Archivos para el tag ‘árbitros’

El adiós de un árbitro

Francisco Merino | 11 de mayo de 2011 a las 21:35

Le quedan apenas unas semanas en el gremio y las apura con la sensación de tener fuerzas y talento para seguir en la brecha. Suelen decir los futbolistas que así es como uno debe irse, pero muy pocos lo hacen. Al final sucumben a su propia vanidad y con frecuencia terminan peloteando en escenarios poco lustrosos, mostrando un deterioro que empaña los recuerdos de tiempos pasados y mejores. Pero él es un árbitro y funciona con otras leyes. Al cumplir los 45, los colegiados se van a casa. El gran público apenas conoce el momento de la retirada de los hombres de negro, una etiqueta que nunca perderán aunque luzcan ahora camisetas grises, amarillas o rosas. Nadie les hace un pasillo en el campo ni les agradece públicamente su labor. Sólo los colegas de silbato o los delegados de campo más veteranos saben cuándo un árbitro pisa para no volver más un césped de Primera División.

Hace dos semanas, Rafael Ramírez Domínguez (Córdoba, 1965) pitó por última vez en el estadio donde más fútbol se respira: San Mamés. Un Athletic-Levante que acabó con 3-2 para los locales. Ramírez enseñó ocho tarjetas amarillas, pero el pleito no estuvo especialmente caldeado. “Fue un arbitraje cariñoso. La explicación es sencilla. Fue el último partido que dirige Ramírez Domínguez en San Mamés, ya que a la conclusión de la temporada colgará el silbato. El cordobés tuvo un arbitraje cómodo y no quiso complicarse la vida. Fue condescendiente con los dos equipos y sólo sacó las tarjetas justas, que casi se las pedían los futbolistas. Firmó una buena actuación, con una buena condición física, buena colocación y bien asistido por los jueces de línea en los fuera de juego”. Lo escribió en el periódico Deia el ex árbitro Ildefonso Urízar Azpitarte.

En la última jornada, a Ramírez Domínguez le encargaron pitar en el Santiago Bernabéu, otro de los grandes estadios del mundo. Allí dirigió un clásico, el único de su carrera, en abril de 2005. El Real Madrid goleó al Getafe por 4-0, retrasando unas horas el alirón del FC Barcelona. El cordobés no tuvo problemas y controló la situación con solvencia. Enseñó tres tarjetas y pudo ver de cerca una gesta para la historia: Cristiano Ronaldo firmó tres tantos. Con los cuatro que le endosó tres días antes al Sevilla, el portugués se convirtió en el segundo jugador en la historia que logra siete dianas en dos partidos consecutivos. El récord permanecía vigente desde los años 50 del siglo pasado y lo poseía un tal Alfredo Di Stéfano. Ramírez se despidió del coliseo blanco haciendo realidad el axioma de los árbitros: el espectáculo lo ponen los jugadores; ellos, simplemente, velan por el cumplimiento de las normas con toda la discreción que les permiten las circunstancias. Dentro de pocos días volverá a casa y sus amigos le tributarán un homenaje en El Arcángel. Se irá el mejor árbitro cordobés de todos los tiempos.