La colmena » Archivo » La crisis del sacrificio

La crisis del sacrificio

Magdalena Trillo | 9 de febrero de 2009 a las 22:40

LO confesaba Manuel Chaves hace unos días en la tradicional comida de Navidad con la prensa: por regla general, es tremendamente difícil trabajar con los alcaldes del PP. Lo ha sido hasta ahora -como nos reconoció en un corrillo a los directores de los diarios de Granada, Málaga o Huelva de Grupo Joly- y, de momento, la crisis no ha sido excusa suficiente para buscar una excepción.

 

Justo ayer, Granada fue el escenario que eligieron los populares para protestar en plena calle -arropados por cientos de simpatizantes y con la participación de Javier Arenas- por la forma en que el Gobierno central y autonómico está gestionando la crisis. El lema de la manifestación era Por un empleo para todos.

 

Sin embargo, es difícil saber si en ese “todos” no se está porque no se puede o porque no se quiere. La mejor muestra es la polémica que se ha suscitado esta semana en torno a uno de los planes del Gobierno andaluz para generar empleo: más de un alcalde andaluz del PP -es el caso de Granada, Motril, Salobreña o Dúdar- no lo ha solicitado. ¿Boicot a la Junta? Como en todos los conflictos, siempre hay razones que evidencian que no hay verdades absolutas.

 

Ocurre, por ejemplo, al conocer la versión del alcalde de Granada. Me explicaba hace unos días el motivo de haber quedado al margen del programa: la convocatoria se realizó dejando tan poco tiempo a los municipios para efectuar las contrataciones que prácticamente era imposible acogerse al plan. “Yo no puedo contratar a dedo. Luego, cuando surgen los problemas, donde vienen a manifestarse es a las puertas del Ayuntamiento”.

 

En este punto está claro que lo que quedan son argumentos de peso en todas las partes. Y una cuestión que lo trasciende todo: si uno no quiere, dos no discuten -como tampoco colaboran- y, si uno quiere, las dificultades se resuelven sobre la marcha. Pero para eso hay que poner voluntad. Hay que querer. Tal vez resulte exagerado recurrir al refrán de La letra con sangre entra, pero la esencia es la misma: sin esfuerzo no se va a ningún sitio.

 

¿Hay que sufrir? Al menos hay que hacer sacrificios… Casi todas las mañanas me levanto escuchando en la radio eso de Aprenda inglés sin tener que estudiar. Tan falso como eso otro de que se puede adelgazar sin pasar hambre y conseguir unos abdominales de revista sin moverse del sofá…Obviamente, salir de la crisis sin sacrificio y sin trabajo no es ninguna excepción.

 

Por eso resulta tremendamente desalentador que se pierdan inversiones, proyectos y oportunidades en aras de un ideario. A nadie se le escapa que ese temible 2009 que está a punto de llegar nos va a exigir a todos mucho más que buenos deseos de prosperidad. Más trabajo, más esfuerzo, pero también más lealtad. A los ciudadanos y especialmente a los políticos, que deberían dar ejemplo. ¿El mejor deseo? Convencernos todos de que es imprescindible un pacto de partidos para salir de la crisis. De la financiera, de la económica y de la social.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber