Equis

Francisco Merino | 28 de mayo de 2012 a las 13:19

cor-murcia

Seguro que lo han oído ya unas mil veces o así. Lo escucharán y lo leerán muchas más en los próximos días, ténganlo por seguro. Se lo van a repetir tanto que a la fuerza se lo van a tener que creer. El Celta-Córdoba acabará en empate. Los celestes subirán a Primera División y los blanquiverdes jugarán el play off de ascenso. Así de sencillo y todos felices. Lo dicen aquí y allí. También surgen voces que repiten el vaticinio desde el entorno de los clubes implicados en la pelea por subir o promocionar. Valladolid, Alcorcón, Hércules, Almería“En Balaídos empatarán seguro”, aseguran jugadores, técnicos, directivos, aficionados… Pues vale. Una equis fija. Yo, con perdón, no me lo creo.

La última jornada de la Segunda División va a tener miga. Como es habitual en las semanas previas a este tipo de citas definitivas del calendario, en las que se pueden dar combinaciones que benefician o perjudican ya de modo inapelable, se está hablando de incentivos, maletines, pactos de amistad y todo ese tipo de episodios que dan al fútbol un tufo canallesco. “No pongas en duda nuestra profesionalidad”, atajó Paco Jémez, más serio que de costumbre -o sea, extremadamente serio-, cuando un periodista le planteó en la sala de prensa, después de la victoria ante el Murcia, la posibilidad de un pacto con el Celta para repartirse los puntos. “No doy por hecho el ascenso. Nos falta un punto y no podemos confiarnos. Tenemos que salir a ganar”, apuntó Paco Herrera, entrenador del Celta, después del triunfo en Tarragona. Ambos técnicos están en su papel.

El Celta-Córdoba de la jornada 42 será un partido de extraordinaria tensión, uno de esos encuentros destinados a pasar a la historia de los protagonistas. Pensar en el empate como un resultado inevitable y satisfactorio para los dos es algo con lo que pueden fantasear los aficionados, cuyo sentimiento les incita a abrazar las teorías que les reportarán más placer. Los profesionales también tienen corazón, por supuesto, pero han de estudiar todos los escenarios posibles. ¿No han visto ya suficiente fútbol como para saber qué tipo de cosas suceden en las últimas jornadas? ¿A cuántos equipos que no se juegan nada han visto correr como motos? ¿A cuántos equipos que se juegan la vida han visto morir ante su público, atenazados por la presión? ¿Cuántos resultados inexplicables guardan en su recuerdo?

Bien hará el Córdoba en ir a Balaídos a por todas, a ganarse su billete para el play off sabiendo que lo tendrá en la mano si gana, si empata… o incluso si pierde. Lo de la X fija, las llamaditas a los colegas gallegos o los pactos de no agresión nos amenizará la semana para hacer menos tensa la espera. Porque el fútbol, por suerte o desgracia, parece haberse convertido ya de modo definitivo en una telenovela permanente que sólo se interrumpe cuando hay partido.

 

 

Los comentarios están cerrados.