La Noria » Archivo » Una cruzada sin épica

Una cruzada sin épica

Carlos Mármol | 22 de julio de 2012 a las 6:06

La inhabilitación del juez Serrano, decidida por el Supremo, ha levantado una polvareda en el mundo jurídico sevillano en la que las opiniones y los prejuicios particulares dejan de lado lo más sagrado en justicia: los hechos.

Una guerra sin héroes. Sin nobleza. Sin caballeros. El Tribunal Supremo, en una sentencia discutida y discutible, ha decidido expulsar de la carrera judicial al magistrado sevillano Francisco Serrano por cometer un delito de prevaricación dolosa al juzgar una petición de parte para alterar el régimen de visitas que dos padres en proceso de separación tenían previamente establecido por un juzgado de violencia de género. La medida, que algunos creen excesiva y otros ajustada a derecho, supone la inhabilitación del magistrado para seguir ocupando el juzgado de familia en el que lleva veinte años impartiendo justicia.

Esta condena, que viene a incrementar la pena que ya le impuso el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía –lo condenó a dos años de inhabilitación y pidió en el mismo fallo su indulto–, ha levantado una polvareda en el mundo jurídico de Sevilla. Y se ha traducido en un alud de posicionamientos –a favor y en contra del juez– en el ámbito social. Cosa lógica, teniendo en cuenta la hondísima repercusión que las resoluciones judiciales tienen sobre los asuntos de familia. El aspecto más íntimo de cualquier persona.

El magistrado decidió dar una rueda de prensa a inicios de semana para explicar su propia lectura del fallo judicial. Aseguró sentirse víctima del “lobby de violencia de género” y vivir un infierno desde que fue denunciado por actuar con arbitrariedad en este caso. “Prefiero ser un abogado libre a un juez preso del miedo y de la presión política”, dijo. Un día después, el Foro Judicial Independiente, colectivo al que pertenece el propio Serrano, mostró su “consternación” por la sentencia del Supremo y auguró que “para evitarse problemas los jueces impartirán una justicia defensiva”. Una justicia, según su análisis, “que no moleste al poderoso, quien, a buen seguro, se sentirá enormemente aliviado”.

Habría que preguntarse si un juez es o debe ser libre. No me refiero al ciudadano Serrano, que obviamente cuenta con todos los derechos que otorga la Constitución. Empezando por las libertades de pensamiento y expresión. Es otra cosa. ¿Un magistrado, cualquiera que sea su ideología, su nombre o sus amigos, debe atenerse a los principios éticos de su profesión –regulados en un estatuto– o debe aplicar justicia según aconsejen sus creencias? De eso trata este caso, no del amor a las cofradías –como algunos insisten en entenderlo– ni de la discusión, socialmente pertinente por otra parte, sobre si la actual legislación de violencia de género que rige en España presenta excesos que debieran corregirse.

Tratándose además de un caso de menores, a los que la legislación salvaguarda, lo lógico es que el conflicto que originó el polémico juicio del juez Serrano se hubiera mantenido en el estricto ámbito privado. Así debía de haber sido si no se hubiera elegido amplificar, sin sentido alguno de la prudencia, tan delicado asunto tras forzar una controvertida orden judicial que, según el Supremo, fue dictada de forma arbitraria e injusta y que, desgraciadamente, a buen seguro, a estas alturas ha debido causar quebrantos irreparables probablemente a todas las partes en litigio. Todas.

Serrano ha anunciado que recurrirá al Constitucional y al Tribunal en Estrasburgo en demanda de justicia, que escribirá un libro sobre su causa –las desviaciones de una política de género marcada por lo que llama “el resentimiento femenino”– y ejercerá como letrado en coherencia con su pensamiento. Está en su perfecto derecho. Puede y debe hacerlo.

Cuestión distinta es si se le ha juzgado por sus principios o por su conducta. Su propia valoración de la sentencia da a entender en todo momento que el suyo ha sido un juicio político. Un aquelarre por atreverse a cuestionar un dogma políticamente correcto. Tras leer el fallo judicial, incluido el voto particular de los dos magistrados del Supremo que disienten de la mayoría del tribunal, no parece que estemos ante este supuesto. Ni de lejos.

Presentar el asunto sólo como resultado de los excesos de un sistema judicial incomprensible que castiga con excesivo rigor a un juez que tan sólo quería que un niño saliera en una cofradía es una visión parcial. Interesada. La cuestión, en estos términos, queda desenfocada. El tema de fondo es otro. Se trata de discernir si el juez realmente hizo justicia en este caso o, en cambio, prefirió hacer su justicia. Cosa que es trascendente si se tiene en cuenta que cualquier magistrado administra un poder superlativo. De las decisiones de los jueces dependen el prestigio, la libertad y la hacienda de las personas. Por eso su conducta al aplicar la ley –no en su vida particular– debe ser objeto de evaluación constante.

Poco tienen pues que ver en esta polémica, que ha sacudido muchas sensibilidades, ni el feminismo, al que el magistrado responsabiliza de su castigo, ni las creencias religiosas. Se trata sencillamente de lo más sagrado en el mundo de la justicia: los hechos. Todos ellos están relatados por extenso en el fallo del Supremo –incluido el voto particular que exime al juez de su culpabilidad–, que eleva la pena inicial del TSJA tras analizar los dos recursos de casación presentados por su defensa y la acusación.

