Juanín, capitán para siempre

Francisco Merino | 31 de marzo de 2012 a las 11:36

alineacion  con juanin

Como suele ser norma, su condición de héroe no respondió a un plan premeditado. Llegó al Córdoba casi de tapadillo, sin más detalles en su expediente que el paso por las categorías inferiores del Betis y una cesión de un año al Extremadura. El 14 de agosto de 1960 se presentó un chaval de 20 años al que los técnicos llevaban algún tiempo espiando con sigilo. Veían en él a un futbolista talentoso, que se movía con un empaque impropio de su edad: cabeza siempre levantada, pases medidos al pie del compañero,visión panorámica para leer los movimientos antes de que se produjeran… Un prodigio. Era un medio con gol o un goleador que no conocía el egoísmo –rara especie, sin duda– y que siempre hacía mejores a los que que estaban a su lado. Todas las anotaciones ilusionadas en las libretas de los técnicos del Córdoba quedaron ratificadas en el campo por un futbolista que rebasó los límites marcados por el más optimista de los ojeadores, aquellos especímenes geniales que vivían de su intuición cuando el vídeo o internet sonaban a película de ciencia ficción.

Juanín firmó su contrato el mismo día que Santiago Gómez Pintado, conocido como Montejano, que había pasado por el Real Madrid. Este experimentado medio sólo jugó seis partidos y se marchó para dedicarse, con éxito, al mundo empresarial en el ramo de los automóviles. En 1995 le disputó unas elecciones a la presidencia del club blanco a Florentino Pérez y Ramón Mendoza, comicios que ganó el añorado dirigente de las cinco ligas con la quinta del Buitre. Uno se puede relacionar con el fútbol desde un despacho o sobre el césped. Juanín escogió la segunda vía. En su primer año como blanquiverde fue el único de la plantilla que jugó todos los partidos, todos los minutos, y lo hizo todo. Y todo bien. En la memorable tarde del Colombino, aquel 0-4 en Huelva que abrió al Córdoba las puertas del cielo futbolístico, dejó su sello con una de sus actuaciones más emotivas.

Marcó el primer gol del Córdoba en Primera. Fue en El Arcángel y ante el Valladolid. Victoria por 1-0. Benegas, Simonet, Mingorance, Navarro, Martínez, Marañón, Riaji, Juanín, Miralles, Vázquez y Homar, con Roque Olsen en el banquillo. En el minuto 59, Juanín batió al conjunto pucelano que entrenaba el histórico ex barcelonista Ramallets, que ese año sería cuarto en la Liga. Juanín se erigió en el líder de manera natural, sin tener que alzar la voz. Sus compañeros le reverenciaban como a un veterano, cuestión en la que seguramente le ayudó una alopecia precoz que le confería un aire de madurez que se hizo más notorio cuando el brazalete de capitán adornó su brazo derecho. Tras demostrar que estaba hecho de otra pasta, fue uno de los pilares del mejor Córdoba en su más de medio siglo de existencia, ése que fue quinto en la Liga 64-65 y que aún posee un récord insuperable en España: invicto toda la campaña en El Arcángel y con sólo dos goles encajados al calor de su hogar. Juanín era un creador en el mejor equipo defensivo que se haya visto. Paradojas cordobesas.

De los tiempos en los que no existía el marketing sólo queda la memoria. Quienes le vieron actuar aseguran, sin un atisbo de duda, que Juanín fue un portento, un jugador total. Incluso sus mayores detractores -pocos, pero los hay- le sitúan entre los mejores de siempre. Al resto no hace falta preguntarles. Sólo hay que mirar los ojos de los aficionados veteranos cuando recuerdan las jugadas de un hombre que siempre conservó su nombre en diminutivo, una ironía para adornar un fútbol majestuoso.

Juan García Díaz, “Juanín” (Nerva, 1940), se formó en la cantera del Betis y jugó un año cedido por los hispalenses al Extremadura. Fichó por el Córdoba en 1960 y vistió la camiseta blanquiverde durante casi dos décadas (desde 1960 hasta 1979). Luego desempeñó labores técnicas, siendo segundo del brasileño Vavá y de Roque Olsen, asumiendo el mando absoluto de la plantilla durante efímeras etapas en Segunda B. Desde 1962 a 1969 jugó siete temporadas consecutivas en Primera División con el Córdoba, disputando 186 encuentros y marcando un total de 43 goles. El club recibió ofertas para traspasarlo, pero nunca se movió del Córdoba. En la actualidad, Juanín dirige una escuela de fútbol para niños junto a otro ex cordobesista, Diego Moreno.

  • Jaor

    Juanín es en la Historia del Córdoba Club de Fútbol el jugador mas carismático, el que ha conseguido mas goles en 1ª División 44 goles y 15 en 2ª División, el 2º, tras Simonet que ha jugado mas partidos en 1ª División con 183 partidos. Es por ello teniendo en cuenta estos conceptos el jugador mas valioso en la Historia del Córdoba Club de Fútbol.

  • rafael

    Fue y sera el mejor jugador del cordoba c.f, pero como persona es infinita mas grande.

    Mucha salud.

  • santaella

    Tuve la fortuna de tenerlo como entrenador en mi etapa de infantil con el Cordoba,gran jugador y mejor persona,agradecerle el cariño y dedicacion que me mostro durante ese tiempo, aun le recuerdo con cariño y admiracion, GRACIAS MISTER.