Archivos para el tag ‘Ciudad de los Califas’

Un título, una esperanza y un alivio

Francisco Merino | 28 de agosto de 2011 a las 22:29

No le han ido mal las cosas al Córdoba en el primer fin de semana serio. Es una manera de hablar, claro. Por lo de la seriedad, digo. Todos los días anteriores también lo fueron y seguramente eso ha tenido mucho que ver en la amplia sonrisa que lucen ahora los blanquiverdes, dentro del club y en su entorno, en este final de agosto. Para poder festejar hay que tomarse las cosas muy en serio, por más que haya habido momentos y episodios que parecían una broma pesada. A veces parece -porque hay algo más que indicios- que todo se viene abajo en el Córdoba CF, condenado a vivir en eterna construcción. Pero también hay instantes en los que se producen chispazos prometedores, pistas que incitan a pensar que a lo mejor esta vez sí sucede algo. En las últimas horas se ha producido una conjunción de fogonazos que han iluminado al Córdoba, un equipo -un club- que pelea por levantarse con casi todo en contra.

Primero llegaron los chicos del juvenil, que pese al relevo generacional han cogido la estela de sus antecesores. De momento, se entretuvieron en derrotar al Real Madrid (y 24 horas después también al Benfica, ya en Pozoblanco) en El Arcángel para conquistar el Trofeo Ciudad de los Califas. Es el primer título que entra en las vitrinas del club durante el mandato del nuevo presidente, Carlos González, que contempló desde el palco cómo dieron dentelladas los cachorros blanquiverdes. Es la cuarta vez que el Córdoba consigue la copa en 32 años de vida del torneo juvenil más señero de nuestro país. Hay que seguir la pista a estos chavales.

Los jugadores del Córdoba aplauden al público de El Arcángel.

Después llegó la cita grande, el reencuentro con la Liga, la visita de un ex Primera -con el once repleto de jugadores recién caídos de la élite- como el Almería, con Lucas Alcaraz al frente. El Córdoba casi ganó. El público se marchó más feliz que otra cosa y el técnico granadino bastante mosqueado por un penalti no pitado a favor de su equipo en el último suspiro. El regreso de Paco Jémez trajo alegría, que no es poca cosa para un graderío que el curso pasado vio cómo se despoblaban sus asientos a un ritmo dramático. No iban ni los socios. Se ha cambiado el tiovivo por una montaña rusa.

Y en la tarde de ayer, por fin, llegó a la ciudad el guardameta boliviano Carlos Erwin Arias, después de una rocambolesca historia de permisos, visitas al consulado, vuelos anulados y otros contratiempos que hicieron pensar a algunos que se podrían repetir episodios dantescos como el de Gabriel Roth, aquel argentino que un día se fichó -y se pagó- pero que jamás pisó Córdoba. Aún sigue jugando en el Rangers chileno y en su historial hablan de un pasado en El Arcángel que nadie vio. Qué cosas.