De la lectura de la sentencia no se infiere ninguna de las razones alegadas por el juez. Francisco Serrano, como ciudadano, está en su derecho de defender su opinión sobre los excesos de la legislación de género. La ley contra de la violencia de la mujer tiene elementos que deben ser reconsiderados si el sistema legal español pretende ser equilibrado y justo, sobre todo en relación al abuso de denuncias falsas. También parece conveniente regular la custodia compartida para evitar un sinfín de tragedias innecesarias. Con esto se puede estar (o no) de acuerdo. Pero ambas cuestiones tienen poco que ver con los motivos ciertos de la condena al juez. No se le juzga por esto.

¿Cuáles son las razones? Hay que leer el fallo para formarse un juicio propio. El Supremo dice que el juez tuvo un proceder irregular al aceptar una petición de parte que no correspondía a su juzgado, pues estaba adjudicada –por la norma y un acuerdo expreso de la junta de jueces de familia de 2007– a un magistrado distinto. A su despacho acudió la parte demandante para solventar el conflicto tras una respuesta del juzgado competente, según el fallo judicial, que no fue de su agrado.

La causa entró así por una vía que cuando menos se puede calificar de singular al juzgado de Serrano, que asesoró a esta parte (obviando a la contraria), convirtió en procesal una declaración previa al propio proceso (que formalmente todavía no había comenzado ni le había sido asignado), no recabó de forma ortodoxa el dictamen de la Fiscalía y fijó su resolución –con cuyo contenido al parecer hay que estar de acuerdo– sobre la marcha, sin comunicarlo a todos los afectados alegando motivos de urgencia y amparándose en el deseo del menor. Según el Supremo, el juez nunca debió intervenir por carecer de competencias. No fue su único exceso. También llegó a comentar el caso ante la Agencia Efe diciendo que la actitud de una de las partes era fruto de su “visceralidad y resentimiento”, términos que inducen a pensar que tenía un conocimiento extrajudicial de la causa. Un motivo suficiente para quedarse quieto.

El procedimiento, en derecho, es sustancial. Y cualquier fin, incluso loable, no justifica determinados medios. Así lo ven incluso los dos magistrados que discrepan de la condena. Su voto particular explica las razones que asistirían al juez si no hubiera violado el procedimiento: “En los hechos probados se refleja una conducta ante los medios de comunicación incompatible con los deberes que impone la deontología y que merecería ser depurada disciplinariamente”.

Las cruzadas, como todas las guerras absurdas, raramente nos traen victorias honorables. No tienen épica. Sólo dejan víctimas.

  • Centrista

    Señor Marmol, genial como todos sus artículos.

  • MIGUEL AG

    Estupendo artículo. Claro e imparcial.Totalmente de acuerdo con su opinión.

  • Joseman

    El juez Serrano tenía derecho a intervenir. Así lo ha dicho la AP de Sevilla y lo dicen los magistrados discrepantes tanto en el TSJA como en el TS. Son mayoría… Seis contra cinco… También esos magistrados creen que la urgencia, siendo discutible, es razonable. No hay resolución manifiestamente injusta. Tampoco hay resolución injusta, sin más, “a sabiendas” (prevaricación dolosa), en tanto los hechos supuestamente “probados” que motivarían esa sentencia no han sido probados en realidad: al menos así lo piensan tanto los magistrados del TSJA (el discrepante con la sentencia del TSJA y, también, los dos que condenaron a Serrano allí por prevaricación culposa…) como los dos discrepantes con la condena del TS. Aquí la mayoría es de 5 contra 3…
    Por otra parte, el TS ha cometido una grave irregularidad al “reconstruir” la argumentación de la acusación (“poco precisa”, según el propio TS), subsanando un error de la acusación en sus premisas. Así lo explican los magistrados discrepantes en su voto particular, recordando que el T. Constitucional ha establecido que tal cosa no puede hacerse porque vulnera el principio de contradicción que asiste a un reo en casación. Teniendo en cuenta, pues, que el TS ha tomado como premisas en unos casos hechos no probados y, en otros, ha sustituido las de la acusación (erróneas) por otras, sin poder hacer tal cosa, el TC no tendrá más remedio que admitir el recurso de amparo del juez Serrano por “vicio de irrazonabilidad” de la sentencia y declarar esa sentencia como “no razonada y no motivada”.

  • madre2

    Que se dedique a escribir su libro sobre el “resentimiento femenino” que seguro que a lo largo de los años de su carrera judicial tiene historias reales que contar…luego que saquen el libro de la versión de la otra parte ¡¡¡¡¡
    Yo pido que haya mano dura en estos casos de familia, donde se juegan con vidas humanas e inocentes y donde nadie es responsable de sus equivocaciones y sino que empiecen en Zaragoza, a ver a cuanto inútil se podría inhabilitar

