Cuando las lecciones las dan ellos (los alumnos)

Magdalena Trillo | 17 de julio de 2018 a las 13:00

Hay profesores que huyen, por sistema, de los alumnos. Hay un dato estadístico muy contundente -el incumplimiento del horario de tutorías- y otro menos riguroso pero bastante revelador: evitan siempre que pueden dirigir los Trabajos Fin de Grado (TFG) y los Trabajos Fin de Máster (TFM) y mucho más formar parte de un tribunal que exige encerrarte horas y horas para corregir a un alumno…

En ese camino se olvidan de que justamente leyendo, no con los ojos de profesor de tarima, sino con la inquietud y curiosidad de pensar que hay algo interesante (en ocasiones sorprendente, original, brillante, enriquecedor) sobre los folios en blanco que cumplimentan el procedimiento formal de terminar unos estudios universitarios.

Confieso que yo soy adicta a los alumnos. A lo que me enseñan; a lo que me descubren. No todo lo que está por aprender lo custodian las generaciones que van por delante; las que siguen  nuestros pasos también tienen mucho que aportar. Obviamente, no todos los profesores de Universidad opinan como yo.

Creo que se pierden lo mejor de la enseñanza. Yo combino el oficio del periodismo con la enseñanza en la Universidad de Granada (UGR) y tengo el corazón partido. No sé lo que me apasiona más.

Este año, por ejemplo, he aprendido de trap. Lo he querido reconocer en este artículo “El ejemplo (anti) machista del trap” que se ha publicado en todos los diarios de Grupo Joly. Como reflexiono en esta #LaColmena, es música subversiva, salvaje e irreverente. Políticamente incorrecta. Un estilo de vida. Lo que escuchan nuestros adolescentes:

“Las letras son terribles: incitación a las drogas, sexo, machismo, delincuencia, provocación… Pero nadie ha tenido que entrar a regular, reescribir ni castigar; las traperas se están haciendo un hueco ridiculizando a los machistas, tirando de ironía y contrarrestando con temas igual de salvajes. ¿Hembrismo? El movimiento feminista del #MeToo y el 8-M se está infiltrando en los sectores más rebeldes. Esto sí es un logro. Y, aunque parezca una paradoja, todo un ejemplo”.

trap

Hablaba de la iniciativa de Carmen Calvo como han hecho cientos de articulistas en este país… Pero de trap, que yo sepa, han escrito muy pocos… Y está ahí fuera. Aunque a quienes vivimos en los medios nos cueste darnos cuenta de lo que ocurre en la calle. En este caso me abrió los ojos una alumna. GRACIAS!

Los compañeros de La Sexta prepararon un documental muy interesante sobre por qué no se entiende el trap más allá de los 30… 

Si hay algún osado que quiera probar… el top con los mejores grupos en España

trap2

 

 

Los comentarios están cerrados.