La Noria » Archivo » Bienvenidos a la Ínsula Barataria

Bienvenidos a la Ínsula Barataria

Carlos Mármol | 22 de abril de 2012 a las 6:04

La nueva ordenanza municipal de veladores consuma la conversión de los espacios públicos de Sevilla en una especie de abrevadero al aire libre. El Ayuntamiento, ineficaz para hacer cumplir sus propias normas, abre la mano.

Ante la figura de Miguel de Cervantes, el manco de Lepanto, el hombre adusto de la pequeña estatua que en Sevilla tenemos algo abandonada en la calle Entrecárceles, ignorada entre el océano de figurines y adefesios que últimamente colocan las fuerzas vivas de la ciudad para hacerse notar a sí mismos, hasta los ateos deberíamos arrodillarnos. No por la estatua, obra de Sebastián Santos, sino por el personaje. Es difícil encontrar alguien más sublime. Una extraña anomalía: por esta tierra del Sur caminó alguna vez alguien con verdadero amor a la mesura, a la inteligencia y al sentido común. Rara avis.

Véase, si no, uno de los consejos que Don Quijote da a su fiel escudero Sancho Panza cuando se dispone a gobernar la ínsula Barataria, a la que Sevilla cada día se parece más.

“No hagas muchas pragmáticas; y si las hicieres, procura que sean buenas, y, sobre todo, que se guarden y cumplan; que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen; antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen; y las leyes que atemorizan y no se ejecutan vienen a ser como la viga, rey de las ranas, que al principio las espantó, y con el tiempo la menospreciaron y se subieron sobre ella”.

Viene la cuestión al caso por un asunto mucho más pedestre pero, en términos urbanos, importante: la nueva ordenanza de veladores de Sevilla. Una muestra evidente de un conflicto de intereses entre un importante sector económico –los hosteleros– y el resto de los ciudadanos. Un ejemplo de cómo el gobierno local pretende contentar a dos partes en litigio sin conseguirlo y sin solventar la cuestión de fondo. Algo que, bien mirado, casi hace completamente innecesaria su propia existencia. ¿Para qué sirve un gobierno municipal que no soluciona los problemas?

La herencia meridional

Vayamos por partes. Sevilla es una ciudad tomada por las terrazas. Una costumbre heredada de la vieja cultura meridional –todo se hace en la calle– que entiende la vida como una ceremonia a cielo abierto. Sin puertas ni techos. Nada que objetar. Probablemente éste sea uno de nuestros atractivos como urbe de raíz mediterránea, lejos de la concepción puritana que tiende a planificar las ciudades en función de lo privado, limitando el espacio público al tránsito o a los desfiles. Militares, por supuesto.

En que nos gusta usar la calle se nota que somos una ciudad vieja, secular: la urbe moderna, definida a partir de las primeras décadas del pasado siglo, concibe el espacio colectivo como un ámbito mucho menos participativo y flexible que la ciudad clásica, donde el ágora es el centro de la vida. La sociabilidad sajona tiene un marcado componente difuso que explica dos cosas. Una: que las calles y plazas tengan una función bastante más instrumental que finalista –son sitios por donde se pasa; más que lugares donde se está–.

Y dos: que la política, que comenzó como una costumbre que se practicaba originariamente en el foro colectivo, donde la argumentación se convirtió en arte, se recluyera en los magnos edificios oficiales. Monumentales, enormes, mayestáticos. Tan aparatosos como las catedrales del gótico. Desde entonces la política es, sobre todo, una perpetua batalla de salón, una tarea conspirativa, llena de silencios y estancias de pasos perdidos. Una actividad de alfombras más que de adoquines. La calle se quedó fuera de los parlamentos. Muy rara vez entra.

En Sevilla casi nunca se ha visto como un problema que muchos negocios pongan sus salones en la calle. Se asume como algo natural, lógico y hasta positivo. ¿Lo es? Depende. Al igual que aconsejaba El Quijote –toda afectación es mala–, los excesos de los últimos tiempos han cambiado la percepción que los ciudadanos tienen de la utilización de las plazas por parte de la hostelería. Un rasgo que muestra que, sin dejar de ser meridionales, nos sentimos europeos. Y en Europa los reglamentos son una excelente costumbre para conciliar derechos.

El fenómeno, pues, hay que verlo en positivo. La demanda ciudadana para que los veladores de los bares no terminen convirtiéndose en dueños y señores de la ciudad responde en buena medida a la regeneración de las principales plazas del centro. Llenas de coches durante años, pasaron a ser peatonales –por un brevísimo intervalo– para mutar, debido a la ineficacia municipal, y convertirse en auténticos abrevaderos al aire libre. No porque se coma en la calle –cada uno llena el buche donde puede–, sino porque tal actividad no debería impedir otras.

Sevilla siempre ha tenido una norma para regular los veladores. Primero existió una ordenanza genérica de ocupación de la vía pública. Después se hizo una directiva concebida para las terrazas. La reforma que ahora plantea el gobierno de Zoido supone el tercer intento por cerrar una cierta regulación. Ocurre, sin embargo, que elige quedarse en un punto intermedio en una cuestión en la que las posiciones son extremas. Quizás aspiraba a la virtud, pero en este caso concreto incurre en un defecto. No se puede tratar igual a los desiguales.

El nuevo reglamento, contra el que ya se han levantado los hosteleros, a los que todo les parece poco, permite ampliar las terrazas y extender las existentes a cambio de restringir sus horarios. De esta forma no se frena la actividad hostelera pero, según la lectura oficial, se protege “el derecho al descanso”.

Al parecer, en Sevilla tal derecho sólo puede disfrutarse de noche, no durante el día. Lo cual significa que hay quien considera que todos vivimos de acuerdo al mismo horario y, obviamente, sometidos al mismo Dios. Cosas de las aldeas, donde un espacio público no se concibe con vida más que si hay terrazas o procesiones. Multitud de ejemplos demuestran lo contrario.

Las sanciones a los empresarios que no cumplan estas reglas se quedan más o menos igual que antes, aunque se incremente levemente su importe. Cabría aquí preguntarse lo que Don Quijote decía a Sancho: pocas leyes, pero que se cumplan. Porque lo cierto es que el grado de eficacia de la normativa de ocupación de la vía pública en Sevilla es lamentable.

La Policía Local está en otras cosas –en sus cosas– y raro es ver a un funcionario controlando que se respeten las normas. Abrir la mano, permitiendo todavía más veladores, sabiendo que no hay medios –o no se usan– para hacer cumplir la ley, supone, más que un ejercicio de conciliación, una decidida apuesta por consolidar la imagen de ciudad abrevadero que, por momentos, se percibe en determinadas plazas de Sevilla. Sin ir más lejos, en la vieja Plaza de San Francisco, por la que –es de suponer– pasan nuestros capitulares.

Nadie apela al buen gusto –cosa subjetiva– ni a la elegancia –también discutible–, sino a la coherencia. ¿Por qué los ciudadanos, que son los que pagan con sus impuestos las reformas de las plazas y costean los servicios de limpieza se ven cada día con menos espacio disponible mientras los hosteleros patrimonializan las ágoras sevillanas?

En lugar de permitir más veladores a cambio de una leve reducción horaria que todos sabemos que no va a cumplirse, o fijar unas sanciones que son baratas en relación a los beneficios que se obtienen incumpliendo las normas, más le hubiera valido al gobierno local conseguir que los bares abonen la limpieza integral de unas plazas y calles que sólo a ellos sirven, porque no hay quien camine por Sevilla sin sortear el comedor patrio. Quien ejerce una actividad privada gracias al patrimonio de todos debe asumir parte de los gastos.

En Estados Unidos es habitual. Hasta en Las Vegas las tiendas recogen y procesan toda la basura que generan sus negocios. Puro sentido común. Algo que en Sevilla no se ve desde los tiempos de Cervantes.

  • José

    Cuando hace unas semanas, vi como un bar de la calle Pinzones, ubicaba veladores en la pista de juego (la única que hay para los niños en todo el barrio), del pequeño parque de la calle, pensé, “este está loco, le va a caer una multa del quince”.
    Cuando unos vecinos me comentaron que vinieron los municipales y se fueron sin más, pensé, “funcionarios corruptos e incompetentes”. Después nos enteramos de que no hay nada de eso, increíble pero cierto, le han dado permiso.

  • PEDRO

    Recuerdo una cita del ilustre genio al que usted se refiere y que va de perlas al enorme número de políticos que, sin más bagaje que la pertenencia a las siglas que les amparan,acostumbran a actuar como señala el personaje:
    “Y luego, incontinente,
    caló el chapeo, requirió la espada,
    miró al soslayo, fuese, y no hubo nada”.
    Su peridismo, profesión marcada por el control de los mediocres en el poder económico en este caso, es diferente al de la mayoría, lo cual le engrandece. Compañeros de su casa (se me ocurre algún nombre),y de otras casas tendrían mucho que aprender de usted

  • Luis

    La verdad es que el tema de los veladores se ha convertido en una selva. Ya no puedes andar por muchas aceras privatizadas por bares, restaurantes y hasta quioscos de prensa que sirven bebidas. El descontrol es tal que hay que pedir permiso para pasar con un cochecito de bebé o que un discapacitado en silla de ruedas tenga que retirar sillas vacías para poder pasar por angostas aceras ocupadas por veladores. Siento que el anterior equipo de gobierno no pusiera solución y que el actual equipo tampoco regularice la situación.

  • Rinconete y cortadillo

    Excelente descripción de la Sevilla actual. Antes de autorizar nuevos veladores que se controlen los existentes pq la mayoría son ilegales. Propongo al Ayto. que publique en su web las licencias concedidas y permita denunciar por Internet y públicamente los casos de ilegalidad comprometiéndose a dar respuesta pública a las mismas en un plazo razonable

  • JartodeRuidos

    Añadiría que, como para todos es sabido, los veladores en Sevilla, no solo son elementos que obstaculizan el tránsito de personas, ensucian los espacios que ocupan y modifican la estética del entorno donde se ubican, además perturban el medio con la contaminación acústica de sus usuarios hacía los residentes del lugar y ni que decir tiene que los beneficios comerciales quedan solo en manos de los propietarios de los establecimientos. Que pagarán gustosos las sanciones -como hasta ahora- y continuarán siendo una fuente de economía sumergida. Me pregunto ¿Dónde esta el beneficio para Sevilla y sus ciudadanos?

  • Rubén

    Prefiero vivir en Sevilla que en las Vegas, aunque me desgraven los impuestos de recogida de basuras. Y le voy a decir el porqué, porque aquí aún no se pone precio a un rato de charla y risas.
    Aquí el divertimento es barato, la calle es del pueblo y el buen humor evita que trabajadores en paro se encierren en sus casas para ver las últimas noticias después de las once.
    El tema de los veladores está legislado para beneficio de las arcas públicas, el respeto entre los vecinos es lo que deberíamos legislar para el buen uso de las plazas.
    Sí bien habla usted de la Pz San Francisco, ¿porqué no pone nombres y apellidos? El tema es que ponemos a todos los hosteleros en la quilla cuando los culpables son unos pocos, los cuales no sufren de la crisis. Sevilla es una ciudad que vive en gran parte del turismo y de su cultura mediterránea: sus veladores, su cervecita al sol, sus reuniones en las plazas después del ocaso y al fresquito y sobre todo del carácter de sus gentes.
    Yo no tengo tiempo para montar una plataforma en defensa de “un respiro”, ni del pequeño empresario que es el que se verá rondado por el pago de las multas de esta nueva ley. Yo solo quiero que en mi día de descanso, alejando de mí todos esos agujeros nuevos en mi cinturón, me pueda sentar en la plaza de mi barrio y, respetando a los vecinos, recupere parte de mi cultura.
    Le repito que no cambiaría mi ciudad ni por todo el oro del mundo, y si no que se lo pregunten a Cervantes. Gracias por poner el tema en la mesa.

  • rafael

    Buen articulo como todo lo que usted escribe, pero esta por ver que lo lea el Alcalde y lo entienda. Un saludo.

  • Ignacio Luengo Pérez

    La última incorporación es la que hay en Ximénez de Enciso-Santa Mª la Blanca. Coches vienen de Fabiola y de pronto “todo ocurre”. No cabe un peatón de lado, imagínense una silla de ruedas o un coche de niño pequeño. ¿No se puede arreglar el problema denunciando en el juzgado?

  • JartodeRuidos

    Brillante artículo. Así es Sevilla y así continuará, una “gran ciudad abrevadero”, reflejado en el preámbulo de la actual Ordenanza que regula, justifica y motiva la existencia de estas instalaciones en su Exposición de Motivos dice: “Entendiendo que las terrazas de veladores constituyen elementos tradicionales que contribuyen al esparcimiento y a las relaciones sociales, y que favorecen la proyección de una imagen abierta y acogedora de nuestra ciudad y sus gentes”. Ante esta desafortunada justificación un particular entiende que estas instalaciones ya existian desde la antigüedad, al parecer desde antes de los orígenes de esta ciudad y continuan contribuyendo al esparcimiento, esto último cumplido a “rajatabla”, cualquier calle que se precie de esta ciudad, dispone de amplios espacios… para veladores. Sobre la proyección de una imagen abierta y acogedora, pues la propuesta en su artículo no puede ser más acertada: “una ciudad abrevadero”. Lo de “abierta y acogedora” pues será oir hasta las “tantas” de la noche ese dulce tono de voz y risas del sevillano o la sevillana típicos que se hacen oir hasta en la lejanía de la calle cuando ingiere una cerveza y además hace participe a los vecinos de su suerte o estatus. Sobre el ruido y molestias a los vecinos residentes no dice nada de nada. Esta imagen no puede ser la abanderada de una ciudad que mira a su futuro…Recientemente oí por casualidad a un turista mencionar a otro que en Sevilla solo hay “camareros”. Decepcionante ver que esta ciudad solo es para visitantes no para sus habitantes. Sobre la contribución económica de estas actividades, ya sea en el volumen de negocio y su parte impositiva…decir que es una actividad claramente potenciadora de la econpomía sumergida, negocios pequeños que se desarrollan ampliamente en la vía pública (que en teoría no existen) y solo pagan impuestos por sus reducidas dimensiones, en fin nada de nada, la mayoría sin licencia, entoneces no existen para la Adminsitración competente, todo el coste para el ciudadano que paga y además en caso de denunciar por ruidos originados por estas actividades, eres un “malaje”.

  • perplejo

    Los hosteleros hicieron la ordenanza de actividades, y ellos mismos se dan su licencia. Desrregulación absoluta y todovale.
    Supongo que también harán la de veladores.
    Lo próximo será que los delincuentes redactarán el Código Penal
    Esto es lo que tenemos
    Catetos al poder: estos y los de antes. Las plazas para garajes de motos y abrevaderos.