  • Roberto

    Si nos hacemos preguntas incorrectas, llegamos a respuestas equivocadas. Serrano no alteró el régimen de visitas, prorrógo la estancia del menor con el padre día y medio para hacer viable que saliera en la procesión, como era el deseo del menor y establecía su convenio de separación. En procesos judiciales viciados que se han conocido a través de la historia (Caso Dreyfus, Rubin “Hurricane” Carter, etc.) la experiencia demuestra que la verdad se ha conocido no solo leyendo las sentencias de los procesos (condición necesaria pero no suficiente), SINO SOBRE TODO conociendo, interpretando y sacando conclusiones de los DATOS Y HECHOS REALIZADOS “ALREDEDOR” DE LOS PROCESOS. Cosa que no hace el articulista. Efectivamente, para que los que creemos que la sentencia del TS es injusta, y que no anda lejos de esa injustica el feminismo radical talibán, no encontramos respuesta a la pregunta de cómo podía acusar este lobby de género ya en el temprano 2009 (en rueda de prensa) , a Serrano de juez prevaricador, cuando la resolución de la que trae causa este juicio se produjo en el 2010, ¿bola de cristaL, O JUICIO ANTICIPADO?. ¿Es “normal” (O PUEDE SER CONSIDERADO ACOSO) los seis procedimientos disciplinarios que han intentado abrirle por las mayores memeces (presidir una asociación científica de apoyo a los menores durante los procesos de separación), y que al final han sido archivos?. ¿Se pueden considerar normales y ajustadas LAS INDEMNIZACIONES MILLONARIAS QUE PEDÍA LA MADRE? ¿No se puede calificar como abuso de derecho LOS AÑOS DE PENA DE CÁRCEL que pedía la madre a Serrano por las supuestas lesiones que argumentaba por haber procesionado 4 horas el menor?

    También se olvida de mencionar el articulista las interrogantes técnicas que hace Foro Judicial en su nota. Los que hemos tenido oportunidad de ver las sentencias, y los hechos y actos alrededor de las mismas, tenemos la sensación de que esto no encaja, sino que lo hacen encajar. Aparte de la falta de consenso de las mismas, la variabilidad de las peticiones de la fiscalía (dolosa, absolución, culposa). El Juez no hizo algo injusto ni grosero (como podría ser volver a separar a la pareja bajo los criterios que él considerara oportuno), sino lo que hizo es apuntalar la ejecución del convenio dictado por el otro tribunal sobre el extremo de la procesión, dando tutela al menor que se lo pidió, para que la misma se cumpliera. Ya que como quedo probado en el juicio (aunque ninguna sentencia ni voto particular lo menciona), la madre tenía ya los billetes para llevar al menor a la playa, incumpliendo sus deseos y la resolución del tribunal que llevó su separación. Por lo tanto el Juez acertó al dictar la resolución, ya que si no, se hubiera incumplido la voluntad del menor y el convenio y HUBIERA PREVALECIDO EL SUPERIOR CAPRICHO DE LA MADRE (eso es lo que creemos que ha propiciado el proceso) . Para ello SE ACOGIÓ A UN PROCEDIMIENTO QUE NO TIENE REGULACIÓN, por lo tanto se le puede criticar tanto el hacer una cosa como la contraria (con esa medida prevaricación segura en cualquier caso). Recabó (verbalmente) el parecer de la fiscalía, a pesar de la premura (por cierto, el TS pidió 30 días de más de plazo para dictar la sentencia, no se sabe que habría hecho si, como Serrano, hubiera tenido que dictar en horas), ya que la fiscal de su juzgado no se encontraba en su trabajo. LA AP DE SEVILLA, ÓRGANO ORDINARIO DE REVISIÓN ESTIMA QUE ES INCUESTIONABLE SU COMPETENCIA, LA URGENCIA Y LA NECESIDAD de la adopción de la resolución. El reparto del asunto lo hizo el Decanato, no se observa ninguna irregularidad en el mismo. Los posibles indicios de delito (argumento de una de las partes), tras tres mañanas de vistas en el TSJA (y los testimonios de los funcionarios que se encontraban ese día en los juzgados), quedan la mayoría desechados por los testimonios y pruebas, y otros siguen quedando en eso, meros indicios, chismorreos, especulaciones, pero por probado no se da nada, aunque sí se establecen en la sentencia como tales. Es más la fiscalía tras todas las pruebas y testimonios pide la absolución.

    Curiosa, por decirlo de modo leve, es también el asunto de la indefensión de Serrano, acusándole de prevaricación dolosa ante el TSJA, y siendo condenado al final por culposa (de la que lógicamente no se pudo defender al no ser acusado de ello), y en el TS, tras defenderse de culposa es sentenciado por dolosa, con el agravante de que la mayoría del TS “rehace” el escrito de la acusación particular (madre) contra reo (jueces ayudando a parte), subsanando y convalidando el mismo, a pesar de sus defectos (lo que motiva una nueva indefensión, al no haber podido contradecir la argumentación de la sentencia, que no constaba en el recurso, dicho así por los 2 jueces del voto particular), cuestión que obviamente no es ajustada a derecho. También se podría tildar de “irregular” y “singular” la “nota explicativa” del TS sobre la sentencia, dando como ciertos hechos no probados en la sentencia (asesoramiento de Serrano a una de las partes).

    Se critica la no notificación a tiempo a la madre por el procedimiento normal, aunque la misma se daría por enterado al entregarle su padre sólo a un hijo, y comunicarle la otra parte la resolución judicial a favor de que el otro procesione. Aunque el articulista aquí tampoco especifica si el TS prevaricó al enterarse Serrano y su abogado por la prensa del contenido de la sentencia, en vez de por vía de su procurador, como le ha ocurrido otras veces.

