro “x” tiempo, 2 años por ejemplo, los señores de Ikea en Suecia deciden que España no le interesa, que prefieren irse a otro país, que pasara?
    Porque no han comprado, han opcionado y solo una minoría del sector San Nicolás Oeste.

  • angel

    Extraordinario artículo del periodista Carlos Marmol, como todos los que escribe su autor en matería urbanística. El rigor con el que razona debería de ser un modelo a seguir por los políticos que les corresponde gestionar los intereses de la ciudad. Esos 41000 metros cuadrados que pide IKEA de regalo le permiten construir gratis y ganar dinero a costa de perderlo el Ayuntamiento. Estamos hablando de mas de 60 millones de euros que deberían ir a las arcas municipales, o al menos una parte sustancial y ello por mandato constitucional. Son plusvalias públicas no privadas.

  • Javier López

    Sevilla siempre ha tenido un crecimiento descontrolado, tanto en viviendas como en zonas comerciales. Siempre se actuaba a corto plazo sin tener en cuenta los efectos que en el futuro pudiesen acarrear ciertas actuaciones urbanísticas. Esto ha provocado atascos, caos, reducción en la calidad de vida de la población…El PGOU se presentaba como una manera de por fin regular el desarrollo de Sevilla con un poco de criterio y con vistas al futuro. A las primeras de cambio se quiere volver a las andadas y volver al pan para hoy (para unos pocos) y hambre, estrés y ansiedad para las futuras generaciones. Echo de menos políticos que verdaderamente busquen un desarrollo racional de la ciudad. ¿Es que no hay alternativas?

  • Abraham

    Muy buen artículo, enhorabuena, en estos tiempos más que nunca necesitamos un periodismo independiente que ponga las cosas bien claras y los puntos sobre las “i”, ya que la otra alternativa de periódico en esta ciudad es totalmente afín, y sólo sabe crear cortinas de humo. Por favor, que continúe este tipo de periodismo y que aclaren y pongan sobre la mesa los verdaderos motivos. Triste que la clase política nos tome por ignorantes y catetos……

  • mmartin

    BUEN ARTICULO. LOS MÁS 4.000 EMPLEOS DIRECTOS E INDIRECTOS EN LA CONSTRUCCION Y EXPLOTACIÓN DE IKEA SON DE SEVILLANOS Y EL NEGOCIO LO GENERARÁ MAYORMENTE EMPRESAS SEVILLANAS O ANDALUZAS.
    LA OBRA PUBLICA HA CAIDO EMPICADO Y PROPUESTAS COMO ESTAS NO SE PUEDEN DEJAR ESCAPAR CON LA QUE ESTÁ CAYENDO. SIEMPRE CON TRANSPARENCIA Y CONSTATANDO QUE NINGÚN POLÍTICO O ALLEGADO METE LA MANO

  • empresario indignado

    Sigamos ayudando a las multinacionales, que explotan a las personas de paises sin proteccion laboral alguna, hunden todo el tejido local haceindo competencia desleal, luego nos lo venden aqui y se llevan el beneficio a paraisos fiscales para evadir todos los impuestos posibles,
    Eso es el NEOLIBERALISMO y La GLOBALIZACION.

  • BETICOLA

    Qué peligro tener a la derechona en el poder. Chantajeando con los empleos (que quita a otras pequeñas empresas, a pesar de lo que dicen defender), nos meten irregularidades urbanisticas, para beneficio de pocos.

    Ojo, con estos señores. Gracias Sr. Marmol.-

  • acebuche

    Zoido,Espadas y compañia,soys todos unos caraduras.Para favorecer a una multinacional de empleos basuras que en su pais no le dejarian hacer esto,se cargais un parque con una carretera que lo cruzara por el medio.Ya lleva cerca de un mes sin mantenimiento ni vigilancia.Zoido,mi arma que pronto se te ha visto de que pie cojeas.Date otra vueltecita por el Vacie para hacer demagogia.Ah y el señor Espadas que no nos engaña ahora,e´l iba a hacer lo mismo.Lo dicho todos los politicos son de la misma calaña

  • Alejandro

    Amén a lo dicho en el EXCELENTE ARTÍCULO y por el paisano acebuche.

    Recalificaciones, ZONAS VERDES Y DE SEGURIDAD DEL AEROPUERTO SAN PABLO recuperadas con unos 20 millones de fondos europeos (que si no, igual seguiría como escombrera ilegal) que se está pretendiendo dejar abandonado de la mano de Dios para partir en dos, hacer y deshacer con el tramito de SE-35 que tanto apremia al usurero de IKEA…

    NO QUIERO EN SEVILLA UNA VALENCIA 2.0.