La vuelta olímpica » filial

Archivos para el tag ‘filial’

El filial y la cadena

Francisco Merino | 10 de enero de 2012 a las 23:26

Estamos todos de acuerdo en que un equipo filial tiene como prioridad la formación de futbolistas para su promoción hacia el escalón superior. En eso no es el Córdoba CF una excepción. Quedar más arriba o más abajo en la clasificación es, en su caso, un asunto secundario. Siempre, claro, que el asunto no pase a mayores. Y eso, por desgracia, está sucediendo. El conjunto nodriza blanquiverde perdió este fin de semana en un recinto complicado, el del Mairena, una de las formaciones más potentes del Grupo X de Tercera. Los chavales no lo hicieron mal. Al contrario, despacharon un partido más que aceptable y el resultado (2-0, después de un gol en propia puerta y otro de penalti) lo enjuiciaron inmerecido casi todos. Hasta ahí, todo normal. Lo que ya deja de serlo es que ese revés, el primero del año 2012, es el séptimo consecutivo para los chicos de Alessandro Pierini. Los que eran los chicos del Tano, mejor dicho. Porque ya no lo son. Al ex central toscano le dijeron ayer que se acabó, que lo suyo en el Córdoba es una historia finita. Llegó en el curso del cincuentenario, el 2004-05, y desde entonces vivió un descenso a Segunda B, un ascenso a Segunda A, una retirada en la cúspide y dos cursos como segundo de Lucas Alcaraz antes de que le confiaran las riendas del filial.

Ahora llega Berges, otro hombre que conoce los entresijos de la casa, para buscar la fórmula que reconduzca una trayectoria preocupante. Necesita que su equipo dé un paso adelante y, sobre todo, que no se le desquicie. Porque estos baches prolongados pueden, en equipos carentes de experiencia -y éste, por su condición, está atestado de novatos-, provocar complejos de incalculables consecuencias. Desde el pasado 1 de noviembre no vence el Córdoba B, que aquel día se deshizo del Racing Portuense por 2-0 en la Ciudad Deportiva, esa desvencijada instalación en la que se forjan los productos con los que el Córdoba pretende crecer. Desde entonces, siete decepciones encadenadas (Marinaleda, Algeciras y Ayamonte, en casa; Coria, San Roque, Sanluqueño y Mairena, fuera)… y solo dos goles firmados. Demasiado poco como para revertir una trayectoria torcida. El equipo necesita actuaciones defensivas impecables para soñar al menos con arrancar algún puntito aquí o allá. Y eso, señores, es prácticamente imposible.

Un filial, efectivamente, tiene sus propias dinámicas. El cordobesismo anda loquito con el surgimiento de jóvenes talentos, con su perla Javi Hervás al que todo el mundo quiere fichar, con el chispeante Fede Vico, con los pujantes Fernández y Fuentes en los laterales, con el emergente central Bernardo Cruz, con ese proyecto de gran guardameta que es Sillero… Pero hay una cadena que no conviene romper. Digámoslo ya: el Córdoba B no puede permitirse descender de Tercera División. Van veinte jornadas disputadas y faltan aún dieciocho. El Córdoba B es el equipo que menos goles ha marcado y que más partidos ha perdido. Hay tiempo para poner un remedio, sea donde sea. Para el proyecto del Córdoba, contar con un equipo como mínimo en Tercera es imprescindible. En lo que va de siglo, el filial blanquiverde sólo ha faltado en el calendario de Tercera una vez: descendió en 2004. Al año siguiente, el primer equipo se desplomó a Segunda B. Mucho cuidado.