    Por último, el articulista, creo que deja evidente SU FALTA DE IMPARCIALIDAD al traer a colación la única “tacha” que el voto particular hace al magistrado, unas supuestas opiniones vertidas por el mismo a la prensa sobre el caso, que se podrían considerar vejatorias o inadecuadas y depuradas disciplinariamente, Y TRAS OLVIDARSE AHORA SÍ, DE LO DICHO ANTERIORMENTE de que el fin no justifica los medios, utiliza esas opiniones sobre las que ninguna denuncia se ha realizado, ni proceso, ni procedimiento, ni prueba, PARA REFORZAR LA SENTENCIA DE CULPABILIDAD POR PREVARICACIÓN, cuando ambos delitos no tienen nada en común, ni ha habido ninguna denuncia sobre ese aspecto. CREO QUE EL ARTICULISTA HA COGIDO UN INDICIO DE AQUÍ Y UN RUMOR DE ALLÁ PARA JUSTIFICAR UNA SENTENCIA SIN NINGÚN RIGOR, ADEMÁS DE, COMO MÍNIMO, INJUSTA E INCOMPRENSIBLE. El tiempo dará o quitará razón a las partes.

    En resumen, parece que el articulista ve ajustada la condena de prevaricación, en base a una “irregularidad” detectada, a una vía “singular”, y a una “tacha” que no ha sido objeto de procedimiento alguno.

  • Carlos Mármol

    Estimado Roberto: Sus comentarios me parecen muy respetables. No, obviamente, su conclusión sobre mi supuesta parcialidad. En la sentencia del Supremo (al parecer según usted la justicia debería terminar en la Audiencia Provincial; acaso porque ésta es la única instancia que confirmó el actuar del juez; se ve que ni el TSJA ni el Supremo le merecen a usted confianza a pesar de ser instancias judiciales de ámbito superior) se juzgan hechos (lo que hizo el juez y su adecuación al marco procesal) y no rumores o insidias. Por tanto, debo concluir que su defensa del juez (muy profesional, por otra parte) ignora conscientemente este extremo porque, si lo tuviera en consideración, sencillamente no habría defensa, lo cual no quiere decir que se avale el fallo final. Es una forma interesante de analizar la cuestión: ignorar lo que entorpece una opinión fijada antes de analizar los hechos. Un cordial saludo.

  • Lucía

    Estupendo artículo. Analítico e imparcial.

  • MARÍA

    Enhorabuena por su artículo y su valentía por decir las cosas como son. Es usted el 1º y único periodista en escribir un artículo imparcial sobre este tema, el único que se ha leído la sentencia y no se ha dejado llevar por el libelo lanzado por Serrano y Moeckel aquella Semana Santa del año 2010.

    Decirle que el antes juez Serrano le QUITÓ LA TUTELA a la madre alegando una situación de urgencia y peligro para la vida del menor, único caso en que se puede aplicar el art 158 CC. Ello en un procedimiento abierto de divorcio, lo cual significa que el siguiente paso era quitarle a la madre la patria potestad. No le exagero ni un ápice. Esa era la jugada magistral. Así el abogado Moeckel ganaba un divorcio, el exmarido se vengaba dejando a su exmujer desecha por quitarle lo que más quiere, sus hijos, y Serrano se autoproclamaba el salvador, como así lo hizo. Prueba de ello es que presentó un informe al juez competente pidiendo que le quitaran la custodia a la madre por haber expuesto a su hijo a una situación de peligro. TODO PERFECTAMENTE MAQUILLADO CON LA EXCUSA DE LA SEMANA SANTA, para lograr poner a la opinión pública en contra de la madre, sin importarle lo más mínimo la intimidad del menor, ni al antes juez, ni a su abogado Moeckel, ni al padre ni al abuelito.

    ¿Por qué actuó así el juez? El sólo sabrá si lo hizo por hacer un favor a su amigo Moeckel o simplemente por el placer de hundir una vez más a una mujer, sobre todo si es víctima de violencia de género.

    Es curioso como se refugian en la Audiencia y en el Foro Judicial atreviéndose a poner el Tribunal Supremo a la altura de un mercado medieval. Ha sido fuera de Sevilla donde se ha salido la verdad… así que me pregunto ¿ qué pasa en el mundo judicial sevillano?. Sr Mármol investigue ICIDE y verá como jueces, magistrados, fiscales,…trabajan para un bufete en ejercicio. Moeckel, una vez más. Este es el núcleo de corrupción judicial en Sevilla. Los jueces no pueden eticamente ni debería ser legal tener relaciones mercantiles con bufetes de abogados. Eso genera indefensión en los ciudadanos de a pié que no conocemos a priori cómo funciona “el juego”. Se acude a la Justicia para buscar justicia y no es difícil encontrarse con un tráfico de influencias que te deja “cao” hasta que empiezas a enterarte del tema. Entonces tienes dos opciones o seguir luchando contra-corriente o convertirte en un corrupto como ellos para sobrevivir. Por eso le felicito, por ser valiente y no dejarse apesebrar.

    ¿TENDRÍA QUE SALIR LA MADRE A CONTAR TODA LA VERDAD EN LA PRENSA Y ASÍ CALLAR TODAS LAS MENTIRAS?
    Un cordial saludo

  • MARÍA

    JOSEMÁN …

    Sr Mármol Josemán es el responsable del blog “misrizos”, altavoz de Serrano en internet. Es uno de los blogs más ofensivos contra las víctimas de Violencia de Género, desde dónde se mandan consignas a las huestes… igual que la PCI, Plataforma Ciudadana por la Igualdad.

    ROBERTO…sin comentarios a sus mentiras. Ya las conocemos todas…”4 horitas”. Supongo que una mujer tiene que agradecer a su violador que sólo la violase un ratito cuando pudo hacerlo por toda una vida.

  • Roberto

    María, he leído con mucha atención tus post, el cual paso a RESPONDER POR ALUSIONES. Dice que “le QUITÓ LA TUTELA a la MADRE ALEGANDO UNA SITUACIÓN DE URGENCIA Y PELIGRO PARA LA VIDA DEL MENOR, ÚNICO CASO EN QUE SE PUEDE APLICAR EL ART 158 CC.”, se equivoca, o no ha leído, o no ha entendido bien o miente, ya que el art. 158.4 CC establece que el juez puede adoptar: “En general, las demás disposiciones que considere oportunas, a fin de apartar al menor de un peligro O DE EVITARLE PERJUICIOS.”, es en este supuesto de evitarle perjuicios en el que el Juez basa su Auto (basta leerlo), no en el de peligro. A partir de ahí, Vd. hace un salto en el vacío y enlaza esa actuación del juez de posponer día y medio la entrega de un menor que había pedido tutela judicial efectiva, con que la intención verdadera y posterior del Juez era QUITARLE A LA MADRE LA PATRIA POTESTAD, sin comentarios. Quizá es en su mismo ilógico razonamiento en el que se basan las sentencias condenatorias de Serrano, un futurible inexistente. En su explicación sobre la actitud de Serrano sólo plantea 2 hipótesis: 1.- que fuera por hacerle un favor a “su amigo” Moeckel, o 2.- por el placer de hundir una vez más a un mujer (que Vd. dice que es víctima de violencia de género), puro sadismo, vamos. Vd. interesadamente NO MENCIONA LA MÁS LÓGICA Y CONVINCENTE, que lo hizo EN ARAS DE CUMPLIR CON EL DEBER QUE LE IMPONE EL ART. 158, LLEVÓ A CABO LA ACTUACIÓN JUDICIAL PERTINENTE PARA EVITARLE UN PERJUICIO AL MENOR.

    Sobre las supuestas mafias de jueces, fiscales, abogados, etc. en Sevilla, creo que si tiene pruebas debería de ponerlas en conocimiento del organismo pertinente, pero no confunda amistad, conocer a alguien, o incluso tener buena relación con él, con mafia judicial, de ser así, nadie podría relacionarse con ningún profesional del derecho en su ciudad, bajo el temor de ser acusado de mafioso. Repito si tiene pruebas, denúncielo ante el organismo correspondiente.

    Le recuerdo que de fuera de Sevilla, 1 juez del TSJA, y 2 del TS, no han visto ningún tipo de prevaricación, Y SÓLO 3 DEL TS DE 8 JUECES INTERVINIENTES DE FUERA DE SEVILLA (3 TSJA y 5 del TS) HAN OBSERVADO PREVARICACIÓN DOLOSA. Falsada con esta prueba aritmética su hipótesis de favoritismo de los jueces sevillanos hacia Serrano.

    LA INTENCIÓN DE LA MADRE HA QUEDADO CLARO, HACER SU SANTO CAPRICHO (ir con el menor a la playa en vez de dejarle salir en la procesión) por encima de Convenio de Separación, Ley, Jueces, Menor, Padre, Abuelo, y de quien sea, no necesita ninguna aclaración pública más.

    Luego me llama mentiroso, y dice que conocen todas mis mentiras, sin más prueba se refiere a “4 horitas” que es la duración que menciono de la procesión, para a continuación hacer otro salto mortal al vacío argumental, para hablar de mi supuesta opinión sobre la sistemática violación a una mujer (sic). Sí se refiere a la madre del menor, quisiera que probara eso de la violación, me imagino que habrá sentencia en tal sentido, ¿no?, sino quizá sería mejor que dejara de inventar cosas.

    Pero tenemos un problema, a raíz de la sentencia del TS (que al Sr. Mármol y a Vd. les parece dentro del sentido común), hay profesores de Derecho Penal que ya no saben cómo impartir su asignatura, ya que, después de la lectura de la sentencia, se les han roto todos los esquemas sobre el delito penal de la prevaricación judicial:

    ABC – 29-07-2012
    ¿Prevarican los jueces del Tribunal Supremo?. ANGEL ISIDRO GUIMERÁ GIL

    “Como profesor de Derecho Penal de la Universidad de La Laguna me he permitido explicar a mi alumnos, con mayor o menor acierto, el delito de prevaricación judicial durante más de treinta años”
    “Finalmente el juez Serrano, en una resolución impecable, adopta la medida cautelar de prolongar unas horas el periodo de vacaciones con su padre para que el niño pueda salir en la madrugada con su Cofradía del Silencio”
    “¿Hay alguien que pueda advertir en la resolución del Juez Serrano una injusticia esperpéntica, grosera o clamorosa?, ¿dónde está el “apartamiento descarado del principio de legalidad, cuando además, y a mayor abundamiento, el art. 158.4 del Código Civil ordena al Juez que “de oficio o a instancia del propio hijo”, dicte “las disposiciones que considere oportunas, a fin de apartar al menor de un peligro o de evitarle perjuicios”? Estas medidas puede adoptarlas el Juez en cualquier procedimiento, civil o penal.”

