De fiesta

Magdalena Trillo | 7 de agosto de 2011 a las 9:47

Cuatro de agosto. El alcalde de Albuñol recurre a la radio local para anunciar a los vecinos la ruptura del pacto de gobierno entre el Partido Popular y Convergencia Andaluza y lanzar un mensaje de ‘tranquilidad’: la feria de verano está garantizada. Dice que gobernará en solitario con sólo cuatro concejales, calla las consecuencias que el ‘divorcio’ tendrá en la Mancomunidad y deja para consumo interno los verdaderos motivos de la crisis: el reparto de poder (y de cargos) se complica cuando hay poco pastel que cortar –o ninguno– y muchos egos que contentar.

Imaginen la escena. Primero, recreen el ambiente. Evoquen las apariciones de Franco en el No-Do y sus alocuciones en Radio Nacional (la memoria es caprichosa ). Elijan a continuación una película bélica; una de tantas que sitúan a familias enteras frente a un transistor intentando sintonizar las frecuencias para conocer los últimos partes de guerra. Ahora, váyanse a la Costa Tropical, soporten los atascos hasta Albuñol, den un paseo por las sinuosas calles del municipio, hagan una parada en cualquier bar para tomar unas cañas y unas ‘espichás’ y acérquense a la Plaza del Ayuntamiento. Juan María Rivas llega a la radio con cara de circunstancia. Entra en la pecera, se coloca los auriculares y hace las pruebas de sonido. Menos nervioso que Colin Firth en El Discurso del rey; sin tartamudear. “Españoles. Albuñelenses. Los que escucháis en vuestro hogar las noticias de la radio…”.

Desconocemos si terminó con un ¡Arriba Albuñol! pero habrá que reconocer que, con menos retórica y mayor efectismo que hace 75 años, el alcalde cumplió su misión. Informó, despejó dudas y ‘tranquilizó’ a los seis mil vecinos del pueblo. Algo que, unas horas más tarde y a miles de kilómetros, no fue capaz de conseguir el señor Trichet con su dilatado curriculum como alto funcionario francés y sus títulos de Ingeniero de Minas, Ciencias Económicas y Políticas.

Justifican quienes le conocen que él es así; que habla y no se le entiende. Es decir, que tenemos al frente del Banco Central Europeo a un señor con menos capacidad de comunicación que Zapatero en sus ‘buenos’ tiempos tomando decisiones que sólo conducen al abismo financiero. Es así cuando habla y es peor cuando actúa. La decisión del jueves de adquirir deuda de Portugal e Irlanda se interpretó como una señal inequívoca de que el BCE no tenía el menor interés en sostener las economías de España e Italia. Resultado: nueva tormenta en los mercados, subida histórica de la prima de riesgo y el Ibex, en caída libre.

La parte de la ‘acción’ se puede resolver de forma más o menos drástica, del tirón de orejas a la rectificación (como se hizo el viernes) y, por qué no, al cese inmediato y el recambio. Para la parte del ‘ser’ propondría recurrir a las teorías sobre la distorsión que la tecnología está provocando en los cerebros minando nuestras habilidades cognitivas y capacidad de expresión. ¿Está Google volviéndonos estúpidos? se preguntaba Nicholas Carr en 2008. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? publica ahora sobre los desplazamientos de la memoria y la fractura del ‘yo’. ¿Serán los ordenadores del parqué los causantes de la dislexia suicida de Trichet? sugerimos nosotros…

Pero no es la tecnología sino la dictadura de hoy, la del capital, totalitaria y globalizada, la que está moviendo, trasformando y robando los hilos de nuestras vidas. ¿Nos sentimos culpables por irnos de vacaciones? Los ministros italianos ya van de vuelta, Zapatero está como el Guadiana y a Merkel la han crucificado por salir de paseo con su pareja… ¿Criminalizamos al alcalde de Albuñol por organizar unos días de fiesta? Sería lo sensato si atendemos a la millonaria deuda municipal… Pero, ¿siempre pierden y se castiga a los mismos? ¿Lo responsable es quedarse en casa con depresión? No sé ustedes, yo voy a coger el poco dinero que tengo y pienso contribuir a la reactivación económica gastándolo en las vacaciones. Hasta donde llegue.

  • MDF

    #spanishrevolution, Democracia Real Ya y los Indignados. Señor Palmou, ex-Consejero de Justicia de la Xunta de Galiza presidida por el Sr. Fraga (PPsoe) y miembro del Cuerpo Nacional de Policía durante el FASCISMO, e hijo. Mujer de 79 años, tras ser operada del corazón, y su hijo, que junto a terceros editan una web en apoyo del 15-M, son represaliados por la in-Justicia española. Los restos de su padre fueron desenterrados por el FRANQUISMO y hechos desaparecer. 68 años estuvo sin saber nada de Andrés Pecino García hasta que aparecieron sus huesos en la fosa común 702 de San Eufrasio, Jaén. Tenía 25 años cuando los FALANGISTAS le pegaron el “tiro de gracia”. Hace 2 años su esposo murió o fue muerto en A Estrada (Pontevedra) sin que el Sistema Judicial Español haya incoado investigación (por más que los haya denunciados ante el TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE GALICIA). ¡Cómo un Juez y quizás algún funcionario del Juzgado de Instrucción núm. 1 de A Estrada pueden estar implicados…! Ese mismo Juzgado vuelve a citarlos para imputarlos en proceso con denuncia notoriamente falsa, ilegal deportación de ambos fuera del casco urbano estradense, sin haberles permitido la defensa, con participación de Partes no reconocidas por Ley (Colegio de Abogados de Pontevedra), cuyas FALSAS FALTAS se hallarían prescritas, etc… Ver en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm