Belén, sólo tú

Francisco Merino | 8 de agosto de 2011 a las 19:36

Campeonato de España Absoluto de Atletismo

“Esta medalla me la dedico a mí, a mi persona, por el grandísimo esfuerzo que he tenido que hacer en solitario durante dos años sin entrenador. También para demostrarle a todo el mundo que Belén Recio tenía mucho que decir y que lo he demostrado con mis piernas, con mi esfuerzo y con una forma física que me ha acompañado durante los últimos seis meses, en los que me he visto viva de nuevo”.

Belén Recio, atleta cordobesa, tras conquistar el oro en 200 metros lisos en el Campeonato de España.

 
Belén Recio, junto al río Guadalquivir.Ya tienes un sitio en la historia del atletismo. Nadie ha sido cuatro veces campeona de España de 200 metros lisos. Sólo tú. Y tú sola. Lo recordaste en Málaga, gritando ante la grada al final de la carrera, victoriosa y enloquecida, con esa mezcla de alegría y rabia que produce la conquista del triunfo cuando en medio hay obstáculos. Los que se dan por supuestos y los que llegan sin avisar, como si fueran puñaladas en las piernas. “¡Yo sola!”, soltaste a pleno pulmón, sacando de las entrañas toda esa carga de tensión que amenazaba con explotar. Este fin de semana lo hizo del mejor modo posible.

La gacela de Ciudad Jardín  no se rinde. Belén Recio, que esta semana cumplirá 31 años, protagonizó en la pista malagueña una de las actuaciones más brillantes de su carrera en el doble hectómetro.Su crono de 23:52 es la mejor marca del año. Le sirvió para subir al cajón principal del podio, igual que hizo en 2005, 2006 y 2007. Es la primera española que alcanza cuatro entorchados nacionales en esa distancia. Ahí queda eso. Ahora le aguarda un puesto en la selección que acudirá a finales de este mes a los Campeonatos Mundiales en Daewo (Corea), para integrar el equipo de relevos 4×100. Será el premio final, un triunfo íntimo para aquella niña que corría como el viento por las calles de su barrio y que un día soñó con con hacer precisamente lo que ha hecho.

Los comentarios están cerrados.