    http://www.abc.es/20120729/local-canarias/abci-angel-201207290104.html

    Y un Catedrático de Derecho Procesal, que tras leer la sentencia del TSJA dice que :

    ANDRÉS DE LA OLIVA SANTOS CATEDRÁTICO de Derecho Procesal de la Universidad Complutense

    UNA PÉMISA SENTENCIA “REINVENTA” LA PREVARICACIÓN JUDICIAL Y AMENAZA A LA JUSTICIA (I)
    LA PREVARICACIÓN YA NO REQUIERE UNA RESOLUCIÓN “GROSERA”, “ESPERPÉNTICA” O “CLAMOROSAMENTE” INJUSTA: SÓLO QUE AL TRIBUNAL LE PAREZCA MAL CÓMO HA ACTUADO EL JUEZ
    http://andresdelaoliva.blogspot.com.es/2011/10/una-pemisa-sentencia-reinventa-la.html

    UNA PÉMISA SENTENCIA “REINVENTA” LA PREVARICACIÓN JUDICIAL Y AMENAZA A LA JUSTICIA (y II)
    UNA CONDENA POR PREVARICACIÓN PROCESAL SIN CITA DE UNA SOLA INFRACCIÓN DE NORMA PROCESAL. Y CON DESPRECIO DEL INTERÉS DEL MENOR
    http://andresdelaoliva.blogspot.com.es/2011/10/una-pemisa-sentencia-reinventa-la_23.html

    Les remito a estos artículos de estos dos prestigiosos juristas sobre la condena al Juez Serrano, quizá así puedan entender las normales reacciones producidas tras la lectura de la misma, y quizá, cosa que dudo, puedan transmitirles su razonamiento de porqué las condenas a Serrano les parecen dentro del sentido común.

    Por lo demás si la intención era tratar de evitar la difusión de las opiniones de Serrano sobre la ideología de “género” creo que no se ha conseguido el objetivo, ya que va a participar en adelante como contertulio habitual de un programa televisivo, y va a escribir un libro sobre la “reinterpretación” del delito de prevaricación judicial que se ha hecho con él. Saludos.

  • María

    A ROBERTO que parece conocer muy bien al ciudadano Serrano Castro…

    Le repito, por si no se ha enterado bien o no ha leído bien la sentencia o es que no quiere enterarse, el exjuez Serrano le quitó la tutela judicial a la madre sin base legal ninguna, saltándose las normas de reparto, al fiscal, etc, etc,… y como dice el TS usurpando incluso las funciones del secretario judicial, USANDO UN ARDID PROCESAL, en el que participó el abuelo, el padre y el abogado y amigo del exjuez, Moeckel. TODOS UTILIZARON A UN MENOR Y LE RECUERDO QUE SERRANO LO PUBLICÓ ( MENUDA FORMA DE DEFENDER LOS DERECHOS DE UN NIÑO)Usted lo puede adornar como quiera y remitirme artículos de gente que ni se ha leído la sentencia ni quiere ver la verdad.
    Si se reinventa el concepto de prevaricación judicial mejor, sería magnífico, ya que los ciudadanos de este país empezariamos a tener garantías cuando acudimos a un juzgado.

    Si el exjuez quiere seguir pregonando sus teorías machistas y seguir siendo el aladid de los maltratadores allá él pero ha quedado muy claro que este caso no tiene nada que ver con esos lobbys, porque ya son 2 al parecer, sino por haber hecho lo peor que puede hacer un juez, PREVARICAR DOLOSAMENTE, A SABIENDAS Y ÉL LO HA RECONOCIDO PUBLICAMENTE.
    Respecto a su libro será muy interesante leer contra quién arremete. Ojalá la madre también publique uno y así nos enteramos de muchas más cosas.

  • María

    CASO IVÁN Y SARA.
    http://www.diariodesevilla.es/article/provincia/49560/caso/ivan/y/sara/se/paralizo/seis/ocasiones/menos/por/decisiones/juez/familia.html

    EL SUFRIMENTO DE ESTA MADRE FUÉ ATROZ Y MURIÓ DE CÁNCER SIN PODER TENER A SUS HIJOS DESPUÉS DE 11 SENTENCIAS A SU FAVOR, PERO SIN QUE LLEGASEN A EJECUTARSE GRACIAS AL HOY DÍA EXJUEZ SERRANO CASTRO.

    ¿CUÁNTAS MÁS MADRES ANÓNIMAS HAN SUFRIDO A ESTE EXJUEZ? MUCHAS, YA SE LO DIGO YO. EN EL CASO DEL MENOR COFRADE ACTÚO CON TANTA IMPUNIDAD QUE LO PILLARON PERO EN CUÁNTAS OCASIONES HABRÁ ACTUADO ASÍ…? ¿ CUÁNTAS VÍCTIMAS HA DEJADO A SU PASO?

    SÓLO GENTE QUE ACTÚA COMO ÉL PUEDE DEFENDERLO !!

  • Roberto

    María, no conozco al Juez Serrano. Por más que Vd. repita y requeterepita, no tiene más razón.

    Respecto a lo MANIFESTADO POR LA NOTA DE PRENSA (SIC) DEL TS EXPLICATIVA DE SU SENTENCIA, EN LA MISMA SE HACE ALGO MUY GRAVE, SE DAN POR PROBADOS HECHOS Y SE LE ACUSA DE NUEVOS DELITOS QUE NO FIGURAN COMO HECHOS PROBADOS EN LA SENTENCIA DEL TSJA (PRINCIPIO DE INALTERABILIDAD DE LOS HECHOS PROBADOS).

    Le dejo el enlace a la RUEDA DE PRENSA DEL JUEZ SERRANO, en el que su abogado (sobre la mitad de la misma) EXPONE UNO A UNO TODOS LOS PUNTOS DE LA NOTA DE PRENSA, ARGUMENTANDO TODAS LAS INCONGRUENCIAS QUE CONTIENE CON LOS HECHOS PROBADOS DE LA SENTENCIA DEL TSJA:

    http://www.youtube.com/watch?v=YUprDS3hxk0

    Por ejemplo, respecto a lo que Vd. manifiesta de USURPACIÓN DE FUNCIONES, dice la NOTA:

    “4) El magistrado habla con Fiscalía, en una conversación informal, y plasma esa conversación como si se tratara de un informe del Ministerio Fiscal; PARA LO CUAL ÉL REDACTA UNA DILIGENCIA DE CONSTANCIA, USURPANDO FUNCIONES DEL SECRETARIO JUDICIAL.”

    http://www.poderjudicial.es/portal/site/cgpj/menuitem.0cb0942ae6fbda1c1ef62232dc432ea0/?vgnextoid=ed5c22ece3088310VgnVCM1000006f48ac0aRCRD&vgnextchannel=3a20f20408619210VgnVCM100000cb34e20aRCRD&vgnextfmt=default

    le transcribo lo que dice la SENTENCIA DEL TSJA (pág. 7) HECHOS PROBADOS SEXTO:

    “DILIGENCIA DE CONSTANCIA.- En Sevilla, a treinta de marzo de dos mil diez. LA EXTIENDO YO, EL/LA SECRETARIO JUDICIAL, para hacer constar que personalmente SSª se desplaza a la Fiscalía comunicando a la Fiscal Dª Susana Hernando Ramos …/…. Doy Fe.”
    http://estaticos.elmundo.es/documentos/2011/10/13/sentencia_serrano.pdf

    O sea, es falso lo que Vd. manifiesta (y dice tb la Nota) de que usurpara las funciones de Secretaria Judicial, la Diligencias de Constancia la hace la propia Secretaria y es ella la que da fe, NO SERRANO. Esto es un hecho objetivo, no es opinable, no es que lo diga yo o lo diga Vd. es que es así (como el texto del art. 158.4 del CC), no sé si lo entiende.

    Y ASI CON TODO EL CONTENIDO DE LA NOTA DEL TS, INVENTA HECHOS NO PROBADOS DE LA SENTENCIA DE INSTANCIA Y ACHACA NUEVOS DELITOS AL JUEZ SERRANO (SIN RECURSO POSIBLE YA QUE ES UNA NOTA EXPLICATIVA).

    ESTA NOTA EXPLICATIVA ES LA QUE, CREO HA HECHO AL SR. MÁRMOL REDACTAR EL ARTÍCULO QUE NOS OCUPA, PERO VUELVO A DECIR QUE CON BASE EN FALSEDADES QUE NO SE HAN ACREDITADO (JUSTO LO CONTRARIO) EN LAS PRUEBAS DE LA VISTA DEL TSJA.

    La nota sirve para cargar las tintas ante la opinión pública contra el Juez Serrano.

    Dice la sentencia del TSJA FD 8 (pág. 18): “Sin embargo, A JUICIO DE ESTA SALA, NO HA QUEDADO DEBIDAMENTE ACREDITADO ESE POSIBLE CONCIERTO PREVIO Y ACTUACIÓN CONJUNTA PREORDENANDO LA ESTRATEGIA Y EL RESULTADO PROCESAL que valoramos, tal y como sostiene la acusación particular cuando habla de “un ardid procesal del Abogado, admitido y consentido por el juez, que da el soporte con su resolución para el mecanismo de actuación procesal y se convirtió en patente de corso””.

    O sea, la sentencia del TSJA dice que NO SE DA POR PROBADA LA CONNIVENCIA ENTRE EL JUEZ SERRANO Y EL ABOGADO DE UNA PARTE PARA HACER EL CAMBALACHE DEL QUE LE ACUSA LA ACUSACIÓN PARTICULAR.

    Sigue diciendo la sentencia del TSJA un poco más adelante (sólo hace falta leer un poco): “…/… sin que, en cambio EXISTA CONSTANCIA CIERTA DE QUE EL ACUSADO PARTICIPASE EN ARDID ALGUNO PARA QUE, POR LA ERRÓNEA INDICACIÓN DEL NIG, EL ASUNTO SE TURNASE A SU JUZGADO; ES CREÍBLE QUE EL MAGISTRADO SE LIMITARA A DECIR QUE LA SOLICITUD DE MEDIDAS HABÍA DE PRESENTARSE EN EL DECANATO “PARA REPARTO”;…/…”

    O sea, tampoco da por probado que hubiera contubernio para que se turnase el asunto a su Juzgado, MADRE DE DIOS¡¡¡

    DE AHÍ QUE EL FISCAL DEL TSJA PIDIERA EN SUS CONCLUSIONES PROVISIONES (TRAS 3 MAÑANAS DE JUICIO), LA ABSOLUCIÓN DEL JUEZ SERRANO.

    Sobre este asunto del NIG ES POR LO QUE LA MADRE PRESENTÓ 20-01-2011 QUERELLA CONTRA SERRANO POR FALSEDAD DOCUMENTAL (OTRO MÁS) , que ya fue archivada, como señala la pág. 1 de la misma sentencia, por no tener objeto. Hubo un error material de la admnistrativo que redactó la comparecencia dándole un NIG de otro procedimiento que utilizó como modelo (se explica tb en la sentencia del TSJA).

    Brevemente es incierto así mismo que el JUEZ SERRANO CARECIERA DE COMPETENCIA, ya que el órgano revisor (AP) estima que sí la posee, e incluso la sentencia del TSJA manifiesta (pág. 11): “A partir de ahí, esta Sala Penal debe posicionarse, ACEPTANDO INCLUSO LA COMPETENCIA DEL JUZGADO DE FAMILIA POR RAZÓN DE LA MEDIDA CAUTELAR INSTADA, a efectos de decidir si el Sr. Serrano actuó …”, y el TS no tiene facultades para revisar la competencia que correspondía, como hemos dicho a la AP. También incierto que el Auto de Serrano (Nota TS): “se adopta SIN ARGUMENTAR NADA ACERCA DE LA EXISTENCIA DE UN PELIGRO O PERJUICIO”, dice la sentencia del TSJA (pág. 8), Auto de Serrano: “a fin de evitar que el pequeño XXX de 11 años, y que ha comparecido solicitando tutela judicial, SE LE EVITE EL PERJUICIO DE TENER QUE VERSE PRIVADO DE REALIZAR UNA ACTIVIDAD QUE PARA ÉL RESULTA SUMAMENTE IMPORTA Y TRASCEDENTE, Y PARA LA QUE DURANTE TODO EL AÑO SE PREPARA CON ILUSIÓN Y ENTUSIASMO.” TODO INCIERTO.

    Tampoco puedo dejar de comentar la EVIDENTE INCONGRUENCIA DEL COMIENZO Y FINAL DE LA NOTA EXPLICATIVA (la comenta tb el abogado de Serrano)

    Dice al principio (la Nota del TS):

    “Ante las informaciones aparecidas, hemos de indicar que LA SENTENCIA DICTADA POR ESTA SALA NO FUNDAMENTA LA CONDENA DEL ACUSADO, por un delito de prevaricación judicial dolosa, EN EL HECHO DE QUE POSPUSIERA LA ENTREGA DEL MENOR A UNO DE SUS PROGENITORES O PORQUE PERMITIERA LA ASISTENCIA DEL MISMO A UN ACTO DE CARÁCTER RELIGIOSO.”

    Para acabar en la penúltima línea afirmando:

    “Tal cúmulo de actuaciones, que afectan a la competencia objetiva del Juzgado, a la conformación de su competencia a través del reparto de asuntos, a la observancia del proceso debido Y, EN FIN, AL PROPIO CONTENIDO MATERIAL DE LA DECISIÓN, hacen que DEBA SER TENIDA POR RESOLUCIÓN INJUSTA.”

    De risa, DICE AL PRINCIPIO QUE NO FUE POR POSPONER LA ENTREGA A LA MADRE Y AL FINAL DICE QUE LO INJUSTO ESTUVO (ENTRE OTRAS CUESTIONES) POR EL PROPIO CONTENIDO DE LA DECISIÓN, O SEA, POSPONER LA ENTREGA DEL MENOR.

    MARÍA, es incierto que yo remita a “artículos de gente que NI SE HA LEÍDO LA SENTENCIA ni quiere ver la verdad.”. De hecho si estos catedráticos y profesores de Derecho no hubieran leído la sentencia mal podrían comentarla con tanto detalle, incluir apartados de la misma en sus artículos y comentarios, subrayados, en mayúsculas, etc. ni hacer mención a las págs.. a las que se refieren.

    Por último, como apoyo de su argumento de la prevaricación del Juez Serrano en el caso del menor cofrade… me sale POR LOS CERROS DE ÚBEDA con OTRO ASUNTO DISTINTO E INCONEXO CON EL ANTERIOR (COMO SI EL DEL NIÑO COFRADE NO TUVIERA DE POR SÍ BASTANTE MATERIA). Me deja más sorprendido cada vez.

    Así bien, Sra. María creo que he argumentado el grueso de su comentario, podría extenderme más con todas las nuevas imputaciones de la NOTA DEL TS, pero LE REMITO A LA RUEDA DE PRENSA DE SERRANO Y SU ABOGADO, ALLÍ SE EXPLICA TB MUY PORMENORIZADAMENTE. NO OBSTANTE SI NECESITA ALGUNA NUEVA ACLARACIÓN ESTOY A SU DISPOSICIÓN.

  • María

    Sr Roberto yo le remito nuevamente a la sentencia del TSJA y del TS y deje ya usted el argumento manido de la AP, porque por encima de la AP están los altos tribunales como son, para su sabiduría, el TSJA y el TS.
    La rueda de prensa me importa bien poco porque tanto serrano como su abogado mienten más que hablan…